Con­tra­ban­do hor­mi­ga. La ago­nía de las ciu­da­des de fron­te­ra

La com­pe­ten­cia con los pre­cios de Pa­ra­guay resulta im­po­si­ble para los co­mer­cian­tes de Clo­rin­da, Po­sa­das y otras zo­nas li­mí­tro­fes; pi­den un tra­ta­mien­to adua­ne­ro especial

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Tex­to Ni­co­lás Cas­se­se | Fo­tos Emi­li­ano La­sal­via

So­bre la es­pal­da de ab­ne­ga­das mu­je­res, col­ga­das de mo­ti­tos des­tar­ta­la­das, en los de­pó­si­tos de óm­ni­bus de lar­ga dis­tan­cia o en los baú­les de au­tos de fa­mi­lia, todos los días in­gre­san a esta ciudad cien­tos de mi­les de bol­sas de con­sor­cio ne­gras. Es­tán ates­ta­das con ro­pa y ce­lu­la­res de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y son la cau­sa de la cri­sis que tie­ne de ro­di­llas a Po­sa­das. “Si se­gui­mos así en dos años nos fun­di­mos todos”, ad­vier­te Fer­nan­do Vely, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio. “La si­tua­ción es enor­me­men­te gra­ve”, coin­ci­de Joa­quín Lo­sa­da, in­ten­den­te de la ciudad.

Las pe­nas de los po­sa­de­ños tie­nen su ori­gen a es­ca­sos tres ki­ló­me­tros, del otro lado del río Paraná. En­car­na­ción, la ciudad pa­ra­gua­ya uni­da por un puen­te y un ser­vi­cio de tren, es la en­vi­dia de los lo­ca­les, el ori­gen de esas bol­sas de con­sor­cio car­ga­das de pro­duc­tos y la con­tra­ca­ra de Po­sa­das. Allí, los co­mer­cian­tes no llo­ran: festejan.

El puen­te tie­ne 2550 me­tros, un nom­bre eterno –San Ro­que Gon­zá­lez de San­ta Cruz– y es el pa­so fron­te­ri­zo más ac­ti­vo del país, más que Ezei­za. El año pa­sa­do lo cru­za­ron, su­man­do entradas y sa­li­das, 11.630.901 per­so­nas. La gran ma­yo­ría, con el ob­je­ti­vo de apro­ve­char los co­mer­cios paraguayos, don­de los pro­duc­tos pue­den lle­gar a va­ler me­nos de la mi­tad que en la Ar­gen­ti­na. Esa asi­me­tría, y la inexis­ten­cia de con­tro­les adua­ne­ros, es la que es­tá for­zan­do los car­te­les de li­qui­da­ción que abun­dan en Po­sa­das y en otras ciu­da­des de fron­te­ra, como Clo­rin­da, en For­mo­sa.

En Po­sa­das, es­te año ya ce­rra­ron 400 co­mer­cios. Lo mis­mo es­tá ocu­rrien­do en Clo­rin­da, For­mo­sa, cu­ya fron­te­ra con Pa­ra­guay es el cau­ce es­que­lé­ti­co y muy fá­cil de sor­tear del río Pil­co­ma­yo, y en otras tan­tas ciu­da­des fron­te­ri­zas de la Ar­gen­ti­na.

Las cau­sas, se­ña­lan los em­pre­sa­rios y los co­mer­cian­tes, in­clu­yen el atra­so cam­bia­rio, pe­ro tam­bién otras ra­zo­nes. Se­gún un in­for­me que la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio (CAC) le hi­zo lle­gar al Go­bierno ha­ce un mes, una mez­cla de, en­tre otros fac­to­res, im­pues­tos, cos­tos la­bo­ra­les y ta­sas adua­ne­ras ha­ce que los pre­cios de los co­mer­cios ar­gen­ti­nos sean po­co com­pe­ti­ti­vos a ni­vel glo­bal. Una sim­ple re­me­ra de al­go­dón de bue­na marca, in­for­mó la CAC, sa­le 74% más ca­ra en la Ar­gen­ti­na que en Chi­le y 105% si la com­pa­ra­ción es con los Es­ta­dos Uni­dos.

