Re­le­van dos­cien­tos con­flic­tos abo­rí­ge­nes en to­da la re­pú­bli­ca

Se­gún un tra­ba­jo de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, hay ca­sos que de­ri­va­ron en si­tua­cio­nes vio­len­tas

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Agustina Ló­pez LA NA­CION

El con­flic­to ma­pu­che, que co­bró no­to­rie­dad na­cio­nal por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do, es só­lo uno de los re­cla­mos te­rri­to­ria­les de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas en el país. Tam­po­co es el úni­co que ge­ne­ró con­se­cuen­cias vio­len­tas, como muer­tos, he­ri­dos y has­ta des­apa­re­ci­dos.

Son 225 los con­flic­tos que in­vo­lu­cran a las co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes en todo el país, se­gún da­tos de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. La ma­yor par­te mo­ti­va­dos por cues­tio­nes te­rri­to­ria­les y que, en una vein­te­na de ca­sos, de­ri­va­ron en una in­ter­ven­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

La ma­yo­ría de los con­flic­tos se con­den­sa en la zo­na nor­te del país (Salta con 24, Ju­juy con 19, Cha­co con 10 y For­mo­sa con 22) y en la Pa­ta­go­nia (Chu­but y Río Ne­gro con 15 y Neu­quén con 23). Cu­rio­sa­men­te, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res li­de­ra el ran­king, con 30 ca­sos en su te­rri­to­rio.

Las dispu­tas –sos­tie­nen los ex­per­tos con­sul­ta­dos por la na­cion– son una tendencia cre­cien­te en los úl­ti­mos años. La ex­pan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la, el in­cre­men­to de los em­pren­di­mien­tos de ex­trac­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la ven­ta de tie­rras a ex­tran­je­ros, que cho­can con los asen­ta­mien­tos de los pue­blos lo­ca­les, son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos.

La tendencia tam­bién in­clu­ye un ma­yor co­no­ci­mien­to de las co­mu­ni­da­des de sus de­re­chos, lo que las mo­ti­va a ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les y vi­si­bi­li­zar sus con­flic­tos con el apo­yo de distintas or­ga­ni­za­cio­nes.

Así, se en­fren­tan el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal al re­co­no­ci­mien­to y al te­rri­to­rio que tie­nen los pue­blos ori­gi­na­rios –con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 75 de la Cons­ti­tu­ción y en el con­ve­nio in­ter­na­cio­nal 169 de la OIT– con los in­tere­ses de los go­bier­nos pro­vin­cia­les, el Es­ta­do na­cio­nal y los pri­va­dos.

La des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do y su vin­cu­la­ción con la co­mu­ni­dad y los re­cla­mos te­rri­to­ria­les ma­pu­ches pu­sie­ron fren­te al ojo pú­bli­co ape­nas una por­ción mínima de la pro­ble­má­ti­ca in­dí­ge­na a ni­vel na­cio­nal.

Ac­tual­men­te, se­gún da­tos de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, hay cer­ca de 225 con­flic­tos que in­vo­lu­cran a las co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes en todo el país.

La gran ma­yo­ría de ellos son por cues­tio­nes te­rri­to­ria­les, y en una vein­te­na de ca­sos de­ri­va­ron en una in­ter­ven­ción vio­len­ta de las fuer­zas de se­gu­ri­dad que de­jó un sal­do de muer­tos, he­ri­dos y has­ta des­apa­re­ci­dos abo­rí­ge­nes, más allá del ca­so de Mal­do­na­do.

Es­tos con­flic­tos, se­gún los ex­per­tos en el te­ma, se fue­ron in­cre­men­tan­do con los años pro­duc­to de la ex­pan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la, el in­cre­men­to de los em­pren­di­mien­tos de ex­trac­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la ven­ta de tie­rras a ex­tran­je­ros, que cho­can con los asen­ta­mien­tos de los pue­blos lo­ca­les.

Ade­más, de­bi­do a un ma­yor co­no­ci­mien­to de las pro­pias co­mu­ni­da­des de sus pro­pios de­re­chos, hay una ma­yor tendencia a ini­ciar ac­cio­nes le­ga­les y vi­si­bi­li­zar sus con­flic­tos con el apo­yo de or­ga­ni­za­cio­nes.

Así, se en­fren­tan el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal al re­co­no­ci­mien­to y al te­rri­to­rio que tie­nen los pue­blos ori­gi­na­rios –con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 75 de la Cons­ti­tu­ción y en el con­ve­nio in­ter­na­cio­nal 169 de la OIT– con los in­tere­ses de los go­bier­nos pro­vin­cia­les, el Es­ta­do na­cio­nal y los pri­va­dos.

“La con­flic­ti­vi­dad con los pue­blos in­dí­ge­nas, en general de ín­do­le te­rri­to­rial, se ha ido in­cre­men­tan­do. Pri­me­ro por la fal­ta de im­ple­men­ta­ción de la ley 26.160 (que im­pi­de rea­li­zar des­alo­jos has­ta que se rea­li­ce un re­le­va­mien­to). Los go­ber­na­do­res les dan las tie­rras que les co­rres­pon­den a los in­dí­ge­nas a pri­va­dos o las des­ti­nan a ex­trac­ción de re­cur­sos”, ex­pli­có a Ma­rie­la Bels­ki, la na­cion di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Ar­gen­ti­na.

Y des­pués agre­gó: “La­men­ta­ble­men­te, la úni­ca ma­ne­ra que tie­nen las co­mu­ni­da­des que les re­co­noz­can las tie­rras es con cor­tes de ru­tas, y eso ge­ne­ra una si­tua­ción de cri­mi­na­li­za­ción muy gran­de”.

La ley a la que ha­ce re­fe­ren­cia Bels­ki es una nor­ma de emer­gen­cia que con­tem­pla que las co­mu­ni­da­des que es­tén re­gis­tra­das no pue­den ser des­alo­ja­das. La nor­ma­ti­va ven­ce a fin de año y en no­viem­bre se de­ba­ti­rá su pró­rro­ga.

Ade­más, con­for­me a los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Asun­tos In­dí­ge­nas (INAI), só­lo se cum­plió con la mi­tad del re­le­va­mien­to co­rres­pon­dien­te.

Se­gún el ma­pa con los con­flic­tos que reali­zó Am­nis­tía, que es­tá en per­ma­nen­te ac­tua­li­za­ción a me­di­da que re­ci­ben y co­rro­bo­ran de­nun­cias, hay más de 225 con­flic­tos a lo lar­go del país.

La ma­yo­ría se con­den­sa en la zo­na nor­te del país (Salta, con 24; Ju­juy, con 19; Cha­co, con 10, y For­mo­sa, con 22) y en la Pa­ta­go­nia (Chu­but y Río Ne­gro, con 15, y Neu­quén, con 23). Bue­nos Ai­res y Mi­sio­nes son la ex­cep­ción a la re­gla, ya que re­gis­tran 30 y 24 con­flic­tos, res­pec­ti­va­men­te.

Exis­ten al­re­de­dor de 25 si­tua­cio­nes ca­ta­lo­ga­das como “vio­len­tas”, es de­cir que hu­bo in­ter­ven­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, la ma­yo­ría en la zo­na nor­te de la Ar­gen­ti­na (ver apar­te).

El sur­gi­mien­to de es­tos con­flic­tos, al me­nos desde una pers­pec­ti­va le­gal, po­dría si­tuar­se en 1994, cuan­do se in­clu­yó en la Cons­ti­tu­ción el ar­tícu­lo 75.

En el in­ci­so 17, con­tem­pla: “Re­co­no­cer la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca de sus co­mu­ni­da­des y la po­se­sión y pro­pie­dad co­mu­ni­ta­rias de las tie­rras que tra­di­cio­nal­men­te ocu­pan, y re­gu­lar la en­tre­ga de otras ap­tas y su­fi­cien­tes para el desa­rro­llo hu­mano”.

So­bre esta ba­se, a lo lar­go de los años, las co­mu­ni­da­des fue­ron in­terio­ri­zán­do­se de sus de­re­chos y su­man­do re­cla­mos le­ga­les. Sin em­bar­go, mu­chas no cuen­tan con la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción su­fi­cien­te ni los re­cur­sos para afron­tar un li­ti­gio te­rri­to­rial.

“Siem­pre ha­ce fal­ta asis­ten­cia le­gal en las co­mu­ni­da­des, so­bre todo en lu­ga­res muy des­pro­te­gi­dos, como Salta y For­mo­sa, en don­de las co­mu­ni­da­des es­tán ale­ja­das de las gran­des ciu­da­des. El Es­ta­do no brin­da asis­ten­cia le­gal en cues­tio­nes te­rri­to­ria­les, ya que en mu­chas oca­sio­nes es­ta­rían li­ti­gan­do con­tra sí mis­mos”, di­jo a Silvina la na­cion Ra­mí­rez, miem­bro de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de De­re­cho In­dí­ge­na (AADI).

Ra­mí­rez tam­bién diferencia el ni­vel de or­ga­ni­za­ción y de ca­pa­ci­dad de los in­dí­ge­nas del Nor­te y el Sur. En la Pa­ta­go­nia hay ma­yor ni­vel de or­ga­ni­za­ción en­tre los pue­blos y un ac­ce­so más di­rec­to a las gran­des ciu­da­des y, por en­de, a or­ga­nis­mos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción para vehi­cu­li­zar sus de­man­das.

En tan­to, los gran­des de­to­nan­tes de con­flic­to son las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y las ven­tas de hec­tá­reas ru­ra­les a pri­va­dos na­cio­na­les y ex­tran­je­ros que van co­rrien­do a las co­mu­ni­da­des de sus tie­rras. A mo­do de ejem­plo, se­gún da­tos de Am­nis­tía, en 2003 ha­bía 12 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja trans­gé­ni­ca, y ac­tual­men­te hay cer­ca de 22 mi­llo­nes.

En 2000 exis­tían 40 em­pren­di­mien­tos mi­ne­ros en la Ar­gen­ti­na, y hoy hay más de 800.

No es ca­sual que gran par­te de los con­flic­tos que de­ri­va­ron en vio­len­cia se con­cen­tren en Salta y Ju­juy, en don­de se en­cuen­tran las mayores re­ser­vas de li­tio del país y cu­ya ex­plo­ta­ción es­tá en vías de cre­ci­mien­to.

Lo mis­mo ocu­rre en la Pa­ta­go­nia con Va­ca Muer­ta. En cuan­to a los te­rre­nos en ma­nos de ex­tran­je­ros, un in­for­me del Registro Na­cio­nal de Tie­rras Ru­ra­les de 2015 se­ña­la que hay ca­si 16 mi­llo­nes de hec­tá­reas, es de­cir, ca­si el 6% de la su­per­fi­cie ru­ral ar­gen­ti­na. Es el do­ble de lo que de­man­dan hoy las co­mu­ni­da­des re­gis­tra­das del país, cu­yo pe­di­do ron­da los ocho mi­llo­nes de hec­tá­reas.

De todos mo­dos, no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca una su­per­po­si­ción de los te­rre­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.