MARIO KEMPES

“El fút­bol ar­gen­tino hoy es­tá pa­ra des­apa­re­cer”

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Tex­tos Cris­tian Gros­so | Fo­to Gen­ti­le­za ESPN

El día co­mien­za bien tem­prano, cuan­do de­ja a Ni­co­le y a Na­tas­ha en el co­le­gio. Lue­go, el in­ne­go­cia­ble pa­so por el pe­que­ño gim­na­sio de su ca­sa lo ayu­da a ol­vi­dar los seis by-pass que sa­cu­die­ron la ru­ti­na dos años atrás. Afue­ra ha­ce dos o tres gra­dos ba­jo ce­ro. Aprie­ta el frío en la ciu­dad de Bris­tol, el múscu­lo y el ce­re­bro de ESPN, y tam­bién el ho­gar adop­ti­vo de Mario Alberto Kempes, que ha­ce una dé­ca­da en­cien­de la pan­ta­lla con sus fi­lo­sas ob­ser­va­cio­nes. ‘¿Có­mo an­dá’ her­mano?’, sa­lu­da con un in­con­fun­di­ble acen­to cor­do­bés. Con­fie­sa que con el in­glés se lle­va co­mo con su pier­na de­re­cha… y to­dos sa­ben que la ma­gia vi­vía en la zur­da del Ma­ta­dor.

Atra­pa Kempes. Con un es­ti­lo que no re­quie­re de ara­bes­cos pa­ra igual­men­te ser re­fle­xi­vo. A los 62 años no se vic­ti­mi­za, no quie­re ho­me­na­jes no se sien­te un ol­vi­da­do por el fút­bol ar­gen­tino. Pe­ro que ape­nas un mo­no­li­to en la ter­mi­nal de óm­ni­bus de su Bell Vi­lle na­tal lo re­cuer­de es gro­tes­co. Es cier­to que el Cha­teau Ca­rre­ras des­de 2011 es el Kempes, pe­ro… ¿lo aver­güen­za que el mu­ndo ha­ya vis­to la can­cha que lle­va su nom­bre co­mo un po­tre­ro ?“Aho­ra, por lo me­nos, es­tán le­van­tan­do el cés­ped… lo leí en la nacion el otro día. Es la­men­ta­ble ... Yes la reali­dad de la Ar­gen­ti­na: no sa­be­mos ni cui­dar un pa­tri­mo­nio. ¿Có­mo no vas a po­der cui­dar una can­cha, her­mano? Y eso que ahí no jue­gan to­dos los días, es­pec­tácu­los no hay to­dos los días… Si que­rés ha­cer es­pec­tácu­los, ha­ce­los al la­do, o por lo me­nos po­ne­le a la can­cha las co­sas ne­ce­sa­rias pa­ra que no se arrui­ne el pas­to. Y po­ne­le un buen pas­to, por­que ca­da vez que llue­va se te va a le­van­tar y va a ser un chi­que­ro”.

–Mi­ra… hay res­pues­tas que a lo me­jor no son las ade­cua­das. Cuan­do es­ta­ba G ron do­na ..., Don Ju­lio man da­ba, or­de­na­ba, era el … ca­po de ca­pos. Y na­die se po­día me­ter ahí, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra el fút­bol iba. Pa­sa en to­das las gran­des cor­po­ra­cio­nes, don­de los que es­tán arri­ba ta­pan to­do lo su­cio que pue­de ha­ber. Pe­ro cuan­do és­tos fal­tan, cuan­do vos le­van­tás las al­fom­bri­tas… te en­con­trás con to­do lo que ha pa­sa­do du­ran­te esos años y des­pués es muy di­fí­cil sa­lir de ahí. Y te en­con­trás con gran­des sor­pre­sas co­mo su­ce­de hoy en la AFA, que no tie­ne ni di­ne­ro y no se sa­be si va a em­pe­zar el tor­neo. Es pro­ble­má­ti­co. Si a los ju­ga­do­res no les pa­gás…, tie­nen que co­mer, tie­nen una fa­mi­lia. Si a los clu­bes no les en­tra un po­co de di­ne­ro.., tie­nen 800 mil gas­tos ade­más de los ju­ga­do­res…, por eso el fút­bol ar­gen­tino hoy es­tá pa­ra des­apa­re­cer… es­tá más jo­di­do que el Va­len­cia.

–¿Có­mo ve a la se­lec­ción ca­mino a Ru­sia?

–Hay que se­guir con­fian­do, pe­ro es­tá en una si­tua­ción com­pli­ca­da. To­dos van a sa­lir a ma­tar­la por­que es­tán en­con­tran­do es­pa­cios don­de an­tes no ha­bía, ye­so es lo preo­cu­pan­te. An­tes, qui­zá no ha­cía gol es­pe­ro em­pa­ta­ba; aho­ra, no ha­ce go­les y ade­más pier­de, le ha­cen go­les fá­cil­men­te, los erro­res son mu­chos… Es una muy bue­na se­lec­ción, pe­ro va­rios ju­ga­do­res es­tán pa­san­do por un mo­men­to ba­jo. Es lo que hay, si el téc­ni­co no de­ci­de cam­biar de ca­ras...

–“Creo que tie­nen que ve­nir otros”, di­jo us­ted tras caer con Pa­ra­guay. ¿Hay que cam­biar a es­tos ju­ga­do­res?

–No hay que bo­rrar por bo­rrar, sa­car 11 y me­ter otros 11 se­ría una lo­cu­ra. Pe­ro pa­sa en los equi­pos y pa­sa en las se­lec­cio­nes. Que uno di­ga lo que sien­te no tie­ne que ser un me­nos­pre­cio pa­ra nin­guno, es nor­mal. En el 78 sa­li­mos cam­peo­nes, en el 82 que­da­mos po­cos y en el 86 no que­dó ni uno… o Pas­sa­re­lla creo. Y es­tos chi­cos, que se cria­ron

“Cuan­do le­van­tás las al­fom­bri­tas...”, in­si­núa el Ma­ta­dor pa­ra ex­pli­car la caí­da que pre­ci­pi­tó la muer­te de Gron­do­na; “Un Mun­dial con 48 equi­pos es una lo­cu­ra”, avi­sa, y pi­de a Mau­ro Icar­di en la se­lec­ción

des­de po­tri­llos en los ju­ve­ni­les, no han te­ni­do la suer­te de ga­nar al­go gran­de… To­da­vía tie­nen por de­lan­te Ru­sia. –Se­rá la des­pe­di­da de una ge­ne­ra­ción...

–Sí..., pe­ro en reali­dad to­da­vía les que­da mu­cha eli­mi­na­to­ria por de­lan­te… y no va a ser fá­cil lle­gar a Ru­sia, ¿eh? Que­da re­ci­bir a Chi­le, ir a Uru­guay, a Ecua­dor… –¿Re­co­no­ce un es­ti­lo en la pro­pues­ta de Bau­za?

–Es que tam­po­co te­nía­mos cla­ro qué que­ría­mos ha­cer con Mar­tino. En las eli­mi­na­to­rias sud­ame­ri­ca­nas, que son las más di­fí­ci­les del mu­ndo, te­nés que ju­gar pa­ra ga­nar. ‘¿Có­mo ju­ga­ron ayer? Ju­ga­mos fa­tal pe­ro ga­na­mos...’ ¡En­ton­ces qué pro­ble­ma hay! Des­pués, ya de ca­ra a un Mun­dial es di­fe­ren­te, te­nés un po­qui­to más de tiem­po, po­dés ar­mar el equi­po... Pe­ro en es­tas eli­mi­na­to­rias, que te­nés que ju­gar dos par­ti­dos en 5 días y ha­cer mi­les de ki­ló­me­tros…, che, ga­ne­mos co­mo ga­ne­mos, no im­por­ta que sea en el mi­nu­tos 95 y de pe­nal. ¡Qué im­por­ta! –¿Lo sien­ta a Mes­si con Ma­ra­do­na, Pe­lé, Di Sté­fano y Cruyff, o aún le fal­ta apro­bar al­gu­na ma­te­ria?

–¡Ya es­tá! No le ha­ce fal­ta un Mun­dial... Si los po­ne­mos a Cruyff y a Di Sté­fano que no ga­na­ron nin­gún Mun­dial… No te­nés que ga­nar un Mun­dial pa­ra es­tar en esa me­sa. Hay mu­chos ju­ga­do­res que no han ga­na­do un Mun­dial y po­drían es­tar ahí..., pe­ro… qué le va­mos a ha­cer.

–¿Có­mo vi­ve que Mes­si, en la Ar­gen­ti­na, to­da­vía des­pier­te re­cha­zos? Por ejem­plo, ¿la gen­te que us­ted se cru­za por el mu­ndo qué le di­ce? –¡Ya se ha da­do cuen­ta la gen­te…! Te lo di­cen: ‘Te­nien­do al me­jor ju­ga­dor del mu­ndo có­mo lo van a in­sul­tar, a me­nos­pre­ciar… ¡Us­te­des es­tán lo­cos!’ Y tie­nen ra­zón. –¿Tec­no­lo­gía sí o no en el fút­bol?

–Mi­ra, yo creo que con la tec­no­lo­gía se van a ter­mi­nar las me­sas de ca­fé. Y los pro­gra­mas de fút­bol. ¿Qué vas a dis­cu­tir? Los go­les ya no se van a dis­cu­tir, a lo su­mo po­drás po­le­mi­zar por los pe­na­les, si fue mano o no. Pe­ro ca­da re­fe­rí tie­ne su li­bri­to… ¡Y las ex­pul­sio­nes! Hay en­tra­das que otra que ro­ja, ¡te tie­nen que man­dar a Si­be­ria! Y por otras, que son bo­ba­das, sa­can ro­jas. Nun­ca es­tán de acuer­do. –¿La Pre­mier lo es­tá des­gas­tan­do a Guar­dio­la?

–En el Bar­ce­lo­na se en­con­tra­ba en su há­bi­tat na­tu­ral. Des­pués fue al Ba­yern, un equi­po muy si­mi­lar, am­bos acos­tum­bra­dos a ga­nar y con gran­des ju­ga­do­res. Lle­gó al City, un equi­po sin his­to­ria. Tie­ne muy bue­nos ju­ga­do­res, pe­ro to­da­vía no tie­ne un equi­po, y Guar­dio­la ca­da vez que aga­rró un equi­po lo aga­rró ar­ma­di­to. Y eso le fa­ci­li­tó mu­cho las co­sas. Cuan­do aga­rró en el City yo ad­ver­tí: ‘Aho­ra hay que ver la ca­pa­ci­dad que tie­ne Guar­dio­la pa­ra ar­mar esos fa­mo­sos equi­pos que tu­vo en Bar­ce­lo­na y Ba­yern’. No es lo mis­mo lle­gar y for­mar un equi­po, ade­más, apu­ra­do por el tiem­po… se le ha ve­ni­do la no­che, pe­ro es un buen en­tre­na­dor, no lo va­mos a ne­gar. Aho­ra lo va a te­ner que de­mos­trar un po­qui­to más. –¿Si­meo­ne el me­jor DT ar­gen­tino en Europa?

–El Cho­lo aga­rró un equi­po ideal pa­ra él. Los ju­ga­do­res le obe­de­cen a ca­pa y es­pa­da y lo que él di­ce es pa­la­bra sa­gra­da. Le es­tá sa­lien­do bien to­do y se lo ha ga­na­do. Siem­pre se le van de­lan­te­ros: Cos­ta, Fal­cao, Vi­lla… pe­ro siem­pre ha po­di­do en­con­trar ese ju­ga­dor que le res­pon­de. Se le dan los re­sul­ta­dos, pe­ro él los bus­ca. Cuan­do se va­ya el Cho­lo es­tos mu­cha­chos van a sen­tir­se per­di­dos, fi­ja­te que los que se van ya no rin­den co­mo lo ha­cían con él. –¿Si­gue a Po­chet­tino en In­gla­te­rra?

–Sí, y lo veo muy bien. Un en­tre­na­dor de ba­jo per­fil que ya ha­bía da­do un es­pec­tácu­lo de pro­gra­ma­ción y re­sul­ta­dos en Es­pan­yol y des­pués cru­zó a las is­las. Nun­ca le­van­tó la voz, no he vis­to mu­chas en­tre­vis­tas de él en la Ar­gen­ti­na. Y se ha ga­na­do la con­fian­za del ju­ga­dor. –¿Le da­ría opor­tu­ni­da­des a Icar­di en la se­lec­ción?

–Sí. A mí no me im­por­ta lo que ha­ga afue­ra de la can­cha. Que no me ha­ga qui­lom­bos en los ves­tua­rios, en la can­cha y en la con­cen­tra­ción. Des­pués, fue­ra de ahí, que ha­ga lo que quie­ra, ¡a mi qué me im­por­ta...! Lo úni­co que fal­ta es que me va­ya a me­ter en la vi­da pri­va­da de él. Mien­tras una man­za­na no me jo­da to­do el ca­jón… Si vos no lla­más a aque­llos ju­ga­do­res que es­tán pa­san­do por un buen mo­men­to, es más com­pli­ca­do en­ton­ces.

–¿Le gus­ta­ría ver­lo a Biel­sa nue­va­men­te di­ri­gien­do?

–No lo co­noz­co. No lo he vis­to tra­ba­jar, só­lo los par­ti­dos de sus equi­pos. Es un en­tre­na­dor que en Fran­cia es­tu­vo bas­tan­te bien, y en Bil­bao tam­bién. Aun­que de­jó a los mu­cha­chos des­gas­ta­dí­si­mos. Hay en­tre­na­do­res que son pa­ra se­lec­ción y otros pa­ra equi­pos, y al pa­re­cer la for­ma de tra­ba­jar de él es mu­cho más con­ve­nien­te pa­ra una se­lec­ción. Creo que Llo­ren­te re­cién aho­ra se es­tá re­cu­pe­ran­do des­de que se fue el Lo­co Biel­sa del Bil­bao. Pe­ro no va­mos a dis­cu­tir que es un gran en­tre­na­dor. –¿Qué pro­yec­ción tie­ne Dy­ba­la?

–Es nues­tra pró­xi­ma jo­ya. ¡Y es cor­do­bés y de Ins­ti­tu­to! Hoy por hoy a Leo na­die le ha­ce som­bra, pe­ro hay que pen­sar en ma­ña­na. Y uno de los más bri­llan­tes que te­ne­mos es Dy­ba­la, al que ha­brá que sa­ber ro­dear­lo de otros bue­nos y sa­cri­fi­ca­dos ju­ga­do­res. –Si Mes­si es in­dis­cu­ti­do, ¿qué te ge­ne­ra Cris­tiano?

–He­mos te­ni­do la gran suer­te de en­con­trar en es­tos 6 o 7 años a dos mons­truos que nos di­vier­ten. Pe­ro cla­ro, la di­fe­ren­cia de edad ha­ce que Cris­tiano ten­ga que le­van­tar un po­qui­to el pie de ace­le­ra­dor, es jo­ven to­da­vía a un mes de cum-

plir 32 años, pe­ro ya en la Eu­ro no fue la fi­gu­ra ex­clu­yen­te y tam­po­co en la fi­nal de la Cham­pions se des­ta­có. Des­pués, ter­mi­nó co­mo el hé­roe en am­bas, pe­ro no bri­lló. –Des­car­ta­do Mes­si, ¿quién es el me­jor ar­gen­tino?

–¡ Guau uu u! Ha­ce un par de me­ses es­ta­rían pe­lean­do el K un y el Pi­pi­ta por ese lu­gar…, pe­ro aho­ra Dy­ba­la les es­tá sa­can­do una ca­be­za a to­dos. Si las le­sio­nes no lo per­si­guen… –¿Lo sor­pren­dió Zi­da­ne co­mo téc­ni­co?

–Real Ma­drid es un equi­po que ha cam­bia­do mu­cho. En par­te por Zi­da­ne, pe­ro tam­bién por la ac­ti­tud que tie­ne Cris­tiano. An­tes no ju­ga­ba pa­ra el equi­po, en cam­bio aho­ra es par­te del equi­po. Se sa­cri­fi­ca, y eso a un en­tre­na­dor le fa­ci­li­ta las co­sas. Hoy en el Ma­drid te co­rren to­dos. A ve­ces el Ma­drid jue­ga a al­go y otras ve­ces no jue­ga a na­da. Pe­ro ga­na, y eso es lo que va­le. –¿Y la rá­pi­da adap­ta­ción de Sam­pao­li en Se­vi­lla?

–Yo du­da­ba, la ver­dad, du­da­ba cuan­do es­cu­ché que ve­nía a Se­vi­lla. No te­nía nin­gu­na re­fe­ren­cia de él, más allá de la se­lec­ción de Chi­le, que me ha­bía sor­pren­di­do gra­ta­men­te. Pe­ro rá­pi­do en­ten­dí que es­ta­ba equi­vo­ca­do... En­con­tró un equi­po muy bien pre­pa­ra­do por Emery, que si­gue fun­cio­nan­do de la mis­ma ma­ne­ra, qui­zá con un po­qui­to más de pre­sión, pe­ro tam­bién le ha da­do otras vir­tu­des. Se lle­vó un ga­rro­ta­zo en la Co­pa del Rey, pe­ro le ha to­ca­do un bi­cho feo de roer… Tres go­les se pue­den ha­cer en la re­van­cha, pe­ro cla­ro, hay que ha­cér­se­los al Real Ma­drid. –¿Qué opi­na de un Mun­dial con 48 equi­pos?

–¡Una lo­cu­ra! ¡No se pue­den ju­gar mil par­ti­dos! Es una ton­te­ría..., es­tá bien, se les va a dar po­si­bi­li­da­des a se­lec­cio­nes que ha­bi­tual­men­te no tie­ne chan­ces de en­trar a un Mun­dial, pe­ro el es­pac­tácu­lo va a de­caer mu­chí­si­mo. –¿Ir­se a Chi­na es co­mo una ju­bi­la­ción pa­ra Te­vez?

–Es­tas po­si­bi­li­da­des hay que apro­ve­char­las… Hoy a los 28/29 años un fut­bo­lis­ta ya se pue­de re­ti­rar y con for­tu­nas. Pue­den vi­vir los hi­jos de sus hi­jos, y tam­bién los bis­nie­tos de los bis­nie­tos. To­do cam­bió .¿ Si Car­lit os des­apa­re­ce­rá del ma­pa? ¡Pe­ro qué que­rés! ¿Cuán­tos años tie­ne, 32? Bueno, uno o dos añi­tos allá y des­pués que vuel­va a Bo­ca.

Kempes, un hom­bre de los me­dios, co­men­ta­ris­ta de ESPN des­de 2004; “Mes­si ya es­tá en la me­sa de Ma­ra­do­na, Pe­lé, Di Sté­fano y Cruyff”, ase­gu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.