Los os­cu­ros tras­fon­dos del ca­so

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Pa­blo Sir­vén

Por esas pa­ra­do­jas trá­gi­cas de la historia ar­gen­ti­na, los enig­mas pen­dien­tes de Al­ber­to Nis­man y de San­tia­go Mal­do­na­do se cru­za­ron un par de ve­ces en la se­ma­na que pa­só. Por un lado, tras­cen­die­ron in­for­mal­men­te las con­clu­sio­nes de la in­ves­ti­ga­ción de Gen­dar­me­ría so­bre el vio­len­to fi­nal del fis­cal fe­de­ral que prue­ban que se tra­tó de un ase­si­na­to y no de un sui­ci­dio. Por el otro, am­bos te­mas se en­tre­mez­cla­ron en la co­men­ta­da en­tre­vis­ta que el pe­rio­dis­ta Luis No­va­re­sio le hi­zo a la ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner.

Aun­que se tra­ta de dos epi­so­dios bien di­fe­ren­tes –pe­ro en el que la Gen­dar­me­ría co­bra sig­ni­fi­ca­ti­vos re­lie­ves pro­ta­gó­ni­cos–, es el mis­mo Es­ta­do el que que­da en un lu­gar ba­jo gra­ve sos­pe­cha. La gran diferencia es que en el ca­so de Nis­man sur­ge fá­cil la res­pues­ta a la pregunta de quién se po­día be­ne­fi­ciar di­rec­ta­men­te con la muerte del pri­me­ro, en tan­to que no exis­te nin­gún mó­vil cla­ro so­bre a quién fa­vo­re­ce­ría la des­apa­ri­ción de un sim­ple ar­te­sano an­da­rie­go, que so­lía par­ti­ci­par en al­gu­na pro­tes­ta más por bue­na onda que por mi­li­tan­cia.

Una cre­cien­te can­ti­dad de ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias en­tre sí se desa­rro­llan en un tiem­po muy par­ti­cu­lar y bre­ve sig­na­do en sus dos pun­tas por sen­dos co­mi­cios na­cio­na­les (las PA­SO, el 13 de agos­to pa­sa­do y las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pró­xi­mo 22 de oc­tu­bre). El Go­bierno se ve obli­ga­do a dis­traer mu­chas de sus ener­gías por ese asun­to cru­cial: en una eta­pa ini­cial, coin­ci­den­te con el se­cre­to de su­ma­rio que tu­vo la cau­sa en las pri­me­ras se­ma­nas, con in­for­ma­ción re­ser­va­da que cir­cu­la­ba más ha­cia aden­tro del elen­co ofi­cial, y en una se­gun­da fa­se, aún en cur­so, en la que to­mó una po­si­ción más proac­ti­va, al li­be­rar­se mu­cha in­for­ma­ción que no ha­bía tras­cen­di­do y las no­ve­da­des que se vie­nen pro­du­cien­do en es­tos días.

La per­sis­ten­cia del kirch­ne­ris­mo y de la iz­quier­da en con­ver­tir el epi­so­dio en un “cis­ne ne­gro” que com­pli­que las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les del ofi­cia­lis­mo de me­jo­rar los re­sul­ta­dos de las PA­SO no se es­ta­ría cons­ta­tan­do en los he­chos, no só­lo en el vo­to du­ro de Cam­bie­mos (al que se su­ma­rá, se­gu­ra­men­te, al­gu­na par­te del elec­to­ra­do de Mas­sa/Stolbizer), sino tam­bién en sec­to­res so­cia­les más gol­pea­dos del co­n­ur­bano. Jaime Du­rán Bar­ba, que es un ob­se­si­vo de me­dir­lo todo, man­dó a ha­cer diez fo­cus group en dis­tin­tos dis­tri­tos del Gran Bue­nos Ai­res y en nin­guno sa­lió es­pon­tá­nea­men­te men­cio­na­do San­tia­go Mal­do­na­do. El te­ma atrae ma­yo­ri­ta­ria­men­te al “Círcu­lo Rojo” (di­ri­gen­cias, pe­rio­dis­mo, in­te­lec­tua­les) aun­que lo im­pac­ta de ma­ne­ra di­sí­mil: a la por­ción más gran­de lo in­du­ce a vol­car­se con más vehe­men­cia to­da­vía ha­cia el ofi­cia­lis­mo por­que sos­pe­cha que tras esa des­apa­ri­ción tam­bién se es­con­den ma­nio­bras y ope­ra­cio­nes que tien­den más a des­pres­ti­giar al Go­bierno que a es­cla­re­cer el ca­so. Im­por­tó más ins­ta­lar a San­tia­go como sím­bo­lo de la im­pu­ni­dad que su bús­que­da con­cre­ta, ras­tri­llan­do todas las hi­pó­te­sis po­si­bles y no afe­rrán­do­se a una so­la por con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca. En cual­quier mo­men­to po­dría tras­cen­der un vi­deo don­de se ve­ría a una abo­ga­da del CELS dán­do­le ins­truc­cio­nes por ges­tos a una mu­jer de la co­mu­ni­dad ma­pu­che mien­tras de­cla­ra­ba en se­de ju­di­cial.

