Bou­dou so­bre Van­den­broe­le: “No me afec­ta en na­da”

La ex­pec­ta­ti­va por la de­cla­ra­ción del arre­pen­ti­do atra­ve­só la au­dien­cia de ayer en el jui­cio por la ven­ta de la em­pre­sa Cic­co­ne

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Her­nán Cap­pie­llo.

La es­ce­na bien pu­do ha­ber te­ni­do lu­gar ha­ce dé­ca­das ba­jo una som­bri­lla en Pla­ya Gran­de. Ama­do Bou­dou y su ami­go Jo­sé Ma­ría Nú­ñez Car­mo­na com­par­ten una mi­la­ne­sa con pa­pas fri­tas del mis­mo pla­to con dos Co­cas Light. Mi­ra­da al in­fi­ni­to, brisa fres­ca en el ros­tro. Pe­ro ocu­rrió ayer y con los dos ami­gos pre­sos. To­do se dio al me­dio­día mien­tras es­ta­ban sen­ta­dos en el ban­qui­llo, so­bre el es­cri­to­rio de sus abo­ga­dos, en un cuar­to in­ter­me­dio del jui­cio que en­fren­tan acu­sa­dos de que­dar­se con las ac­cio­nes de Cic­co­ne, la im­pren­ta que im­pri­me el pa­pel mo­ne­da.

Co­mían tran­qui­los, con co­men­ta­rios ale­gres, sin de­mos­trar preo­cu­pa­ción por la pro­me­ti­da de­cla­ra­ción del vier­nes de Ale­jan­dro Van­den­broe­le co­mo arre­pen­ti­do. Pa­ra la Jus­ti­cia, Van­den­broe­le fue el tes­ta­fe­rro de Bou­dou pa­ra que­dar­se con la im­pren­ta.

“Me chu­pa un h… lo que di­ga, ¡Qué pue­de de­cir? No me afec­ta en na­da”, le con­fió Bou­dou –en­va­len­to­na­do– a sus alle­ga­dos. El ex vi­ce­pre­si­den­te di­ce que no lo co­no­ce. Pe­ro Van­den­broe­le pue­de de­cir que efec­ti­va­men­te lo co­no­ce y que tra­ba­ja­ba pa­ra él, por me­dio de Nú­ñez Car­mo­na, que es lo que de­cla­ró su ex es­po­sa Lau­ra Muñoz. si ha­bla po­dría, por un la­do, com­pli­car a Bou­dou y a em­pre­sa­rios pri­va­dos que su­pues­ta­men­te brin­dó fi­nan­cia­mien­to pa­ra la ex Cic­co­ne ape­nas des­em­bar­có el gru­po de Van­den­broe­le (o de Bou­dou, se­gún co­mo se lo mi­re).

Ayer se men­cio­na­ba al ban­que­ro Jor­ge Bri­to, que po­dría ha­ber fi­nan­cia­do el gi­ro co­mer­cial me­dian­te coope­ra­ti­vas, “Es­tá to­do en pe­ri­ta­je”, se es­cu­dan en el juz­ga­do de Ariel Li­jo.

Van­den­broe­le no es­tu­vo pre­sen­te en la au­dien­cia del jui­cio de ayer, pe­ro sí en el co­men­ta­rio de to­dos. De­cla­ra­rá an­te el fis­cal Jor­ge Di Le­llo en la par­te re­si­dual del ca­so Cic­co­ne que es­tá en ins­truc­ción, pues la ley del arre­pen­ti­do se­ña­la que no va­le arre­pen­tir­se en el jui­cio oral. Pe­ro los abo­ga­dos se ex­tra­ña­ron de que hu­bie­ra anun­cia­do su de­cla­ra­ción el lu­nes y la con­cre­ta­ra el vier­nes, y se pre­gun­ta­ron qué bus­ca en es­tos tres días. Los me­nos ima­gi­na­ti­vos ha­blan de un in­gre­so co­mo impu­tado pro­te­gi­do, los mal­di­cien­tes re­cuer­dan que ha­ce un mes bus­ca­ba ne­go­ciar con fun­cio­na­rios del Go­bierno su de­cla­ra­ción a cam­bio de un mi­llón de dó­la­res. Les di­jo a sus alle­ga­dos que tie­ne mu­cho mie­do por su vida, a pe­sar de que se de­ci­dió a ha­blar por­que Bou­dou y Nú­ñez Car­mo­na es­tán pre­sos, y por­que le fal­ta di­ne­ro.

Las idas y vuel­tas de Van­den­broe­le que­da­ron re­fle­ja­das en el ex­pe­dien­te. El vier­nes pi­dió cam­biar de abo­ga­do y so­li­ci­tó una reunión con el fis­cal Mar­ce­lo Co­lom­bo, quien le ex­pli­có los al­can­ces de la ley del arre­pen­ti­do y que te­nía que ver al fis­cal Di Le­llo. El lu­nes Van­den­broe­le pi­dió re­gre­sar a su de­fen­sor ofi­cial. Tal era la con­fu­sión que ayer la au­dien­cia por Cic­co­ne no co­men­za­ba por­que la de­fen­so­ra no lle­ga­ba. Nun­ca le ha­bían avi­sa­do que de­bía se­guir de­fen­dien­do a Van­den­broe­le. En un apar­te es­tu­vo reuni­da una ho­ra y me­dia en su des­pa­cho con su clien­te pa­ra ver qué es­tra­te­gia se­guir. Mien­tras, Bou­dou co­mía ca­ra­me­los con Nú­ñez Car­mo­na. Los dos lle­ga­ron des­de el pe­nal de Ezei­za, de tra­je. A ellos no les preo­cu­pa lo que de­cla­re el arre­pen­ti­do, di­cen.

La au­dien­cia in­clu­yó un pun­to pa­ra Bou­dou. Jo­sé Cap­de­vi­lla, ex je­fe de Asun­tos Ju­rí­di­cos de Eco­no­mía cuan­do Bou­dou es­ta­ba al fren­te del mi­nis­te­rio, se man­tu­vo en que nun­ca na­die le dio ins­truc­cio­nes pa­ra re­dac­tar un dic­ta­men a fa­vor de que la AFIP le otor­ga­ra un plan de pa­gos a la quebrada Cic­co­ne pa­ra pa­gar sus deu­das fis­ca­les. Man­tu­vo lo que di­jo cuan­do era fun­cio­na­rio, a pe­sar del pro­fun­do in­te­rro­ga­to­rio del fis­cal. Re­mar­có que nun­ca an­tes ha­bía te­ni­do que dic­ta­mi­nar si co­rres­pon­día o no le­van­tar una quie­bra.

Cap­de­vi­lla sos­tu­vo que se le pi­dió ana­li­zar el ex­pe­dien­te Cic­co­ne de que Eco­no­mía re­ci­bió una con­sul­ta de la AFIP a car­go de Ri­car­do Eche­ga­ray, so­bre la con­ve­nien­cia o no de con­ce­der­le un plan de pa­go. sin em­bar­go, re­co­no­ció que no se le di­jo qué po­ner en el dic­ta­men.

“No re­ci­bí ins­truc­cio­nes so­bre su con­te­ni­do, pe­ro no sé quién to­mó la de­ci­sión de con­tes­tar­lo”, sos­tu­vo.

El tes­ti­go re­cor­dó que re­dac­tó el dic­ta­men y el en­ton­ces mi­nis­tro de Eco­no­mía Bou­dou lo fir­mó. Ese dic­ta­men in­di­rec­ta­men­te ava­la­ba in­ter­ve­nir en la quie­bra, que fue le­van­ta­da, y en­ton­ces la im­pren­ta pu-

do ser ad­qui­ri­da por The Old Fund, de Van­den­broe­le.

Cap­de­vi­lla re­cor­dó ha­ber re­ci­bi­do ame­nazas cuan­do de­cla­ró co­mo tes­ti­go. Su­gi­rió que esas ame­nazas es­ta­ban vin­cu­la­das con ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. “Me tu­ve que ir del país, per­dí mi tra­ba­jo, mi tra­yec­to­ria y mi ca­rre­ra en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía por es­ta cau­sa”, ase­gu­ró Cap­de­vi­lla an­te los jue­ces. Y co­men­tó: “Me afec­tó mu­cho la muer­te de Nis­man. Si ma­ta­ron al fis­cal más cui­da­do, qué que­da­ba pa­ra un sim­ple tes­ti­go”. Ayer se fue de tri­bu­na­les ali­via­do des­pués de de­cla­rar.

Bou­dou y su ami­go Nú­ñez Car­mo­na, ayer, du­ran­te el pro­ce­so

Twit­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.