La in­con­clu­sa eman­ci­pa­ción de Fer­nán­dez

Los em­pre­sa­rios le pi­den que aban­do­ne al kirch­ne­ris­mo y Cris­ti­na le re­cla­ma que se ale­je de las cor­po­ra­cio­nes; gre­mios y go­ber­na­do­res de­man­dan más pe­ro­nis­mo, pe­ro el Pre­si­den­te elu­de las de­fi­ni­cio­nes

LA NACION - - NOTAS DE TAPA - Jor­ge Liot­ti

“Pa­ra us­ted, ¿has­ta dón­de man­da real­men­te el pre­si­den­te Alberto Fer­nán­dez?” La pre­gun­ta de Luis Cu­bed­du, uno de los emi­sa­rios del FMI que es­tu­vie­ron es­ta se­ma­na en Bue­nos Ai­res, sor­pren­dió a sus in­ter­lo­cu­to­res por la fron­ta­li­dad del plan­teo.

Los téc­ni­cos del Fon­do ya co­no­cen los di­le­mas lo­ca­les co­mo si fue­ran ar­gen­ti­nos y pa­re­cen ex­hi­bir una mi­ra­da que ex­ce­de el me­ro fis­ca­lis­mo del pa­sa­do. In­da­ga­ron mu­cho en cues­tio­nes pre­su­pues­ta­rias y mo­ne­ta­rias, pe­ro tam­bién pro­fun­di­za­ron so­bre los pro­ble­mas po­lí­ti­cos pa­ra ge­ne­rar con­sen­sos y las po­si­bi­li­da­des de que se pro­duz­ca un es­ta­lli­do so­cial. Des­pués de eso, la ti­tu­lar del or­ga­nis­mo, Kris­ta­li­na Geor­gie­va, di­jo que el país “en­fren­ta desafíos muy dra­má­ti­cos sin so­lu­cio­nes fá­ci­les”. Se le po­drá cues­tio­nar la fal­ta de no­ve­dad, pe­ro no un error de diagnóstic­o. Ro­ber­to La­vag­na y Eli­sa Ca­rrió, des­de pos­tu­ras muy dis­tin­tas, ex­pre­sa­ron in­quie­tu­des si­mi­la­res es­ta se­ma­na.

El Co­lo­quio de IDEA fue la ca­ja de re­so­nan­cia de una ten­sión que des­ga­rra al pre­si­den­te Alberto Fer­nán­dez y que se ali­nea con la in­quie­tud del Fon­do. De­ci­dió par­ti­ci­par y rom­per la or­gu­llo­sa tra­di­ción del kirch­ne­ris­mo de no con­cu­rrir a ese es­pa­cio. Se lo ha­bían pro­pues­to los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos del fo­ro, Ro­ber­to Mur­chi­son y Ro­ber­to Ale­xan­der, en un en­cuen­tro en Oli­vos. Des­pués ajus­ta­ron de­ta­lles en una reunión con Gus­ta­vo Be­liz, un in­ter­me­dia­rio ha­bi­tual con el em­pre­sa­ria­do. Pa­re­cía to­do con­tro­la­do, pe­ro lo em­pa­ñó la crea­ti­va idea de ar­mar un chat de co­men­ta­rios en tiem­po real. Fer­nán­dez fue des­pe­lle­ja­do por los co­men­ta­rios de im­por­tan­tes em­pre­sa­rios, que no so­lo es­ta­ban dis­con­for­mes con el tono del dis­cur­so pre­si­den­cial, sino que además pa­re­cie­ron no en­ten­der la di­ná­mi­ca y los al­can­ces de la con­ver­sa­ción vir­tual. Eran las diez de la no­che de ese miér­co­les y el Pre­si­den­te se­guía fu­rio­so men­sa­jean­do a su equi­po, que in­ten­ta­ba con­ven­cer­lo de que no ha­bía si­do una em­bos­ca­da. “Que se jo­ro­be, yo le di­je que no va­ya, que lo iban a ca­gar”, se jac­tó al otro día Cris­ti­na Kirch­ner.

