Prue­ban en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos un “pán­creas ar­ti­fi­cial” con se­llo ar­gen­tino

Sa­lud. Lo desa­rro­lló un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del Co­ni­cet y del ITBA, y mé­di­cos del Hos­pi­tal Ita­liano; re­sul­ta­dos pro­mi­so­rios

La Nacion - - SOCIEDAD - Fa­bio­la Czu­baj LA NACION

Sil­via Crespo no pue­de ocul­tar la ale­gría. Tie­ne 49 años y ha­ce 18 que le diag­nos­ti­ca­ron dia­be­tes ti­po 1. Es la pri­me­ra vez, se­gún cuen­ta, que no tu­vo que ocu­par­se de con­tro­lar qué co­me, cal­cu­lar los car­bohi­dra­tos y de­ci­dir cuán­do apli­car­se in­su­li­na. Es­tá fe­liz de ha­ber si­do par­te del pri­mer gru­po de pa­cien­tes en el que se pro­bó un “pán­creas ar­ti­fi­cial” con se­llo ar­gen­tino y re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res pro­mi­so­rios.

El sis­te­ma com­bi­na un sen­sor con­ti­nuo de glu­co­sa y una bom­ba de in­fu­sión de in­su­li­na sub­cu­tá­nea, dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, con un al­go­rit­mo di­se­ña­do en el país que con­tro­la au­to­má­ti­ca­men­te los ni­ve­les de azú­car en san­gre des­de un smartp­ho­ne.

El pri­mer en­sa­yo en dos hom­bres y tres mu­je­res in­su­li­no­de­pen­dien­tes du­ró 36 ho­ras y el al­go­rit­mo ARG, por las si­glas en in­glés de re­gu­la­ción au­to­má­ti­ca de la glu­co­sa, lo­gró man­te­ner los va­lo­res de glu­co­sa con­tro­la­dos el 86% del tiem­po, sin la in­ter­ven­ción del pa­cien­te.

“Es muy im­pac­tan­te lo que la tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar, lo alia­da que pue­de ser de los pa­cien­tes”, di­jo Sil­via, ayer, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de los re­sul­ta­dos en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Buenos Aires (ITBA).

Y agre­gó: “Uso bom­ba de in­su­li­na des­de ha­ce seis años. La ma­ra­vi­lla que se lo­gró con el al­go­rit­mo es que de­ter­mi­na cuán­do la bom­ba no in­fun­de ni si­quie­ra la in­su­li­na ba­sal, que es la que ne­ce­si­ta el cuer­po to­do el tiem­po. No só­lo cuan­do co­mo. Ade­más, no ten­go que es­tar cal­cu­lan­do los car­bohi­dra­tos. Los pa­cien­tes ado­ra­mos esas 36 ho­ras”.

El ARG, se­gún se ex­pli­có ayer, só­lo pre­ci­sa que se re­gis­tre cuan­do el usua­rio co­mien­za a co­mer, pe­ro sin que cal­cu­le cuán­tos gra­mos de hi­dra­tos de car­bono in­gie­re. Eso lo ha­ce el al­go­rit­mo, que se pro­gra­ma en un ce­lu­lar y se pue­de mo­ni­to­rear de ma­ne­ra re­mo­ta.

Al te­ner en cuen­ta ran­gos de fluc­tua­ción de la glu­co­sa más re­du­ci­dos que el sen­sor, ace­le­ra la res­pues­ta de la bom­ba de in­fu­sión o la de­tie­ne an­tes, cuan­do sea ne­ce­sa­rio, se­gún co­men­ta­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

“Ha­ce sie­te años que tra­ba­ja­mos en el pro­yec­to y és­tas son las pri­me­ras prue­bas clí­ni­cas en Amé­ri­ca la­ti­na con el al­go­rit­mo, que re­em­pla­za las fun­cio­nes del pán­creas en pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 1, que es cuan­do el pán­creas de­ja de fun­cio­nar y no pro­du­ce in­su­li­na”, di­jo el di­rec­tor del pro­yec­to, Ri­car­do Sánchez Pe­ña, ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción del ITBA e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet.

Pa­ra Luis Gro­sem­ba­cher, in­ves­ti­ga­dor clí­ni­co prin­ci­pal, los re­sul­ta­dos son alen­ta­do­res a cua­tro años de que se cum­pla un si­glo del des­cu­bri­mien­to de la in­su­li­na. “Cuan­do el con­trol au­to­má­ti­co de la glu­co­sa en san­gre li­be­ra a los pa­cien­tes de es­tar pen­san­do en su en­fer­me­dad, me­jo­ra su ca­li­dad de vida”, di­jo. Gro­sem­ba­cher in­te­gra la Sec­ción de Dia­be­tes del Ser­vi­cio de En­do­cri­no­lo­gía del Hos­pi­tal Ita­liano de Buenos Aires.

En ju­nio pa­sa­do, cin­co pa­cien­tes per­ma­ne­cie­ron en ese hos­pi­tal du­ran­te un día y me­dio. Mé­di­cos e in­ge­nie­ros con­fi­gu­ra­ron el al­go­rit­mo pa­ra ca­da pa­cien­te y los mo­ni­to­rea­ron du­ran­te la in­ter­na­ción.

El uso del ARG me­jo­ró ese con­trol, con los re­gis­tros de 36 ho­ras pre­vias a la prue­ba sin uso del al­go­rit­mo. Los pa­cien­tes no tu­vie­ron hi­po­glu­ce­mias noc­tur­nas y, du­ran­te el día, el tiem­po en hi­po­glu­ce­mia se re­du­jo del 7 al 2 por cien­to (ca­da uno por cien­to equi­va­le a 15 mi­nu­tos). Lo hi­zo al te­ner en cuen­ta va­ria­bles co­mo el tiem­po de ab­sor­ción de la in­su­li­na en ca­da ca­so y las me­di­cio­nes del sen­sor ca­da cin­co mi­nu­tos.

“Tie­ne un uso uni­ver­sal y só­lo hay que con­fi­gu­rar al­gu­nos pa­rá­me­tros del pa­cien­te, co­mo el pe­so, la re­la­ción en­tre la in­su­li­na y los car­bohi­dra­tos, por ejem­plo, que es lo que ha­cen los mé­di­cos con ca­da pa­cien­te. Con el tiem­po, el sis­te­ma se va adap­tan­do y se pue­de re­con­fi­gu­rar”, res­pon­dió Fa­bri­cio Ga­re­lli, ingeniero e in­ves­ti­ga­dor in­de­pen­dien­te del Co­ni­cet en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta.

La pre­sen­ta­ción coin­ci­de con el Día Mun­dial de la Dia­be­tes, que se con­me­mo­ra hoy. En nues­tro país, una de ca­da 10 per­so­nas pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad cró­ni­ca.

Par­ti­ci­pa­ron tam­bién Wal­do Be­llo­so, de la Sec­ción Far­ma­co­lo­gía Clí­ni­ca del Hos­pi­tal Ita­liano; Her­nán de Bat­tis­ta, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del Co­ni­cet en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, y Pa­tri­cio Col­meg­na, in­ves­ti­ga­dor asis­ten­te del Co­ni­cet en la Uni­ver­si­dad de Quil­mes. Son 17 in­te­gran­tes en to­tal, in­clui­do Da­niel Che­r­ñavsky, de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, Es­ta­dos Uni­dos.

El gru­po es­pe­ra ob­te­ner fon­dos pa­ra avan­zar, con prue­bas más pro­lon­ga­das y más pa­cien­tes. Aún que­dan va­rias eta­pas que su­pe­rar an­tes de que es­té dis­po­ni­ble. El tra­ba­jo lo fi­nan­cia­rom la Fun­da­ción Nuria (Ar­gen­ti­na) y Ce­llex (Es­pa­ña).

Pa­tri­cio pidal / afv

La pa­cien­te Sil­via Crespo com­par­tió su ex­pe­rien­cia clí­ni­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.