Opo­ner­se por­que sí

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

Has­ta 1982 fui sub­di­rec­tor de un ins­ti­tu­to pri­va­do ca­tó­li­co. Ade­más de otras orien­ta­cio­nes, te­nía las de téc­ni­co en in­for­má­ti­ca y en elec­tró­ni­ca. Por ges­tión del re­gen­te, se fir­mó un con­ve­nio con un ins­ti­tu­to ofi­cial, úni­co en esa épo­ca, que apli­ca­ba en el sex­to año pa­san­tías en im­por­tan­tes em­pre­sas re­la­cio­na­das con esos es­tu­dios, que be­ca­ban a los alum­nos. Con­cu­rrían du­ran­te el día, en un horario de­ter­mi­na­do, y en horario ves­per­tino asis­tían al ins­ti­tu­to para las ma­te­rias teó­ri­cas. Los alum­nos ro­ta­ban por todas las sec­cio­nes de ca­da em­pre­sa, don­de un em­plea­do su­per­vi­sa­ba los tra­ba­jos asig­na­dos y la ca­pa­ci­dad de ca­da alumno, eva­luán­do­los y ele­van­do un in­for­me. A su vez, un pro­fe­sor del ins­ti­tu­to con­cu­rría pe­rió­di­ca­men­te para eva­luar si los tra­ba­jos asig­na­dos a los alum­nos se co­rres­pon­dían con el plan de es­tu­dios. Para co­no­ci­mien­to de quie­nes co­me­ten el de­li­to de la to­ma de los co­le­gios y de los pa­dres que los apo­yan, quie­ro de­cir­les que mu­chos de esos ado­les­cen­tes al fi­na­li­zar sus es­tu­dios que­da­ron tra­ba­jan­do en las em­pre­sas don­de rea­li­za­ron las pa­san­tías.

Que no se apli­que en­ton­ces la ex­pre­sión “no sé de qué se tra­ta, pe­ro me opon­go”. Fran­cis­co S. Me­na­fra fran­cis­co­me­na­fra@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.