Sin par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el de­fen­sor no se­rá del pue­blo

Ha­ce más de ocho años que es­tá va­can­te el car­go de om­buds­man na­cio­nal; se tra­ta de sal­dar una vie­ja deu­da, pe­ro sin co­me­ter nue­vos erro­res

La Nacion - - EDITORIALES | CARTAS -

El pues­to de de­fen­sor del pue­blo de la Na­ción es­tá va­can­te des­de ha­ce ocho lar­gos años. En las pró­xi­mas ho­ras, esa inex­pli­ca­ble y tris­tí­si­ma reali­dad po­dría ser co­rre­gi­da con la elec­ción de la per­so­na que, tal co­mo man­da la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal, de­be­rá te­ner a car­go “la de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos y de­más de­re­chos, ga­ran­tías e in­tere­ses tu­te­la­dos por las le­yes an­te he­chos, ac­tos u omi­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca”. Se tra­ta de ha­llar una fi­gu­ra re­le­van­te pa­ra ocu­par ese car­go, so­bre la que ha­ya su­fi­cien­te con­sen­so y po­sea unas ca­pa­ci­da­des mo­ra­les, éti­cas y téc­ni­cas in­ta­cha­bles.

Mu­chos han si­do los nom­bres de po­si­bles can­di­da­tos que se han lan­za­do al rue­do en tan­tos años de fra­ca­sa­dos con­sen­sos po­lí­ti­cos. El úl­ti­mo de­fen­sor del pue­blo fue Eduar­do Mon­dino, quien de­jó ese pues­to pa­ra asu­mir co­mo le­gis­la­dor.

Des­de en­ton­ces, nu­me­ro­sas aso­cia­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil han re­cla­ma­do a la Jus­ti­cia sub­sa­nar esa gro­se­ra fal­ta. Y los jue­ces res­pon­die­ron en fa­vor de esos pe­di­dos: tan­to la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción co­mo la Cá­ma­ra en lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo Fe­de­ral ex­hor­ta­ron al Con­gre­so a com­ple­tar esa va­can­te.

Pe­ro fue re­cién el año pa­sa­do cuan­do co­men­za­ron las reunio­nes de la co­mi­sión bi­ca­me­ral en­car­ga­da de lle­var ade­lan­te el trá­mi­te de esa de­sig­na­ción. Y la se­ma­na úl­ti­ma el Con­gre­so avan­zó fi­nal­men­te con la elec­ción de una ter­na de can­di­da­tos.

El mis­mo nu­me­ro­so gru­po de OSC que re­cla­ma­ba la elec­ción ur­gen­te del om­buds­man na­cio­nal se vio obli­ga­do a aler­tar so­bre la in­con­ve­nien­cia de que se lo ha­ga sin me­diar una au­dien­cia pú­bli­ca, pro­ce­di­mien­to par­ti­ci­pa­ti­vo, abier­to y trans­pa­ren­te que per­mi­te eva­luar los an­te­ce­den­tes de los can­di­da­tos y apor­tar in­for­ma­ción re­le­van­te, an­tes de la to­ma de de­ci­sio­nes por par­te de los le­gis­la­do­res.

Tan gran­de re­sul­ta la preo­cu­pa­ción de esa do­ce­na de en­ti­da­des que emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do con­jun­to ti­tu­la­do con una fra­se tan cla­ra co­mo con­tun­den­te: “Sin par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el de­fen­sor no se­rá pa­ra el pue­blo”. En un do­cu­men­to pos­te­rior, 39 OSC so­li­ci­ta­ron me­dian­te una car­ta pú­bli­ca di­ri­gi­da a los can­di­da­tos, que de­cli­nen su pos­tu­la­ción por en­ten­der que el pro­ce­di­mien­to pa­ra la elec­ción de la ter­na “no cum­plió con los es­tán­da­res mí­ni­mos de trans­pa­ren­cia y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na re­que­ri­dos in­ter­na­cio­nal­men­te”.

