Nos­tal­gia en la pla­za: co­lo­ca­ron en ban­cos del Ro­se­dal las pri­me­ras 50 pla­cas en re­cuer­do de ve­ci­nos

es­pa­cio pú­bli­co. Gi­se­lle Maz­zeo per­dió a su pa­re­ja a prin­ci­pios de año y lo­gró, con su impulso, que la Ciu­dad per­mi­tie­ra ho­me­na­jes a se­res que­ri­dos

La Nacion - - BUENOS AIRES - Lu­cre­cia La­cro­ze LA NACION

“En un fes­te­jo de San Va­len­tín, yo le ar­mé una pla­ca a Mar­tín y la pe­gué en un ban­co en el Par­que Cen­te­na­rio. De­cía: «Pa­ra Ihn, que ama co­rrer en es­te par­que, de She, que lo ama a él»”, con­tó Gi­se­lle Maz­zeo, que acla­ró que esos eran sus apo­dos y que lo es­cri­bió en in­glés por­que la idea sur­gió de la pe­lí­cu­la Not­ting Hill, que era la pre­fe­ri­da de la pa­re­ja.

Tiem­po des­pués, Mar­tín Leonardo Ga­las­so tu­vo un pa­ro car­día­co en el par­que y mu­rió. “Ahí qui­se que la pla­ca fue­ra per­ma­nen­te; por obras de re­no­va­ción, ha­bía des­apa­re­ci­do y yo que­ría te­ner ese re­cuer­do nues­tro”, di­jo Gi­se­lle, que, tras co­mu­ni­car­se vía re­des so­cia­les con el je­fe de go­bierno por­te­ño, lo­gró cum­plir su sueño. La nue­va pla­ca man­tie­ne el mis­mo tex­to: “Pa­ra mí, él si­gue co­rrien­do. Y yo lo si­go aman­do”.

Gi­se­lle fue la gran pro­ta­go­nis­ta ayer en el Ro­se­dal de Pa­ler­mo, que se con­vir­tió en un área car­ga­da de emo­ción. Su his­to­ria dio lu­gar a una ini­cia­ti­va mu­cho ma­yor de la Ciu­dad des­ti­na­da a brin­dar “un es­pa­cio a los ve­ci­nos pa­ra re­cor­dar a los se­res que­ri­dos en el es­pa­cio pú­bli­co”, di­jo Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta al de­jar inau­gu­ra­dos los pri­me­ros 50 ban­cos con pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas. Ca­da una en­cie­rra un re­la­to lleno de nos­tal­gia y de amor.

En una pró­xi­ma eta­pa, se co­lo­ca­rán 100 más en el Par­que Ave­lla­ne­da. Las his­to­rias fue­ron sor­tea­das tras una con­vo­ca­to­ria en la que se ins­cri­bie­ron 1000 per­so­nas. Ca­da ga­na­dor fir­mó un con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción con el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Es­pa­cio Pú­bli­co, me­dian­te el que com­pro­me­te a cui­dar y man­te­ner el ban­co por los pró­xi­mos cin­co años, con po­si­bi­li­dad de re­no­va­ción. Si al­guno no qui­sie­ra con­ti­nuar con el con­ve­nio, po­drá re­ti­rar y con­ser­var la pla­ca. Si es­ta fue­ra van­da­li­za­da du­ran­te la vi­gen­cia del acuer­do, la fa­mi­lia de­be­rá re­po­ner­la o arre­glar­la.

Las lá­mi­nas de me­tal lle­van el nom­bre del ho­me­na­jea­do, las fe­chas de na­ci­mien­to y fa­lle­ci­mien­to y una fra­se que no su­pera los 140 ca­rac­te­res. En la de Ja­vier Gó­mez, jun­to a su nom­bre, se pue­de leer: “Ex­tra­ña­mos tu son­ri­sa, tu hu­mor ma­ra­vi­llo­so, por siem­pre en el co­ra­zón de GGO”. Las si­glas res­pon­den a Gen­te Gro­sa y Ochen­to­sa, el nom­bre del gru­po de ami­gos que se co­no­cie­ron en el co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra del Carmen.

La idea de rea­li­zar una pla­ca pa­ra Ja­vier fue de Verónica Bian­chi. Ella es­tu­vo pre­sen­te ayer, en re­pre­sen­ta­ción de to­dos, en el Ro­se­dal. “La idea es que el do­min­go ven­ga­mos en gru­po a to­mar ma­te acá, en el ban­co de Ja­vier”, ade­lan­tó.

Néstor Ave­na com­par­te la ale­gría de po­der ha­cer es­te ho­me­na­je a su pa­dre. “Mi pa­pá na­ció en Leo­nes, Cór­do­ba, y vino a Buenos Aires po­bre y sin es­tu­dios, pe­ro con es­fuer­zo lo­gró sa­lir ade­lan­te y a mí, que soy hi­jo úni­co, nun­ca me fal­tó na­da”, di­jo Néstor. Su es­po­sa tam­bién se mos­tró con­ten­ta: “Acá no le van a fal­tar flo­res nun­ca”, ex­pli­có.

En el ca­so de Ni­co­lás Eze­quiel Nad­deo, fue su ma­dre quien se anotó pa­ra po­der co­lo­car una pla­ca en su ho­nor. “Me en­can­ta te­ner otro es­pa­cio pa­ra ve­nir y sen­tar­me en el ban­co con él”, ex­pre­só en­tre lá­gri­mas Es­te­la Fer­nán­dez. Su hi­jo fa­lle­ció ha­ce tres años atro­pe­lla­do. La mu­jer tam­bién con­si­de­ra que su tra­ba­jo en Fa­mi­lia­res de Víc­ti­mas Via­les pa­ra evi­tar que se si­gan re­pi­tien­do si­nies­tros de trán­si­to es otra for­ma de ho­me­na­jear­lo.

Lau­ra Ca­rri­zo pi­dió una pla­ca pa­ra Gus­ta­vo Eduar­do Co­di­na, su ami­go del al­ma. “Me pa­re­ció que to­do ce­rra­ba. El pun­to de en­cuen­tro con nues­tros ami­gos siem­pre fue un ban­co blan­co que ha­bía cer­ca de la es­cue­la, y ade­más ve­nía­mos mu­cho al Ro­se­dal”, de­ta­lló la mu­jer, que es­ta­ba acom­pa­ña­da por su ma­dre y por la de Gus­ta­vo.

“Mi pe­di­do fue al­go chi­qui­to, era pa­ra mí, pe­ro se trans­for­mó en al­go po­ten­te; es muy emo­cio­nan­te”, di­jo Gi­se­lle Maz­zeo. A ella lo­grar to­da es­ta ini­cia­ti­va la for­ta­le­ció. “Com­par­tir el amor lo mul­ti­pli­ca”, sin­te­ti­zó.

Aun­que es­tá en eva­lua­ción cuá­les se­rán los pró­xi­mos par­ques en los que se dis­pon­drán pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas en los ban­cos, el sub­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción, Fe­de­ri­co Di Be­ne­det­to, con­fir­mó que ha­brá una pró­xi­ma con­vo­ca­to­ria en fe­bre­ro.

Sil­va­na co­lom­bo

Lau­ra Ca­rri­zo pi­dió ren­dir ho­me­na­je a su ami­go Gus­ta­vo Co­di­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.