En Mé­xi­co, la vio­len­cia su­pera a la fic­ción: ma­tan a un pro­duc­tor de la se­rie Nar­cos

Bus­ca­ba un set de fil­ma­ción y apa­re­ció ba­lea­do den­tro de su au­to

La Nacion - - EL MUNDO - Luis Pa­blo Beau­re­gard

CIUDAD DE MÉ­XI­CO.– El pro­duc­tor Car­los Mu­ñoz Por­tal mu­rió mien­tras bus­ca­ba el mejor ros­tro de Mé­xi­co. De 37 años, fue ase­si­na­do el lunes pa­sa­do en un pa­ra­je ru­ral del Es­ta­do de Mé­xi­co, una vio­len­ta re­gión en el cen­tro del país, mien­tras bus­ca­ba lo­ca­cio­nes para el ro­da­je de la se­rie Nar­cos (pro­du­ci­da por Netflix), que en su cuar­ta tem­po­ra­da se en­fo­ca­rá en los car­te­les lo­ca­les.

Mu­ñoz era un ve­te­rano ci­neas­ta ex­per­to en ha­llar si­tios de fil­ma­ción para las gran­des pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas nor­te­ame­ri­ca­nas que tra­ba­jan en Mé­xi­co.

Los he­chos que lle­va­ron a la muerte de Mu­ñoz no son cla­ros. Un ami­go su­yo con­tó que el lunes se subió a su au­to y ma­ne­jó rum­bo al Es­ta­do de Mé­xi­co para sa­car al­gu­nas fo­tos para la pro­duc­ción. No se sa­be por qué, pe­ro su cuer­po fue ha­lla­do ho­ras des­pués den­tro del vehícu­lo con va­rios dis­pa­ros.

El au­to es­ta­ba en un ca­mino de tie­rra en la co­mu­ni­dad de San Bar­to­lo­mé Ac­to­pan, en el mu­ni­ci­pio de Te­mas­ca­la­pa. El si­tio es­tá en el nor­des­te del Es­ta­do de Mé­xi­co, muy cer­ca de la fron­te­ra con Hidalgo. El es­ta­do don­de ocu­rrió el epi­so­dio es el más po­bla­do del país y el que más ho­mi­ci­dios re­gis­tra. En ju­lio pa­sa­do, 182 ca­sos (una ta­sa de 12,2 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes).

Las au­to­ri­da­des tu­vie­ron pro­ble­mas para re­cons­truir el cri­men. “Da­do lo des­po­bla­do no te­ne­mos tes­ti­gos”, di­jo un vo­ce­ro de la fis­ca­lía del Es­ta­do de Mé­xi­co. El ami­go de Mu­ñoz, que pre­fie­re man­te­ner­se en el ano­ni­ma­to por res­pe­to a la fa­mi­lia, su­po­ne que la pre­sen­cia de un fo­rá­neo con una cá­ma­ra fue in­có­mo­da para los po­bla­do­res, ate­mo­ri­za­dos por la in­se­gu­ri­dad de la re­gión. “Qui­zá pen­sa­ron que es­ta­ba re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción y lo em­pe­za­ron a se­guir en un au­to”, di­ce. “El vehícu­lo de la víc­ti­ma que­dó in­crus­ta­do en un te­rreno con no­pa­les”, se­ña­ló la fuen­te, lo que ha­ce pen­sar a las au­to­ri­da­des que se dio una per­se­cu­ción.

“No sa­be­mos si es­ta­ba en Hidalgo y desde ahí lo si­guie­ron o si es­ta­ba en el Es­ta­do de Mé­xi­co e in­ten­tó huir ha­cia Hidalgo”, agre­gó el vo­ce­ro. Ca­rre­ra

Mu­ñoz, ori­gi­na­rio de Pue­bla, lle­va­ba más de una dé­ca­da tra­ba­jan­do en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Su pri­mer tra­ba­jo en bús­que­da de lo­ca­cio­nes fue en 2003, para Man on fi­re, la pe­lí­cu­la que el fa­lle­ci­do Tony Scott ro­dó en la ca­pi­tal me­xi­ca­na jun­to a Den­zel Was­hing­ton. Des­pués de eso lle­ga­ron mu­chos pro­yec­tos que fil­ma­ron en el país: Apo­caly­pto, de Mel Gib­son; No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes, de Eu­ge­nio Der­bez; Si­ca­rio, de De­nis Vi­lle­neu­ve; la cuar­ta par­te de Rá­pi­do y fu­rio­so y un par de epi­so­dios de la se­rie Mo­zart in the jun­gle, pro­ta­go­ni­za­da por Gael Gar­cía Ber­nal.

Mu­ñoz tam­bién tra­ba­jó en Spec­tre, la más re­cien­te en­tre­ga de Ja­mes Bond que empieza con una im­pre­sio­nan­te se­cuen­cia del día de los muer­tos en el Zó­ca­lo de la Ciudad de Mé­xi­co. Mu­ñoz com­par­tió en abril de 2015 una ima­gen de su equi­po fren­te a una de las enor­mes ca­tri­nas re­tra­ta­das por Sam Men­des. “Dream team”, pre­su­mió en­ton­ces el ci­neas­ta me­xi­cano.

Netflix emi­tió un bre­ve co­mu­ni­ca­do lue­go del ase­si­na­to: “Car­los Mu­ñoz Por­tal era un res­pe­ta­do ge­ren­te de lo­ca­cio­nes, y ofre­ce­mos nues­tras con­do­len­cias a sus fa­mi­lia­res. Los he­chos aún son des­co­no­ci­dos ya que las au­to­ri­da­des con­ti­núan in­ves­ti­gan­do lo su­ce­di­do”.

La com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na guar­da con mu­cho ce­lo la in­for­ma­ción so­bre el ro­da­je de la cuar­ta tem­po­ra­da de Nar­cos. La se­rie, que se en­fo­có en la historia de la co­caí­na, em­pe­zó con el re­tra­to del ca­po co­lom­biano Pa­blo Es­co­bar, para des­pués en­fo­car­se en el Car­tel de Ca­li. La pro­duc­ción re­tra­ta­rá pró­xi­ma­men­te al Car­tel de Juá­rez, una or­ga­ni­za­ción en­ca­be­za­da por Ama­do Ca­rri­llo, más co­no­ci­do como “El se­ñor de los cie­los”, que es pro­ta­go­ni­za­do en la fic­ción por el ac­tor me­xi­cano Jo­sé Ma­ría Yaz­pik.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria au­dio­vi­sual te­men que el cri­men de Mu­ñoz ahu­yen­te de Mé­xi­co a la pro­duc­ción de Netflix, fuen­te de em­pleos de cien­tos de per­so­nas. “Los nor­te­ame­ri­ca­nos can­ce­la ron por va­rios años mu­chos pro­yec­tos gran­des en Mé­xi­co por la vio­len­cia. Se los lle­va­ron a Aus­tra­lia, Co­lom­bia, Su­dá­fri­ca, Ca­na­dá y Cu­ba… No po­de­mos dar­nos el lu­jo de que mi­les de per­so­nas pier­dan su tra­ba­jo por seis meses”, di­jo una asis­ten­te de di­rec­ción, que pi­dió no ser ci­ta­da por su nom­bre.

La ma­yo­ría de los ge­ren­tes de lo­ca­ción tra­ba­jan como Mu­ñoz. Son free lan­ce ar­ma­dos úni­ca­men­te con una cá­ma­ra. Las pro­duc­to­ras, en es­te ca­so Re­drum, pa­ga­ba el suel­do y el al­qui­ler del au­to, y les da­ba viá­ti­cos para cu­brir los gas­tos. Los scouts son so­li­ta­rios ca­za­do­res de imá­ge­nes. Pe­ro los ami­gos de la víc­ti­ma só­lo pien­san una cosa: ¿có­mo se le ocu­rrió ha­ber ido solo, sin pro­tec­ción o al­gún ti­po de se­gu­ri­dad? © El País, SL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.