El epi­so­dio re­fle­ja una en­cru­ci­ja­da de­ci­si­va pa­ra Alberto Fer­nán­dez. Los em­pre­sa­rias le de­man­dan que se eman­ci­pe del kirch­ne­ris­mo du­ro, que vuel­va a ser el de an­tes de Vi­cen­tin, el hom­bre pre­vi­si­ble que los en­tu­sias­mó en los pri­me­ros me­ses. No en­tien­den, por ejem­plo, por qué el Pre­si­den­te ha­bló tan so­ca­rro­na­men­te de ellos en la en­tre­vis­ta del do­min­go pa­sa­do con el pe­rio­dis­ta Ho­ra­cio

Ver­bitsky. Tam­po­co pa­ra qué los con­vo­ca­ron a la Ca­sa Ro­sa­da la se­ma­na pa­sa­da jun­to a la CGT y la CTA (la pre­sen­cia de Yasky les hi­zo rui­do por­que siem­pre fue un du­ro crí­ti­co), si no ha­bía nin­gún men­sa­je con­cre­to pa­ra trans­mi­tir, más allá de lo ges­tual.

Cris­ti­na, en­fren­te, le acon­se­ja a Fer­nán­dez to­do el tiem­po que cor­te la­zos con lo que pa­ra ella cons­ti­tu­ye una vie­ja oli­gar­quía pre­ben­da­ria, y que re­ge­ne­re una nue­va hor­nea­da de hom­bres y mu­je­res de ne­go­cios con mi­ra­da pro­duc­ti­vis­ta y sin com­ple­jos con el Es­ta­do. Su hi­jo Má­xi­mo des­gra­na con flui­dez es­te pen­sa­mien­to en sus ca­da vez más fre­cuen­tes en­cuen­tros de cons­truc­ción po­lí­ti­ca. En el Ins­ti­tu­to Pa­tria anida un con­ven­ci­mien­to to­tal de que hay un gru­po de em­pre­sa­rios po­de­ro­sos, al fren­te del cual ubi­can sim­bó­li­ca­men­te a Héc­tor Mag­net­to de Cla­rín y a Pao­lo Roc­ca de Te­chint, que bus­can dispu­tar­le el po­der al Go­bierno, fi­jar­le pau­tas y, al fi­nal, coop­tar­lo. Por eso Cris­ti­na hi­zo lle­gar su fuer­te ma­les­tar con los sec­to­res que alien­tan el ate­rri­za­je de Mar­tín Re­dra­do en Eco­no­mía, en­tre quie­nes iden­ti­fi­ca a Ser­gio Mas­sa (es­ta se­ma­na fue muy crí­ti­ca con el dipu­tado ti­gren­se por­que en­tien­de que no la de­fen­dió con én­fa­sis cuan­do lo con­sul­ta­ron so­bre la con­vo­ca­to­ria a mar­char fren­te a su do­mi­ci­lio).

El Pre­si­den­te cree po­der ad­mi­nis­trar esa ten­sión pe­ro ter­mi­na atra­pa­do en un cru­ce de frus­tra­cio­nes mu­tuas. Cuan­do él se ima­gi­na co­mo la sín­te­sis de esas dos de­man­das, en reali­dad ex­hi­be os­ci­la­cio­nes que con­fun­den. Por eso ha­bla de que no ha­brá de­va­lua­ción pe­ro el dó­lar blue sube a $177, o se re­fie­re a la im­por­tan­cia de re­cons­truir ex­pec­ta­ti­vas y la en­cues­ta en IDEA re­fle­ja que el 70% de los em­pre­sa­rios pien­sa que la eco­no­mía del país va a em­peo­rar en los pró­xi­mos seis me­ses. Se­me­jan­tes tur­bu­len­cias pa­re­cen no al­te­rar a un Guz­mán que aho­ra se sien­te más for­ta­le­ci­do in­ter­na­men­te, y que apues­ta a una re­so­lu­ción gra­dual del des­ca­la­bro. La fle­xi­bi­li­za­ción del con­ta­do con li­qui es lo úni­co que pien­sa mo­ver por aho­ra, con­ven­ci­do de que el dó­lar blue no re­fle­ja un va­lor real. “Por qué va­mos a de­va­luar si te­ne­mos con­tro­les cam­bia­rios, su­pe­rá­vit co­mer­cial, sin ven­ci­mien­tos de deu­da y re­ser­vas en 41.000 mi­llo­nes de dó­la­res”, res­pon­dió en la in­ti­mi­dad an­te la pre­gun­ta que so­bre­vue­la los mer­ca­dos. Pe­ro los pri­va­dos son mu­cho más es­cép­ti­cos.

Un epi­so­dio de es­tos días re­tra­ta esos con­tras­tes. Fer­nán­dez fue el jue­ves a Va­ca Muer­ta pa­ra lan­zar el Plan Gas, ha­blar de in­ver­sio­nes y abrir la puer­ta a un cui­da­do­so des­con­ge­la­mien­to ta­ri­fa­rio. Un Alberto ver­sión Mau­ri­cio. A so­lo 45 mi­nu­tos de ahí, en Lo­ma La La­ta, par­te del vas­to ya­ci­mien­to don­de ope­ra prin­ci­pal­men­te YPF, un gru­po vin­cu­la­do a la co­mu­ni­dad ma­pu­che pay­ne­mil in­gre­só con ar­mas de fue­go a una ofi­ci­na ge­ren­cial, ame­na­zó a los ad­mi­nis­tra­ti­vos, to­mó las má­qui­nas, ro­bó ga­na­do y ame­na­zó con ocu­par par­te del te­rri­to­rio. El vio­len­to epi­so­dio, que fue de­nun­cia­do en la co­mi­sa­ría lo­cal de Vis­ta Ale­gre, ge­ne­ró pá­ni­co en­tre las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran allí y per­ci­ben con preo­cu­pa­ción el am­bi­guo men­sa­je ofi­cial so­bre la ocu­pa­ción de te­rre­nos. “Hay una mez­cla de ma­pu­ches to­mán­do­se tie­rras en­tre sí, y mu­chos vi­vos que, ha­cien­do uso de la pro­pie­dad an­ces­tral de la tie­rra, ocu­pan lu­ga­res es­tra­té­gi­cos pa­ra lue­go co­brar de­re­chos de su­per­fi­cie. Ocu­rre en mu­chos lu­ga­res de Va­ca Muer­ta. Ex­tor­sio­nan a to­das las em­pre­sas, tan­to ope­ra­do­ras co­mo con­tra­tis­tas”, ex­pli­có una fuen­te del sec­tor ener­gé­ti­co.

El dé­fi­cit de re­pre­sen­ta­ción

Esa di­fi­cul­tad de iden­ti­fi­ca­ción tam­bién ero­sio­na su ba­se de re­pre­sen­ta­ción, que to­do el tiem­po se pre­gun­ta quién es real­men­te Alberto Fer­nán­dez. Des­pués de es­cu­char las du­ras crí­ti­cas del Go­bierno al ban­de­ra­zo del lu­nes, cier­tos ase­so­res ana­li­za­ron que al­gu­nos de los seg­men­tos so­cia­les que es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­dos allí (so­bre to­do los que no es­tu­vie­ron en las ca­lles, pe­ro com­par­ten sus con­sig­nas) pro­ba­ble­men­te ha­yan si­do sus vo­tan­tes el año pa­sa­do. Son par­te de ese elec­to­ra­do os­ci­lan­te que le dio el triun­fo a Ma­cri en 2015 y que les per­mi­tió ga­nar en 2019. El apor­te iden­ti­ta­rio que Fer­nán­dez le ha­bía agre­ga­do al tron­co kirch­ne­ris­ta, y que aho­ra se des­di­bu­jó.

Allí emer­ge un co­lec­ti­vo sin re­pre­sen­ta­ción cla­ra, más allá de la apro­pia­ción que as­tu­ta­men­te ha­ce el sec­tor du­ro de Pro de las mo­vi­li­za­cio­nes. Los en­cues­ta­do­res más se­rios coin­ci­den en se­ña­lar una cre­cien­te in­sa­tis­fac­ción so­cial con la di­ri­gen­cia en su con­jun­to, an­te el re­cu­rren­te fra­ca­so de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. El agudo Ale­jan­dro Katz seg­men­ta la so­cie­dad ar­gen­ti­na en tres gru­pos: uno, re­la­ti­va­men­te ri­co y apá­ti­co an­te las os­ci­la­cio­nes por­que tie­ne es­pal­da eco­nó­mi­ca, que ad­vier­te que si se sien­te ame­na­za­do se va; otro, es­truc­tu­ral­men­te mar­gi­na­do, que tam­bién mues­tra re­la­ti­va in­di­fe­ren­cia por­que sa­be que siem­pre le va a ir mal; y el del me­dio, que es el más par­ti­ci­pa­ti­vo y preo­cu­pa­do por­que su si­tua­ción de­pen­de di­rec­ta­men­te de las de­ci­sio­nes del Go­bierno. El pri­mer gru­po po­lí­ti­ca­men­te res­pon­de a Ma­cri, el se­gun­do es­tá iden­ti­fi­ca­do con Cris­ti­na y el ter­ce­ro, no tie­ne re­pre­sen­ta­ción cla­ra. “El cli­va­je se da so­bre to­do en torno del rol del Es­ta­do y del mer­ca­do. Mien­tras el pri­mer gru­po pi­de li­ber­ta­des y pres­cin­de del apo­yo ofi­cial, el se­gun­do es­ta­ble­ce un con­tra­to elec­to­ral con quien le pue­de ga­ran­ti­zar asis­ten­cia es­ta­tal. El ter­ce­ro os­ci­la en una pos­tu­ra mo­de­ra­da so­bre el rol es­ta­tal”, ex­pli­ca el en­sa­yis­ta.