Los tres ele­gi­dos por la ma­yo­ría de los le­gis­la­do­res de la co­mi­sión bi­ca­me­ral, pre­si­di­da por la se­na­do­ra por la Ca­pi­tal Mar­ta Va­re­la (Cam­bie­mos), son Hum­ber­to Rog­ge­ro, Jor­ge Sarg­hi­ni y el ac­tual de­fen­sor del pue­blo de la ciu­dad de Buenos Aires, Ale­jan­dro Amor. Rog­ge­ro fue pre­si­den­te del blo­que jus­ti­cia­lis­ta de Dipu­tados du­ran­te el me­ne­mis­mo y es­tu­vo acu­sa­do de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y eva­sión fis­cal. Es­ta úl­ti­ma cau­sa su­pues­ta­men­te fue so­lu­cio­na­da por me­dio de un plan de pa­gos que le con­ce­dió la AFIP. Pa­ra­le­la­men­te, se de­ter­mi­nó de ma­ne­ra ver­gon­zo­sa que no hu­bo irre­gu­la­ri­da­des en la acu­mu­la­ción de su pa­tri­mo­nio de ca­si 80 mi­llo­nes de dó­la­res des­de que ac­ce­dió a la fun­ción pú­bli­ca. Eso sin men­cio­nar la de­fen­sa que Rog­ge­ro hi­zo de la ley de pa­ten­tes y los so­bor­nos que pa­ra su san­ción ha­brían pa­ga­do va­rios la­bo­ra­to­rios s. A to­das lu­ces, Rog­ge­ro no re­sul­ta un can­di­da­to idó­neo pa­ra es­te car­go. Sarg­hi­ni, en tan­to, fue mi­nis­tro de Eco­no­mía bo­nae­ren­se du­ran­te los go­bier­nos de Eduar­do Duhal­de y Fe­li­pe So­lá y es ac­tual­men­te le­gis­la­dor de esa pro­vin­cia por el Fren­te Re­no­va­dor.

Ayer, Rog­ge­ro, Amor y Sarg­hi­ni ex­pu­sie­ron sus pro­pues­tas pa­ra el car­go an­te la co­mi­sión bi­ca­me­ral y es­tá pre­vis­to que hoy el dic­ta­men de ma­yo­ría sea de­ba­ti­do en el Se­na­do en pri­mer tér­mino. En am­bas cá­ma­ras se ne­ce­si­ta una ma­yo­ría agra­va­da pa­ra de­sig­nar el de­fen­sor del pue­blo de la Na­ción: los dos ter­cios de los miem­bros pre­sen­tes, una frac­ción que de­no­ta la im­por­tan­cia que la Cons­ti­tu­ción le otor­ga.

Res­pec­to de los cues­tio­na­mien­tos de las OSC, la se­na­do­ra Va­re­la ex­pli­có que la ley no re­quie­re la obli­ga­to­rie­dad de con­vo­car a au­dien­cias pú­bli­cas; que, de to­dos mo­dos, hu­bie­ra si­do in­tere­san­te rea­li­zar­las, pe­ro que no dan los tiem­pos. “Pa­ra el 26 de es­te mes –di­jo la le­gis­la­do­ra– hay una reunión don­de es fun­da­men­tal que la Ar­gen­ti­na ten­ga una ins­ti­tu­ción co­mo la del de­fen­sor. De no cu­brir­se ese car­go, nues­tro país no po­drá in­gre­sar a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE)”, agre­gó.

Si bien pue­den re­sul­tar en­ten­di­bles los ar­gu­men­tos de la se­na­do­ra, lo cier­to es que se ha es­pe­ra­do tan­to tiem­po pa­ra de­sig­nar al om­buds­man que re­sul­ta cuan­to me­nos con­tra­dic­to­rio que se lo ha­ga a las apu­ra­das, sin las au­dien­cias. Se tra­ta de un fun­cio­na­rio que du­ra cin­co años en el car­go, con po­si­bi­li­dad de una úni­ca re­elec­ción; que tie­ne le­gi­ti­mi­dad pro­ce­sal, y que go­za de las in­mu­ni­da­des y pri­vi­le­gios de los le­gis­la­do­res.

Es, fun­da­men­tal­men­te, una fi­gu­ra de enor­me pe­so ins­ti­tu­cio­nal y ciu­da­dano. La fal­ta de nom­bra­mien­to de ese fun­cio­na­rio cau­só un im­pac­to pro­fun­da­men­te ne­ga­ti­vo en cau­sas gra­ví­si­mas, co­mo el ope­ra­ti­vo po­li­cial con muer­tos y he­ri­dos pa­ra des­alo­jar tie­rras en Ju­juy, en 2011; la tra­ge­dia fe­rro­via­ria de On­ce, de 2012, con 51 per­so­nas fa­lle­ci­das y más de 700 he­ri­dos, y la ne­fas­ta apli­ca­ción que pre­ten­dió ha­cer el an­te­rior go­bierno de la ley an­ti­te­rro­ris­ta. Es por eso que re­sul­tan más que aten­di­bles los re­pa­ros pre­sen­ta­dos por las OSC. Es un pa­so tras­cen­den­te: sal­dar una lar­guí­si­ma deu­da, pe­ro tam­bién, y muy es­pe­cial­men­te, ha­cer­lo de­bi­da­men­te, sin co­me­ter más erro­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.