Po­sa­das y Clo­rin­da, con sus lí­mi­tes te­nues con Pa­ra­guay, el pa­raí­so del li­bre mer­ca­do y la in­for­ma­li­dad, fun­cio­nan como una ver­sión exa­ge­ra­da de lo que tam­bién ocu­rre con los ar­gen­ti­nos que via­jan a los Es­ta­dos Uni­dos o a Chi­le en pa­seos de com­pras. Me­nos so­fis­ti­ca­das, pe­ro más ac­ce­si­bles, es­tas fron­te­ras po­ro­sas son la ver­sión La Sa­la­da de los shop­pings de Mia­mi. La me­ca que sa­tis­fa­ce las an­sias con­su­mis­tas de los ar­gen­ti­nos al mis­mo tiem­po que fun­de a sus co­mer­cios.

Con­tro­les es­ca­sos

En Po­sa­das, que tie­ne 344.000 ha­bi­tan­tes, hay va­rias for­mas de cru­zar el puen­te y pa­sar del lado ca­ro, la Ar­gen­ti­na, al lado ba­ra­to, Pa­ra­guay, y en todos los ca­sos los con­tro­les mi­gra­to­rios son rá­pi­dos y los adua­ne­ros, ca­si nu­los. Los au­tos par­ti­cu­la­res son lo más len­to y ha ha­bi­do días de has­ta sie­te ho­ras de co­la. Tam­bién se pue­de ir en un ser­vi­cio de mo­ti­tos que fun­cio­nan como ta­xis y por 40 pe­sos cru­zan la fron­te­ra, en los óm­ni­bus de los al­re­de­dor de 50 tours de com­pras que todos los días en­tran a la ciudad pro­ve­nien­tes del res­to de la Ar­gen­ti­na o, lo más rá­pi­do, en un tren que une las dos ciu­da­des en sie­te mi­nu­tos.

Del lado ar­gen­tino, la es­ta­ción que­da so­bre el río, en una zo­na pro­li­ja pe­ro de­sola­da, al pie de los res­tos de un mu­ro que las au­to­ri­da­des nun­ca ter­mi­na­ron y aho­ra es­tán de­mo­lien­do por pre­sión de los po­sa­de­ños.

La es­ta­ción de En­car­na­ción, en cam­bio, es un tol­de­río bu­lli­cio­so con pro­mo­to­res que ofer­tan desde chi­pá ca­len­ti­to has­ta el úl­ti­mo iPho­ne con el mis­mo én­fa­sis. El tren desem­bo­ca en el co­ra­zón del pa­seo de com­pras, una ver­sión ape­nas me­jo­ra­da de los que so­lía ha­ber en los al­re­de­do­res de las estaciones de tren de Re­ti­ro y Cons­ti­tu­ción. En la ca­lle, ba­jo te­chos im­pro­vi­sa­dos o en lo­ca­les bá­si­cos y con nom­bres que ape­lan a los con­su­mi­do­res ar­gen­ti­nos –hay una tien­da que se lla­ma Cór­do­ba, otra Mar del Pla­ta–, se co­mer­cia­li­za ro­pa tru­cha, pe­ro tam­bién de pri­me­ras mar­cas. Lo mis­mo ocu­rre con los elec­tro­do­més­ti­cos, la elec­tró­ni­ca y las rue­das de au­to. A mo­do de ejem­plo, en En­car­na­ción, una Pla­yS­ta­tion 4 vale 45% me­nos que en Po­sa­das, un iPho­ne 7 de 32g, 55% me­nos, y un te­le­vi­sor JVC de 32 pul­ga­das, 45% me­nos.

