San­tia­go Can­tón. “La re­gión ig­no­ró du­ran­te una dé­ca­da los abu­sos en Ve­ne­zue­la”

La Nacion - - EL MUNDO - Tex­to Ra­mi­ro Pe­llet Las­tra

Ni la de­mo­cra­cia ni los de­re­chos hu­ma­nos atra­vie­san su mejor mo­men­to en Ve­ne­zue­la, se­gún los tes­ti­mo­nios, imá­ge­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes que sur­gie­ron desde el co­mien­zo de las pro­tes­tas con­tra el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, a prin­ci­pios de abril, y la vio­len­ta re­pre­sión que las acom­pa­ñó a sol y a som­bra.

La Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) dio un pa­so más y quie­re de­ter­mi­nar, a ins­tan­cias del se­cre­ta­rio general Luis Al­ma­gro, si esas vio­la­cio­nes cons­ti­tu­yen crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Por es­tos días desfilan en la se­de del or­ga­nis­mo tes­ti­gos y víc­ti­mas para de­ter­mi­nar si es vá­li­do con­fi­gu­rar una de­nun­cia só­li­da y pre­sen­tar­la an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI), en La Ha­ya, para que ac­túe en con­se­cuen­cia.

Se­gún ex­pre­só a la na­cion el ar­gen­tino San­tia­go Can­tón –ex ti­tu­lar de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) y de­sig­na­do con otros dos ju­ris­tas para eva­luar el in­for­me fi­nal de la OEA so­bre la ba­se de los tes­ti­mo­nios re­ca­ba­dos–, lo más des­ta­ca­ble es que se po­ne ba­jo la lu­pa un te­ma que los go­bier­nos de la re­gión ba­rrie­ron ba­jo la al­fom­bra du­ran­te más de una dé­ca­da.

“Sa­bía­mos que Ve­ne­zue­la es­ta­ba vio­lan­do los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro no hu­bo nin­gu­na ac­ción para po­ner­les fin a esas vio­la­cio­nes”, di­jo Can­tón, ac­tual se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

–¿En qué con­sis­te el pro­ce­di­mien­to? –El que pre­si­de las au­dien­cias es el ex fis­cal [ar­gen­tino] Luis Mo­reno Ocam­po, que es­cu­cha las de­cla­ra­cio­nes e in­te­rro­ga a los tes­ti­gos. Lue­go, el pa­nel de tres jue­ces que in­te­gro de­be ha­cer una eva­lua­ción, ha­cia fi­nes de oc­tu­bre. Si la eva­lua­ción con­clu­ye, por ejem­plo, que exis­ten de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad, se la en­vía a la Fis­ca­lía de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal, que pue­de de­ci­dir si ini­cia una in­ves­ti­ga­ción por su cuen­ta. La CPI, a diferencia de otros or­ga­nis­mos, ac­túa con­tra las per­so­nas, no con­tra los Es­ta­dos. Por lo tan­to, al­gu­nas per­so­nas pue­den que­dar pre­sas. Ac­tual­men­te creo que son sie­te los pre­sos que hay por de­ci­sio­nes de la CPI. –¿Pue­de ser el je­fe del Es­ta­do? –Pue­de ser un je­fe de Es­ta­do, un te­rro­ris­ta… Se tie­nen que dar cier­tas con­di­cio­nes, pe­ro pue­de ser cual­quier per­so­na. Y cual­quie­ra pue­de de­cla­rar en las au­dien­cias, tam­bién el Es­ta­do ve­ne­zo­lano. No sé cuán­tos tes­ti­gos ter­mi­na­rán de­cla­ran­do en las au­dien­cias de Ve­ne­zue­la, pe­ro una de las cosas que es­tán pa­san­do es que, a me­di­da que es­to se ha­ce pú­bli­co, hay mu­cha más gen­te que quie­re de­cla­rar. Es­to ha pa­sa­do siem­pre en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos en el mun­do en­te­ro, la gen­te se empieza a ani­mar a ha­blar. –Se ha­brán es­cu­cha­do tes­ti­mo­nios fuer­tes en las au­dien­cias… –Uno ob­via­men­te no pue­de pre­juz­gar, yo soy uno de los jue­ces y ten­go que es­pe­rar que se re­ci­ba esa in­for­ma­ción. Creo que lo im­por­tan­te acá es el me­ca­nis­mo que se es­tá si­guien­do. Es un sis­te­ma que les da prio­ri­dad a los de­re­chos hu­ma­nos. No po­de­mos se­guir des­pués de lo que vi­vi­mos en las dé­ca­das del 70 y del 80 ig­no­ran­do las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos y me­nos aún los de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad. Amé­ri­ca la­ti­na ig­no­ró du­ran­te una dé­ca­da las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la. Sa­bía­mos que lo es­ta­ban haciendo por­que la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na lo di­jo va­rias ve­ces, pe­ro no hu­bo nin­gu­na a ac­ción por par­te de los Es­ta­dos para tra­tar de po­ner­le fin. Aho­ra hay que ver si tam­bién hay de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad y que ac­túe la CPI.

–¿Cuál es la diferencia en­tre las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos y los de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad? –Son ca­te­go­rías distintas. La CPI ac­túa en tres si­tua­cio­nes ge­ne­ra­les: ge­no­ci­dio, de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad y de­li­tos de gue­rra. El de­li­to de le­sa hu­ma­ni­dad es cuan­do una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos se ha­ce de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca o ge­ne­ra­li­za­da en con­tra de la po­bla­ción ci­vil o de un gru­po de per­so­nas. Tie­ne que ha­ber un plan sis­te­má­ti­co. –Ya na­die dis­cu­te la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la, se pa­sa al si­guien­te es­ca­lón. –El in­for­me de 2009 de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre Ve­ne­zue­la plan­tea vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. La diferencia es que sean de le­sa hu­ma­ni­dad y la po­si­bi­li­dad de que se en­cuen­tre res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual. Es una diferencia im­por­tan­te. La fis­cal de la CPI pue­de ini­ciar un exa­men pre­li­mi­nar y, lue­go, una in­ves­ti­ga­ción de fon­do. Eso se hi­zo con Ve­ne­zue­la en 2006, cuan­do el fis­cal era Mo­reno Ocam­po. Des­pués del exa­men pre­li­mi­nar con­clu­yó, so­bre la ba­se de la in­for­ma­ción que lo­gró con­se­guir ese año, que no es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes. Aho­ra va­mos a ver si es­tán da­das con todo lo que pa­só en los úl­ti­mos años.

Fe­li­ciano Se­QUe­Ra/DPa

Ma­du­ro, du­ran­te una reunión de ga­bi­ne­te en el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.