Pa­ra im­pe­dir­la en ba­res, dis­po­nen claves se­cre­tas

An­te si­tua­cio­nes de aco­so, de­cir una fra­se cla­ve al per­so­nal en las ba­rras ac­ti­va un pro­to­co­lo; con­si­de­ran que se­rá de uti­li­dad pa­ra des­te­rrar con­duc­tas ma­chis­tas na­tu­ra­li­za­das

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Ca­ro­la Cin­to LA NACION Con la co­la­bo­ra­ción de Bren­da Stru­min­ger

“¿Es­tás en una ci­ta y no es lo que es­pe­ra­bas? ¿Es­tás in­se­gu­ra, ex­pues­ta o in­có­mo­da? Acer­ca­te a la ba­rra y pe­dí… Nues­tro per­so­nal es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ayu­dar­te y ga­ran­ti­zar que vuel­vas a tu ca­sa se­gu­ra”, es­tá es­cri­to en un car­tel que cuel­ga de la puer­ta del ba­ño de mu­je­res en JJ Cir­cui­to Cul­tu­ral, en Bal­va­ne­ra. En los pun­tos sus­pen­si­vos se lee el nom­bre de una be­bi­da que en ese lo­cal no se ven­de, pe­ro que fun­cio­na co­mo un có­di­go se­cre­to. Me­jor di­cho, co­mo una se­ñal de aler­ta.

“Una vez que la per­so­na se acer­ca y di­ce esa pa­la­bra, siem­pre y cuan­do ex­pre­se su con­sen­ti­mien­to, la lle­va­mos por un pa­si­llo y la acom­pa­ña­mos pa­ra que se to­me un ta­xi. Si desea que­dar­se en el lu­gar, le pe­di­mos a la per­so­na vio­len­ta que se va­ya. La idea es que la víc­ti­ma pue­da ex­pre­sar­se tran­qui­la”, ex­pli­ca Ju­lie­ta Ca­run­chio, una de las res­pon­sa­bles del lu­gar.

Ella, jun­to con otros pro­pie­ta­rios de más de diez ba­res de la ciu­dad, for­ma par­te de es­ta ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por Mu­je­res en Red, una ONG que se en­car­ga de dic­tar ca­pa­ci­ta­cio­nes al per­so­nal de ba­res y di­se­ñar pro­to­co­los pa­ra ac­tuar en ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro.

“Nos em­pe­za­mos a en­te­rar de que al­gu­nos ar­tis­tas que se pre­sen­tan en lu­ga­res co­mo el nues­tro es­ta­ban sien­do de­nun­cia­dos por ca­sos de vio­len­cia. Ahí de­ci­di­mos im­ple­men­tar­lo por­que que­re­mos que la vio­len­cia no exis­ta y que las chi­cas po­da­mos es­tar tran­qui­las”, agre­ga Ca­run­chio.

Tal vez así se pue­dan evi­tar si­tua­cio­nes co­mo la que le ocu­rrió a la es­tu­dian­te Lei­la So­le­dad Pé­rez Romero, de 25 años. “Una vez, en un bar, un hom­bre me pa­gó la cuen­ta sin mi per­mi­so. Cuan­do me acer­qué a dar­le la pla­ta, me em­pe­zó a in­sul­tar y se sa­có. Tra­té de de­fen­der­me y ter­mi­né rom­pien­do una bo­te­lla. En­ton­ces se acer­có una me­se­ra y nos pi­dió que nos fué­ra­mos, por­que es­tá­ba­mos cau­san­do «dis­tur­bios»”, cuen­ta.

