De­bi­li­ta­da, May ini­ció la ba­ta­lla par­la­men­ta­ria pa­ra sa­car a Gran Bre­ta­ña de la UE

La pri­me­ra mi­nis­tra de­be sor­tear un Par­la­men­to di­vi­di­do pa­ra ha­cer apro­bar una ley fun­da­men­tal pa­ra con­cre­tar el di­vor­cio

La Nacion - - EL MUNDO -

LONDRES.– La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, ini­ció ayer una di­fí­cil ba­ta­lla par­la­men­ta­ria en torno al pro­yec­to de ley des­ti­na­do a ter­mi­nar con la su­pre­ma­cía del de­re­cho eu­ro­peo en el Reino Uni­do, una de las con­se­cuen­cias del Bre­xit.

Es­te tex­to cru­cial, que de­be­ría per­mi­tir a Gran Bre­ta­ña se­guir fun­cio­nan­do con nor­ma­li­dad has­ta que se se­pa­re de­fi­ni­ti­va­men­te de la Unión Eu­ro­pea (UE) a fi­na­les de mar­zo de 2019, fue apro­ba­do en una pri­me­ra vo­ta­ción en el Par­la­men­to bri­tá­ni­co en sep­tiem­bre.

Pe­ro su exa­men de­ta­lla­do lle­gó con re­tra­so, que el Eje­cu­ti­vo jus­ti­fi­có

ale­gan­do que ha­bía ne­ce­si­ta­do tiem­po pa­ra es­tu­diar to­das las en­mien­das in­ter­pues­tas, que ocu­pan 188 pá­gi­nas y que se­rán de­ba­ti­das en las pró­xi­mas se­ma­nas.

El go­bierno po­dría ser de­rro­ta­do en va­rias en­mien­das claves si los re­bel­des del Par­ti­do Con­ser­va­dor se alia­ran con los la­bo­ris­tas, prin­ci­pal for­ma­ción de la opo­si­ción. May so­lo cuen­ta con una es­ca­sa ma­yo­ría en el Par­la­men­to, gra­cias a su alian­za con el DUP no­rir­lan­dés.

La con­fron­ta­ción lle­ga en un mo­men­to de de­bi­li­dad de la pre­mier, que no lo­gra a fir­mar su au­to­ri­dad, ni si­quie­ra den­tro de su pro­pio go­bierno, des­de las le­gis­la­ti­vas de ju­nio.

Dos mi­nis­tros tu­vie­ron que di­mi­tir en las úl­ti­mas se­ma­nas: uno, por un es­cán­da­lo de aco­so se­xual, y otra, acu­sa­da de prac­ti­car una di­plo­ma­cia pa­ra­le­la con Is­rael. Y el go­bierno ca­da vez es­tá más di­vi­di­do en­tre los bre­xi­ters, de­fen­so­res de una rup­tu­ra ne­ta con Bru­se­las, y los par­ti­da­rios de un en­fo­que más fle­xi­ble.

Dos pe­sos pe­sa­dos de los bre­xi­ters de su equi­po, el can­ci­ller Boris John­son, y el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Michael Go­ve, exi­gie­ron una pre­pa­ra­ción se­ria y de­ta­lla­da an­te la po­si­bi­li­dad de que la sa­li­da del blo­que se dé sin un acuer­do con la UE, se­gún el dia­rio Mail on Sun­day.

Por otro la­do, la pri­me­ra mi­nis­tra tam­bién tie­ne que ha­cer fren­te a las cre­cien­tes pre­sio­nes de Bru­se­las. El ne­go­cia­dor je­fe de la UE pa­ra el Bre­xit, Mi­chel Bar­nier, dio dos se­ma­nas a Londres pa­ra que acla­re sus com­pro­mi­sos en los tér­mi­nos del di­vor­cio si quie­ren ob­te­ner, an­tes de fin de año, la luz ver­de de Bru­se­las con mi­ras a abrir las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les pa­ra des­pués del Bre­xit.

En la in­mi­nen­te ba­ta­lla par­la­men­ta­ria, el pri­mer en­fren­ta­mien­to de­be­ría dar­se el mar­tes, cuan­do el Par­ti­do La­bo­ris­ta in­ten­te que se vo­te una en­mien­da pa­ra pro­lon­gar la per­te­nen­cia bri­tá­ni­ca al mer­ca­do úni­co y a la unión adua­ne­ra, así co­mo la com­pe­ten­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE, du­ran­te el pe­río­do de tran­si­ción.

Es­ta de­be­ría em­pe­zar a par­tir de la sa­li­da del país de la UE y du­rar unos dos años. Pe­ro el go­bierno in­sis­te en que Gran Bre­ta­ña es­ta­rá com­ple­ta­men­te fue­ra de la UE des­de el mo­men­to de su sa­li­da, pre­vis­ta pa­ra el 29 de mar­zo de 2019, a las 23.

Es­ta pre­ci­sión de la fe­cha, que se­rá ob­je­to de una en­mien­da en el pro­yec­to de ley, irri­tó a al­gu­nos dipu­tados con­ser­va­do­res.

Uno de ellos, el ex mi­nis­tro de Jus­ti­cia Do­mi­nic Grie­ve, di­jo que la en­mien­da era “com­ple­ta­men­te inú­til y con­tra­pro­du­cen­te” y que su­pri­mía cual­quier mar­gen de ma­nio­bra si se die­ra un re­tra­so en las ne­go­cia­cio­nes.

Las vo­ta­cio­nes más ten­sas de­be­rían lle­gar en las pró­xi­mas se­ma­nas, cuan­do Grie­ve y otros dipu­tados con­ser­va­do­res in­ten­ten re­du­cir los po­de­res que la ley otor­ga al go­bierno pa­ra mo­di­fi­car unas 12.000 le­yes eu­ro­peas a me­di­da que es­tas sean trans­fe­ri­das.

En la vís­pe­ra del de­ba­te, el go­bierno pa­re­cía ha­cer una con­ce­sión a los dipu­tados re­bel­des, al pro­me­ter que el Par­la­men­to po­drá vo­tar el acuer­do de sa­li­da de la UE.

Pa­ra Keir Star­mer, re­fe­ren­te en ma­te­ria del Bre­xit en las fi­las la­bo­ris­tas, es­to mar­ca “un re­tro­ce­so sig­ni­fi­ca­ti­vo por par­te de un go­bierno dé­bil, al bor­de de la de­rro­ta”.

Sin em­bar­go, el mi­nis­tro en­car­ga­do del Bre­xit, Da­vid Da­vis, ad­mi­tió que aun­que los dipu­tados se opon­gan al tex­to, Gran Bre­ta­ña aban­do­na­rá la UE el 29 de mar­zo de 2019.

Pe­ter ni­cholls/reuters

May, an­te­ayer, en un ban­que­te or­ga­ni­za­do por los Lo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.