LA NACION

DE LOS LEC­TO­RES

Car­tas & e-mails

-

www.la­na­cion.com.ar /la­na­cion

¿Qué no en­tien­den?

¿Qué no en­tien­den los se­na­do­res? La san­ción del im­pues­to a la ri­que­za, más allá de la de­ma­go­gia, lle­va­rá a nu­la re­cau­da­ción, me­nos in­ver­sión y me­nos tra­ba­jo. ¿Qué es lo que no en­tien­den, que re­pi­ten una y otra vez los mis­mos erro­res? ¿Qué es lo que no les per­mi­te escuchar a la so­cie­dad que pro­du­ce? Y na­die se ha­ce ni ha­rá car­go de los cos­tos que es­to ge­ne­ra­rá. Más po­bre­za, más asis­ten­cia­lis­mo, más es­ta­do bur­do pa­ra no po­der aten­der las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad. Mu­chí­si­mas vo­ces se le­van­ta­ron en es­tos días. Se re­pi­te has­ta el can­san­cio el vi­deo de La­ca­lle Pou di­cien­do que no pon­drá más im­pues­tos por la pan­de­mia, pues pre­ci­sa un sec­tor pri­va­do sano y pu­jan­te. ¿Tan di­fí­cil les re­sul­ta en­ten­der es­to? ¿No ven aca­so los ni­ve­les de po­bre­za bru­ta­les a los que nos han con­du­ci­do? ¿Có­mo va a em­pren­der al­guien que pue­de ge­ne­rar em­pleo den­tro de es­te con­tex­to de sor­de­ra po­lí­ti­ca? Ter­mino con un ayu­da­me­mo­ria: cuan­do Mas­sa lo­gró im­pul­sar el im­pues­to a la ren­ta fi­nan­cie­ra, se fue­ron to­dos los ca­pi­ta­les. No se re­cau­dó na­da. Y hu­bo co­rri­da y de­va­lua­ción.

¿Qué no en­tien­den, se­ño­res? Raúl Mo­ra­les

DNI 12.965.790

Edu­ca­do­res

A la ministra So­le­dad Acu­ña, ¡chapeau! Por de­cir lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, pe­ro lo ver­da­de­ro. La edu­ca­ción de­be­rá es­tar en ma­nos de edu­ca­do­res y no en ma­nos de abo­ga­dos o tra­ba­ja­do­res de la edu­ca­ción. El pro­ble­ma de los maes­tros, sin ge­ne­ra­li­zar, es que ca­re­cen de la cul­tu­ra fa­mi­liar, que es la pri­me­ra cul­tu­ra que uno re­ci­be, en casa. Mal pue­den trans­mi­tir algo de lo que ca­re­cen. Pa­tri­cia Con­nolly

DNI 5.333.461

Abor­to y deu­da

A pro­pó­si­to del en­vío por par­te del Po­der Eje­cu­ti­vo del pro­yec­to de ley de abor­to, es opor­tuno ha­cer al­gu­na re­fle­xión so­bre el te­ma, en for­ma in­de­pen­dien­te de las nor­mas re­li­gio­sas, mo­ra­les, le­ga­les y cien­tí­fi­cas, que han de­mos­tra­do bajo só­li­dos ar­gu­men­tos que el abor­to, por más le­gal que sea, no es más que el ase­si­na­to de una per­so­na por na­cer, y su prác­ti­ca es san­grien­ta e in­hu­ma­na. La ley no lo con­vier­te en un ac­to loa­ble ni digno de ala­ban­za. Ex­traer con pin­zas y ob­je­tos pun­zan­tes a un hi­jo del vien­tre de su ma­dre pa­ra arro­jar­lo lue­go a un tacho o ven­der sus vís­ce­ras pa­ra ha­cer cre­mas de piel no pue­de dar lu­gar a rui­do­sos fes­te­jos o gri­tos de ale­gría de par­te de quie­nes pro­mue­ven es­ta prác­ti­ca agi­tan­do pa­ñue­los ver­des. Es más, el abor­to –es­tá de­mos­tra­do– cau­sa a la mu­jer un do­lor es­pi­ri­tual irremediab­le pa­ra el res­to de su vi­da. Y uno se pre­gun­ta, ¿qué es lo que fes­te­jan? Y los le­gis­la­do­res… ¿qué fin per­si­guen? ¿Po­lí­ti­ca par­ti­da­ria, o es­tán res­pon­dien­do a exi­gen­cias de los or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les pa­ra acor­dar las con­di­cio­nes de la deu­da ex­ter­na de acuer­do con el cri­te­rio del lla­ma­do “nuevo or­den mun­dial”: me­nos po­bla­ción, más bie­nes­tar pa­ra re­par­tir y ma­yor po­der pa­ra go­ber­nar en for­ma di­rec­ta y uni­fi­ca­da?