Es­ta ma­triz so­cial se fue ges­tan­do a lo lar­go de las dos dé­ca­das pos­te­rio­res a la cri­sis de 2001, cuan­do se pro­du­jo una pro­fun­da trans­for­ma­ción por el sur­gi­mien­to de los mo­vi­mien­tos so­cia­les y de la eco­no­mía po­pu­lar que con­tu­vie­ron a los que se ha­bían caí­do del sis­te­ma des­pués de la con­ver­ti­bi­li­dad. Así la Ar­gen­ti­na pa­só de te­ner un 80% del mer­ca­do la­bo­ral ac­ti­vo en pues­tos for­ma­les sin­di­ca­li­za­dos a un po­co más del 50%; el res­to que­dó en la in­for­ma­li­dad o en las or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se.

Pe­ro la pan­de­mia pro­fun­di­zó un fe­nó­meno so­cial no­ve­do­so: el abrup­toen­san­cha­mien­to de la cla­se me­dia ba­ja. Em­plea­dos, cuen­ta pro pis­tas, mo­zos de ba­res, pe­lu­que­ras, que se ca­ye­ron del sis­te­ma por la pro­lon­ga­ción de la úl­ti­ma dé­ca­da de re­ce­sión co­ro­na­da por la pan­de­mia. Emer­ge so­bre to­do en las en­tra­ñas del co­nur­bano un nue­vo su­je­to so­cial que no es­tá re­pre­sen­ta­do por los gre­mios y que re­cha­za a “los pla­ne­ros”. Nun­ca re­ci­bie­ron ayu­da es­ta­tal pe­ro ya no pue­den pres­cin­dir de ese au­xi­lio por­que la reali­dad arra­só con ellos. Uno de los res­pon­sa­bles de un co­me­dor de Mo­reno di­ce que los pue­de re­co­no­cer a la vis­ta: “Se ubi­can en la fi­la de la olla con ver­güen­za y se no­ta que no sa­ben bien có­mo mo­ver­se en el mun­do de la asis­ten­cia”.

El Go­bierno de la Ciu­dad tam­bién de­tec­tó el fe­nó­meno: el 40% de la po­bla­ción en si­tua­ción de ca­lle iden­ti­fi­ca­da en las úl­ti­mas se­ma­nas nun­ca ha­bía es­ta­do en con­tac­to con los agen­tes so­cia­les, a pe­sar de sus re­co­rri­das cons­tan­tes. Apa­re­cie­ron pe­di­dos de asis­ten­cia ali­men­ta­ria en ba­rrios co­mo Ca­ba­lli­to y Flo­res, don­de an­tes no exis­tían. En una con­sul­ta te­le­fó­ni­ca que hi­cie­ron re­cien­te­men­te so­lo el 10% di­jo ha­ber re­ci­bi­do ayu­da es­ta­tal al­gu­na vez, pe­ro más del 50% se mos­tró in­tere­sa­do en ave­ri­guar de­ta­lles. Un re­le­va­mien­to te­rri­to­rial que hi­cie­ron los vo­lun­ta­rios de la co­lec­ta Sea­mos Uno arro­jó que la mi­tad de los que re­ci­bie­ron el mi­llón de ca­jas con ali­men­tos nun­ca ha­bían con­ta­do con ayu­da an­te­rior­men­te. No por ca­sua­li­dad el cu­ra Rodrigo Za­ra­za­ga, uno de los ges­to­res de la mo­vi­da, vie­ne ad­vir­tien­do ha­ce tiem­po so­bre la pe­li­gro­sa am­plia­ción de la cla­se me­dia-ba­ja.

En la Ca­sa Ro­sa­da es­te nue­vo su­je­to so­cial sur­gió en las eva­lua­cio­nes so­bre có­mo con­ti­nuar con el IFE, un be­ne­fi­cio que pre­vie­ron pa­ra 4 mi­llo­nes de per­so­nas y ter­mi­nó in­vo­lu­cran­do a más del do­ble. Una per­so­na im­por­tan­te del equi­po eco­nó­mi­co gra­fi­ca el de­ba­te: “Además del cos­to fis­cal, el otro pro­ble­ma pa­ra eva­luar su con­ti­nui­dad es có­mo seg­men­tar ese uni­ver­so, por­que hay si­tua­cio­nes muy di­sí­mi­les. No­so­tros cree­mos que hay un gru­po que se va a re­in­ser­tar so­lo cuan­do se reac­ti­ve la eco­no­mía; otro que va ser di­fí­cil de re­cu­pe­rar y ter­mi­na­rá con al­gún plan so­cial, pe­ro al del me­dio de­be­mos ofre­cer­le una al­ter­na­ti­va”.

Los di­le­mas de la re­pre­sen­ta­ción so­cial que­da­ron ex­pues­tos cla­ra­men­te en el ac­to de ayer. Esa nue­va cla­se me­dia-ba­ja sien­te una pro­fun­da am­bi­güe­dad cuan­do la CGT y los mo­vi­mien­tos so­cia­les se unen pa­ra en­to­nar jun­tos la mar­cha pe­ro­nis­ta. Los pri­me­ros pro­te­gie­ron a los des­cla­sa­dos de la era in­dus­trial; los otros, a los que co­lap­sa­ron a fin del si­glo XX. Los nue­vos mar­gi­na­dos son pro­ta­go­nis­tas de una nue­va gran ola de po­bre­za que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y que su­fre el im­pac­to de la cri­sis ac­tual, pe­ro tam­bién de los cam­bios de pa­ra­dig­mas glo­ba­les en los mo­de­los de tra­ba­jo.

El re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Tho­mas Fried­man pa­re­ció de­di­car­le un pá­rra­fo a es­ta mu­ta­ción en el Co­lo­quio de IDEA: “Lo lla­man la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, pe­ro a mí no me gus­ta ese nom­bre: no hay na­da de in­dus­trial en ello. En to­do el mun­do los par­ti­dos in­dus­tria­les es­tán vo­lan­do por los ai­res. En el Reino Uni­do los to­ries im­plo­sio­nan con el Bre­xit; en EE.UU. los re­pu­bli­ca­nos de­vi­nie­ron en fa­ná­ti­cos de Trump; en Fran­cia tie­nen un pre­si­den­te sin par­ti­do, y un par­ti­do de opo­si­ción sin lí­der; y en Ita­lia los de­mó­cra­ta cris­tia­nos ya no son go­bierno”. ¿Ha­brá es­cu­cha­do a Alberto Fer­nán­dez elo­giar al mo­de­lo for­dis­ta y el in­dus­tria­lis­mo pe­ro­nis­ta?

El ac­to de ayer se em­pe­zó a ges­tar en un al­muer­zo en Oli­vos don­de la CGT le pi­dió al Pre­si­den­te que en­ca­be­ce el PJ co­mo ges­to de uni­dad y li­de­raz­go. En un plan­teo que fue apo­ya­do en re­ser­va por go­ber­na­do­res y al­gu­nos in­ten­den­tes, le re­cla­ma­ron eman­ci­par­se de Cris­ti­na, igual que los em­pre­sa­rios. Fer­nán­dez abor­tó ahí mis­mo el com­plot. “Nos re­pi­tió có­mo lle­gó a la Pre­si­den­cia y nos ha­bló de la im­por­tan­cia de man­te­ner­nos jun­tos y apren­der a con­vi­vir con las di­fe­ren­cias”, re­cor­dó con re­sig­na­ción uno de los im­pul­so­res del plan “em­po­de­re­mos a Alberto con­tra su vo­lun­tad”. La vi­ce­pre­si­den­ta res­pon­dió ayer con su au­sen­cia. No pen­sa­ba ir a la es­ce­na de una cons­pi­ra­ción fa­lli­da.

Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.