Ma­du­ro ad­vier­te que los co­mi­cios le­gi­ti­ma­rán la Cons­ti­tu­yen­te

Di­jo que quie­nes va­yan a vo­tar re­co­no­ce­rán la Asam­blea y que quie­nes re­sul­ten elec­tos se su­bor­di­na­rán a ella

La Nacion - - EL MUNDO - Da­niel Lo­zano

Un boo­me­rang po­lí­ti­co so­bre­vue­la Ve­ne­zue­la cuan­do só­lo fal­tan dos días pa­ra que se abran las ur­nas re­gio­na­les. Las nue­vas tram­pas elec­to­ra­les pro­mo­vi­das por el ofi­cia­lis­mo y cier­ta mar­cha atrás del fren­te ra­di­cal opo­si­tor, que du­ran­te se­ma­nas pro­mo­vió la abs­ten­ción con el mis­mo én­fa­sis que el cha­vis­mo, han im­pac­ta­do so­bre los vo­tan­tes, co­mo de­mues­tran los son­deos de los úl­ti­mos días.

“To­do el que sal­ga a vo­tar es­te do­min­go re­co­no­ce­rá a la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC)”, cla­mó el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, con el ob­je­ti­vo de des­alen­tar a los vo­tan­tes opo­si­to­res. In­clu­so anun­ció que los nue­vos go­ber­na­do­res de­ben su­bor­di­nar­se y ren­dir plei­te­sía al ór­gano re­vo­lu­cio­na­rio de cor­te cu­bano.

“Ninguno de nues­tros go­ber­na­do­res va a ir a ju­rar an­te ese frau­de”, res­pon­dió ip­so fac­to Gerardo Bly­de, coordinador de la cam­pa­ña opo­si­to­ra. El pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, in­ter­vino en la po­lé­mi­ca y acu­só a Ma­du­ro de no “ju­gar lim­pio” e in­vi­tó a los ve­ne­zo­la­nos a “vo­tar de­mo­crá­ti­ca­men­te pa­ra re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia”. En­tre me­dio mi­llón y un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos vi­ven ac­tual­men­te en Co­lom­bia, tras ha­ber hui­do de la de­ba­cle so­cial y eco­nó­mi­ca que su­fre Ve­ne­zue­la.

Las pre­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les van más allá. El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE), uno de los bra­zos más po­de­ro­sos de la re­vo­lu­ción, ha or­de­na­do el cie­rre de más de 200 cen­tros de vo­ta­ción en zo­nas opo­si­to­ras, tras­la­dán­do­los a otras apo­ya­do en la os­cu­ri­dad in­for­ma­ti­va. La me­di­da, de­ci­di­da a úl­ti­ma ho­ra con la ex­cu­sa de que en esos cen­tros hu­bo vio­len­cia du­ran­te los co­mi­cios pa­ra la Cons­ti­tu­yen­te, afec­ta a 400.000 vo­tan­tes, so­bre to­do en los es­ta­dos de Mi­ran­da, La­ra y Ara­gua. En es­tas re­gio­nes los can­di­da­tos re­vo­lu­cio­na­rios son tres alia­dos muy cer­ca­nos a Ma­du­ro: Héc­tor Ro­drí­guez, su del­fín; la al­mi­ran­te Car­men Me­lén­dez, mano de­re­cha pre­si­den­cial en el ga­bi­ne­te, y el ge­ne­ral Ro­dol­fo Mar­co Torres, to­do­po­de­ro­so mi­nis­tro de Ali­men­ta­ción.

La Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) tam­bién ha reac­cio­na­do de in­me­dia­to ex­tre­man­do su cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción en un país que vi­ve en las ti­nie­blas in­for­ma­ti­vas y mo­vi­li­zan­do a sus di­ri­gen­tes pa­ra que pon­gan en mar­cha una red de trans­por­te has­ta los nue­vos cen­tros elec­to­ra­les, al­gu­nos de ellos si­tua­dos en zo­nas cha­vis­tas. Luis Emi­lio Ron­dón, úni­co rec­tor del CNE que no mi­li­ta en el cha­vis­mo, de­nun­ció ayer que los elec­to­res no sa­ben a qué lu­gar tie­nen que acu­dir pa­ra vo­tar, ya que el CNE di­fi­cul­ta el ac­ce­so a esa in­for­ma­ción.

“Las ac­cio­nes del go­bierno de­mues­tran dos co­sas: pa­ra ga­nar de­ben des­ac­ti­var el vo­to opo­si­tor y per­der go­ber­na­cio­nes los afec­ta. Lo úni­co que pue­de dar­les la vic­to­ria es la abs­ten­ción opo­si­to­ra”, sin­te­ti­zó el po­li­tó­lo­go Fé­lix Sei­jas, di­rec­tor de la en­cues­ta­do­ra Delp­hos. Ac­tual­men­te, el cha­vis­mo cuen­ta con 20 de las 23 go­ber­na­cio­nes, pe­ro los son­deos va­ti­ci­nan que la MUD le pue­de arre­ba­tar de 13 a 20 es­ta­dos si se al­can­za en­tre el 65% y el 70% de vo­to na­cio­nal. To­do de­pen­de­rá del ni­vel de abs­ten­ción en un país del que, se­gún Ve­ne­ba­ró­me­tro, el 70,6% de la gen­te con­si­de­ra que se ha trans­for­ma­do en una dic­ta­du­ra.

Las ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les se pro­du­cen ho­ras des­pués de que la Igle­sia ca­tó­li­ca, pre­sos po­lí­ti­cos y per­so­na­jes po­pu­la­res apos­ta­ron pú­bli­ca­men­te por vo­tar el do­min­go pa­ra cas­ti­gar a Ma­du­ro. El co­mu­ni­ca­do de los prisioneros del He­li­coi­de, la te­ne­bro­sa se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Se­bin), ha pro­vo­ca­do el enojo ofi­cia­lis­ta, que los cas­ti­gó re­ti­rán­do­les las vi­si­tas fa­mi­lia­res.

El des­la­ve de va­rios co­no­ci­dos abs­ten­cio­nis­tas no ha cam­bia­do, sin em­bar­go, la apues­ta po­lí­ti­ca de la ex dipu­tada Ma­ría Corina Ma­cha­do. “A Car­los Oca­riz [can­di­da­to opo­si­tor en el tras­cen­den­tal es­ta­do de Mi­ran­da] lo res­pe­to, lo es­ti­mo, pe­ro lo pri­me­ro es lo pri­me­ro, te­ne­mos que li­brar­nos de es­te ré­gi­men”, pun­tua­li­zó la lí­der de Ven­te Ve­ne­zue­la, an­tes de con­fir­mar que no acu­di­rá a las ur­nas.

Dpa

Ma­du­ro ce­le­bró ayer el “Día de la re­sis­ten­cia in­dí­ge­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.