Ma­nuel J. Cam­pos Car­lés

DNI 4.316.033

Pro do­mo sua

Cuan­do se co­no­ció el “con­se­jo de ju­ris­tas” crea­do por el P.E. pa­ra dic­ta­mi­nar so­bre el fun­cio­na­mien­to de la Jus­ti­cia, es­cri­bí que esa co­mi­sión pa­re­cía he­cha, usan­do un la­ti­nis­mo co­no­ci­do, pro do­mo sua (li­te­ral­men­te, “por su casa”, es de­cir, “por sus in­tere­ses”). Pa­ra de­fi­nir­la, la gen­te co­men­zó a lla­mar­la “Co­mi­sión Beraldi”, pues la in­te­gra­ba, pa­ra asom­bro de to­dos, na­da me­nos que el abo­ga­do de­fen­sor de la doc­to­ra vi­ce­pre­si­den­ta en sus cau­sas que se ven­ti­lan en la Jus­ti­cia, el doc­tor Car­los Beraldi. Hoy se co­no­ce su dic­ta­men, el aser­to en la­tín se aco­mo­da per­fec­ta­men­te a su sig­ni­fi­ca­do, pro do­mo sua. Eduar­do Mar­ti­ré

DNI 4.083.118

Va­cu­na­ción

Al­ber­to Fer­nán­dez pro­me­tió que se iba a em­pe­zar a va­cu­nar con­tra el Covid-19 a fi­nes de di­ciem­bre. Lue­go in­for­mó que la va­cu­na­ción co­men­za­ría en mar­zo de 2021 y es­ta­ría di­ri­gi­da a un 10% de la po­bla­ción. El 6 de no­viem­bre di­jo que “si to­do sa­le bien” se po­drá apli­car la vacuna ru­sa a unos 10 mi­llo­nes de per­so­nas… “a par­tir

de fi­na­les de di­ciem­bre”. El miér­co­les pa­sa­do dio mar­cha atrás con to­dos sus anun­cios: “Cal­cu­la­mos que en mar­zo va a po­der su­mi­nis­trar­se la pri­me­ra vacuna y hay un plan pa­ra que lle­gue a to­da Amé­ri­ca La­ti­na”, di­jo en una en­tre­vis­ta, y agre­gó: “Si to­do va bien, a fi­na­les de di­ciem­bre po­drían ser va­cu­na­das unos 10 mi­llo­nes de per­so­nas”. Pa­ra ma­yor con­fu­sión lan­zó una ter­ce­ra es­ti­ma­ción de va­cu­na­ción: “Es­pe­ra­mos es­tar va­cu­nan­do en enero y fe­bre­ro”.

Pre­fie­ro, se­ñor Pre­si­den­te, que me in­for­me cuan­do us­ted es­té in­for­ma­do.

Jor­ge Ló­pez A.

DNI 4.548.652

Hi­dro­vía

Nos re­fe­ri­mos a la carta de lec­to­res del in­ge­nie­ro Raúl Po­det­ti en la que ob­je­ta un do­cu­men­to de la Aca­de­mia Na­cio­nal de In­ge­nie­ría adu­cien­do que se opo­ne a la cons­truc­ción en nues­tro país de gran­des bar­cos. No es así. En re­fe­ren­cia a la Hi­dro­vía, nues­tra Aca­de­mia di­jo: “La li­ci­ta­ción no de­be po­ner con­di­cio­nes que en­ca­rez­can la ope­ra­ción. Por ejem­plo, no de­be ser una exi­gen­cia la fa­bri­ca­ción na­cio­nal de las gran­des dra­gas. En to­do ca­so ello de­bie­ra ser un re­sul­ta­do de la efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad de la industria na­val lo­cal. El ré­gi­men de pro­mo­ción de la industria na­val argentina de la ley 27.418 de­be­ría apli­car­se a em­bar­ca­cio­nes de apo­yo y equi­pos au­xi­lia­res. La pro­fun­di­za­ción de la Vía Tron­cal de la Hi­dro­vía de­be lle­var­se ade­lan­te con las me­jo­res y más efi­cien­tes tec­no­lo­gías y equi­pa­mien­tos exis­ten­tes. La in­ge­nie­ría argentina de­be apor­tar lo su­yo en con­jun­ción con la más al­ta y efi­cien­te ca­pa­ci­dad internacio­nal. De­ben dejarse de la­do ini­cia­ti­vas de pu­ro efec­to po­lí­ti­co y tra­ba­jar­se sin de­mo­ra en plie­gos que ase­gu­ren una li­ci­ta­ción am­plia, com­pe­ti­ti­va y trans­pa­ren­te.”

La com­pe­ten­cia re­du­ce los cos­tos de la in­fra­es­truc­tu­ra y es ade­más el ca­mino pa­ra im­pul­sar el avan­ce tec­no­ló­gi­co de nues­tra industria y de nues­tra pro­fe­sión. La Aca­de­mia cree pro­fun­da­men­te en la im­por­tan­cia del desa­rro­llo de la industria na­val y en llevar su par­ti­ci­pa­ción a la que una vez tu­vo, con­vir­tién­do­la en com­pe­ti­ti­va y ade­más ex­por­ta­do­ra. Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble ge­ne­rar un plan es­tra­té­gi­co que su­pere un me­ro me­ca­nis­mo de pro­tec­ción.

Ma­nuel A. So­la­net

Pre­si­den­te

Má­xi­mo Fio­ra­van­ti

Vi­ce­pre­si­den­te Aca­de­mia Na­cio­nal de In­ge­nie­ría aca­ding@gmail.com Los tex­tos des­ti­na­dos a es­ta sec­ción no de­ben ex­ce­der las 15 lí­neas o los 1100 ca­rac­te­res. De­be cons­tar el nom­bre del re­mi­ten­te, fir­ma, do­mi­ci­lio, te­lé­fono y nú­me­ro de do­cu­men­to. Por ra­zo­nes de es­pa­cio y de estilo, la na­cion po­drá se­lec­cio­nar el ma­te­rial y edi­tar­lo. Los men­sa­jes de­ben en­viar­se a: car­tas@la­na­cion.com.ar o a la di­rec­ción:

Av. Del Li­ber­ta­dor 101, Vi­cen­te Ló­pez (B1638BEA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina