LA NACION

Uni­cef y la OMS cri­ti­can el cie­rre de las es­cue­las

De­nun­cian que ge­ne­ra “da­ños irre­pa­ra­bles”.

- Ale­jan­dro Hor­vat

A pe­sar de la se­gun­da ola de con­ta­gios de Covid-19 en Eu­ro­pa, ayer, el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) coin­ci­die­ron en plan­tear la im­por­tan­cia de man­te­ner las es­cue­las abier­tas en be­ne­fi­cio de la sa­lud de los ni­ños y ado­les­cen­tes.

Uni­cef ad­vir­tió so­bre una po­si­ble “ge­ne­ra­ción per­di­da” de ni­ños, por­que el con­fi­na­mien­to pue­de cau­sar da­ños “irre­ver­si­bles” en la edu­ca­ción, la nu­tri­ción y el bie­nes­tar de los jó­ve­nes de to­do el mun­do. Y con­si­de­ró que “las es­cue­las no son el prin­ci­pal fac­tor de trans­mi­sión [del Covid-19] en la co­mu­ni­dad”. “Los ni­ños tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de con­traer el vi­rus fue­ra del en­torno es­co­lar”, por lo que “los be­ne­fi­cios ne­tos de man­te­ner las es­cue­las abier­tas su­pe­ran los cos­tos de ce­rrar­las”, se­ña­ló la en­ti­dad.

La OMS de­fen­dió que las es­cue­las se mantengan abier­tas y ase­gu­ró que la ma­yo­ría de los es­tu­dios han de­mos­tra­do que esos es­ta­ble­ci­mien­tos no han si­do gran­des fo­cos de con­ta­gio. Los ni­ños y ado­les­cen­tes, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, “no son gran­des trans­mi­so­res del vi­rus”.

En la Argentina, que lle­va más de 160 días sin cla­ses en el au­la en ca­si to­do el país, el re­gre­so pre­sen­cial a las es­cue­las pa­ra el pró­xi­mo ci­clo lec­ti­vo es­tá en dis­cu­sión y en­fren­ta a dis­tin­tos sec­to­res, mien­tras las au­to­ri­da­des na­cio­na­les con­di­cio­nan esa po­si­bi­li­dad a la apli­ca­ción de la vacuna con­tra el Covid-19, cu­ya dis­po­ni­bi­li­dad tam­po­co tie­ne fe­cha cier­ta.

Lue­go de ca­si un año en el que, se­gún el Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to (Cippec), so­lo el 1% de los es­tu­dian­tes ar­gen­ti­nos pi­sa­ron un au­la pa­ra ha­cer al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad edu­ca­ti­va, el fu­tu­ro a ni­vel lo­cal es in­cier­to.

“Al prin­ci­pio de la pan­de­mia se cre­yó que los ni­ños eran gran­des con­ta­gia­do­res, pe­ro lue­go se de­mos­tró que es­to no es así. Los chi­cos tie­nen for­mas le­ves o asin­to­má­ti­cas de cur­sar el vi­rus y la car­ga vi­ral es­tá re­la­cio­na­da a la gra­ve­dad del cua­dro. Los chi­cos no son bom­bas bio­ló­gi­cas, los co­le­gios no fue­ron gran­des fo­cos de con­ta­gio. Es­to es dis­tin­to al vi­rus de la gri­pe. Hay que ha­cer lo po­si­ble por volver a las aulas”, ar­gu­men­tó Án­ge­la Gen­ti­le, je­fa de Epi­de­mio­lo­gía del Hos­pi­tal de Ni­ños Ri­car­do Gutiérrez.

Gen­ti­le re­sal­tó el “enor­me da­ño” que les cau­só el con­fi­na­mien­to a los chi­cos, que du­ran­te me­ses no pu­die­ron salir de sus ca­sas ni a dar una vuelta man­za­na.

“Ten­dría­mos que tra­tar de que en 2021 las cla­ses sean to­tal­men­te pre­sen­cia­les, por su­pues­to, tra­ba­jan­do en burbujas y con pro­to­co­los ade­cua­dos. El área me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Aires es­tu­vo com­pli­ca­da, pe­ro hu­bo otras pro­vin­cias que tu­vie­ron la gran opor­tu­ni­dad de de­jar las aulas abier­tas, de mar­car el ca­mino. Hu­bie­ra si­do im­por­tan­te que lo hi­cie­ran”, di­jo Gen­ti­le.

