La dis­tan­te re­la­ción en­tre los Mal­do­na­do y el Go­bierno

Desde el prin­ci­pio hu­bo ten­sio­nes; la fa­mi­lia de San­tia­go per­ci­bió de­sin­te­rés; la Ca­sa Ro­sa­da, in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Hu­go Al­co­na­da Mon

El víncu­lo en­tre la fa­mi­lia Mal­do­na­do y el Go­bierno arran­có tar­de y mal, sig­na­do por la des­con­fian­za mu­tua y por las sos­pe­chas re­cí­pro­cas de ope­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y ma­ni­pu­la­cio­nes. Eso lle­vó cual­quier in­ten­to de co­mu­ni­ca­ción a un pun­to ca­si sin re­torno y com­pli­có la bús­que­da de San­tia­go Mal­do­na­do, se­gún re­cons­tru­yó du­ran­te la na­cion las úl­ti­mas dos se­ma­nas.

Desde el Go­bierno tar­da­ron cua­tro días en con­tac­tar a los Mal­do­na­do, que desde el 2 de agos­to bus­ca­ban a San­tia­go –y cu­ya des­apa­ri­ción ya es­ta­ba en el por­tal de

desde las 14.02 del jue­ves la na­cion 3–, pe­ro só­lo el domingo 6 re­ci­bie­ron el pri­mer con­tac­to de al­to ni­vel. Fue me­dian­te un men­sa­je por What­sApp.

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­te­rior, Ge­rar­do Mil­man, le es­cri­bió a la ma­dre, Ste­lla Ma­ris Pe­lo­so, tras va­rios días en los que, para in­ten­tar ese pri­mer con­tac­to, re­cu­rrió a un abo­ga­do co­no­ci­do de la ciudad de 25 de Ma­yo –don­de re­si­den los Mal­do­na­do–, pe­ro que no apor­tó re­sul­ta­dos.

En sus chats, Mil­man se iden­ti­fi­có como fun­cio­na­rio y le plan­teó a Pe­lo­so que desea­ba re­unir­se con la fa­mi­lia para im­pul­sar la bús­que­da de San­tia­go. La mu­jer le re­pli­có que de­bía ha­blar con su hi­jo Ser­gio –quien di­ri­gía la bús­que­da–, le pa­só su te­lé­fono y ce­rró su res­pues­ta con una pa­la­bra: “Gra­cias”.

Mil­man lla­mó a Ser­gio –que re­si­de en Ba­ri­lo­che y ya se ha­bía tras­la­da­do a Es­quel y El Bol­són en bus­ca de su her­mano–, pe­ro no lo­gró con­tac­tar­lo. Y vol­vió a es­cri­bir­le a la ma­dre, que le reite­ró que de­bía lla­mar a Ser­gio y vol­vió a des­pe­dir­se con la mis­ma pa­la­bra: “Gra­cias”.

A par­tir de allí, las lecturas de los mis­mos men­sa­jes co­men­za­ron a di­ver­gir. Mil­man le reite­ró, en po­cas palabras, que se­gui­rían bus­can­do a San­tia­go, mien­tras que desde la fa­mi­lia re­pli­can que sus men­sa­jes –y nin­gu­na lla­ma­da– re­fle­ja­ban un tono inapro­pia­do ha­cia los fa­mi­lia­res de una víc­ti­ma.

La se­cuen­cia de los men­sa­jes muestra en­ton­ces que al­guien –que se­ría el ter­ce­ro de los her­ma­nos Mal­do­na­do, Ger­mán, o su es­po­sa, quie­nes vi­ven al lado de la ca­sa de los pa­dres de San­tia­go– to­mó el te­lé­fono de Pe­lo­so y en­vió cua­tro men­sa­jes bre­ves, de una lí­nea ca­da uno, cru­zán­do­lo a Mil­man.

