Es­te año es ré­cord la aten­ción en ca­tás­tro­fes; aler­ta por las llu­vias

En lo que va del año, la or­ga­ni­za­ción ya du­pli­có sus in­ter­ven­cio­nes res­pec­to de 2016; el da­to preo­cu­pa por­que aún no em­pe­zó la tem­po­ra­da al­ta de llu­vias

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - So­le­dad Va­lle­jos LA NACION

El año em­pe­zó con agi­ta­ción. Pri­me­ro ocu­rrió el tem­po­ral que de­jó ba­jo el agua a Pergamino, en la pro­vin­cia, y que obli­gó a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les a de­cla­rar la aler­ta sa­ni­ta­ria. Con ape­nas días de di­fe­ren­cia, otro fe­nó­meno se su­per­pu­so y la Cruz Ro­ja Ar­gen­ti­na mo­vi­li­zó nue­va­men­te a sus vo­lun­ta­rios a otra zo­na de desas­tre. Va­rios equi­pos de es­te mo­vi­mien­to hu­ma­ni­ta­rio, que en nues­tro país tie­ne 65 fi­lia­les, de­bie­ron asis­tir a los eva­cua­dos por un alud de ba­rro en las lo­ca­li­da­des ju­je­ñas de Vol­cán, Bár­ce­na y Tum­ba­ya, que de­jó el sis­te­ma de cloa­cas y abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble co­lap­sa­do, los ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes in­te­rrum­pi­dos y cien­tos de eva­cua­dos.

La alar­ma si­guió so­nan­do du­ran­te lo que va del año en 24 opor­tu­ni­da­des. Así, se­gún la or­ga­ni­za­ción, du­pli­có los re­gis­tros del año pa­sa­do, cuan­do se aten­dió un to­tal de 11 even­tos ad­ver­sos.

Hoy es el Día In­ter­na­cio­nal pa­ra la Re­so­lu­ción de De­sas­tres, de­cla­ra­do por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) ha­ce sie­te años con el ob­je­ti­vo de con­cien­ti­zar a los go­bier­nos y los ciu­da­da­nos de que to­men me­di­das que mi­ni­mi­cen los ries­gos an­te cual­quier emer­gen­cia o desas­tre. Y a con­tra­mano de las me­tas por al­can­zar, es­te año re­sul­tó ser el más com­ple­jo de las úl­ti­mas seis dé­ca­das pa­ra la Cruz Ro­ja Ar­gen­ti­na.

“La si­tua­ción es preo­cu­pan­te por­que to­da­vía no trans­cu­rrió la tem­po­ra­da al­ta de llu­vias en el país y ya es­ta­mos muy por en­ci­ma de la me­dia anual de emer­gen­cias que aten­de­mos usual­men­te”, ex­pli­ca a

Cristian Bo­la­do, di­rec­tor de la nacion Res­pues­ta a Emer­gen­cias y De­sas­tres de la Cruz Ro­ja Ar­gen­ti­na.

Se­gún los ex­per­tos de la or­ga­ni­za­ción, al­gu­nas de las ra­zo­nes en las que se sos­tie­ne es­te ré­cord de par­ti­ci­pa­ción son dos. “Por un la­do, hu­bo una ma­yor re­cu­rren­cia de even­tos lo­ca­les, so­bre to­do a raíz de fuer­tes tor­men­tas que se su­per­po­nen en pe­río­dos más cor­tos de tiem­po. La afec­ta­ción te­rri­to­rial tam­bién fue ma­yor que otros años, y las con­se­cuen­cias en las co­mu­ni­da­des que es­tán en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad se pro­fun­di­zan”, se­ña­la Bo­la­do.

Pa­ra que al­gu­na de las fi­lia­les de la Cruz Ro­ja Ar­gen­ti­na pon­ga a sus equi­pos en ac­ción, es ne­ce­sa­rio que ha­ya un “va­cío hu­ma­ni­ta­rio” que otros ac­to­res –a ni­vel mu­ni­ci­pal, pro­vin­cial o na­cio­nal– no pue­dan cu­brir. “Es­tos va­cíos hu­ma­ni­ta­rios de­pen­den de la zo­na, del ti­po de fe­nó­meno y de los ni­ve­les de vul­ne­ra­bi­li­dad pre­exis­ten­tes de las co­mu­ni­da­des –de­ta­lla Bo­la­do–. Pe­ro, ge­ne­ral­men­te, tie­nen que ver con cues­tio­nes de agua y sa­nea­mien­to, pre­ven­ción de en­fer­me­da­des y la re­cu­pe­ra­ción tem­pra­na de vi­vien­da y me­dios de sub­sis­ten­cia que per­mi­ten el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de esa co­mu­ni­dad. Otra cues­tión im­por­tan­te, que se vio mu­cho es­te año, fue la ne­ce­si­dad de res­ta­ble­cer el víncu­lo en­tre las per­so­nas. Es de­cir que las fa­mi­lias pue­dan es­tar co­mu­ni­ca­das, co­mo su­ce­dió en Ju­juy con el alud. En esa oca­sión, al cuar­to día lle­gó el Ejér­ci­to con su sis­te­ma de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que es muy su­pe­rior al de la Cruz Ro­ja”.

Pa­ra un desas­tre de la mag­ni­tud de las inun­da­cio­nes en Co­mo­do­ro Rivadavia, en mar­zo pa­sa­do, se abrie­ron va­rias lí­neas de tra­ba­jo. “Des­de la mu­ni­ci­pa­li­dad nos hi­cie­ron el pe­di­do for­mal pa­ra tra­ba­jar en la te­má­ti­ca de hi­gie­ne de ma­nos y la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des pro­duc­tos del con­su­mo de agua no ap­ta. Tam­bién ac­ti­va­mos la lí­nea que lla­ma­mos shel­ter, que in­vo­lu­cra asis­ten­cia en los cen­tros de eva­cua­dos, alo­ja­mien­to tem­po­ra­rio y la eva­lua­ción de da­ños en las vi­vien­das”, agre­ga Bo­la­do.

¿Hu­bo más tem­po­ra­les, alu­des, caí­da de gra­ni­zo, cre­ci­das y des­bor­des de ríos y arro­yos que otros años? Pa­ra Mau­ri­cio Sal­dí­var, me­teo­ró­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en ges­tión del ries­go en de­sas­tres, lo que ha va­ria­do no es

la in­ten­si­dad de los even­tos cli­má­ti­cos, sino que se pro­fun­di­za­ron las con­se­cuen­cias. “Hay que te­ner pre­sen­te que es­ta­mos en uno de los ci­clos hú­me­dos que afec­tan al país ca­da 50 años, en pro­me­dio, y la olea­da de even­tos ex­tre­mos que se su­ce­die­ron es­te año no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá vin­cu­la­da al cam­bio cli­má­ti­co. La ma­yo­ría ha res­pon­di­do a la natural va­ria­bi­li­dad del cli­ma –se­ña­la Sal­dí­var–. Los de­sas­tres son una cons­truc­ción so­cial. He­mos mo­di­fi­ca­do el uso del suelo, nos fui­mos a vi­vir cer­ca de las cos­tas de ríos y ma­res y en­tu­ba­mos arro­yos. Ade­más, es­tá com­pro­ba­do que en es­tos úl­ti­mos años las na­pas han subido, y por eso el suelo tie­ne me­nor ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción”.

Emi­lio Ren­da es el se­cre­ta­rio de Pro­tec­ción Ci­vil, or­ga­nis­mo que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, y a tra­vés de la nue­va ley del Sis­te­ma Na­cio­nal pa­ra la Ges­tión In­te­gral del Ries­go ar­ti­cu­la el tra­ba­jo con to­das las pro­vin­cias an­te cual­quier emer­gen­cia o ca­tás­tro­fe. “Des­pués de las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por el fe­nó­meno de El Ni­ño, es­te año es­pe­rá­ba­mos La Ni­ña, pe­ro se dio una fa­se neu­tra que ge­ne­ró in­ten­sas llu­vias fo­ca­li­za­das. Tu­vi­mos 13 pro­vin­cias en emer­gen­cia si­mul­tá­nea, y a los even­tos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos se su­ma­ron in­cen­dios, alu­des y hu­bo tres vol­ca­nes en aler­ta ama­ri­lla”.

Ca­pa­ci­dad de res­pues­ta

Tan­to pa­ra la Cruz Ro­ja co­mo pa­ra la Se­cre­ta­ría de Pro­tec­ción Ci­vil, tres de los de­sas­tres con peo­res con­se­cuen­cias fue­ron los de Ju­juy y Co­mo­do­ro Rivadavia y las inun­da­cio­nes en La­ma­drid, Tu­cu­mán, don­de se de­bió eva­cuar al pue­blo com­ple­to, con más de 5000 per­so­nas. Hoy, en Ju­juy aún que­dan vi­vien­das afec­ta­das y hay fa­mi­lias que con­ti­núan en mó­du­los ha­bi­ta­cio­na­les de ca­rác­ter pro­vi­so­rio. En Co­mo­do­ro Rivadavia, el im­pac­to psi­co­so­cial si­gue la­ten­te, y ca­da vez que llue­ve el te­mor vuel­ve a ins­ta­lar­se. “Se es­tá tra­ba­jan­do en es­tu­dios pa­ra iden­ti­fi­car las dis­tin­tas vul­ne­ra­bi­li­da­des”, aco­ta Ren­da. Y en La­ma­drid, la re­cons­truc­ción de los ho­ga­res si­gue a pa­so len­to.

La ac­ción de los go­bier­nos es de­ter­mi­nan­te, pe­ro des­de la Cruz Ro­ja no tie­nen du­das de que, de aquí en ade­lan­te, el tra­ba­jo que se pue­da ha­cer des­de las co­mu­ni­da­des es cla­ve. “Es­tá com­pro­ba­do que las co­mu­ni­da­des más se­gu­ras son las que co­no­cen y com­pren­den sus ries­gos, se com­pro­me­ten con la pre­ven­ción y se pre­pa­ran pa­ra po­der afron­tar si­tua­cio­nes ad­ver­sas”, afir­ma Pa­blo Bruno, di­rec­tor de Ges­tión del Ries­go de Emer­gen­cias y De­sas­tres. Por eso, la ce­le­bra­ción de es­ta fe­cha apa­re­ce en un con­tex­to par­ti­cu­lar, ya que los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de es­te se­gun­do se­mes­tre. Una su­ce­sión de hu­ra­ca­nes azo­tó el Ca­ri­be y ciu­da­des cos­te­ras de los Es­ta­dos Uni­dos. En pa­ra­le­lo, dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de nues­tro país su­frie­ron gra­ves inun­da­cio­nes. “Hay ame­na­zas na­tu­ra­les que no pue­den evi­tar­se, pe­ro fac­to­res co­mo la vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, eco­nó­mi­ca y am­bien­tal pue­den exa­cer­bar­las –di­ce Bruno–. La re­duc­ción del ries­go es al­go que nos com­pe­te a to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.