La de­ca­den­cia fi­nal de Cris­ti­na

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

mi­guel Án­gel Pi­chet­to, je­fe del blo­que de se­na­do­res pe­ro­nis­tas, le di­jo pú­bli­ca­men­te a Cris­ti­na Kirch­ner que de­be­rá bus­car al­ber­gue en otro blo­que cuan­do, en di­ciem­bre, se ins­ta­le en el Se­na­do. La au­to­ri­dad más creí­ble que tie­ne hoy el pe­ro­nis­mo abrió, así, un de­ba­te más pro­fun­do que la fu­tu­ra ubi­ca­ción de la ex pre­si­den­ta en el Con­gre­so. Una ma­yo­ría de la di­ri­gen­cia pe­ro­nis­ta per­ci­be que Cris­ti­na co­men­zó un pro­ce­so irre­me­dia­ble de de­ca­den­cia, que per­de­rá la elec­ción bo­nae­ren­se y que se con­ver­ti­rá en un obs­tácu­lo per­ma­nen­te para el regreso de ese par­ti­do al po­der. Por esos mis­mos días, dos ex mi­nis­tros de Cris­ti­na, Ser­gio Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo, re­cha­za­ron con palabras ás­pe­ras una in­vi­ta­ción de ella para bus­car la uni­dad fren­te a las elec­cio­nes de oc­tu­bre.

Vie­ne de ta­pa

Ese ar­se­nal re­tó­ri­co sig­ni­fi­có un golpe cruel a uno de los egos más gran­des que ha­ya re­gis­tra­do la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na.

Pi­chet­to, en reali­dad, le sa­lió al cru­ce. Cris­ti­na ha­bía ma­ni­fes­ta­do en­tre po­cos su in­ten­ción de in­te­grar­se al blo­que pe­ro­nis­ta en di­ciem­bre. La con­di­ción que po­nía, aun­que no lo ha­ya di­cho ex­plí­ci­ta­men­te, era el cam­bio de la con­duc­ción del blo­que. Que­ría que Pi­chet­to se fue­ra del li­de­raz­go de la ban­ca­da. Pi­chet­to le con­tes­tó que la que se de­be­rá ir se­rá ella. Pi­chet­to nun­ca ha­ce esa cla­se de afir­ma­cio­nes sin ha­ber com­pro­ba­do an­tes el es­ta­do de áni­mo de su blo­que y el de al­gu­nos go­ber­na­do­res. Otro se­na­dor im­por­tan­te, Ro­dol­fo Ur­tu­bey, re­pi­tió al día si­guien­te la afir­ma­ción de Pi­chet­to: Cris­ti­na no ten­drá lu­gar en el blo­que jus­ti­cia­lis­ta.

Hay un pe­ro­nis­mo que ya no re­co­no­ce a Cris­ti­na. La ideo­lo­gía de la ex pre­si­den­ta, el sé­qui­to po­lí­ti­co que la ro­dea y su de­ses­pe­ra­ción irre­fle­xi­va an­te la ad­ver­si­dad es­pan­tan al pe­ro­nis­mo. ¿Para qué te­ner­la den­tro del blo­que jus­ti­cia­lis­ta cuan­do arri­be en nom­bre de la mi­no­ría o de la ma­yo­ría bo­nae­ren­se? Los se­na­do­res no ol­vi­da­ron có­mo se por­tó den­tro del blo­que en tiem­pos de Car­los Me­nem y de Eduar­do Duhal­de. Los com­ba­tió sin tre­gua y sin pie­dad. Re­cuer­dan has­ta una pa­la­bra que so­lía usar Pe­rón para definir a los que quie­ren me­ter­se en un lu­gar para co­par­lo des­pués: “En­tris­mo”. “Es la lí­der de la iz­quier­da ar­gen­ti­na, no del pe­ro­nis­mo”, di­ce un se­na­dor que as­pi­ra a co­lo­car al pe­ro­nis­mo en lo que lla­ma el “cen­tro de­mo­crá­ti­co”. Pi­chet­to tam­bién sue­le usar esa ca­te­go­ría po­lí­ti­ca para definir el fu­tu­ro de su par­ti­do.

