Edu­ca­ción para la mi­li­tan­cia

Ins­ti­ga­dos por gre­mia­lis­tas que abo­rre­cen el sec­tor pri­va­do e im­pul­sa­dos por pa­dres que no mi­den el da­ño, mu­chos jó­ve­nes se ha­cen eco de una fal­sa lucha

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

Quie­nes for­mu­lan crí­ti­cas al sis­te­ma de pa­san­tías ex­hi­ben una vi­sión cons­pi­ra­ti­va del mun­do y, en par­ti­cu­lar, de las em­pre­sas en la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta Es la­men­ta­ble es­cu­char a jó­ve­nes, que duer­men en las au­las y deam­bu­lan por los pa­tios, re­pe­tir dis­cur­sos hue­cos, aje­nos a la reali­dad con­tem­po­rá­nea

Desde es­tas co­lum­nas he­mos se­ña­la­do que es inad­mi­si­ble la to­ma de co­le­gios se­cun­da­rios por­te­ños como for­ma de pro­tes­ta por la nue­va re­for­ma edu­ca­ti­va que lle­va ade­lan­te el go­bierno por­te­ño en la es­cue­la me­dia.

El año pró­xi­mo se cum­pli­rán 100 años de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, que, en­tre otras cosas, es­ta­ble­ció el co­go­bierno de es­tu­dian­tes, gra­dua­dos y do­cen­tes, pe­ro ese me­ca­nis­mo no in­clu­yó el ni­vel se­cun­da­rio, don­de exis­ten diá­lo­go y con­sul­ta, pe­ro no se re­co­no­ce le­gi­ti­ma­ción a los es­tu­dian­tes para in­ter­ve­nir en las de­ci­sio­nes re­la­ti­vas a sus pla­nes de es­tu­dio. Es ló­gi­co, por cuan­to ca­re­cen aún de for­ma­ción aca­dé­mi­ca y de ex­pe­rien­cia de vi­da para pon­de­rar las im­pli­can­cias de aqué­llos en el lar­go pla­zo. Por esa ra­zón cur­san el se­cun­da­rio.

La re­for­ma pro­pues­ta pre­vé dos años de ci­clo bá­si­co, dos años de ci­clo orien­ta­do y un quin­to año “in­te­gra­dor y for­ma­ti­vo más allá de la es­cue­la”. Es­ta­ble­ce un puen­te en­tre el úl­ti­mo año de es­co­la­ri­dad y el mun­do real del tra­ba­jo, para fa­ci­li­tar la in­ser­ción pos­te­rior de los gra­dua­dos. Pe­ro desde los gre­mios, y con el apo­yo de al­gu­nos pa­dres de alum­nos, se re­cha­za la idea con el ar­gu­men­to de que las com­pa­ñías pre­ten­den in­cor­po­rar “mano de obra” fle­xi­ble y ba­ra­ta. Ca­li­fi­can la re­for­ma de “neo­li­be­ral” y al “ser­vi­cio de las em­pre­sas”.

Sin em­bar­go, el sis­te­ma de pa­san­tías o de prác­ti­cas pro­fe­sio­na­li­zan­tes ya ri­ge en el país, con­for­me un de­cre­to fir­ma­do por Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, como op­ción vo­lun­ta­ria para los alum­nos que cur­sen los úl­ti­mos dos años del ni­vel se­cun­da­rio y deseen ac­ce­der al ré­gi­men general de pa­san­tías. Es­te es­que­ma tam­bién se apli­ca en va­rias pro­vin­cias, es­cue­las téc­ni­cas y co­le­gios pri­va­dos, ade­más de mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos.

Quie­nes for­mu­lan esas crí­ti­cas ex­hi­ben una vi­sión cons­pi­ra­ti­va del mun­do y, en par­ti­cu­lar, de las em­pre­sas en la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta. Es po­si­ble que los chi­cos que han to­ma­do las es­cue­las, in­clu­yen­do los pres­ti­gio­sos Co­le­gio Na­cio­nal de Bue­nos Ai­res y Es­cue­la Su­pe­rior de Co­mer­cio Car­los Pe­lle­gri­ni, am­bos de­pen­dien­tes de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, pien­sen que el fu­tu­ro se cons­tru­ye lu­chan­do por la li­be­ra­ción y que el bie­nes­tar co­lec­ti­vo exi­ge eli­mi­nar la plus­va­lía y la ex­plo­ta­ción. Tal vez sue­ñen, como en el Ma­yo fran­cés de 1968, que la re­vo­lu­ción trae­rá el hom­bre nue­vo, au­tén­ti­co y so­li­da­rio. Y, so­bre todo, no alie­na­do por la di­vi­sión del tra­ba­jo en­tre em­pre­sas que seg­men­tan, en su pro­ve­cho, el es­pí­ri­tu hu­mano.

La vi­sión cons­pi­ra­ti­va que atri­bu­ye los pro­ble­mas ar­gen­ti­nos a la per­ver­si­dad aje­na, com­pues­ta por quie­nes desean apo­de­rar­se de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, de nues­tras tie­rras, de nues­tros es­pe­jos de agua, de nues­tro tra­ba­jo a tra­vés de su pre­ca­ri­za­ción y de nues­tros pro­duc­tos me­dian­te tér­mi­nos de in­ter­cam­bio in­jus­tos, ha pe­ne­tra­do pro­fun­da­men­te en la cultura lo­cal. Y con­ju­ga­do con in­gre­dien­tes de raíz mar­xis­ta, ha da­do lu­gar al lla­ma­do “so­cia­lis­mo na­cio­nal”, cu­yos lu­ga­res co­mu­nes to­da­vía re­pi­que­tean en el glo­sa­rio po­pu­lar.

No es de ex­tra­ñar en­ton­ces que, ins­ti­ga­dos por gre­mia­lis­tas que abo­rre­cen las exi­gen­cias del sec­tor pri­va­do y fo­men­ta­dos por pa­dres que no ad­vier­ten el da­ño que pro­vo­ca­rán a sus hi­jos, se ha­ya vi­ra­li­za­do esta opo­si­ción a la re­for­ma como una “lucha” más de los es­tu­dian­tes den­tro de una agen­da po­lí­ti­ca be­li­ge­ran­te, aje­na a los de­sa­fíos que en­fren­ta­rán cuan­do ob­ten­gan sus tí­tu­los.

El com­pro­mi­so po­lí­ti­co de los es­tu­dian­tes de­be re­fle­jar­se en los de­ba­tes de ideas, con aper­tu­ra de mentes y dis­po­si­ción a es­cu­char sin pre­con­cep­tos. Las cos­mo­vi­sio­nes son va­ria­das y con­tra­pues­tas; las ideo­lo­gías, tam­bién. Tan com­ple­jas que hoy Chi­na y Viet­nam son ca­pi­ta­lis­tas, Es­ta­dos Uni­dos es po­pu­lis­ta y Amé­ri­ca la­ti­na ha os­ci­la­do del so­cia­lis­mo del si­glo XXI a fór­mu­las tra­di­cio­na­les de de­mo­cra­cias li­be­ra­les en ca­si to­da la re­gión.

El mun­do cam­bia a ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. Hay en­sa­yos se­rios que pro­nos­ti­can el fin del ca­pi­ta­lis­mo no como re­sul­ta­do de una re­vo­lu­ción mar­xis­ta, sino por im­pac­to de In­ter­net. Se pre­vé una dra­má­ti­ca re­duc­ción de los cos­tos de pro­duc­ción por las apli­ca­cio­nes de la fí­si­ca cuán­ti­ca. Y, así, la con­ver­gen­cia de In­ter­net en las co­mu­ni­ca­cio­nes, la ener­gía y la lo­gís­ti­ca da­ría lu­gar a “In­ter­net de las Cosas”, don­de la pro­duc­ti­vi­dad crez­ca tan­to que mu­chos bie­nes y ser­vi­cios es­ta­rán dis­po­ni­bles en for­ma ca­si gra­tui­ta y con sis­te­mas com­par­ti­dos, como las bi­ci­cle­tas pú­bli­cas de la ciudad.

Es­tos fe­nó­me­nos pue­den de­jar afue­ra a paí­ses com­ple­tos don­de la edu­ca­ción se li­mi­te a trans­mi­tir in­for­ma­ción, sin pau­tas de com­por­ta­mien­to (va­lo­res) ni he­rra­mien­tas para uti­li­zar, en for­ma prác­ti­ca, la in­for­ma­ción re­ci­bi­da. La Chi­na co­mu­nis­ta es­ta­ble­ce una rí­gi­da me­ri­to­cra­cia me­dian­te exá­me­nes de in­gre­so universitario (guan­xi), don­de no ri­gen las in­fluen­cias ni el po­der fa­mi­liar. Esos gra­dua­dos de ex­ce­len­cia in­te­gran los cua­dros de las com­pa­ñías chi­nas des­ple­ga­das por el mun­do. Lo mis­mo ocu­rre en Co­rea del Sur, con el exa­men Su­neung, para ac­ce­der a las tres me­jo­res uni­ver­si­da­des, sin lo cual es im­po­si­ble lue­go en­con­trar tra­ba­jo en sus mul­ti­na­cio­na­les.

No tie­ne sen­ti­do ad­he­rir a cie­gas a ideo­lo­gías ex­pe­ri­men­ta­das desde 1848 que se de­rrum­ba­ron en 1989. Todas las for­mas mo­der­nas de or­ga­ni­za­ción son se­me­jan­tes se­gún pa­rá­me­tros desa­rro­lla­dos en em­pre­sas pri­va­das, ya fue­re con fi­nes de lu­cro o para in­ves­ti­ga­ción, do­cen­cia o ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios. Ne­gar­se a la ex­pe­rien­cia de las pa­san­tías im­pli­ca sa­lir del mun­do mo­derno y re­traer­se a una ca­ver­na. De­ci­sión vá­li­da para ge­ron­tes, no para jó­ve­nes es­tu­dian­tes. Los paí­ses avan­za­dos re­co­no­cen que la ma­yor ri­que­za son las ca­pa­ci­da­des de su po­bla­ción y no sus re­cur­sos na­tu­ra­les. Se re­quie­re edu­ca­ción de ca­li­dad para in­ser­tar­se en las múl­ti­ples ra­mas de in­ge­nie­ría, bio­tec­no­lo­gía, geo­fí­si­ca, am­bien­te, medicina, quí­mi­ca, ade­más de todas las pro­fe­sio­nes de ba­se hu­ma­nis­ta. Es in­dis­pen­sa­ble com­ple­tar esa edu­ca­ción con una ex­pe­rien­cia en or­ga­ni­za­cio­nes don­de esas dis­ci­pli­nas se con­vier­tan en ac­ti­vi­da­des prác­ti­cas, con tra­ba­jo en equi­po, pre­su­pues­tos, in­ver­sio­nes de ca­pi­tal, áreas pro­duc­ti­vas, con­tro­les de ca­li­dad, so­por­te in­for­má­ti­co, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, ca­de­nas de va­lor e in­ter­ac­ción con el sec­tor pú­bli­co.

Es la­men­ta­ble es­cu­char a esos jó­ve­nes, que duer­men en las au­las y deam­bu­lan por los pa­tios, re­pe­tir dis­cur­sos hue­cos, aje­nos a la reali­dad con­tem­po­rá­nea, sin ad­ver­tir que se les es­cu­rre el tiem­po en­ce­rra­dos en su ma­de­ja de gra­fi­tis, tex­tos críp­ti­cos de Mao, fra­ses in­ge­nio­sas de Jau­ret­che y fo­tos vin­ta­ge de Al­ber­to Kor­da. Las re­co­no­ci­das ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na se me­re­cen al­go más. Y el fu­tu­ro ar­gen­tino, al­go mejor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.