Benjamin Ge­dan. “Ma­cri es­tá fren­te a una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca y, a la vez, en un mo­men­to de gran fra­gi­li­dad”

El di­rec­tor del Pro­yec­to Ar­gen­ti­na en el Cen­tro Wil­son ad­vier­te que aún per­sis­te en EE.UU. una fal­ta de con­fian­za en nues­tro país

La Nacion - - POLÍTICA - Tex­to Ra­fael Mat­hus Ruiz

Benjamin Ge­dan cree que la Ar­gen­ti­na pue­de con­ver­tir­se en un mo­de­lo pa­ra Amé­ri­ca latina, pe­ro ad­vier­te que las re­for­mas de Mau­ri­cio Ma­cri aún son frá­gi­les y que el país de­be des­pe­jar los te­mo­res de que vol­ve­rá a caer en los vo­lan­ta­zos del pa­sa­do. “Exis­te una fal­ta de con­fian­za en que la Ar­gen­ti­na per­ma­ne­ce­rá en un ca­mino”, sos­tie­ne.

Ge­dan, uno de los ar­qui­tec­tos de la vi­si­ta del ex pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma a Bue­nos Ai­res en 2016, di­ri­ge aho­ra el Pro­yec­to Ar­gen­ti­na en el Cen­tro Wil­son, un pro­gra­ma de­di­ca­do de lleno al país que bus­ca, jus­ta­men­te, for­ta­le­cer la re­la­ción bi­la­te­ral y arrai­gar las re­for­mas que im­ple­men­tó Ma­cri.

An­ti­guo di­rec­tor pa­ra Amé­ri­ca del Sur del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Oba­ma, Ge­dan co­no­ce co­mo po­cos aquí al go­bierno de Ma­cri y la Ar­gen­ti­na. Di­ce que el país es­tá an­te una “ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad”, en un “mo­men­to his­tó­ri­co” y, a la vez, de “gran fra­gi­li­dad” por los desafíos que con­lle­va la sa­li­da del po­pu­lis­mo.

“En el go­bierno de Oba­ma, y en cier­ta me­di­da en el de Trump, va­lo­ra­mos el éxi­to ar­gen­tino no só­lo por el ta­ma­ño del mer­ca­do y las opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién co­mo un mo­de­lo pa­ra Amé­ri­ca latina. Es una re­gión que nun­ca es­tá muy se­gu­ra de qué ex­tre­mo abra­zar, si el en­fo­que po­pu­lis­ta, con una fuer­te par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do en la eco­no­mía, o uno más orien­ta­do al mer­ca­do”, afir­ma.

Ge­dan no da por muer­to al po­pu­lis­mo, aun­que cree que Cris­ti­na Kirch­ner “no es un ac­tor po­lí­ti­co im­por­tan­te” y que el fu­tu­ro del pe­ro­nis­mo es­tá en ma­nos de fi­gu­ras “jó­ve­nes, más prag­má­ti­cas”, co­mo el go­ber­na­dor de Sal­ta, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. “La po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na es tan vo­lá­til que no veo que ha­ya un fi­nal de na­da en la Ar­gen­ti­na”, ad­vier­te, en diá­lo­go con la nacion.

–¿Dón­de es­tá es­ta fra­gi­li­dad que men­cio­na?

–Es el desafío de la eco­no­mía po­lí­ti­ca. No veo que el pú­bli­co ar­gen­tino ten­ga una gran to­le­ran­cia por un lar­go pe­río­do de aus­te­ri­dad, por ra­zo­nes his­tó­ri­cas y na­tu­ra­les. Uno tie­ne lo que yo con­si­de­ra­ría po­lí­ti­cas pru­den­tes, que en el cor­to pla­zo crean ma­yo­res pro­ble­mas. Cuan­do se re­du­cen los sub­si­dios, se im­po­nen los cos­tos di­rec­tos a los con­su­mi­do­res y se in­cre­men­ta la in­fla­ción, se crea una fal­ta de con­fian­za. La de­va­lua­ción del pe­so tam­bién au­men­tó la in­fla­ción, y fue una re­for­ma ne­ce­sa­ria.

–¿Có­mo ve los úl­ti­mos da­tos eco­nó­mi­cos?

–Son po­si­ti­vos, pe­ro no creo que sean sen­ti­dos de ma­ne­ra muy am­plia. La in­fla­ción si­gue sien­do de­ma­sia­do al­ta pa­ra un ar­gen­tino pro­me­dio. No hay su­fi­cien­te con­fian­za en que Ma­cri uti­li­za­rá la ri­que­za y los re­cur­sos gu­ber­na­men­ta­les que es­tas re­for­mas es­tán ge­ne­ran­do pa­ra dis­tri­buir es­ta ri­que­za de una ma­ne­ra que re­du­ci­rá la po­bre­za y au­men­ta­rá los ser­vi­cios so­cia­les. Exis­te es­ta creen­cia, y es pro­mo­vi­da, por su­pues­to, por Cris­ti­na Kirch­ner y otros, de que es­to da­rá lu­gar a una ma­yor con­cen­tra­ción de in­gre­sos, más en­deu­da­mien­to y otra cri­sis. No creo que así sea si se ma­ne­ja co­rrec­ta­men­te, pe­ro es mi tra­ba­jo y el de otros ase­gu­rar que las re­for­mas no den lu­gar a esas ines­ta­bi­li­da­des.

–¿Có­mo ve el cli­ma po­lí­ti­co an­tes de las elec­cio­nes?

–No veo a la ex pre­si­den­ta co­mo un ac­tor po­lí­ti­co im­por­tan­te en es­te mo­men­to. El mo­vi­mien­to pe­ro­nis­ta se mue­ve cla­ra­men­te en una di­rec­ción di­fe­ren­te. Un pe­ro­nis­ta más jo­ven, más prag­má­ti­co, co­mo Ur­tu­bey o in­clu­so [Flo­ren­cio] Ran­daz­zo, re­pre­sen­ta el fu­tu­ro del pe­ro­nis­mo. No veo a Cris­ti­na y al FPV co­mo el fu­tu­ro del pe­ro­nis­mo, in­clu­so aun­que en­tre en el Se­na­do. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te cier­to si los ca­sos de co­rrup­ción con­ti­núan avan­zan­do y dis­mi­nu­yen su po­si­ción po­lí­ti­ca. Tie­ne el apo­yo de qui­zás el 25% de la po­bla­ción y eso no es in­sig­ni­fi­can­te. Es sa­lu­da­ble que el Pre­si­den­te no use el Con­gre­so co­mo un se­llo de go­ma y ten­ga que cons­truir con­sen­so.

–¿Ve con cer­te­za el fi­nal del po­pu­lis­mo?

–Des­afor­tu­na­da­men­te, la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na es tan vo­lá­til que no veo que ha­ya un fi­nal de na­da en la Ar­gen­ti­na. Siem­pre exis­te es­ta po­si­bi­li­dad de re­sur­gi­mien­to de to­do ti­po de mo­de­lo eco­nó­mi­co. Y creo que esa ver­da­de­ra fal­ta de con­ti­nui­dad, y lo di­go sa­bien­do que en es­te mo­men­to no­so­tros es­ta­mos mos­tran­do una gran fal­ta de con­ti­nui­dad y cre­di­bi­li­dad, es un ver­da­de­ro pro­ble­ma pa­ra el cli­ma de in­ver­sión ar­gen­tino y la ca­pa­ci­dad de atraer in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros lo­ca­les y ex­tran­je­ros.

–¿Es una vi­sión com­par­ti­da en Washington?

–Es una opi­nión am­plia­men­te com­par­ti­da en Washington. Hu­bo opi­nio­nes po­co rea­lis­tas so­bre la ra­pi­dez con que la in­ver­sión ex­tran­je­ra vol­ve­ría a la Ar­gen­ti­na. Una ra­zón es que los pre­cios del pe­tró­leo no eran tan al­tos. La otra es que la in­ver­sión ex­tran­je­ra no lle­ga de la no­che a la ma­ña­na. Pe­ro otra ra­zón es la fal­ta de con­fian­za en que la Ar­gen­ti­na se­gui­rá en un ca­mino. Ha­brá un res­pe­to con­sis­ten­te por el im­pe­rio de la ley, el res­pe­to al sec­tor pri­va­do, la trans­pa­ren­cia en el sec­tor pú­bli­co y una di­rec­ción úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.