Gui­ller­mo Gold­farb, pe­dia­tra del Hos­pi­tal de Ni­ños Ri­car­do Gutiérrez, tam­bién se­ña­la que los chi­cos cur­san ca­sos le­ves o asin­to­má­ti­cos de co­ro­na­vi­rus, aun­que sos­tie­ne que desconocen la cau­sa por la cual el vi­rus sue­le ser “be­nigno” en edad pe­diá­tri­ca. “Los vi­rus de la gri­pe o los res­pi­ra­to­rios en ge­ne­ral tie­nen un al­to im­pac­to en la edad pe­diá­tri­ca y ha­cen for­mas más sin­to­má­ti­cas, pe­ro es­to no sue­le su­ce­der con el co­ro­na­vi­rus. De to­dos mo­dos, no es que los chi­cos no pue­den con­ta­giar, aun­que apa­ren­te­men­te sí con­ta­gian me­nos, más allá de que aún no sea po­si­ble sa­ber con cer­te­za por qué es­to es así”, ex­pli­có Gold­farb.

El pe­dia­tra agre­gó que es im­por­tan­te des­ta­car la re­le­van­cia que tie­ne la asis­ten­cia a cla­ses en otros as­pec­tos del desa­rro­llo in­fan­til. “La OMS y la ma­yo­ría de los paí­ses es­tán je­rar­qui­zan­do la reaper­tu­ra de las es­cue­las. He­mos te­ni­do mu­chas con­sul­tas en el hos­pi­tal de­bi­do a dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­trés y an­sie­dad que se ha­cen vi­si­bles se­gún la edad. En los más chi­cos, hay re­gre­sio­nes en el lenguaje o en el con­trol de es­fín­te­res. En los más gran­des, se ven tras­tor­nos del sue­ño, de la conducta, has­ta la fal­ta de mo­ti­va­ción, in­hi­bi­ción. To­do es­to se hi­zo más fre­cuen­te con el co­rrer del año”.

Marcelo Mi­nia­ti, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Ci­mien­tos, una or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad ci­vil que pro­mue­ve la equi­dad edu­ca­ti­va con pro­gra­mas que fa­vo­re­cen la per­ma­nen­cia y el egre­so del se­cun­da­rio, ase­gu­ró que, in­clu­so an­tes de la pan­de­mia, la si­tua­ción de la edu­ca­ción argentina era crí­ti­ca. Y pro­nos­ti­ca que se­rá mu­cho peor.

“El nú­me­ro de aban­dono o de chi­cos que no ter­mi­na­ban el se­cun­da­rio era alar­man­te. Uno de ca­da dos no lo ter­mi­na­ba. Pe­ro no exis­tía un gran pro­ble­ma pa­ra el ac­ce­so a la edu­ca­ción. Des­de que se es­ta­ble­ció el se­cun­da­rio obli­ga­to­rio mu­chos se acer­ca­ron a la es­cue­la, pe­ro la pan­de­mia hi­zo que se com­ple­ji­za­ra el ac­ce­so por la fal­ta de co­nec­ti­vi­dad. Cuan­do vuel­van las cla­ses, nos va­mos a en­con­trar con un pa­no­ra­ma muy di­fí­cil. La ne­ce­si­dad de re­to­mar las cla­ses pre­sen­cia­les es ur­gen­te, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es ne­ce­sa­rio”, ma­ni­fes­tó Mi­nia­ti.

Juan Ma­ría Se­gu­ra, educador y fun­da­dor de Cir­cus.edu, or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a pro­veer so­lu­cio­nes edu­ca­ti­vas, brin­dó dos pa­no­ra­mas pa­ra el año que viene: “Que se to­me no­ta de lo que pa­só es­te año y que eso se con­vier­ta en un plan efec­ti­vo pa­ra afron­tar el año que viene, por­que la mo­da­li­dad de volver en burbujas y con pro­to­co­los ha­rá que la vir­tua­li­dad si­ga te­nien­do un rol im­por­tan­te”.

Aun­que, se­gún Se­gu­ra, eso no es lo que su­ce­de­rá: “La­men­ta­ble­men­te, creo que na­die va a te­ner un sis­te­ma de en­se­ñan­za di­gi­tal. To­dos, in­clu­yen­do a los do­cen­tes, van a ter­mi­nar el año ago­ta­dos y van a ter­mi­nar pla­ni­fi­can­do un año pa­re­ci­do al que pla­ni­fi­ca­ron pa­ra fe­bre­ro de es­te año y no fun­cio­nó. To­dos es­tán en­fo­ca­dos en lo in­me­dia­to, pe­ro hay que po­ner to­das las ca­be­zas de los mi­nis­te­rios pa­ra el año que viene, en el que no va­mos a te­ner una pre­sen­cia­li­dad ple­na”.

 ?? Ig­na­cio sán­chez / ar­chi­vo ?? La ciu­dad de Bue­nos Aires re­abrió ac­ti­vi­da­des es­co­la­res al ai­re li­bre
Ig­na­cio sán­chez / ar­chi­vo La ciu­dad de Bue­nos Aires re­abrió ac­ti­vi­da­des es­co­la­res al ai­re li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina