Im­pac­to bru­tal en la ya gol­pea­da vida co­ti­dia­na

La Nacion - - EL MUNDO -

CA­RA­CAS (Pa­ra la nacion).– Su­ce­da lo que su­ce­da con el de­fault par­cial en que aca­ba de en­trar Ve­ne­zue­la, el im­pac­to ya es bru­tal en el día a día de los ciu­da­da­nos. Des­de ha­ce dos me­ses el go­bierno ha cen­tra­do to­dos su es­fuer­zos en el pa­go de la deu­da, sin ba­jar un so­lo dó­lar a la subas­ta de di­vi­sas. Em­pre­sa­rios e im­por­ta­do­res tie­nen así co­mo úni­ca vía de es­ca­pe la bús­que­da de los dó­la­res en el mer­ca­do pa­ra­le­lo, lo que im­pac­ta di­rec­ta­men­te en los pre­cios que lle­gan a las gón­do­las. En la su­pues­ta “gue­rra eco­nó­mi­ca”, las bom­bas nu­clea­res las dispara el cha­vis­mo.

Co­mo era de es­pe­rar, la in­cer­ti­dum­bre dis­pa­ró en las úl­ti­mas ho­ras el pre­cio del dó­lar blue, que co­ti­za por en­ci­ma de los 57.000 bo­lí­va­res por dó­lar, dis­pues­to a pul­ve­ri­zar en días, o in­clu­so ho­ras, la ba­rre­ra de los 60.000.

Un de­rrum­be eco­nó­mi­co que mo­no­po­li­za las con­ver­sa­cio­nes a dia­rio, ca­si un con­cur­so pa­ra en­con­trar el pre­cio más dis­pa­ra­ta­do. “Com­pré una ca­ni­lla [ba­rra] de pan en 8000 bo­lí­va­res y el ki­lo de que­so ama­ri­llo cos­ta­ba ca­si 200.000 bo­lí­va­res. Un lu­jo que por su­pues­to no es pa­ra mí”, di­jo Ale­xan­dri­na Ro­drí­guez, emi­gran­te por­tu­gue­sa que re­si­de cer­ca del cen­tro de Ca­ra­cas. Le aca­ban de en­viar una ima­gen por What­sApp con el pre­cio de las ca­ni­lle­ras que quie­re com­prar pa­ra su nie­to, que jue­ga al fút­bol en un equi­po de la es­cue­la: cin­co mi­llo­nes y me­dio de bo­lí­va­res. Los pre­cios ya prohi­bi­ti­vos ca­bal­gan des­bo­ca­dos. El ki­lo del fun­da­men­tal arroz ya cos­ta­ba ca­si 37.000 bo­lí­va­res, cuan­do el sa­la­rio mí­ni­mo más los bo­nos ali­men­ta­rios se fi­ja­ron tras la úl­ti­ma suba del go­bierno en 455.000 bo­lí­va­res. Me­dio ki­lo de pas­ta se co­ti­za­ba a 41.000 bo­lí­va­res. Y una bo­te­lla de acei­te de oli­va, a ca­si 300.000. Los nue­vos pre­cios de la car­ne apro­ba­dos por el go­bierno va­rían en­tre los 38.000 bo­lí­va­res de la cos­ti­lla has­ta los 80.000 del lo­mi­to. La re­gu­la­ción cons­tan­te de es­tos pre­cios pro­vo­có que du­ran­te dos se­ma­nas la car­ne y el po­llo des­apa­re­cie­ran de los anaque­les. Las frutas y las ver­du­ras tam­bién son un lu­jo.

Es­ta se­ma­na, cua­tro hom­bres fue­ron de­te­ni­dos por ma­tar y tro­cear un ca­ba­llo, cer­ca de la fron­te­ra de Bra­sil, pa­ra ven­der­lo co­mo car­ne de res. Y lo que es mu­cho peor: la pren­sa lo­cal de­nun­ció la muer­te por des­nu­tri­ción de una be­ba de un año y me­dio, tras una se­ma­na de in­ter­na­ción. Ca­sual­men­te, la chi­qui­lla pro­ce­día de Upa­tá, el mis­mo mu­ni­ci­pio de los des­cuar­ti­za­do­res del ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.