Des­pués de 14 años, el ros­tro icó­ni­co de la cruen­ta gue­rra ci­vil de Li­be­ria apues­ta por una ca­rre­ra po­lí­ti­ca

Jo­seph Duo, pro­ta­go­nis­ta en 2003 de una ima­gen em­ble­má­ti­ca del con­flic­to, se postuló co­mo can­di­da­to a le­gis­la­dor

La Nacion - - EL MUNDO - Clair Ma­cDou­gall Tra­duc­ción de Jaime Arram­bi­de

ZANGAR, Li­be­ria.– Jo­seph Duo es­ta­cio­nó su ta­xi ama­ri­llo jun­to al río y se subió a una ca­noa con fa­jos de bi­lle­tes gas­ta­dos de dó­la­res li­be­ria­nos y una mo­chi­la lle­na de vo­lan­tes en los que pro­me­tía más co­mi­da, edu­ca­ción gra­tui­ta y me­jo­res hos­pi­ta­les. Más tar­de des­em­bar­có y avan­zó por un ca­mino pan­ta­no­so has­ta lle­gar a Zangar, un ca­se­río muy po­bre en me­dio de la sel­va. Su men­sa­je era sim­ple: “Vo­ten por mí”.

Ha­ce 14 años, Duo no te­nía esa ima­gen aci­ca­la­da y se­ria que los vo­tan­tes ven hoy en sus afi­ches de cam­pa­ña, co­ro­na­dos con la pa­la­bra “Trans­for­ma­ción”.

Du­ran­te los úl­ti­mos es­ter­to­res de la gue­rra ci­vil de 14 años que asoló Li­be­ria, Duo fue fo­to­gra­fia­do sal­tan­do en el ai­re: tor­so des­nu­do,

múscu­los mar­ca­dos y la ca­ra con­tor­sio­na­da de en­tu­sias­mo tras ha­ber dis­pa­ra­do su lan­za­gra­na­das contra los re­bel­des. La fo­to, to­ma­da por Ch­ris Hon­dros –que mu­rió en Mi­su­ra­ta, Li­bia, en 2011–, se con­vir­tió en la ima­gen em­ble­má­ti­ca de un con­flic­to que se co­bró unas 250.000 vi­das y que des­pla­zó de sus ho­ga­res a más de dos mi­llo­nes de per­so­nas.

Lue­go de más de una dé­ca­da de com­ba­tir en la sel­va, Duo de­pu­so sus ar­mas al ter­mi­nar la gue­rra, en 2003. Hon­dros se re­en­con­tró con él en 2005 y lo alen­tó a re­to­mar la es­cue­la se­cun­da­ria. In­clu­so se ofre­ció a pa­gar­le los es­tu­dios. Des­pués, Duo es­tu­dió De­re­cho Pe­nal en la Universidad de Monrovia, ca­pi­tal de Li­be­ria, mien­tras tra­ba­ja­ba en la ven­ta de lis­to­nes de ma­de­ra y au­di­cio­na­ba pa­ra pa­pe­les co­mo ac­tor. Lue­go em­pe­zó a en­tre­nar a po­li­cías sin ar­mas en Pay­nes­vi­lle, en las afue­ras de Monrovia.

Aho­ra, a los 40 años, Duo de­ci­dió pro­bar suer­te en la po­lí­ti­ca, con una cam­pa­ña cen­tra­da en crí­ti­cas a la co­rrup­ción del es­ta­blish­ment po­lí­ti­co y en el in­cum­pli­mien­to de sus pro­me­sas.

“es­te país si­gue en gue­rra, pe­ro no es una gue­rra con ar­mas –di­ce Duo en su ca­sa de Pay­nes­vi­lle–. es una gue­rra eco­nó­mi­ca, por­que la cla­se al­ta aco­mo­da­da aplas­ta a la enor­me ma­yo­ría y só­lo ellos vi­ven ada vez me­jor.”

el mar­tes pa­sa­do, los li­be­ria­nos vo­ta­ron pa­ra ele­gir nue­vo pre­si­den­te (Geor­ge weah, le­yen­da del fút­bol afri­cano, li­de­ra los re­sul­ta­dos pro­vi­sio­na­les anun­cia­dos ayer por la Co­mi­sión elec­to­ral Na­cio­nal). Pe­ro tam­bién nue­vos par­la­men­ta­rios. Duo era uno de los 984 can­di­da­tos de to­do el país que pu­ja­ban por una de las 73 ban­cas. Con el car­go tam­bién lle­ga una asig­na­ción es­ti­ma­da en 200.000 dó­la­res anua­les, que in­clu­ye gas­tos de combustible, te­lé­fono y suel­dos pa­ra ase­so­res y em­plea­dos.

en sus afi­ches de cam­pa­ña, Duo usa la vie­ja fo­to de Hon­dros. Él es­pe­ra que su his­to­ria de au­to­trans­for­ma­ción (de chi­co-sol­da­do y ge­ne­ral a po­ten­cial le­gis­la­dor con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio) lo ayu­de a ga­nar.

Ba­jo una cho­za abier­ta de ma­de­ra en Zangar, Duo les di­jo a unos 30 miem­bros de esa co­mu­ni­dad que lle­va­ban una vi­da “de la edad de Pie­dra”. Só­lo ac­ce­si­ble des­de la ru­ta por ca­noa, en es­ta pe­que­ña co­mu­ni­dad agrí­co­la no hay ni agua co­rrien­te ni elec­tri­ci­dad. y, sin em­bar­go, es­tá a po­co más de un ki­ló­me­tro del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal y de un fla­man­te y có­mo­do ho­tel cua­tro es­tre­llas.

“Si us­te­des se equi­vo­can ca­da vez que hay que ele­gir, si us­te­des eli­gen a una per­so­na de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, esa per­so­na ¿en qué se con­vier­te?”, les pre­gun­ta Duo a los pre­sen­tes.

“es un fra­ca­so”, res­pon­de un hom­bre.

“Si me eli­gen a mí, us­te­des se con­vier­ten en mis je­fes”, les di­ce Duo.

el can­di­da­to pro­me­tió cons­truir cua­tro es­cue­las se­cun­da­rias en el dis­tri­to y ase­gu­rar edu­ca­ción gra­tui­ta pa­ra to­dos los chi­cos, ta­rea im­po­si­ble in­clu­so con su pre­su­pues­to de le­gis­la­dor. Tam­bién pro­me­tió cons­truir un hos­pe­da­je pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos en la zo­na. y se com­pro­me­tió a crear una fuer­za de se­gu­ri­dad.

Aun­que cri­ti­ca a los po­lí­ti­cos en fun­cio­nes, Duo ape­la a mu­chas de sus tác­ti­cas: lle­va a los elec­to­res en ca­mio­nes a re­gis­trar­se pa­ra vo­tar, pa­ga en efec­ti­vo y has­ta coor­di­na la cir­cun­ci­sión de chi­cos de va­rias co­mu­ni­da­des del dis­tri­to. A los miem­bros de la co­mu­ni­dad de Zangar, Duo les en­tre­gó 20 dó­la­res pa­ra la re­pa­ra­ción de una bom­ba de agua ma­nual que es­ta­ba ro­ta des­de ha­cía me­ses.

“Sien­ten que si uno no ha­ce ese ti­po de co­sas, no es­tá ha­blan­do en se­rio”, di­ce Duo.

el mar­tes, los li­be­ria­nos hi­cie­ron fi­la pa­ra vo­tar por un can­di­da­to que re­em­pla­ce a ellen John­son Sir­leaf, la pri­me­ra mu­jer ele­gi­da pre­si­den­ta en un país afri­cano. en la ma­yo­ría de los cen­tros de vo­ta­ción de Monrovia no se re­gis­tra­ron in­con­ve­nien­tes, pe­ro en el con­da­do Bong cien­tos de vo­tan­tes fue­ron in­for­ma­dos de que no fi­gu­ra­ban en los pa­dro­nes. el pro­ble­ma ame­na­zó con arrui­nar la jor­na­da elec­to­ral. ese día, la pre­si­den­ta sa­lien­te, que no po­día vol­ver a pre­sen­tar­se des­pués de dos man­da­tos de seis años, con­si­de­ró que el país es­ta­ba “pre­pa­ra­do pa­ra la tran­si­ción”, la pri­me­ra de un di­ri­gen­te elec­to a otro “en tres ge­ne­ra­cio­nes”.

Ca­rie­lle doe/NYT

Duo, en ple­na cam­pa­ña, arro­ja ca­ra­me­los a sus sim­pa­ti­zan­tes

Ch­ris hoN­dros/GeTTY imaGes

La icó­ni­ca fo­to de Jo­seph Duo, en sus tiem­pos de com­ba­tien­te, en 2003

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.