Boicot. Las mar­cas se van de Fa­ce­book por no con­tro­lar los mensajes de odio

En los úl­ti­mos días, la po­de­ro­sa red so­cial per­dió los anun­cios de Co­ca-Co­la, Hon­da, Uni­le­ver y Ve­ri­zon, en­tre otras fir­mas; or­ga­ni­za­cio­nes y activistas impulsan una cam­pa­ña glo­bal

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Pa­blo Xi­mé­nez de san­do­val EL PAíS

LOS ÁN­GE­LES.– La lis­ta si­gue cre­cien­do. Has­ta an­te­ayer, más de 160 em­pre­sas, en­tre ellas, al­gu­nos de los ma­yo­res anun­cian­tes del mun­do, ha­bían de­ci­di­do sus­pen­der la pu­bli­ci­dad en Fa­ce­book en res­pues­ta a la fal­ta de com­pro­mi­so de la com­pa­ñía con el con­trol de la in­for­ma­ción tó­xi­ca y el dis­cur­so de odio. El boicot a Fa­ce­book au­men­tó ex­po­nen­cial­men­te en so­lo un fin de se­ma­na, ame­na­za el va­lor de la com­pa­ñía en la Bol­sa y re­ve­la una am­plia preo­cu­pa­ción por el pa­pel que las re­des so­cia­les van a cum­plir en la cam­pa­ña elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra los co­mi­cios pre­si­den­cia­les del 3 de no­viem­bre.

La cam­pa­ña que pi­de el boicot con­tra Fa­ce­book co­men­zó el 17 de es­te mes, pe­ro des­pe­gó de­fi­ni­ti­va­men­te el vier­nes, cuan­do Uni­le­ver, uno de los ma­yo­res anun­cian­tes del mun­do, de­ci­dió re­ti­rar su pu­bli­ci­dad de la pla­ta­for­ma. En las si­guien­tes ho­ras, la red so­cial per­dió a Co­ca-Co­la, Hon­da, Ve­ri­zon y Le­vi’s. An­te­ayer se su­mó el gi­gan­te de las ca­fe­te­rías Star­bucks, el sex­to anun­cian­te de Fa­ce­book el año pa­sa­do.

La re­ti­ra­da ful­mi­nan­te de anun­cian­tes hi­zo reac­cio­nar al fun­da­dor y CEO de la com­pa­ñía, Mark Zuc­ker­berg, que du­ran­te años se ne­gó a apli­car con­tro­les pa­ra evi­tar el uso de su pla­ta­for­ma pa­ra la in­to­xi­ca­ción po­lí­ti­ca y la pro­pa­ga­ción de cons­pi­ra­cio­nes y dis­cur­sos de odio. El vier­nes, Zuc­ker­berg anun­ció que va a prohi­bir cual­quier men­sa­je re­la­cio­na­do con el lla­ma­do dis­cur­so de odio en su pla­ta­for­ma, es de­cir, mensajes con con­te­ni­do que, se­gún los edi­to­res de Fa­ce­book, pro­mue­va la dis­cri­mi­na­ción.

Ade­más, eti­que­ta­rá los con­te­ni­dos que con­si­de­re de es­pe­cial va­lor pe­rio­dís­ti­co pa­ra el pú­bli­co. La de­ci­sión pa­re­ce ir en­ca­mi­na­da a pro­mo­cio­nar con­te­ni­dos re­le­van­tes. Twit­ter de­ci­dió por su par­te es­te mes em­pe­zar a eti­que­tar co­mo pe­li­gro­so el con­te­ni­do del rey de las re­des so­cia­les: el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump. Fa­ce­book lle­va re­ci­bien­do crí­ti­cas des­de ha­ce años por­que se nie­ga a con­tro­lar cual­quier ti­po de in­for­ma­ción tó­xi­ca que se com­par­te en su pla­ta­for­ma en nom­bre de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Zuc­ker­berg afir­mó que la nue­va po­lí­ti­ca es­ta­ba en es­tu­dio tres se­ma­nas an­tes de que em­pe­za­ra el boicot. Fa­ce­book es la se­gun­da pla­ta­for­ma de anun­cios del mun­do, de­trás de Google, con unos in­gre­sos anuales por pu­bli­ci­dad de 69.700 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ini­cia­ti­va glo­bal

La cam­pa­ña fue co­men­za­da por las or­ga­ni­za­cio­nes Free Press y Com­mon Sen­se Me­dia, con apo­yo del prin­ci­pal lobby de de­fen­sa de los afroameric­anos, Naacp, y el prin­ci­pal lobby ju­dío, la Li­ga An­ti­di­fa­ma­ción (ADL), ba­jo el nom­bre de Stop Ha­te for Pro­fit (no al odio por di­ne­ro). El di­rec­tor de Com­mon Sen­se Me­dia, Jim Ste­yer, afir­mó an­te­ayer que el si­guien­te pa­so es ha­cer­la glo­bal.

La re­ti­ra­da de la pu­bli­ci­dad de Fa­ce­book lle­ga en un mo­men­to muy par­ti­cu­lar. Por un la­do, las em­pre­sas es­tán can­ce­lan­do cam­pa­ñas por el freno en el con­su­mo de­ri­va­do de la pan­de­mia. Ade­más, se pro­du­ce en me­dio de la in­dig­na­ción que es­tá cam­bian­do el dis­cur­so so­bre el ra­cis­mo y el odio en Es­ta­dos Uni­dos y que hi­zo in­to­le­ra­ble cual­quier am­bi­güe­dad ra­cis­ta o dis­cri­mi­na­to­ria. Pe­ro so­bre to­do re­ve­la una preo­cu­pa­ción por la fal­ta de evo­lu­ción de las re­des des­de que la cam­pa­ña de Trump las uti­li­zó pa­ra des­in­cen­ti­var el vo­to y pro­pa­gar des­in­for­ma­ción.

Po­co cam­bió des­de aque­lla cam­pa­ña, que to­mó al mun­do po­lí­ti­co por sor­pre­sa y que pro­vo­có in­ves­ti­ga­cio­nes en el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se. La po­si­bi­li­dad de que se re­pi­ta es uno de los gran­des asun­tos de la cam­pa­ña de 2020. Ca­da avan­ce de las re­des so­cia­les en la di­rec­ción de con­tro­lar un po­co más el con­te­ni­do que se com­par­te en ellas es con­tes­ta­do por Trump con acu­sa­cio­nes de cen­su­ra y ses­go.

Las ac­cio­nes de Fa­ce­book ba­ja­ron un 8% el vier­nes. La ci­fra su­po­ne bo­rrar en un día 56.000 mi­llo­nes de dó­la­res del va­lor de la em­pre­sa. Pa­ra Zuc­ker­berg su­pu­so una pér­di­da de 7200 mi­llo­nes en su for­tu­na. Las de Twit­ter, que no es ob­je­to de la cam­pa­ña de boicot, ca­ye­ron un 7%.

El 18 de es­te mes mar­có un pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción de Fa­ce­book con Trump cuan­do la red re­ti­ró un anun­cio de cam­pa­ña del pre­si­den­te por con­te­ner un sím­bo­lo que po­día con­fun­dir­se con uno uti­li­za­do por los na­zis. La cam­pa­ña de Trump iden­ti­fi­có al di­fu­so gru­po de ul­tra­iz­quier­da An­ti­fa con un trián­gu­lo ro­jo in­ver­ti­do, el sím­bo­lo que los na­zis co­sían en la ro­pa de los pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos en los cam­pos de con­cen­tra­ción. El men­sa­je fue de­nun­cia­do por la Li­ga An­ti­di­fa­ma­ción. La de­ci­sión de Fa­ce­book su­pu­so un an­tes y un des­pués en su po­lí­ti­ca de no in­ter­ve­nir en el con­te­ni­do po­lí­ti­co de su pla­ta­for­ma. © El País, SL

Afp

Fa­ce­book per­dió el vier­nes 56.000 mi­llo­nes de dó­la­res tras la caí­da de un 8% de sus ac­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.