Es­ti­man que el 80% de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas se fi­nan­cian en ne­gro

De­ba­te en­tre em­pre­sa­rios, sin­di­ca­lis­tas, po­lí­ti­cos, jue­ces y ONG pa­ra trans­pa­ren­tar los cos­tos de la ac­ti­vi­dad

La Nacion - - ECONOMÍA - Jorge Liot­ti

MAR DEL PLA­TA.– Fi­nan­cia­ción en ne­gro, co­rrup­ción y nar­co­trá­fi­co fue­ron al­gu­nos de los tér­mi­nos que se es­cu­cha­ron en un in­ten­so de­ba­te so­bre los cos­tos de la po­lí­ti­ca en la Ar­gen­ti­na del que par­ti­ci­pa­ron le­gis­la­do­res, jue­ces, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas con­vo­ca­dos con ese fin a un al­muer­zo re­ser­va­do du­ran­te el Co­lo­quio de IDEA. La con­vo­ca­to­ria, im­pul­sa­da por el Cip­pec, Po­der Ciu­da­dano y la Red de Ac­ción Po­lí­ti­ca (RAP), fue una de las no­ve­da­des que in­cor­po­ró la nue­va con­duc­ción de IDEA pa­ra abor­dar un tó­pi­co que ge­ne­ra in­quie­tud en los hom­bres de ne­go­cios y apun­ta a am­pliar el aba­ni­co temático que se tra­ta en el even­to.

Un gru­po de le­gis­la­do­res apro­ve­chó la oca­sión pa­ra pre­sen­tar un do­cu­men­to ela­bo­ra­do en co­la­bo­ra­ción con las tres ONG im­pul­so­ras de la dis­cu­sión.

Se tra­ta del bo­rra­dor de un pro­yec­to de ley que apun­ta a seis pro­ble­má­ti­cas es­pe­cí­fi­cas: la fal­ta de equi­dad en la com­pe­ten­cia elec­to­ral, la fal­ta de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas y la fal­ta de in­cen­ti­vos y de mar­cos de in­te­gra­li­dad. A ello se su­man un ba­jo com­pro­mi­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ries­gos de la cap­tu­ra por los sec­to­res de po­der y con­flic­tos en­tre nor­mas na­cio­na­les y pro­vin­cia­les.

Un re­pre­sen­tan­te del Po­der Eje­cu­ti­vo plan­teó que esa ini­cia­ti­va coin­ci­de en un 95% con la pro­pues­ta que el Go­bierno em­pe­zó a pro­mo­ver en la pri­me­ra mi­tad del año y que lue­go de­jó en sus­pen­so an­te el ini­cio de la cam­pa­ña.

Allí pro­po­nía la ban­ca­ri­za­ción de to­dos los apor­tes y la ha­bi­li­ta­ción de los apor­tes pri­va­dos has­ta un 2% del to­tal re­cau­da­do. Pe­ro, bá­si­ca­men­te, men­cio­na­ba la ne­ce­si­dad de ins­tru­men­tar un sis­te­ma de con­trol de gas­tos en tiem­po real (ad­mi­ten que los ac­tua­les re­por­tes pos­cam­pa­ña “son un di­bu­jo”) y de re­gu­lar la pu­bli­ci­dad ofi­cial. In­clu­so pro­po­ne ex­ten­der el pe­río­do de cam­pa­ña.

Que­dó flo­tan­do en la au­dien­cia, de más de un cen­te­nar de per­so­nas, que el pró­xi­mo año se re­to­ma­rá la dis­cu­sión so­bre el ca­pí­tu­lo más con­tro­ver­ti­do de la re­for­ma po­lí­ti­ca que fra­ca­só en el Se­na­do el año pa­sa­do (y que de he­cho fue ex­clui­do en el tex­to fi­nal): los mo­dos de fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas.

En­tre las pro­pues­tas emer­gie­ron de­cla­ra­cio­nes des­car­na­das de los dis­tin­tos par­ti­ci­pan­tes. Uno de ellos, del ofi­cia­lis­mo, di­jo de vi­va voz que exis­te un con­sen­so im­plí­ci­to en la Ar­gen­ti­na “de que el 80% de la fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas es en ne­gro”. Una in­te­gran­te de una de las ONG les pu­so un va­lor for­mal a las pre­si­den­cia­les de 2015: US$ 25 mi­llo­nes de dó­la­res. “La cam­pa­ña va­le más, te­ne­mos que sin­ce­rar­lo”, re­co­no­ció.

Cuan­do el de­ba­te em­pe­zó a to­mar tem­pe­ra­tu­ra, un em­pre­sa­rio ge­ne­ró al­gún ner­vio­sis­mo al de­cir de vi­va voz: “Ca­da vez los po­lí­ti­cos gas­tan más pla­ta por­que tie­nen ca­da vez me­nos ges­tión. Co­mo no les al­can­zan los apor­tes for­ma­les, ape­lan a la co­rrup­ción”. La in­co­mo­di­dad se per­ci­bió en uno de los or­ga­ni­za­do­res del even­to, quien re­fle­xio­nó: “No po­de­mos in­vi­tar a los po­lí­ti­cos y des­pués tra­tar­los de co­rrup­tos”.

El te­ma lo­gró una in­só­li­ta coin­ci­den­cia em­pre­sa­rial-sin­di­cal.

Uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes de la CGT to­mó la pos­ta y ejem­pli­fi­có lo que se po­dría ha­cer en ma­te­ria de sa­ni­dad con los re­cur­sos que se gas­tan en la cam­pa­ña. E in­me­dia­ta­men­te, in­tro­du­jo un te­ma ta­bú, al ha­blar de “las sos­pe­chas de que la pla­ta del nar­co­trá­fi­co ter­mi­na en las cam­pa­ñas”.

Tras el pos­tre que­dó flo­tan­do en el am­bien­te una sen­sa­ción dual. Por un la­do, la sa­tis­fac­ción por ha­ber in­cor­po­ra­do el te­ma a la agen­da del co­lo­quio y ha­ber lo­gra­do una bue­na par­ti­ci­pa­ción de to­dos los es­ta­men­tos in­vo­lu­cra­dos.

Por el otro, una aún mar­ca­da cuo­ta de es­cep­ti­cis­mo so­bre la po­si­bi­li­dad de cam­biar lo que se con­si­de­ra una con­so­li­da­da cul­tu­ra de la fi­nan­cia­ción ile­gal, más allá de la ade­cua­ción que se in­ten­te de las nor­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.