LA NACION

El peor go­bierno de la his­to­ria

- Fernando A. Igle­sias

Fal­ta po­co pa­ra que el aniversari­o del cuar­to go­bierno kirch­ne­ris­ta desate la ha­bi­tual ca­ta­ra­ta de ba­lan­ces, pe­ro po­de­mos ya afir­mar que se tra­ta del peor go­bierno de la his­to­ria; al me­nos, des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Al­ber­to Fer­nán­dez, el con­ci­lia­dor, nos hundió en una ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca pro­me­tien­do evi­tar el desas­tre sa­ni­ta­rio. Hoy te­ne­mos el desas­tre y la ca­tás­tro­fe. La Argentina es el cuar­to país del mun­do en muer­tes de­bi­das al Covid por ha­bi­tan­te, de­trás de Pe­rú, Es­pa­ña y Bél­gi­ca, y el no­veno en des­truc­ción del PBI, de­trás de Li­bia, Líbano, Ve­ne­zue­la, Mau­ri­cio, Pe­rú, Es­pa­ña, Irak y Kir­guis­tán. Nues­tro PBI cae­rá al me­nos do­ce pun­tos, el do­ble que Bra­sil y Chi­le, y el triple que Pa­ra­guay y Uru­guay. Se po­drá ar­gu­men­tar que par­te de la de­ba­cle eco­nó­mi­ca se de­be a la pan­de­mia, pe­ro más de la mi­tad es res­pon­sa­bi­li­dad de la cua­ren­te­na eter­na y el pro­gra­ma eco­nó­mi­co me­die­val im­pues­tos por un go­bierno que es­can­da­li­zó al mun­do con sus fil­mi­nas erra­das, sus da­tos fal­sos y sus bur­las a los “es­tú­pi­dos” sue­cos.

¿Lo han he­cho bien en tér­mi­nos so­cia­les los com­pa­ñe­ros que se pa­sa­ron cua­tro años llo­ran­do en cá­ma­ra en nom­bre de quie­nes lo es­ta­ban pa­san­do mal? No pa­re­ce. La po­co neo­li­be­ral Ce­pal pre­vé que en 2020 la po­bre­za argentina su­birá 11 pun­tos; cua­tro ve­ces más que en los neo­li­be­ra­les Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay, y el do­ble que en Bo­li­via y Chi­le. ¿La igual­dad? Bien, gra­cias. Se­gún la mis­ma Ce­pal, el ín­di­ce GI­NI cae­rá en la Argentina más del 6%; la peor per­for­man­ce de la re­gión jun­to a las de Pe­rú y Ecua­dor. En cuan­to a la ayu­da sal­va­do­ra del Es­ta­do, es del 1,6% del PBI; me­nos de la mi­tad que lo apor­ta­do por Bra­sil y Pa­ra­guay, un cuar­to que Uru­guay y sie­te ve­ces me­nos que Chi­le, ya que el pe­ro­nis­mo pa­leo­pro­gre­sis­ta se pa­ti­nó do­ce años de so­ja a 480 dó­la­res pro­me­dio en sub­si­dios, pla­nes y lle­na­do de va­li­jas a fa­vor de la ban­da en el po­der.