Sur­ge así otra evi­den­cia: todos los sec­to­res in­vo­lu­cra­dos en es­te enig­má­ti­co dra­ma –gen­dar­mes, ma­pu­ches, Go­bierno, or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, la Jus­ti­cia y al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción– reac­cio­nan con egoís­mo, al an­te­po­ner sus in­tere­ses de par­te, que di­fi­cul­tan el es­cla­re­ci­mien­to efi­cien­tey ho­nes­to del ca­so. Se per­dió un tiem­po vital en las pri­me­ras ho­ras y días al pos­ter­gar va­rias se­ma­nas in­ves­ti­ga­cio­nes ele­men­ta­les en el te­rri­to­rio don­de su­ce­die­ron los he­chos.

Hay dos da­tos con­tra­dic­to­rios a te­ner en cuen­ta: 1) la au­sen­cia de prue­bas que ve­ri­fi­quen feha­cien­te­men­te la pre­sen­cia efec­ti­va de Mal­do­na­do en la pro­tes­ta del 1° de agos­to; 2) en cam­bio sí hay una cer­te­za ca­bal que ya na­die des­mien­te: “al­go”, en efec­to, pa­só en el río. Pe­ro lue­go, el desen­la­ce de esos acon­te­ci­mien­tos vuel­ven a que­dar en me­dio de una ne­bu­lo­sa de in­quie­tan­tes ver­sio­nes.

La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­ri ch, de­bió to­mar más dis­tan­cia de la Gen­dar­me­ría en los pri­me­ros mo­men­tos. Lue­go so­bre­vi­nie­ron

Im­por­tó más ins­ta­lar a San­tia­go como sím­bo­lo de la im­pu­ni­dad que su bús­que­da con­cre­ta

un par de se­ma­nas en las que se le pi­dió que ba­ja­ra el per­fil al res­pec­to. Pe­ro ha­ce unos días vol­vió a le­van­tar­lo para ra­ti­fi­car que ella es­ta­ba en lo cier­to y que es­pe­ra que se la re­co­noz­ca en tal sen­ti­do. Es no co­no­cer la idio­sin­cra­sia ar­gen­ti­na ya que de­be­ría sa­ber que eso no su­ce­de­rá y que es al­go com­ple­ta­men­te se­cun­da­rio y del or­den nar­ci­sís­ti­co, al me­nos mien­tras si­ga­mos sin sa­ber na­da so­bre el pa­ra­de­ro de Mal­do­na­do.

En­tre fuer­zas de se­gu­ri­dad de ga­ti­llo fá­cil o iner­mes (inope­ran­tes para con­tro­lar la pro­tes­ta ca­lle­je­ra con pro­fe­sio­na­lis­mo, pe­ro sin re­pre­sión), la de­mo­cra­cia si­gue te­nien­do desde 1983 la asig­na­tu­ra pen­dien­te de for­mar­las para que se desem­pe­ñen sin caer en ex­ce­sos y en de­li­tos. En cam­bio, pa­re­ce ha­ber­se li­mi­ta­do so­la­men­te a su­ce­si­vas pur­gas y am­bi­va­len­tes cam­bios de es­ti­lo que no me­jo­ran el fon­do de la cues­tión.

Ocu­pa­ción me­diá­ti­ca. Eso es lo úni­co con­cre­to que por aho­ra, la­men­ta­ble­men­te, arro­ja el ca­so Mal­do­na­do. El te­ma se ex­pan­de en un lu­gar pre­pon­de­ran­te en la agen­da de los me­dios y en las re­des so­cia­les. ¿Es­ta­rá cer­ca su pun­to de sa­tu­ra­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.