Mo­reno de­nun­ció que Co­rrea lo es­pía

Ha­lla­ron una cá­ma­ra ocul­ta en la ofi­ci­na pre­si­den­cial

La Nacion - - EL MUNDO -

QUI­TO.– En un nue­vo epi­so­dio que agra­vó el en­fren­ta­mien­to con su men­tor y aho­ra enemi­go po­lí­ti­co Ra­fael Co­rrea, el pre­si­den­te ecua­to­riano, Le­nín Mo­reno, acu­só al ex man­da­ta­rio de es­piar­lo a tra­vés de una cá­ma­ra ocul­ta que ha­bía si­do ins­ta­la­da de for­ma se­cre­ta en el des­pa­cho de go­bierno.

“El Ser­vi­cio de Pro­tec­ción Pre­si­den­cial de­tec­tó una cá­ma­ra ocul­ta en el des­pa­cho del pre­si­den­te. Se me in­for­ma que esta cá­ma­ra fue ins­ta­la­da por Co­rrea ha­ce sie­te u ocho años”, de­nun­ció an­te­ayer en un ac­to Mo­reno, en el po­der desde ha­ce ca­si cua­tro meses.

Mo­reno, que de­ta­lló que la cá­ma­ra fue ha­lla­da cuan­do “el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción Pre­si­den­cial se acer­có y sin­tió al­go ca­lien­te en la pa­red”, re­pro­chó a su pre­de­ce­sor –que go­ber­nó el país en­tre 2007 y 2017– de no in­for­mar­le de la exis­ten­cia de la cá­ma­ra ni de que “él la mo­ni­to­rea­ba desde su te­lé­fono ce­lu­lar”.

“Ayer [por el jue­ves pa­sa­do] es­ta­ba fun­cio­nan­do y no sa­be­mos cuán­tas ve­ces es­tu­vo fun­cio­nan­do. Es­toy ex­tre­ma­da­men­te mo­les­to y voy a ini­ciar in­me­dia­ta­men­te una in­ves­ti­ga­ción bas­tan­te fuer­te ace­rca del asun­to”, se­ña­ló Mo­reno, vi­si­ble­men­te cris­pa­do.

Sin re­fe­rir­se ex­plí­ci­ta­men­te a Co­rrea, Mo­reno es­cri­bió en un men­sa­je pos­te­rior en Twitter: “FISGÓN: afi­cio­na­do a hus­mear la vi­da de los de­más”.

Desde que asu­mió la pre­si­den­cia, el pa­sa­do 24 de ma­yo, Mo­reno, que fue un es­tre­cho alia­do y vi­ce­pre­si­den­te de Co­rrea (20072013), man­tie­ne una ácida dispu­ta con el ex pre­si­den­te. Desde Bru­se­las –don­de vi­ve con su fa­mi­lia–, el ex pre­si­den­te se con­vir­tió en su prin­ci­pal opo­si­tor, con fre­cuen­tes crí­ti­cas al es­ti­lo con­ci­lia­dor de Mo­reno y a va­rias de sus me­di­das.

Res­pues­ta

El ex man­da­ta­rio, siem­pre muy ac­ti­vo en las re­des so­cia­les, reac­cio­nó con vehe­men­cia a la de­nun­cia de Mo­reno. “¡Cá­ma­ra ocul­ta ma­ne­ja­da desde mi ce­lu­lar! Si el pre­si­den­te Mo­reno prue­ba aque­llo, que me man­den a la cár­cel. Si no, que re­nun­cie a la pre­si­den­cia, ni si­quie­ra por ma­lo, sino por ri­dícu­lo. ¡Qué ver­güen­za!”, es­cri­bió en Twitter.

La con­fron­ta­ción en­tre Mo­reno y Co­rrea em­pe­zó por di­fe­ren­cias de en­fo­ques po­lí­ti­cos y se pro­fun­di­zó cuan­do Mo­reno re­ve­ló que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en que ha­bía en­con­tra­do el país es crí­ti­ca, cuan­do Co­rrea, un ex­per­to economista, ha­bía afir­ma­do que tras una dé­ca­da en el po­der en­tre­ga­ba “la me­sa ser­vi­da” al nue­vo go­bierno.

En reali­dad, Mo­reno nun­ca fue el fa­vo­ri­to de Co­rrea, pe­ro todas las en­cues­tas preelec­to­ra­les in­di­ca­ban que te­nía mejor ima­gen que el vi­ce­pre­si­den­te Jorge Glas, que ya ejer­cía ese car­go du­ran­te el go­bierno an­te­rior.

Glas es in­te­rro­ga­do por la jus­ti­cia desde el año pa­sa­do como sos­pe­cho­so del de­li­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta en con­tra­tos ad­ju­di­ca­dos a la em­pre­sa Ode­brecht, de los cua­les pre­sun­ta­men­te se ha­bría be­ne­fi­cia­do.

Por es­tas acu­sa­cio­nes, a co­mien­zos de agos­to el pre­si­den­te ex­clu­yó a Glas de todas las fun­cio­nes de go­bierno. Só­lo re­tie­ne el car­go de for­ma no­mi­nal, pe­ro sin nin­gu­na ta­rea es­pe­cí­fi­ca.

La Cons­ti­tu­ción de Ecua­dor de­ter­mi­na que el vi­ce­pre­si­den­te tie­ne que cum­plir las fun­cio­nes que le asig­ne el je­fe de Es­ta­do. No obs­tan­te, el man­da­ta­rio no pue­de des­ti­tuir al vi­ce­pre­si­den­te, por­que es un car­go de elec­ción po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.