Es­te año, los en­car­ga­dos del Cen­tro Cul­tu­ral El Ma­tien­zo, en Vi­lla Crespo, se acer­ca­ron a la aso­cia­ción a pe­dir ase­so­ra­mien­to lue­go de ha­ber vi­vi­do una si­tua­ción de es­te ti­po puer­tas aden­tro. A par­tir de ese mo­men­to em­pe­za­ron un pro­ce­so de for­ma­ción que, en­tre otras ini­cia­ti­vas, im­pli­có el di­se­ño de un pro­to­co­lo. Des­de ese pri­mer en­cuen­tro, más de diez es­pa­cios –en­tre cen­tros cul­tu­ra­les, ba­res y bo­li­ches– se acer­ca­ron a la ONG pa­ra ca­pa­ci­tar­se.

“La idea es ha­cer una es­tra­te­gia pa­ra que no só­lo con­ten­gan a la víc­ti­ma de ma­ne­ra in­me­dia­ta, sino tam­bién que los es­pa­cios cuen­ten con ma­te­rial de pre­vi­sión y que to­dos los tra­ba­ja­do­res se com­pro­me­tan con el te­ma”, co­men­ta Ma­ría del Mar Ra­món, vi­ce­pre­si­den­ta de Red de Mu­je­res. Y agre­ga: “No bas­ta con po­ner un car­tel y pro­mo­cio­nar al­go y que des­pués no re­sul­te de esa ma­ne­ra. Si no con­tás con las he­rra­mien­tas co­rrec­tas, el error pue­de ser mu­cho ma­yor. Si bien mu­chos es­pa­cios tie­nen un sis­te­ma pa­ra ac­tuar en ca­sos de vio­len­cia, no sa­ben có­mo con­te­ner a la víc­ti­ma y ter­mi­nan ha­cien­do cual­quier co­sa. Co­mo por ejem­plo es­cra­char en las re­des so­cia­les o lla­mar au­to­má­ti­ca­men­te a la po­li­cía”.

Ad­ver­ten­cias

Pe­ro los car­te­les no só­lo es­tán en los ba­ños de mu­je­res, sino tam­bién en los de hom­bres pa­ra con­cien­ti­zar y ad­ver­tir cuán­do un com­por­ta­mien­to se trans­for­ma en abu­so o en vio­la­ción. La idea es de­jar en cla­ro que den­tro de ese lu­gar no se ad­mi­ten es­te ti­po de con­duc­tas.

“Se bus­ca que los clien­tes asu­man tam­bién el com­pro­mi­so de res­pe­tar a las mu­je­res y que en­tien­dan cuá­les son los lí­mi­tes. En mu­chos ca­sos, esos car­te­les apa­re­cen arran­ca­dos, pe­ro cree­mos que es la for­ma de cam­biar el sen­ti­do so­cial de la no­che”, di­ce Ra­món.

Sa­bri­na Car­ta­bia Gro­ba, abo­ga­da, pre­si­den­ta de Red de Mu­je­res, opi­na: “Hay que en­ten­der que la vio­len­cia es­truc­tu­ral que su­fren las mu­je­res es cul­tu­ral y es im­por­tan­te que esos es­pa­cios, que jus­ta­men­te ge­ne­ran cul­tu­ra, tra­ba­jen so­bre el te­ma”.

“Es­tos son me­ca­nis­mos de apo­yo a las mu­je­res que se ge­ne­ran en la so­cie­dad y hay que alen­tar­los. No se pue­de de­jar la ayu­da a las mu­je­res só­lo en ma­nos de la po­li­cía. Ade­más im­pli­ca la pre­pa­ra­ción del per­so­nal, que es muy im­por­tan­te, por­que se di­fun­den los co­no­ci­mien­tos de qué es y có­mo se ma­ni­fies­ta la vio­len­cia, ge­ne­ran­do una ma­sa crí­ti­ca im­por­tan­te”, agre­ga Ma­bel Bian­co, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción pa­ra Es­tu­dio e In­ves­ti­ga­ción de la Mu­jer (FEIM).

La fis­cal es­pe­cia­li­za­da en gé­ne­ro ti­tu­lar de la Uni­dad Fis­cal Es­te Ge­no­ve­va Car­di­na­li se­ña­la: “Es muy co­mún que pa­sen es­te ti­po de si­tua­cio­nes en los ba­res. Pe­ro no te­ne­mos tan­tos ca­sos por­que es­tá na­tu­ra­li­za­do. De he­cho, la es­ta­dís­ti­ca es ín­fi­ma. Son con­duc­tas na­tu­ra­li­za­das, que las mu­je­res so­por­ta­ban sin de­nun­ciar en los lu­ga­res co­mo ba­res y bo­li­ches, y que siem­pre tie­nen que ver con los pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. Es bueno em­pe­zar a de­cons­truir y no na­tu­ra­li­zar es­te ti­po de con­duc­tas de los hom­bres”.

Otro de los es­pa­cios que se su­ma­ron a la ini­cia­ti­va es Vue­la el Pez, un club de ar­te en Vi­lla Crespo. Sur­gió cuan­do el equi­po em­pe­zó a de­tec­tar e iden­ti­fi­car cier­tos he­chos de vio­len­cia ma­chis­ta. Des­de ese mo­men­to, jun­to a la or­ga­ni­za­ción so­cial y po­lí­ti­ca El Hor­mi­gue­ro, Vue­la el Pez co­men­zó a dar char­las de con­cien­ti­za­ción y co­lo­ca­ron car­te­les en los ba­ños de mu­je­res. Al igual que en JJ, exis­te un có­di­go se­cre­to. Sal­vo que en es­te es­pa­cio va­ría se­gún el ni­vel de gra­ve­dad de la si­tua­ción. El staff es­tá lis­to pa­ra ac­tuar y mos­trar­le a la víc­ti­ma di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de acom­pa­ña­mien­to, co­mo pe­dir un ta­xi, acom­pa­ñar­la a su au­to o sa­car al pre­sun­to agre­sor.

“Bus­ca­mos em­po­de­rar a las mu­je­res e in­ter­pe­lar a los hom­bres pa­ra que se pue­dan pre­gun­tar y co­men­zar a de­cons­truir al­gu­nos es­te­reo­ti­pos de có­mo re­la­cio­nar­se con una mu­jer”, in­di­ca Sil­vi­na Mar­tí­nez, res­pon­sa­ble de Vue­la el Pez. Y agre­ga: “Lo he­mos usa­do en va­rias oca­sio­nes y re­sul­tó bien. En una oca­sión una mu­jer nos pi­dió que la acom­pa­ñá­ra­mos a dia­lo­gar con un hom­bre que la es­ta­ba po­nien­do in­có­mo­da. Pu­di­mos con­te­ner­la y mos­trar­le al hom­bre la si­tua­ción y que re­fle­xio­na­ra so­bre lo que es­ta­ba ha­cien­do”.

La ar­qui­tec­ta Lau­ra Ló­pez, que sue­le fre­cuen­tar ba­res, no es­tá de acuer­do con es­te ti­po de ini­cia­ti­vas. Pre­fie­re ac­cio­nes más pro­fun­das: “El ti­po vio­len­to co­no­ce el có­di­go an­tes que vos, así que si te lle­ga a es­cu­char pi­dien­do el dai­qui­ri de li­món y ce­re­za se la va a co­brar de al­gu­na ma­ne­ra. La me­jor ini­cia­ti­va es edu­car, apren­der a de­tec­tar a un vio­len­to y no en­gan­char­se con per­so­nas así, desa­rro­llar la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, apren­der a ir­se a tiem­po de lu­ga­res y de si­tua­cio­nes que no son sa­nas”.

La ini­cia­ti­va re­cuer­da la cam­pa­ña I am An­ge­la, que en oc­tu­bre del año pa­sa­do co­men­zó en In­gla­te­rra.

San­tia­go fi­li­puz­zi

Uno de los car­te­les que es­tá en el Club de ar­te Vue­la el pez, en Vi­lla Crespo, en el que se in­di­ca cuál es la pa­la­bra se­cre­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.