En el fon­do, el pe­ro­nis­mo de­ba­te desde qué lu­gar com­pe­ti­rá con la coa­li­ción go­ber­nan­te por el po­der po­lí­ti­co. ¿Lo ha­rá desde las po­si­cio­nes de La Cám­po­ra, de Mar­tín Sab­ba­te­lla o de los res­tos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que son los que ro­dean a Cris­ti­na? ¿O lo ha­rá, en cam­bio, desde los mis­mos va­lo­res que lle­va­ron a Cam­bie­mos a ga­nar ya dos elec­cio­nes na­cio­na­les con­se­cu­ti­vas, a las que po­dría agre­gár­se­le una ter­ce­ra en oc­tu­bre? ¿No es ho­ra, al fin y al ca­bo, de ha­cer pe­ro­nis­mo pu­ro y aco­mo­dar­se a los nue­vos pa­ra­dig­mas con los que la so­cie­dad sim­pa­ti­zó en las úl­ti­mas elec­cio­nes? Es­to es: re­pu­bli­ca­nis­mo, res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal, sen­sa­tez eco­nó­mi­ca y re­con­ci­lia­ción con el mun­do ho­mo­lo­ga­ble. És­te es el de­ba­te pro­fun­do del pe­ro­nis­mo, más allá de dón­de y con quié­nes se sen­ta­rá Cris­ti­na en el Se­na­do.

Cris­ti­na le agre­gó un ele­men­to nue­vo a es­te de­ba­te en la en­tre­vis­ta con Luis No­va­re­sio cuan­do di­jo que no se­ría can­di­da­ta pre­si­den­cial en 2019 si fue­ra un obs­tácu­lo para la uni­dad del pe­ro­nis­mo. ¿Es can­di­da­ta en­ton­ces? Na­die en la po­lí­ti­ca ha­bló an­tes de esa can­di­da­tu­ra, mu­cho me­nos en el pe­ro­nis­mo. Era, has­ta el jue­ves, só­lo una es­pe­cu­la­ción pe­rio­dís­ti­ca. No se es­tá yen­do de la can­di­da­tu­ra, la es­tá lan­zan­do. La di­ri­gen­cia pe­ro­nis­ta sa­be que nun­ca vol­ve­rá al po­der con ella por­que los nú­me­ros na­cio­na­les que tie­ne son muy ma­los.

Un as­pec­to no me­nor de esa dis­cu­sión in­ter­na gi­ra en torno de có­mo el pe­ro­nis­mo de­be­rá re­la­cio­nar­se con el go­bierno de Ma­cri en los pró­xi­mos dos años. La ma­yo­ría de los go­ber­na­do­res cree que la mejor ma­ne­ra es re­pro­du­cir lo que pa­só en el pri­mer año del go­bierno ma­cris­ta, cuan­do los pe­ro­nis­tas del Se­na­do y de Dipu­tados lo ayu­da­ron con la san­ción de le­yes fun­da­men­ta­les. De he­cho, ca­si todos los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas es­tán dis­pues­tos a fir­mar la ley de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, cla­ve para ir ba­jan­do el in­so­por­ta­ble dé­fi­cit del Es­ta­do ar­gen­tino. Hay dos ex­cep­cio­nes: Car­los Ver­na, de La Pam­pa, y Al­ber­to Ro­drí­guez Saá, de San Luis, que ha­bían he­cho de sus pro­vin­cias ré­pli­cas ar­gen­ti­nas de Co­rea del Nor­te. Los dos per­die­ron en las pri­ma­rias a ma­de nos de can­di­da­tos ma­cris­tas y sus de­ci­sio­nes es­tán im­preg­na­das de re­sen­ti­mien­to. Ma­cri ha­ce lo su­yo, con in­ten­ción o sin ella. In­vi­tó al go­ber­na­dor de Tu­cu­mán, Juan Man­zur, con el que se lle­vó más mal que bien has­ta su úl­ti­mo viaje a esa pro­vin­cia, a la ce­na con el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Ben­ja­min Ne­tan­yahu. En ese re­cien­te viaje a Tu­cu­mán, Ma­cri y Man­zur coin­ci­die­ron en que la cris­pa­ción de­bía ter­mi­nar el mis­mo día de las pró­xi­mas elec­cio­nes. Su­mó un go­ber­na­dor más a la fran­ja ra­zo­na­ble del pe­ro­nis­mo.

Gran par­te del pe­ro­nis­mo (y de los sin­di­ca­tos del pe­ro­nis­mo), con las ex­cep­cio­nes de Ver­na y de Ro­drí­guez Saá, se sor­pren­dió con la vi­si­ta del Pa­pa a Co­lom­bia, en la que el Pon­tí­fi­ce pro­mo­vió la paz y la re­con­ci­lia­ción de los co­lom­bia­nos des­pués de 50 años de gue­rra ci­vil. Ese pe­ro­nis­mo, que in­clu­ye a los gre­mios, es­tá dis­pues­to a sus­cri­bir con el Go­bierno un acuer­do po­lí­ti­co para crear las con­di­cio­nes de una vi­si­ta pa­pal en 2018. “El Pa­pa no pue­de se­guir es­pe­ran­do un cli­ma ar­gen­tino de re­con­ci­lia­ción y diá­lo­go para vi­si­tar su país”, di­jo un pe­ro­nis­ta im­por­tan­te. Es­tá cla­ro para ellos que la vi­si­ta del Pa­pa de­pen­de de lo que ha­gan los po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos.

El dis­cur­so de Cris­ti­na es­tá muy le­jos de esos pre­pa­ra­ti­vos. Tal vez, la de­ses­pe­re más su pe­ri­pe­cia ju­di­cial que su destino po­lí­ti­co. Ar­gu­men­tos no le fal­tan. Los pró­xi­mos años la en­con­tra­rán sen­ta­da con más fre­cuen­cia fren­te a un tri­bu­nal oral que en el Se­na­do. La Cá­ma­ra Fe­de­ral aca­ba de po­ner­la con un pie en el jui­cio oral y pú­bli­co por aso­cia­ción ilí­ci­ta en la obra pú­bli­ca, una de­nun­cia que tie­ne su ori­gen en 2008 y que pre­sen­tó Eli­sa Ca­rrió. Lue­go, dos fis­ca­les, Ge­rar­do Po­lli­ci­ta e Ig­na­cio Mahi­ques, es­cri­bie­ron el dic­ta­men más ex­haus­ti­vo y de­mo­le­dor que se ha­ya he­cho so­bre el des­pil­fa­rro y la co­rrup­ción con la obra pú­bli­ca. Jue­ces y fis­ca­les sos­tie­nen que el ca­so ter­mi­na­rá en un me­ga­jui­cio pú­bli­co, por­que de­be­rán in­te­grar­se los ca­sos de la­va­do de di­ne­ro en Ho­te­sur, una em­pre­sa de ho­te­les de la fa­mi­lia Kirch­ner, y Los Sau­ces, una com­pa­ñía de edi­fi­cios de la mis­ma fa­mi­lia. El la­va­do en esas em­pre­sas fue, se­gún los ma­gis­tra­dos, el tra­mo fi­nal del de­li­to que co­men­zó con la obra pú­bli­ca y que hi­zo de Lá­za­ro Báez un hom­bre ri­co cuan­do nun­ca lo fue.

Den­tro de dos se­ma­nas, apro­xi­ma­da­men­te, el juez Clau­dio Bo­na­dio re­sol­ve­rá so­bre el pe­di­do del fis­cal Po­lli­ci­ta para que in­da­gue a Cris­ti­na Kirch­ner so­bre la de­nun­cia de Al­ber­to Nis­man por el acuer­do con Irán. Po­de­mos en­tre­ver la de­ci­sión del juez. La lla­ma­rá. Bo­na­dio ya uni­fi­có esa de­nun­cia con una cau­sa por trai­ción a la pa­tria con­tra Héctor Ti­mer­man que te­nía en sus ma­nos. ¿In­flui­rá en esa in­ves­ti­ga­ción el pro­ba­ble dic­ta­men de la Gen­dar­me­ría so­bre el cri­men del fis­cal? Todo in­di­ca que la ma­yo­ría de los pe­ri­tos ase­gu­ra­rá que Nis­man no se sui­ci­dó, sino que fue ase­si­na­do. Po­dría ha­ber una in­fluen­cia in­te­lec­tual o po­lí­ti­ca (¿por qué lo ma­ta­ron en­ton­ces?), pe­ro es di­fí­cil que se agre­gue como una prue­ba con­clu­yen­te a la de­nun­cia del fis­cal muer­to. Los pe­ri­tos es­ta­ble­ce­rán se­gu­ra­men­te que a Nis­man lo ma­ta­ron, pe­ro no po­drán se­ña­lar quién lo ma­tó. Sin esa cons­ta­ta­ción, se­rá di­fí­cil que su muerte for­me par­te de su de­nun­cia.

El Go­bierno se­ña­la que aún de­be ga­nar­le a Cris­ti­na las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Tie­ne ra­zón. Todas las en­cues­tas le dan al ofi­cia­lis­mo una ven­ta­ja de en­tre 3 y 5 pun­tos en Bue­nos Ai­res para las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Pe­ro nin­gu­na elec­ción es­tá ga­na­da o per­di­da con 35 días de an­te­la­ción. Una cosa es que el pe­ro­nis­mo ha­ya em­pe­za­do la des­cris­ti­ni­za­ción de sus fi­las y otra cosa es que Ma­cri ha­ble de la vic­to­ria an­tes de la vic­to­ria.

Más que su destino po­lí­ti­co, a Cris­ti­na la de­ses­pe­ra su pe­ri­pe­cia ju­di­cial. Los pró­xi­mos años la en­con­tra­rán sen­ta­da más tiem­po fren­te a un tri­bu­nal que en el Se­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.