So­li­da­ri­dad que no se ex­tin­gue

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

El pa­sa­do 13 de sep­tiem­bre se ce­le­bró por pri­me­ra vez en la Ar­gen­ti­na el Día In­ter­na­cio­nal del Le­ga­do So­li­da­rio, fe­cha di­ri­gi­da a pro­mo­ver las dis­po­si­cio­nes tes­ta­men­ta­rias co­mo re­cur­so eco­nó­mi­co pa­ra mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil (OSC). Po­dría pen­sar­se que só­lo gen­te muy aco­mo­da­da pue­de plan­tear­se de­jar su for­tu­na a una ins­ti­tu­ción que ha­ce una bue­na obra. Sin em­bar­go, no es así. To­do su­ma a la ho­ra de ayu­dar y, sea mu­cho o sea po­co, to­do se­rá más que bien­ve­ni­do y cier­ta­men­te bien apro­ve­cha­do.

A me­nu­do, las per­so­nas son ma­yor­men­te rea­cias a rea­li­zar do­na­cio­nes en vi­da, pre­vien­do even­tua­les ne­ce­si­da­des pro­pias a fu­tu­ro. De allí el ines­ti­ma­ble va­lor de po­der op­tar por el le­ga­do so­li­da­rio.

El pro­ce­di­mien­to re­quie­re de un tes­ta­men­to co­mo ins­tru­men­to le­gal con­fec­cio­na­do an­te un es­cri­bano, con dos tes­ti­gos, o me­dian­te do­cu­men­to de pu­ño y le­tra pre­via con­sul­ta con un abo­ga­do, que asig­ne di­cho al­truis­ta des­tino a los bie­nes de ma­ne­ra ex­pre­sa. Pue­de mo­di­fi­car­se o re­vo­car­se tan­tas ve­ces co­mo se desee, pues la úl­ti­ma ver­sión del tes­ta­men­to se­rá la que ten­ga va­li­dez le­gal. El nue­vo Có­di­go Ci­vil lle­vó de un quin­to a un ter­cio la por­ción de los bie­nes de la que una per­so­na pue­de dis­po­ner li­bre­men­te. Es­to quie­re de­cir que dos ter­cios irán a los he­re­de­ros for­zo­sos, si los hu­bie­ra, y un ter­cio pue­de des­ti­nar­se a una or­ga­ni­za­ción con fi­nes so­cia­les. Son for­zo­sos los as­cen­dien­tes (pa­dres, abue­los, bi­sa­bue­los), des­cen­dien­tes (hi­jos, nie­tos, bis­nie­tos) y cón­yu­ge. Si no hu­bie­ra he­re­de­ros for­zo­sos, el tes­ta­dor pue­de le­gar ya sea la to­ta­li­dad de sus bie­nes o só­lo par­te de ellos a una o a va­rias en­ti­da­des y el re­ma­nen­te pue­de pa­sar a sus he­re­de­ros co­la­te­ra­les: pa­rien­tes más ale­ja­dos, has­ta el cuar­to gra­do. La va­can­cia de he­re­de­ros de­ri­va inevi­ta­ble­men­te los bie­nes al Es­ta­do, un des­tino por de­más du­do­so que la fi­gu­ra del le­ga­do con­tri­bu­ye a evi­tar.

La­men­ta­ble­men­te, es­te me­ca­nis­mo no es­tá muy di­fun­di­do en­tre no­so­tros. En 2016 se rea­li­za­ron me­nos de 20.000 tes­ta­men­tos, una ci­fra in­sig­ni­fi­can­te si se com­pa­ra con lo que ocu­rre en otros paí­ses. En Es­pa­ña, son 23 las OSC ins­crip­tas co­mo des­tino de un le­ga­do so­li­da­rio y cons­ti­tu­yen la se­gun­da fuente de in­gre­sos de mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes. Tan­to que en diez años han au­men­ta­do el 172%. En­tre no­so­tros, Cá­ri­tas Ar­gen­ti­na (www.ca­ri­tas.org.ar), la Obra de Don Orio­ne (0800-333-6746), Uni­cef

(www.uni­cef.org.ar) y la Fun­da­ción Sa­les (www.fun­da­cion­sa­les.org) im­pul­san la ini­cia­ti­va y des­pe­jan las du­das.

Es sen­ci­llo, es­tá al al­can­ce de to­dos asig­nar re­cur­sos que lle­vó to­da una vi­da con­se­guir pa­ra po­ner­los al ser­vi­cio de mo­di­fi­car una reali­dad que no siem­pre ha si­do be­né­vo­la pa­ra otros. Sea me­dian­te un tes­ta­men­to o co­mo be­ne­fi­cia­rio de un se­gu­ro de vi­da, mu­chos pue­den he­re­dar así el amor. Bie­nes in­mue­bles (de­par­ta­men­tos, ca­sas y te­rre­nos), bie­nes mue­bles (di­ne­ro, joyas, vehícu­los y mo­bi­lia­rio, en­tre otros) o de­re­chos (la ren­ta o el usu­fruc­to de un bien, un cré­di­to, un de­re­cho in­te­lec­tual).

El in­cre­men­to del número de ho­ga­res uni­per­so­na­les y de per­so­nas sin hi­jos es una reali­dad que pue­de ser­vir de im­pul­so a es­te ti­po de do­na­cio­nes. El le­ga­do so­li­da­rio per­mi­te que mu­chos con­ti­núen acom­pa­ñan­do las bue­nas cau­sas con las que con­tri­bu­ye­ron en vi­da pa­ra se­guir así me­jo­ran­do el mun­do. Cuan­do nos ha­ya­mos ido, po­de­mos con­ti­nuar lu­chan­do jun­tos contra el ham­bre, la po­bre­za y las en­fer­me­da­des, contra las con­se­cuen­cias de los con­flic­tos o las ca­tás­tro­fes. Mi­les de per­so­nas se se­gui­rán be­ne­fi­cian­do de nues­tra ge­ne­ro­si­dad y me­jo­ra­rán sus vi­das. Una so­li­da­ri­dad que no se ex­tin­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.