Los lo­ca­les de En­car­na­ción don­de se ven­den es­tos y otros pro­duc­tos son sim­ples, pe­ro bien cus­to­dia­dos: ca­da uno tie­ne su in­fal­ta­ble guar­dia de se­gu­ri­dad ar­ma­do con los sím­bo­los de En­car­na­ción: una Ita­ka y un te­re­ré. Los guar­dias cus­to­dian los mi­llo­nes de pe­sos, la mo­ne­da cua­si ofi­cial en esta ciudad, jun­to con el dó­lar, que cir­cu­lan a dia­rio. Se­gún una en­cues­ta que hi­zo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Po­sa­das para en­ten­der por qué per­dían tan­to con­tra sus pa­res del otro lado de la fron­te­ra, el 92% de los que cru­zan de Po­sa­das a En­car­na­ción pa­ga en efec­ti­vo. La in­for­ma­li­dad no ad­mi­te tar­je­tas de cré­di­to y se ha­ce evi­den­te en las má­qui­nas de con­tar di­ne­ro y su hip­nó­ti­co rui­do, la ban­da de so­ni­do de los co­mer­cios lo­ca­les.

“Acá vi­nie­ron chi­nos y ára­bes, que son co­mer­cian­tes de ra­za, y no­so­tros apren­di­mos de ellos”, ex­pli­ca Al­fre­do Sil­vey­ra, due­ño de El Mun­do del Co­ti­llón, una de las ju­gue­te­rías más gran­des de En­car­na­ción. Él via­ja dos ve­ces al año a Chi­na para abas­te­cer­se y di­ce que es cier­to que en Pa­ra­guay tie­nen cos­tos la­bo­ra­les, im­po­si­ti­vos y adua­ne­ros más ba­jos que en la Ar­gen­ti­na, pe­ro que tam­bién in­flu­ye la co­di­cia. “Mien­tras no­so­tros re­mar­ca­mos el 20%, los ar­gen­ti­nos re­mar­can el 100%. Allá, los co­mer­cian­tes son mul­ti­mi­llo­na­rios”, fan­ta­sea Sil­vey­ra. La reali­dad es que la pre­sión im­po­si­ti­va, en­tre otras cues­tio­nes, in­flu­ye para que los pre­cios sean bien di­fe­ren­tes: se­gún da­tos de 2016, en la Ar­gen­ti­na la pre­sión fis­cal en re­la­ción con el PBI es del 32,1%. En Pa­ra­guay, es del 17,9%.

Bue­nos pre­cios

A Nina Ro­jas, una se­ño­ra de Po­sa­das, no le im­por­tan las cau­sas de la diferencia de pre­cios. Sí apro­ve­char­los. “Vi­ne con mi hi­ja a com­prar chu­che­rías”, ex­pli­ca. Sa­bri­na, en cam­bio, es de Ga­ru­pá, una ciudad mi­sio­ne­ra, y no vino a pa­sear, sino a ha­cer negocios. “Via­jo una vez por mes y com­pro za­pa­ti­llas para ven­der por In­ter­net en la Ar­gen­ti­na”, ex­pli­ca. Pla­nea­ba lle­var­se unos 20 pa­res, así que los cru­za­rá ella en el au­to por la adua­na. Cuan­do com­pra un lo­te ma­yor, ex­pli­ca, ape­la a una fau­na cla­ve en el eco­sis­te­ma lo­cal: los pa­se­ros.

Desde el pri­mer pi­so de un res­tau- ran­te es­ti­lo es­pe­to co­rri­do con muy bue­na car­ne en el cen­tro de la zo­na co­mer­cial de En­car­na­ción es im­po­si­ble no ver­los en ac­ción. Una se­ño­ra de sué­ter rojo cus­to­dia un lo­te enor­me de las bol­sas de con­sor­cio que se pue­den ver lle­nan­do con pro­duc­tos en las ve­re­das de to­da la ciudad. La mu­jer ad­mi­nis­tra un ejér­ci­to de hom­bres y mu­je­res que se acer­can en mo­tos de ba­ja ci­lin­dra­da y es­ca­so man­te­ni­mien­to. A ca­da uno de los mo­to­que­ros le da una o dos bol­sas y par­ten rau­dos ha­cia la fron­te­ra mien­tras, a es­ca­sos me­tros, un po­li­cía los mi­ra im­pá­vi­do. Son los pa­se­ros, y su tra­ba­jo es, a cam­bio de unos pe­sos que les da la mu­jer, cru­zar la mer­ca­de­ría ha­cia la Ar­gen­ti­na. Ha­cen cien­tos de via­jes por día. Son el agu­je­ro por don­de se fil­tran los pro­duc­tos que de­san­gran a los co­mer­cian­tes po­sa­de­ños, al mis­mo tiem­po que sa­tis­fa­cen las an­sias de con­su­mo de sus ve­ci­nos y fa­mi­lia­res.

Una es­pe­cie de bal­dío que fun­cio­na como es­ta­cio­na­mien­to es el lu­gar de reunión/ofi­ci­na al ai­re li­bre de los pa­se­ros más so­fis­ti­ca­dos, que cru­zan mer­ca­de­ría en los baú­les de sus au­tos en lu­gar de ha­cer­lo en mo­to. An­te una primera con­sul­ta y sin re­ga­tear, Ju­lio po­ne en $ 500 el pre­cio de pa­sar una bol­sa gran­de de ro­pa. Di­ce que $ 200 es la ta­ri­fa que sue­le de­jar en la adua­na para fa­ci­li­tar el pa­so. “Igual de­pen­de, por­que ca­da tan­to cam­bian el per­so­nal y hay que arran­car de nue­vo las re­la­cio­nes”, ex­pli­ca.

–¿Bus­ca elec­tró­ni­ca, ami­go? Si lle­va para re­ven­der le ha­ce­mos pre­cio –ofer­ta una es­pe­cie de pro­mo­tor mien­tras con­ver­sa­mos con el pa­se­ro.

–Pue­de ser, ¿cuán­to sa­le el pa­se por un te­le­vi­sor smart de 32 pul­ga­das? –¿El pa­se? El pa­se vie­ne de re­ga­lo. La vuel­ta a Po­sa­das es en el asien­to de atrás de una de las mo­tos de los pa­se­ros y la ima­gen es elo­cuen­te. La salida de Pa­ra­guay y el tra­yec­to del puen­te in­ter­na­cio­nal –con la vis­ta de las dos cos­tas fron­do­sas y el ma­jes­tuo­so río Paraná a los pies– son cor­tos, no más de cin­co mi­nu­tos. Y la entrada a la Ar­gen­ti­na, lo mis­mo. Los pa­se­ros, los po­sa­de­ños en au­to, los tu­ris­tas en sus tours de com­pra, todos se ba­jan con sus om­ni­pre­sen­tes bol­sas de con­sor­cio ne­gras, mues­tran el do­cu­men­to, de­cla­ran no trans­por­tar na­da de va­lor e in­gre­san a la Ar­gen­ti­na. Así de sim­ple.

La asi­me­tría co­mer­cial ex­pli­ca las 11.630.901 per­so­nas que atra­ve­sa­ron el puen­te du­ran­te 2016, re­pre­sen­tan­do el 16% del total del trá­fi­co mi­gra­to­rio del país. La ma­yo­ría fue de com­pras a En­car­na­ción y vol­vie­ron en el día. En se­gun­do lu­gar, con 10.775.891 pa­ses, es­tá otro cru­ce de Mi­sio­nes, el de Puer­to Igua­zú, en la Tri­ple Fron­te­ra, que co­nec­ta con Ciudad del Es­te (Pa­ra­guay) y Foz de Igua­zú (Bra­sil). La ex­pli­ca­ción aquí es la mis­ma: la gen­te sa­le por el día a ha­cer com­pras.

Re­cién en ter­cer lu­gar, con 9.642.696 sa­li­das, apa­re­ce el ae­ro­puer­to de Ezei­za. “So­mos una uña en­car­na­da en­tre Pa­ra­guay y Bra­sil”, di­ce un mi­sio­ne­ro, se­ña­lan­do un ma­pa de la pro­vin­cia y su po­si­ción de cu­ña in­ser­ta­da en­tre dos Es­ta­dos ex­tran­je­ros.

El 90% de las fron­te­ras mi­sio­ne­ras son in­ter­na­cio­na­les.

“Yo no es­toy en con­tra del in­ter­cam­bio, Po­sa­das siem­pre fue una ciudad de co­mer­cian­tes, pe­ro es­to es de­ma­sia­do”, se que­ja Joa­quín Lo­sa­da, in­ten­den­te lo­cal. Se­gún su pro­pia ex­pe­rien­cia, ya no es ni ne­ce­sa­rio cru­zar la fron­te­ra para com­prar a pre­cio pa­ra­gua­yo: hay negocios con los que se pue­de ce­rrar la ven­ta por men­sa­je de What­sApp. “Con un la­va­rro­pas, por ejem­plo, ¡los co­mer­cios paraguayos te lo en­tre­gan a do­mi­ci­lio y con ser­vi­cio de ins­ta­la­ción!”, se asom­bra. Por día, di­ce, se pier­den en­tre 15 y 20 mi­llo­nes de pe­sos que los pro­pios po­sa­de­ños gas­tan en lo­ca­les de En­car­na­ción, lo que ge­ne­ró una caí­da del 30% en la re­cau­da­ción de los im­pues­tos lo­ca­les en lo que va del año. “Cual­quier cosa que ha­ce­mos –se­ña­la en re­fe­ren­cia a las me­di­das de des­cuen­tos y pro­mo­cio­nes que in­ten­tan para fo­men­tar el co­mer­cio lo­cal– se nos va en dos días de puen­te.”

Lo­sa­da es de ori­gen ra­di­cal, in­te­gra el Fren­te Re­no­va­dor –la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta a ni­vel pro­vin­cial– y asu­mió en di­ciem­bre de 2015, cuan­do los pro­ble­mas en la ciudad co­men­za­ron a agra­var­se des­pués de la salida del ce­po con que el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri inau­gu­ró su ges­tión na­cio­nal. La me­di­da hi­zo que los pre­cios de la Ar­gen­ti­na se vol­vie­sen aún me­nos com­pe­ti­ti­vos de lo que ya eran, afec­tan­do de ma­ne­ra par­ti­cu­lar a las ciu­da­des de fron­te­ra. La so­lu­ción, di­ce, es de­cla­rar a Po­sa­das zo­na especial adua­ne­ra y otor­gar­le exen­cio­nes im­po­si­ti­vas, en­tre otras me­di­das que per­mi­tan mo­ri­ge­rar las asi­me­trías co­mer­cia­les con Pa­ra­guay.

Lo mis­mo pi­de Fer­nan­do Vely, el jo­ven pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio lo­cal. Él es due­ño de diez tien­das de ro­pa y su es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia es ape­lar a las cuo­tas con tar­je­ta de cré­di­to, los días de des­cuen­to ti­po Black Fri­day ya ofre­cer una ex­pe­rien­cia de com­pra de lo­cal de Pa­ler­mo: mú­si­ca elec­tró­ni­ca y em­plea­dos de ari­to y jeans achu­pi­na­dos. Na­da de eso, di­ce, se­rá su­fi­cien­te si no se im­ple­men­tan me­di­das de fon­do ur­gen­tes.

La si­tua­ción se agra­vó, pe­ro Vely cree que no es al­go cir­cuns­tan­cial re­la­cio­na­do con el pre­cio del dó­lar. “Es más es­truc­tu­ral”, di­ce, an­tes de se­ña­lar una primera gran diferencia. El suel­do de un em­plea­do de co­mer­cio a él le cues­ta al­re­de­dor de $ 21.000 y a su par pa­ra­gua­yo, un ter­cio, $ 7700. “No hay ca­pa­ci­dad de com­ple­men­ta­ción –ex­pli­ca–. Ellos tie­nen ac­ce­so a todo, y no­so­tros, todas las puer­tas ce­rra­das.”

“Desde que se inau­gu­ró el puen­te, en 1990, és­ta es la peor si­tua­ción de asi­me­trías con En­car­na­ción”, di­ce Juan Car­los Ar­güe­llo, di­rec­tor de Eco­no­mis, un dia­rio mi­sio­ne­ro de eco­no­mía.

La en­vi­dia no es só­lo en re­la­ción con las con­di­cio­nes para ha­cer negocios, sino que tam­bién in­clu­ye la ciudad. Los po­sa­de­ños siem­pre mi­ra­ron con cier­to des­dén a sus ve­ci­nos del otro lado del Paraná. “Era ape­nas una vi­lli­ta”, di­ce Vely. Pe­ro la si­tua­ción cam­bió de ma­ne­ra dra­má­ti­ca en los úl­ti­mos tiem­pos. Po­sa­das y En­car­na­ción tie­nen cos­ta­ne­ras nuevas so­bre el río, ter­mi­na­das ha­ce ape­nas unos años con el di­ne­ro que la re­pre­sa Yacy­re­tá les dio a mo­do de com­pen­sa­ción. Las dos son mo­der­nas, bien di­se­ña­das y vis­to­sas, pe­ro la del lado pa­ra­gua­yo es el lu­gar de ve­ra­neo para la gen­te de Asun­ción y tie­ne sam­bó­dro­mo, McDonald’s, Bur­ger King y va­rios ho­te­les cin­co es­tre­llas. La ar­gen­ti­na ca­re­ce de todo es­to y com­pi­te con un mo­nu­men­to de 15 me­tros de An­dre­si­to Gua­ca­rí, el pró­cer lo­cal.

“Has­ta las pla­yas del lado de ellos son me­jo­res”, se que­ja Car­los Tre­vi­san, ex vi­ce­rrec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mi­sio­nes. Con 68 años, re­cuer­da con nos­tal­gia cuan­do su ma­dre cru­za­ba en lan­cha a En­car­na­ción para com­prar te­las. “Aho­ra en­tra­mos a sus ho­te­les y se nos cae la man­dí­bu­la”, di­ce.

Los “pa­se­ros” cru­zan, a cam­bio de di­ne­ro, mer­ca­de­ría ha­cia la Ar­gen­ti­na En En­car­na­ción, la in­for­ma­li­dad no ad­mi­te el uso de tar­je­tas de cré­di­to

trá­fi­co con­ti­nuo. Al me­dio­día, un gru­po de per­so­nas in­gre­sa mer­ca­de­ría ile­gal desde Na­na­wa (Pa­ra­guay) a Clo­rin­da (Ar­gen­ti­na); el ria­cho del fon­do, que cru­za­ron en bar­ca­zas, es el Pil­co­ma­yo, la fron­te­ra in­ter­na­cio­nal

Ar­chi­vo

Lar­gas fi­las. El turismo de com­pras hi­zo que en 2016 el puen­te en­tre Po­sa­das y En­car­na­ción fue­se el prin­ci­pal pues­to fron­te­ri­zo de la Ar­gen­ti­na

Co­mer­cio bu­lli­cio­so. En En­car­na­ción, la ofer­ta de pro­duc­tos es am­plia y los lo­ca­les to­man las ve­re­das para ex­hi­bir su mer­ca­de­ría

Es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia. Ja­quea­dos por los pre­cios más com­pe­ti­ti­vos de En­car­na­ción, los co­mer­cian­tes de Po­sa­das ape­lan a des­cuen­tos y pro­mo­cio­nes para so­bre­vi­vir

Per­sia­nas ba­jas. La cri­sis en Clo­rin­da es aún más gra­ve que en Po­sa­das por­que aquí ca­si no hay con­tro­les en la adua­na; al­re­de­dor del 80% de los lo­ca­les cer­ca­nos a la zo­na de fron­te­ra es­tán ce­rra­dos

Mo­ti­tos y bol­sas ne­gras. Los pa­se­ros son los en­car­ga­dos de cru­zar la adua­na con los pro­duc­tos de En­car­na­ción que in­gre­san en la Ar­gen­ti­na; co­bran $ 500 por una bol­sa de con­sor­cio lle­na de ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.