La tram­pa del li­ke: cre­ce la de­pre­sión en ado­les­cen­tes

Có­mo im­pac­tan el ci­be­ra­co­so y los idea­les de be­lle­za en la au­to­es­ti­ma de los jó­ve­nes.

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Cin­tia Pe­ra­zo

Connie te­nía 13 años cuan­do co­men­zó a te­ner fuer­tes do­lo­res de ca­be­za y pan­za que cre­cían, has­ta las náu­seas, cuan­do te­nía que ir al co­le­gio. Ade­más, em­pe­zó a po­ner ex­cu­sas pa­ra no ir a cum­plea­ños, fies­tas o sa­li­das.

Lue­go de va­rias con­ver­sa­cio­nes, la chi­ca le con­tó a su ma­má que era víc­ti­ma de bull­ying por par­te de sus com­pa­ñe­ros: de es­cri­bir­le sus li­bros con in­sul­tos du­ran­te los re­creos, el mal­tra­to se ha­bía tras­la­da­do a las re­des so­cia­les, don­de la aco­sa­ban in­clu­so des­de per­fi­les des­co­no­ci­dos. “Es­ta­ba ca­da vez más pen­dien­te de los li­kes y los co­men­ta­rios que le ha­cían en sus fotos”, re­cuer­da su ma­má. La que an­tes era una ado­les­cen­te ale­gre se ha­bía apa­ga­do por com­ple­to y ca­si no sa­lía de su cuar­to.

Aun­que en la Ar­gen­ti­na no hay es­ta­dís­ti­cas, en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y los con­sul­to­rios pri­va­dos, psi­có­lo­gos y psi­quia­tras re­ci­ben ca­da vez más ca­sos de ado­les­cen­tes y jó­ve­nes –prin­ci­pal­men­te, mu­je­res– con de­pre­sión y an­sie­dad vin­cu­la­das al uso de las re­des so­cia­les. Des­de el cy­ber­bull­ying has­ta el im­pac­to de los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za ins­ta­la­dos en in­ter­net, es­tas son al­gu­nas de las pro­ble­má­ti­cas que, su­ma­das a otros fac­to­res de ries­go, re­per­cu­ten en los jó­ve­nes más vul­ne­ra­bles.

Lau­ra Jur­kows­ki, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de Re­Co­nec­tar­se, re­co­no­ce que las re­des so­cia­les ge­ne­ran gran an­gus­tia, de­bi­do a que mu­chas per­so­nas es­tán bus­can­do, con­ti­nua­men­te, al­go pa­ra pu­bli­car y con­se­guir más li­kes, lo que se co­no­ce co­mo síndrome o com­ple­jo de li­ke me. “Cuan­do no en­cuen­tran la re­per­cu­sión y la apro­ba­ción de sus pa­res, que es pro­pio de la ado­les­cen­cia, sien­ten mu­cha an­sie­dad y en va­rias opor­tu­ni­da­des se de­pri­men. Por otro la­do, los blogs y las re­des so­cia­les pue­den pu­bli­car dis­tin­tas ma­ne­ras, no sa­nas, de re­sol­ver esa an­gus­tia”, di­ce.

La psi­có­lo­ga ase­gu­ra que “to­do es­to, en las per­so­nas in­se­gu­ras, con me­nor au­to­es­ti­ma, que es­tán pa­san­do por un mo­men­to más vul­ne­ra­ble, ha­ce es­tra­gos”. Ade­más, po­ne el fo­co en el cy­ber­bull­ying: “An­tes el bull­ying se li­mi­ta­ba al ho­ra­rio y las per­so­nas que asis­tían al co­le­gio, por ejem­plo. Aho­ra, la can­ti­dad de gen­te a la cual le lle­gan los men­sa­jes que se di­fun­den por las re­des es mu­cho ma­yor. Ya no hay un lu­gar don­de re­fu­giar­se. Por otro la­do, a tra­vés de las re­des mu­chos se ani­man a de­cir co­sas que no di­rían ca­ra a ca­ra”.

Jo­nat­han Haidt y Jean Twen­ge, dos psi­có­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses, rea­li­za­ron re­cien­te­men­te una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción en la que com­pa­ra­ron las ta­sas de an­sie­dad, de­pre­sión y au­to­le­sio­nes en ado­les­cen­tes. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, es­tos in­di­ca­do­res au­men­ta­ron en gran me­di­da en­tre las jó­ve­nes in­gle­sas y es­ta­dou­ni­den­ses lue­go de 2012. Des­ta­can que ese in­cre­men­to “coin­ci­de con el in­gre­so ge­ne­ra­li­za­do a las re­des so­cia­les y el au­ge de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes”.

Ade­más, ase­gu­ran que, por las re­des e in­ter­net, los chi­cos es­tán ca­da vez más ex­pues­tos y tie­nen ac­ce­so di­rec­to al co­no­ci­mien­to so­bre mé­to­dos pa­ra ha­cer­se au­to­mu­ti­la­cio­nes, por ejem­plo. Por otro la­do, otro pe­li­gro es que com­par­ten en lí­nea sus pen­sa­mien­tos sin la su­per­vi­sión de pro­fe­sio­na­les que pue­dan ayu­dar­los a su­pe­rar sus cri­sis.

A ni­vel lo­cal, Adria­na In­grat­ta, psi­quia­tra in­fan­til y ju­ve­nil y je­fa del Ser­vi­cio de Sa­lud Men­tal del Hos­pi­tal Pe­dro de Eli­zal­de, tam­bién ob­ser­va con preo­cu­pa­ción es­ta ten­den­cia. “Veo un au­men­to de las con­sul­tas por de­pre­sión e in­ten­to de sui­ci­dio en ado­les­cen­tes, y mu­chas ve­ces son des­en­ca­de­nan­tes de si­tua­cio­nes vi­vi­das a tra­vés de las re­des so­cia­les, que por su in­me­dia­tez pro­vo­can gran frus­tra­ción”, ex­pli­ca. “Los ado­les­cen­tes que no cuen­tan con re­cur­sos pro­pios o in­ter­nos, ni con fa­mi­lia­res o ami­gos que los con­ten­gan, tien­den a en­fer­mar. Ahí es cuan­do sur­gen las au­to­le­sio­nes y los sín­to­mas de­pre­si­vos”, agre­ga.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), más de 300.000.000 de per­so­nas en el mun­do su­fren de­pre­sión, y más de 260.000.000 tie­nen tras­tor­nos de an­sie­dad. Por otro la­do, la En­cues­ta Na­cio­nal de Uso de Dro­gas y Sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos re­ve­ló que en 2016 las ado­les­cen­tes que su­fren de­pre­sión ca­si tri­pli­ca­ban a la can­ti­dad de va­ro­nes de­pri­mi­dos.

Con res­pec­to a nues­tro país, da­tos del pri­mer Es­tu­dio Ar­gen­tino de Epi­de­mio­lo­gía en Sa­lud Men­tal mues­tran có­mo uno de ca­da tres ar­gen­ti­nos ma­yo­res de 18 años pre­sen­tó un tras­torno de sa­lud men­tal en al­gún mo­men­to de su vi­da. En­tre los tres más fre­cuen­tes, es­tá el epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor.

Bus­car ser par­te

Clau­dio Wais­burg, neu­ró­lo­go y di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Neu­ro­pe­diá­tri­co SOMA, no tie­ne du­da de que las re­des so­cia­les tie­nen un víncu­lo di­rec­to con el au­men­to en la de­pre­sión, la an­sie­dad e, in­clu­so, de los ca­sos de sui­ci­dio en jó­ve­nes, es­pe­cial­men­te mu­je­res. “La di­fu­sión y vi­ra­li­za­ción de ma­ne­ras de au­to­le­sio­nar­se son un ries­go ma­yúscu­lo cuan­do caen en po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles”, di­ce.

El neu­ró­lo­go agre­ga que el efec­to que las re­des so­cia­les tie­nen en las re­la­cio­nes en­tre ado­les­cen­tes, so­bre to­do “por la com­pa­ra­ción so­cial cons­tan­te”, ha­ce que las chi­cas se sien­tan inade­cua­das, po­co atrac­ti­vas e im­po­pu­la­res. “Al mis­mo tiem­po, es­tas pla­ta­for­mas pro­mue­ven la agre­sión re­la­cio­nal y pro­du­cen una sen­sa­ción cons­tan­te de que es­tás que­dán­do­te afue­ra, de que te es­tás per­dien­do co­sas”, afir­ma.

Eso le pa­sa­ba a Ana, que tie­ne 17 años y sen­tía una enor­me an­gus­tia ca­da vez que un posteo en su Ins­ta­gram no te­nía la can­ti­dad de li­kes o co­men­ta­rios que es­pe­ra­ba. Ade­más, la an­sie­dad au­men­ta­ba has­ta ha­cer­la rom­per en llan­to cuan­do es­cri­bía men­sa­jes di­rec­tos por las re­des o por What­sApp y sus ami­gas no res­pon­dían in­me­dia­ta­men­te.

“De al­gu­na ma­ne­ra, Ins­ta­gram y What­sApp dan un feed­back per­ma­nen­te, pe­ro a ve­ces irreal y con­fu­so, so­bre si una chi­ca es va­lio­sa, que­ri­da o po­pu­lar. En los ado­les­cen­tes, eso es vi­tal por­que tie­nen ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­dos, de te­ner per­te­nen­cia y se vuel­ve una bom­ba de tiem­po o un fe­nó­meno di­fí­cil de ma­ne­jar”, ex­pli­ca Ce­ci­lia Ca­lós, psi­có­lo­ga clí­ni­ca.

Pa­ra Ca­lós, los jó­ve­nes es­tán vi­vien­do un cam­bio en las re­la­cio­nes y los víncu­los a par­tir de las re­des so­cia­les, por­que es­tas dan una se­rie de

in­for­ma­ción so­bre los mo­vi­mien­tos de la otra per­so­na, lo que ge­ne­ra ma­yor an­sie­dad y an­gus­tia. “Mu­chos su­po­nen que por­que la otra per­so­na es­tá ‘en lí­nea’ o ‘dis­po­ni­ble’, va a res­pon­der rá­pi­da­men­te. Hoy es­pe­rar diez mi­nu­tos es mu­cho tiem­po”, sos­tie­ne la psi­có­lo­ga. “Los chi­cos y mu­chos adul­tos no pue­den es­pe­rar y lle­gan a te­ner la ne­ce­si­dad de es­tar per­ma­nen­te­men­te che­quean­do si hay men­sa­jes o res­pues­tas”.

Al­gu­nas re­des to­ma­ron no­ta de los efec­tos que pro­vo­can en la sa­lud de sus usua­rios y em­pe­za­ron a im­ple­men­tar me­di­das. Ins­ta­gram, por ejem­plo, de­ci­dió pro­bar ocul­tar los li­kes, por aho­ra, en sie­te paí­ses: Aus­tra­lia, Bra­sil, Ca­na­dá, Ir­lan­da, Ita­lia, Ja­pón y Nue­va Ze­lan­da. Allí, so­lo el due­ño de la cuen­ta pue­de ver cuán­tos y quié­nes le die­ron un co­ra­zón.

Aun­que Lau­ra in­ten­tó ayu­dar a su hi­ja Connie a que arre­gla­ra las co­sas con sus ami­gas, no pu­do. “Me reuní va­rias ve­ces con las do­cen­tes y au­to­ri­da­des del co­le­gio, pe­ro creo que no sa­bían có­mo ma­ne­jar la si­tua­ción. Ni ha­blar de las re­des so­cia­les: no te­nían ni idea de qué pa­sa­ba en ese mun­do”, cuen­ta. Fi­nal­men­te, de­ci­dió cam­biar­la de es­cue­la. “El día que le di la no­ti­cia blo­queó a to­dos sus vie­jos com­pa­ñe­ros y se fue de to­dos los gru­pos de What­sApp. Fue co­mo un ac­to de li­be­ra­ción. Hoy, su vi­da cam­bió por com­ple­to: vol­vió a son­reír, a dis­fru­tar y sa­le con sus ami­gas”, re­su­me.

Fren­te a la pre­gun­ta acer­ca de por qué las ado­les­cen­tes se ven más afec­ta­das por las re­des que los va­ro­nes, Twen­ge plan­tea en su es­tu­dio dos hi­pó­te­sis. En pri­mer lu­gar, ha­bla de la ex­clu­sión so­cial per­ci­bi­da por las chi­cas. “Aque­llas que no se ven in­te­gra­das en ac­ti­vi­da­des a tra­vés de las re­des sien­ten un gran im­pac­to ne­ga­ti­vo”, se­ña­la.

La se­gun­da cau­sa se­ría el efec­to que po­drían ge­ne­rar cier­tos idea­les es­té­ti­cos que se di­fun­den y am­pli­fi­can por esa vía, su­ma­do a que las mu­je­res uti­li­za­rían las re­des so­cia­les pa­ra ca­na­li­zar su agre­si­vi­dad mu­cho más que los va­ro­nes, que sue­len ha­cer­lo a tra­vés de lo fí­si­co, en en­cuen­tros ca­ra a ca­ra, y usan las pan­ta­llas, so­bre to­do, pa­ra ju­gar.

La di­rec­to­ra de Re­Co­nec­tar­se su­gie­re que los pa­dres es­tén aten­tos al com­por­ta­mien­to de sus hi­jos: si atra­vie­san cam­bios de áni­mo, si de­jan de ha­cer al­gu­na ac­ti­vi­dad que les gus­ta­ba, co­mo su de­por­te pre­fe­ri­do o su hobby, por ejem­plo. “Tam­bién si pa­san mu­cho tiem­po en­ce­rra­dos en su cuar­to, si de­jan de sa­lir, si se po­nen ner­vio­sos o se an­gus­tian cuan­do es­tán con su ce­lu­lar o fren­te a la compu­tado­ra”, enu­me­ra.

Re­co­mien­da man­te­ner una re­la­ción de diá­lo­go abier­ta, ge­ne­rar mo­men­tos de con­fian­za y de em­pa­tía pa­ra que los chi­cos acu­dan a sus pa­dres cuan­do lo ne­ce­si­ten. “Hay que ha­blar­les de los ries­gos que tie­nen las re­des y de la ne­ce­si­dad de cui­dar, de cui­dar­se, y pro­te­ger a los ami­gos”, en­fa­ti­za Jur­kows­ki. Otro pun­to cla­ve es de­cir­les que de­ben pe­dir ayu­da cuan­do hay al­gu­na si­tua­ción que no pue­den ma­ne­jar. “Es fun­da­men­tal que les en­se­ñe­mos que ade­más de las re­des y las pan­ta­llas, de­ben se­guir te­nien­do otro ti­po de re­la­cio­nes y ac­ti­vi­da­des”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.