La­bor le­gí­ti­ma

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

Es la­men­ta­ble la des­apa­ri­ción de cual­quier per­so­na y es de­ber in­de­le­ga­ble del Es­ta­do rea­li­zar todos los es­fuer­zos a su al­can­ce para en­con­trar­la. Aho­ra bien, más allá del de­re­cho a ma­ni­fes­tar­se de los ma­pu­ches o de quien quie­ra ha­cer­lo, cuan­do al ejer­cer ese de­re­cho se in­frin­ge la ley (el cor­te de una ru­ta na­cio­nal es un de­li­to) y se arro­jan pro­yec­ti­les y se hie­re gra­ve­men­te a los agen­tes del or­den, es tam­bién de­ber in­de­le­ga­ble de la au­to­ri­dad ha­cer cum­plir la ley y uti­li­zar la fuer­za si es ne­ce­sa­rio. Si no se hi­cie­ra res­pe­tar lo es­ta­ble­ci­do por la Cons­ti­tu­ción, es­ta­rían in­cum­plien­do sus obli­ga­cio­nes como fun­cio­na­rios del Es­ta­do. La re­pre­sión a quie­nes sub­vier­ten el or­den y vio­lan la ley es lo que ha­ce cual­quier fuer­za de se­gu­ri­dad en un país ju­rí­di­ca­men­te or­ga­ni­za­do. Resulta ab­sur­do que po­lí­ti­cos, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y bue­na par­te del pe­rio­dis­mo con­de­nen a quie­nes en su le­gí­ti­ma la­bor de res­ta­ble­cer el or­den son agre­di­dos y he­ri­dos de gra­ve­dad. Ro­ber­to Arós­te­gui DNI 4.753.044

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.