LA NACION

El ries­go de con­fun­dir a las per­so­nas con los pro­ble­mas

Nues­tro desa­rro­llo his­tó­ri­co de­mues­tra que los nom­bres de los di­ri­gen­tes han cam­bia­do, pe­ro las di­fi­cul­ta­des si­guen sien­do prác­ti­ca­men­te las mis­mas

- Ser­gio Be­rensz­tein Politics · Buenos Aires · Como · Argentina · Carlos Menem · Juan Schiaretti · Juan Luis Manzur · Juan Domingo Perón · Hipólito Yrigoyen · Gabriela Michetti · Arturo Frondizi · Jorge Rafael Videla

Ha­bla­mos de Cris­ti­na, Al­ber­to, Ser­gio, Ho­ra­cio, Pa­tri­cia y Li­li­ta. Se­gui­mos men­cio­nan­do a Nés­tor, pe­ro ga­na te­rreno Má­xi­mo mien­tras se ex­po­ne algo más Mau­ri­cio y Ma­ría Eu­ge­nia (Ma­riu, pa­ra los ami­gos) se apres­ta a re­gre­sar. El pun­to de in­fle­xión pa­re­ce ha­ber­se da­do lue­go de la gran cri­sis de co­mien­zos de si­glo. An­tes, los nom­bres pro­pios es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra Evi­ta, el Die­go y los pa­pas. A na­die se le ocu­rri­ría ha­blar de juan­do­min­guis­mo, hi­po­li­ti­nis­mo o ar­tu­ris­mo pa­ra sus­ti­tuir a los in­dis­pen­sa­bles pe­ro­nis­mo, yri­go­ye­nis­mo o fron­di­zis­mo. Cu­rio­sa­men­te, cuan­do la po­lí­ti­ca más se ale­jó de la so­cie­dad (en ri­gor, cuan­do se con­vir­tió en su prin­ci­pal pro­ble­ma) co­men­za­mos a lla­mar a nues­tros líderes por su nom­bre. Una lás­ti­ma que con los pro­ble­mas más im­por­tan­tes del país no ha­ga­mos lo mis­mo.

¿Ar­ti­lu­gio pa­ra mos­trar­los más hu­ma­nos o cer­ca­nos a nues­tra de­gra­da­da exis­ten­cia? Pro­li­fe­ra­ron imá­ge­nes de can­di­da­tos y go­ber­nan­tes to­man­do ma­te en li­vings reales (fo­tos de la pre­pan­de­mia) co­mo si fue­ran par­te de nues­tras fa­mi­lias. “Que vuel­va Car­los”, bra­ma­ba la pro­pa­gan­da de un Me­nem que ha­cia co­mien­zos de 2003 era re­cha­za­do por una ma­yo­ría de los vo­tan­tes: las es­tra­te­gias co­mu­ni­ca­cio­na­les no ha­cen mi­la­gros. De­be­ría tomar no­ta Zu­le­mi­ta, que se pre­pa­ra pa­ra com­pe­tir el año pró­xi­mo.

¿Se­rá un fe­nó­meno de lo que Ma­nu­cho de­fi­nió co­mo Mis­te­rio­sa

Bue­nos Aires? El go­ber­na­dor de la pro­vin­cia es Axel y el je­fe de go­bierno de es­ta ciu­dad, Ho­ra­cio. Pe­rot­ti, Uñac, Schia­ret­ti y Man­zur per­te­ne­cen a otra li­ga (de go­ber­na­do­res). Aun­que el Grin­go, co­mo an­tes sus com­pro­vin­cia­nos El Ga­lle­go de la So­ta o Min­go Ca­va­llo (pa­ra so­bre­nom­bres, na­da me­jor que los cor­do­be­ses), re­co­no­ce an­te­ce­den­tes no­ta­bles co­mo el Po­cho (Pe­rón), el Pe­lu­do (Yri­go­yen), el Chino (Bal­bín) o el Bi­son­te (Alen­de). Un men­sa­je pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: el pri­mer (y me­jor) Gra­bois fue Pa­ja­ri­to. ¿Por qué al­gu­nos mi­nis­tros lo­gran pe­ne­trar en es­te círcu­lo mien­tras otros de­ben re­sig­nar­se a usar sus anacró­ni­cos ape­lli­dos? Fe­li­pe, Ginés y Vil­ma se des­aco­plan de Ca­fie­ro, Guz­mán y Lo­sar­do. “Ha­blen con Ju­lio”, po­dría in­di­car Al­ber­to Fer­nán­dez y no se es­ta­ría re­fi­rien­do a De Vi­do, sino a Vi­to­be­llo, ex­ti­tu­lar de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción y ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia (el úni­co al­ber­tis­ta pu­ro que so­bre­vi­vió, gra­cias a sus ha­bi­li­da­des co­mo vo­lan­te de­re­cho, a la lim­pie­za ét­ni­ca or­de­na­da por los Kirch­ner lue­go del conflicto con el cam­po y la re­nun­cia in­de­cli­na­ble del ac­tual man­da­ta­rio co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te).

Ya sea por su nom­bre o por su ape­lli­do, ten­de­mos a cons­truir las na­rra­ti­vas so­bre nues­tra vi­da po­lí­ti­ca to­man­do co­mo ba­se a de­ter­mi­na­dos ac­to­res pro­ta­gó­ni­cos, con sus ob­se­sio­nes, di­le­mas, li­mi­ta­cio­nes y (a me­nu­do exageradas) am­bi­cio­nes. Co­mo si no fue­ra po­si­ble com­pren­der las di­fi­cul­ta­des que se pre­sen­tan en la agenda eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca ol­vi­dán­do­nos de las per­so­nas y en­fo­cán­do­nos en esos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que de­fi­nen los cau­ces del río por los que na­ve­ga –siem­pre al bor­de del naufragio– el país. Al­gu­nos fac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les per­mi­ten en­ten­der la ac­tual co­yun­tu­ra sin caer en el an­ta­go­nis­mo en­tre “ma­cris­mo” y

“kirch­ne­ris­mo”, ni en las vi­ci­si­tu­des co­ti­dia­nas del ac­tual man­da­ta­rio.

En efec­to, exis­ten ten­sio­nes in­he­ren­tes al pre­si­den­cia­lis­mo de coa­li­ción. La Argentina es por tra­di­ción un país hi­per­pre­si­den­cia­lis­ta: la fuer­za po­lí­ti­ca del gru­po go­ber­nan­te sue­le ali­near­se de­trás del re­pre­sen­tan­te de un Po­der Eje­cu­ti­vo uni­per­so­nal. Las coa­li­cio­nes elec­to­ra­les exi­to­sas tien­den a des­cu­brir que no re­sul­ta rá­pi­do ni sen­ci­llo trans­for­mar­se en coa­li­cio­nes de go­bierno. A la Alian­za que ter­mi­nó en la gran cri­sis de 2001, la com­bi­na­ción en­tre kirch­ne­ris­mo y ra­di­ca­les K que tu­vo un bro­che no pre­ci­sa­men­te de oro con el “no po­si­ti­vo” de Co­bos y las di­fi­cul­ta­des que ex­hi­bió Cam­bie­mos, se su­man aho­ra las se­rias di­ver­gen­cias den­tro del FDT. Es­to se po­ten­cia a par­tir de la com­ple­ja re­la­ción que tra­di­cio­nal­men­te ha exis­ti­do (y no so­lo en la Argentina) en­tre pre­si­den­te y vice, que va des­de que uno ig­no­re al otro –bas­ta recordar el pa­pel que ter­mi­nó cum­plien­do Mi­chet­ti– has­ta los com­por­ta­mien­tos ca­si ex­tor­si­vos con los que el Ins­ti­tu­to Pa­tria des­ve­la a Al­ber­to Fer­nán­dez.

Pa­ra­le­la­men­te a los pro­ble­mas de ad­mi­nis­tra­ción del po­der, es­tá el he­cho de que el apa­ra­to del Es­ta­do bri­lla por su au­sen­cia a la hora de ge­ne­rar vi­vien­da dig­na, brin­dar jus­ti­cia y se­gu­ri­dad, pro­veer de agua po­ta­ble o sim­ple­men­te sos­te­ner una mo­ne­da que go­ce del res­pe­to y la con­fian­za de la ciu­da­da­nía. Sin em­bar­go, ex­hi­be un in­ter­ven­cio­nis­mo ex­tre­mo pa­ra (in­ten­tar) re­gu­lar mer­ca­dos o pre­ten­de de­ci­dir por ley la pro­pie­dad de un cam­po que se in­cen­dia por cau­sas na­tu­ra­les. La ges­tión de la pan­de­mia es el ejem­plo más es­can­da­lo­so: los ca­si­nos abier­tos y las es­cue­las ce­rra­das re­pre­sen­tan, tal vez, el ejem­plo más grá­fi­co de la in­ter­mi­na­ble de­ca­den­cia argentina.

Un ter­cer fac­tor lo cons­ti­tu­ye el enor­me nú­me­ro de ac­to­res es­pe­cia­li­za­dos en ex­traer­le al­gún ti­po de ren­ta a es­te Es­ta­do ele­fan­tiá­si­co e in­efi­cien­te, que ca­bal­ga sin rum­bo a con­ver­tir­se en un Es­ta­do fra­ca­sa­do. Mu­chos han sur­gi­do en su mo­men­to con re­cla­mos le­gí­ti­mos: mo­vi­mien­tos pi­que­te­ros u otras or­ga­ni­za­cio­nes que ger­mi­na­ron al ca­lor del des­ca­la­bro eco­nó­mi­co ge­ne­ra­do por el co­lap­so de la con­ver­ti­bi­li­dad. Pa­sa­das dos dé­ca­das, no so­lo se han per­pe­tua­do, sino que ade­más sus di­ri­gen­tes son in­ter­me­dia­rios en­tre el Es­ta­do y los be­ne­fi­cia­rios de múl­ti­ples pla­nes so­cia­les. Con­se­cuen­cias: frag­men­tan el gas­to so­cial ge­ne­ran­do de­sigual­dad en­tre ciu­da­da­nos con los mis­mos de­re­chos y los mis­mos pro­ble­mas, y, más im­por­tan­te, si el país pu­die­ra pro­gre­sar rá­pi­da y efi­caz­men­te, que­da­rían mar­gi­na­dos del jue­go po­lí­ti­co. Su su­per­vi­ven­cia de­pen­de de que el pro­ble­ma ori­gi­nal no se re­suel­va: va­ya si han te­ni­do éxi­to. En un sis­te­ma po­lí­ti­co clien­te­lar y dis­fun­cio­nal, mu­chos de es­tos ac­to­res se con­vier­ten en pe­que­ños se­ño­res feu­da­les que con­tro­lan un te­rri­to­rio del que se con­si­de­ran due­ños y en el que es im­po­si­ble pe­ne­trar sin an­tes tran­sar con ellos (al me­nos “los ba­ro­nes del co­n­ur­bano” son ele­gi­dos). Los gru­pos de pre­sión que con­tro­lan in­gen­tes re­cur­sos pú­bli­cos abar­can a al­gu­nos em­pre­sa­rios que go­zan de un pro­tec­cio­nis­mo exa­ge­ra­do que pa­gan muy ca­ro los ciu­da­da­nos en su do­ble pa­pel de con­su­mi­do­res y con­tri­bu­yen­tes.

La so­cie­dad ci­vil, co­mo con­se­cuen­cia, tien­de a es­tar di­so­cia­da de la co­sa pú­bli­ca. Na­die pue­de ne­gar las for­ta­le­zas ni la ri­que­za que ca­rac­te­ri­zan a tan­tos ar­gen­ti­nos, cu­yo ta­len­to y crea­ti­vi­dad son re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te: des­de la ca­pa­ci­dad de em­pren­de­du­ris­mo que nos lle­vó a ser el país la­ti­noa­me­ri­cano con más uni­cor­nios (em­pre­sas con una va­lua­ción su­pe­rior a los US$1000 mi­llo­nes) has­ta el he­cho de li­de­rar la re­gión en can­ti­dad de pre­mios No­bel. Son lo­gros no­ta­bles con­se­gui­dos en un en­tra­ma­do so­cio­cul­tu­ral di­ver­so y plu­ral, pe­ro con enor­mes es­fuer­zos in­di­vi­dua­les o de gru­pos pe­que­ños “tran­que­ras aden­tro”. Con un Es­ta­do y una so­cie­dad po­lí­ti­ca que com­pli­can ad in­fi­ni­tum nues­tra vi­da co­ti­dia­na con in­cer­ti­dum­bre, ar­bi­tra­rie­da­des e irra­cio­na­li­dad, se fo­men­tan reac­cio­nes egoís­tas que cons­tru­yen frus­tra­cio­nes co­lec­ti­vas y ge­ne­ran in­cen­ti­vos per­ver­sos que cons­pi­ran con­tra la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra sa­car el país ade­lan­te. La so­cie­dad es­tá har­tán­do­se de es­ta di­ná­mi­ca per­ver­sa, de las pro­me­sas incumplida­s y de la de­ma­go­gia, por eso sa­le a las ca­lles a pro­tes­tar. Pe­ro más allá del efec­to ca­tár­ti­co y de la ca­pa­ci­dad de ha­cer vi­si­bles los pro­ble­mas, ban­de­ra­zos, mar­chas, ac­tos y pi­que­tes no pro­pi­cian nin­gu­na so­lu­ción. Pa­ra avan­zar, es im­pres­cin­di­ble in­vo­lu­crar­se más, asu­mir com­pro­mi­sos más im­por­tan­tes, en­te­rrar las ma­nos en el ba­rro y co­men­zar a par­ti­ci­par de un jue­go po­lí­ti­co ar­duo y exi­gen­te: rom­per es­te enor­me círcu­lo vi­cio­so que si­gue com­pli­can­do nues­tros días.

Asig­nar los fra­ca­sos ar­gen­ti­nos (o la épi­ca sal­va­ción na­cio­nal) a un lí­der po­lí­ti­co es tan ten­ta­dor co­mo irre­le­van­te. Nues­tro desa­rro­llo his­tó­ri­co de­mues­tra ta­xa­ti­va­men­te que los nom­bres han cam­bia­do (ya no es­tán ni Bra­den ni Pe­rón; ni Fron­di­zi ni Aram­bu­ru; ni Vi­de­la ni Al­fon­sín). Los pro­ble­mas, sin em­bar­go, si­guen sien­do prác­ti­ca­men­te los mis­mos. El pa­so del tiem­po los vol­vió peo­res.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina