Su­frir en la en­tre­vis­ta de tra­ba­jo por des­co­no­cer el sen­ti­do de una pre­gun­ta

Una jo­ven se mos­tró an­gus­tia­da por un test en el que tu­vo que es­cri­bir una na­rra­ción so­bre sus ma­nos; al igual que en el ca­so de la me­di­ci­na, sa­ber el por­qué de al­go apor­ta tran­qui­li­dad

La Nacion - - ECONOMÍA - Jor­ge Mos­quei­ra Pa­ra jor­ge­mos­quei­ra@gmail.com

Uno de los pa­sa­tiem­pos más di­ver­ti­dos, in­te­lec­tual­men­te ha­blan­do, es pen­sar al re­vés. Es co­mo cru­zar de di­men­sión. Es­te pa­sa­je pue­de es­tar cau­sa­do por una reali­dad im­pac­tan­te o ape­nas por una chis­pi­ta. En am­bos ca­sos son realidades, y una no des­me­re­ce a la otra. Por el con­tra­rio, son los mi­cro ca­sos los que re­ve­lan los ma­yo­res des­cu­bri­mien­tos, co­mo el de un post en­con­tra­do en una de las re­des so­cia­les que em­pie­za así: “¡chi­cos! El otro día fui a una en­tre­vis­ta don­de me hi­cie­ron es­cri­bir una na­rra­ción so­bre «mis ma­nos»”.

El tono anun­cia asom­bro y an­gus­tia de una jo­ven que es­tá en la bús­que­da de em­pleo. cuen­ta que tu­vo que na­rrar una his­to­ria so­bre sus ma­nos, pe­ro ape­nas lle­gó a es­cri­bir un par de pá­rra­fos. “Se­gu­ro que fa­llé. ¿o no? ¿lo ha­bré des­apro­ba­do?”

a es­tas al­tu­ras, la par­te de la an­gus­tia la des­bor­da­ba y en­ton­ces le pre­gun­ta­ba a su gru­po si sa­bía al­go de di­cho test. Quien más, quien me­nos, tra­tó de dar­le una ex­pli­ca­ción, pe­ro el mal tra­go hu­bo que pa­sar­lo. Y aquí sur­ge la pre­gun­ta: ¿es ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­rio que cual­quier pos­tu­lan­te a un pues­to en una em­pre­sa pa­se por un pa­de­ci­mien­to de es­ta na­tu­ra­le­za? no es por el test en sí, que pue­de ser vá­li­do y no es­ta­mos en con­di­cio­nes de juz­gar­lo, sino por la in­quie­tud que ge­ne­ra el no ob­te­ner una ex­pli­ca­ción ane­xa.

los mé­di­cos han ad­qui­ri­do la muy bue­na cos­tum­bre de ad­ver­tir al pa­cien­te cuál se­rá el pro­ce­so de una ope­ra­ción o un tra­ta­mien­to. Sa­ber tran­qui­li­za, aun­que las no­ti­cias no sean bue­nas. El sa­ber por qué y pa­ra qué hay que so­me­ter­se a cual­quier pro­ce­di­mien­to in­va­si­vo –en es­te ca­so, de su psi­quis– lo re­co­no­ce co­mo ser hu­mano. De lo con­tra­rio, es una co­sa.

En do­cen­cia, hay un prin­ci­pio que no to­dos apli­can. Es­to es, nun­ca ha­cer una pre­gun­ta, en un exa­men oral, que el pro­fe­sor no pue­da res­pon­der. Por­que si el alumno se equi­vo­ca, es cuan­do el do­cen­te tie­ne la obli­ga­ción de po­ner en cla­ro qué es­pe­ra­ba es­cu­char. los exá­me­nes son una ins­tan­cia más de apren­di­za­je, no de­be agre­gar­se la in­cer­ti­dum­bre que la jo­ven del post ex­pre­sa: “¿Ha­bré res­pon­di­do bien? ¿Qué de­bí ha­ber di­cho?”

He aquí la chis­pi­ta que abre otras puer­tas. ¿Qué re­la­ción tan asi­mé­tri­ca pue­de exis­tir en­tre quien en­tre­vis­ta y la en­tre­vis­ta­da? Es de es­pe­rar que quien con­du­ce el test ten­ga la pro­fe­sión de psi­có­lo­go, por lo que el pos­tu­lan­te ten­dría de­re­cho a pe­dir­le que le mues­tre su ma­trí­cu­la pro­fe­sio­nal. Pe­ro tal vez eso no bas­te y po­dría­mos avan­zar más allá, po­nien­do en du­da su ca­pa­ci­dad de eva­luar co­rrec­ta­men­te los re­sul­ta­dos.

Hay un film ex­ce­len­te de Brian de Pal­ma, ro­da­do en 1980, que se lla­ma “Ves­ti­da pa­ra Ma­tar”. Sin­té­ti­ca­men­te, el per­so­na­je prin­ci­pal, in­ter­pre­ta­do por Mi­chael cai­ne, es un psi­quia­tra con do­ble per­so­na­li­dad. Desa­rro­lla su pro­fe­sión en un con­sul­to­rio co­mo cual­quie­ra de sus co­le­gas, pe­ro su­fre un con­flic­to in­terno que fi­nal­men­te lo con­vier­te en ase­sino.

En­ton­ces, un pos­tu­lan­te po­dría des­con­fiar del psi­có­lo­go que lo va a acep­tar o re­cha­zar pa­ra un pues­to de tra­ba­jo, y pe­dir­le los re­sul­ta­dos de su úl­ti­mo test, pa­ra con­fir­mar que tie­ne el equi­li­brio ne­ce­sa­rio pa­ra juz­gar­lo. Es de­cir, de­bie­ran cru­zar­se las eva­lua­cio­nes.

na­da de to­do es­to es po­si­ble por­que los pro­ce­di­mien­tos de se­lec­ción ac­tua­les no lo ca­li­fi­ca­rían co­mo “nor­mal”. Es cu­rio­so. En tiem­pos en los que cre­ce la ten­den­cia a acep­tar la di­ver­si­dad y la in­no­va­ción, sur­ge a la par el em­be­le­so por la nor­ma­li­za­ción, sa­bien­do que “lo nor­mal” no exis­te, a me­nos que la tec­no­lo­gía ha­bi­li­te a que las per­so­na­li­da­des ten­gan for­mas cú­bi­cas, co­mo los to­ma­tes, pa­ra que en­tren me­jor en una ca­ja. Mien­tras tan­to, bus­que­mos me­dios pa­ra ha­cer su­frir me­nos a los pos­tu­lan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.