Esos cua­tro men­sa­jes se en­via­ron jus­to des­pués de que Ger­mán ter­mi­nó de ha­blar con el di­rec­tor del área de Vio­len­cia Ins­ti­tu­cio­nal y De­li­tos de In­te­rés Fe­de­ral del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad, Da­niel Bar­be­ris. Y eso ex­pli­ca que el ape­lli­do de Bar­be­ris apa­re­cie­ra en uno de esos men­sa­jes, en los que le plan­tea­ron que Bar­be­ris, Mil­man, Bull­rich y el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri sa­bían bien “lo que tie­nen que ha­cer”, que era en­con­trar a San­tia­go, y que has­ta en­ton­ces no ha­bía “na­da más que ha­blar”.

Per­di­do en ese in­ter­cam­bio por What­sApp que­dó un men­sa­je de la ma­dre, que da­ba un in­di­cio de por qué los pa­dres de­le­ga­ron en Ser­gio la bús­que­da de San­tia­go. Con pro­ble­mas se­rios de salud, en ese men­sa­je ella le dio a en­ten­der a Mil­man que no po­día más, que es­ta­ba muy mal y que por eso se apo­ya­ba en Ser­gio.

An­tes y des­pués de ese cor­to­cir­cui­to, las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas del Go­bierno y de los Mal­do­na­do po­ten­cia­ron los re­ce­los re­cí­pro­cos. El 7, Bull­rich de­fen­dió a la Gen­dar­me­ría, di­jo que no ha­bía “nin­gún in­di­cio” en con­tra de sus efec­ti­vos y les re­pro­chó a los fa­mi­lia­res que “no tie­nen in­ten­cio­nes de dia­lo­gar”, mien­tras que los Mal­do­na­do ya en­cua­dra­ban lo ocu­rri­do como una “des­apa­ri­ción for­zo­sa”.

Desde el Go­bierno in­ter­pre­ta­ron ese en­cua­dre como una prue­ba de que el kirch­ne­ris­mo es­ta­ba de­trás de los Mal­do­na­do, ya fue­ra por con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas o por­que los ha­bía “coop­ta­do”, pa­la­bra a la que re­cu­rrió un fun­cio­na­rio na­cio­nal que dia­lo­gó con la na­cion, para re­for­zar la idea “Ma­cri es la dic­ta­du­ra”. Ese re­ce­lo se po­ten­ció cuan­do los Mal­do­na­do co­men­za­ron a re­ci­bir ayu­da del Cen­tro de Es­tu­dios y Le­ga­les y So­cia­les (CELS), que desde la Ca­sa Ro­sa­da re­du­cen a me­ro bra­zo eje­cu­tor de los pla­nes de Horacio Ver­bitsky, al que ven como enemi­go.

En ese contexto, Mil­man y Ser­gio Mal­do­na­do al fin se vie­ron las ca­ras. Fue en el lobby de un ho­tel de Es­quel el 8 de agos­to, cuan­do San­tia­go lle­va­ba ya una se­ma­na in­ha­lla­ble. Y, al igual que los men­sa­jes por What­sApp, el en­cuen­tro más que li­mar as­pe­re­zas acen­tuó el dis­tan­cia­mien­to.

Jun­to a los Mal­do­na­do afir­man que Mil­man se mos­tró du­ro, por mo­men­tos se­co o “pe­dan­te”, sin mos­trar de­seos sin­ce­ros de ayu­dar­los, y que Ser­gio dos ve­ces se le­van­tó de la reunión, que pro­si­guió con su pa­re­ja y la abo­ga­da de la fa­mi­lia, Ve­ró­ni­ca He­re­dia.

Jun­to a Mil­man re­pli­can que el fun­cio­na­rio reite­ró que el Go­bierno ha­cía y ha­ría todo lo po­si­ble por en­con­trar a San­tia­go y les pe­día da­tos que fa­ci­li­ta­ran esa bús­que­da, pe­ro que una y otra vez cho­có con la mis­ma pa­red. “Le res­pon­dían que si no en­cua­dra­ba lo ocu­rri­do como una «des­apa­ri­ción for­zo­sa» no ha­bía na­da que ha­blar.”

Los Mal­do­na­do sin­tie­ron que la reunión no pu­do ser peor, a tal pun­to que las dos ve­ces que Ser­gio se mar­chó fue para no agre­dir a Mil­man, cu­yo equi­po re­pli­có con una com­pa­ra­ción: “Los fa­mi­lia­res de los tri­pu­lan­tes de la avio­ne­ta que des­apa­re­ció en el Paraná es­ta­ban de­ses­pe­ra­dos por co­la­bo­rar: uno de­cía que iba a con­tra­tar a una bru­ja; otra de­cía que era un se­cues­tro; otro, que si es­ta­ban me­ti­dos en el nar­co­trá­fi­co, que se lo di­jé­ra­mos, pe­ro que que­rían sa­ber; acá, por el con­tra­rio, só­lo les in­tere­sa­ba la ca­rá­tu­la del ex­pe­dien­te como «des­apa­ri­ción for­zo­sa» y na­da más”.

El diá­lo­go se cor­tó. Para los Mal­do­na­do, todo lo que ocu­rrió desde en­ton­ces jus­ti­fi­có su des­con­fian­za ha­cia el Go­bierno, por­que Bull­rich ahon­dó su de­fen­sa de la Gen­dar­me­ría para lue­go, y de ma­ne­ra pau­la­ti­na, abrir­se a la hi­pó­te­sis de un “gen­dar­me suel­to” que se ex­ce­dió y, el 11 de es­te mes, afir­mar que se in­ves­ti­ga­ba a sie­te gen­dar­mes.

Só­lo en­ton­ces la re­la­ción de los Mal­do­na­do con el Go­bierno co­men­zó a re­co­rrer otro ca­mino, de la mano del mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Garavano –a quien jun­to a la fa­mi­lia ca­li­fi­can como más “hu­mano”–, y de la ofi­ci­na lo­cal de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal.

Los Mal­do­na­do, sin em­bar­go, no ce­den. Así, cuan­do una re­pre­sen­tan­te de Am­nis­tía y la abo­ga­da de la fa­mi­lia se reunie­ron con Garavano, Ser­gio las es­pe­ró afue­ra. Por­que re­cla­ma que el Go­bierno en­cua­dre lo ocu­rri­do como una “des­apa­ri­ción for­zo­sa” y que acep­te el des­plie­gue de un gru­po de ex­per­tos in­de­pen­dien­tes de­sig­na­dos por la ONU que in­ves­ti­gue qué pa­só. Y el Go­bierno re­cha­zó am­bos pe­di­dos.

La fa­mi­lia cree, ade­más, que la Ca­sa Ro­sa­da bus­ca re­du­cir la des­apa­ri­ción de San­tia­go, como má­xi­mo, a un ex­ce­so de un “gen­dar­me so­li­ta­rio” y que lo ha­ce por cálcu­los elec­to­ra­lis­tas, cuan­do fal­tan ape­nas cin­co se­ma­nas para las ur­nas de oc­tu­bre.

Para los Mal­do­na­do, sin em­bar­go, ya es de­ma­sia­do tar­de para eso. Re­cla­man la re­nun­cia de Bull­rich, a la que in­clu­yen den­tro de una ca­de­na de en­cu­bri­mien­to. Desde el Go­bierno re­pli­can que eso es “una lo­cu­ra”, pe­ro que no quie­ren “con­fron­tar con la fa­mi­lia de la víc­ti­ma”. Eso sí, pro­me­ten “ex­po­ner” al CELS, al que man­tie­nen en el cen­tro de su fas­ti­dio. “Ya ha­brá tiem­po para eso.”

ser­gio mal­do­na­do her­mano de san­tia­go ge­rar­do mil­man se­cre­ta­rio de se­gu­ri­dad in­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.