¿Cul­pa de Ma­cri? Aun si se ana­li­zan so­lo los fra­ca­sos y se atri­bu­ye a es­te go­bierno so­lo la mi­tad del im­pac­to, el re­tro­ce­so en po­bre­za e in­di­gen­cia es mu­cho ma­yor en on­ce me­ses de pe­ro­nis­mo K que en los cua­tro años de Cam­bie­mos, mien­tras que la in­fla­ción (3,8% men­sual = 56% anual) ya es su­pe­rior pe­se al atra­so cam­bia­rio y las ta­ri­fas con­ge­la­das. Y cuan­do mi­ra­mos la mi­tad lle­na del va­so, se des­cu­bre que vi­vi­mos ocho me­ses en cua­ren­te­na gra­cias a la “tie­rra arra­sa­da” que de­jó Cam­bie­mos: equi­li­brio pri­ma­rio (-0,5%), su­pe­rá­vit co­mer­cial (+15.990 mi­llo­nes de dó­la­res), equi­li­brio ener­gé­ti­co, 16 pro­vin­cias con las cuen­tas en ver­de, dó­lar com­pe­ti­ti­vo, ta­ri­fas que cu­brían el 88% del cos­to de pro­duc­ción de la ener­gía, 43.912 mi­llo­nes de dó­la­res en re­ser­vas y una ba­se mo­ne­ta­ria re­du­ci­da por un año de emi­sión cer­ca­na a ce­ro. Lo cual hi­zo que per­dié­ra­mos las elec­cio­nes pe­ro evi­tó el co­lap­so eco­nó­mi­co y de­jó sen­ta­dos los ci­mien­tos pa­ra una re­cu­pe­ra­ción que nun­ca fue. De ese enor­me es­fuer­zo he­cho por los ar­gen­ti­nos no que­da na­da. El dó­lar se tri­pli­có des­de las PA­SO 2019; el dé­fi­cit fis­cal se­rá de 7,8% (pri­ma­rio) y 10,5% (to­tal); el stock de Le­liq –cu­ya des­apa­ri­ción iba a fi­nan­ciar 20% de au­men­to a los ju­bi­la­dos– se tri­pli­có y el Ban­co Cen­tral emi­tió ca­si dos bi­llo­nes pa­ra fi­nan­ciar al Te­so­ro, con un au­men­to del en­deu­da­mien­to ré­cord de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res y to­ma de deu­da al 17% anual en dó­la­res pa­ra ba­jar el blue por unas se­ma­nas, mien­tras que los 11.000 mi­llo­nes de re­ser­vas lí­qui­das re­ci­bi­dos en la asun­ción se eva­po­ra­ron. Se aca­bó lo que se da­ba, y el go­bierno nac&pop co­men­zó ya a apli­car re­ce­tas “neo­li­be­ra­les”: re­cor­te de ju­bi­la­cio­nes, pa­ri­ta­rias sin ga­ti­llo, suba de ta­sas y fin del IFE y el ATP. Y la he­la­de­ra lle­na te la de­bo.

¿Fue la cua­ren­te­na? Tam­po­co. Las em­pre­sas y los pro­fe­sio­na­les que hoy se van de la Argentina se van a un mun­do que su­fre de pan­de­mia pe­ro no de des­go­bierno. Ya en el pri­mer tri­mes­tre de 2020, con 10 días de re­clu­sión, la re­cau­da­ción cre­cía al 30% y el gas­to al 70%, y el dé­fi­cit era de $124.727 mi­llo­nes. La vía al co­lap­so es­ta­ba abier­ta: el PBI ha­bía ba­ja­do 6,1%; las ex­por­ta­cio­nes, un 20%, y la in­ver­sión, un 15%. En cuan­to a la de­socu­pa­ción, am­plian­do na­cio­nal­men­te los da­tos de la EPH se ve­ri­fi­ca una pér­di­da de 312.000 de pues­tos de tra­ba­jo en el pri­mer tri­mes­tre, sin cua­ren­te­na, y de 3,5 mi­llo­nes de pues­tos más en el se­gun­do. Si la de­socu­pa­ción (13,1%) registró un au­men­to de “so­lo” 4 pun­tos es por­que ba­jó dra­má­ti­ca­men­te la bús­que­da de tra­ba­jo, que si se man­tu­vie­ra en va­lo­res ha­bi­tua­les ha­ría que el des­em­pleo su­pe­rara el 40%. ¿Qué di­ría el pri­mer tra­ba­ja­dor de to­do es­to?

Es­tos va­lo­res ca­la­mi­to­sos, que quie­bran los ré­cords es­ta­ble­ci­dos por otro go­bierno pe­ro­nis­ta, el de

Duhal­de, se com­ple­tan con de­sa­pa­ri­cio­nes for­za­das, se­cues­tros se­gui­dos de muer­te, va­ra­dos en el ex­te­rior y el in­te­rior, vio­len­cia en co­mi­sa­rías con­tra gen­te arres­ta­da por vio­lar la cua­ren­te­na y pa­cien­tes mu­rien­do en so­le­dad. Las ma­yo­res vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia. Pa­ra no ha­blar del in­ten­to de ava­sa­llar la Jus­ti­cia pa­ra con­sa­grar la im­pu­ni­dad de la vi­ce­pre­si­den­ta; de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes a la pren­sa y a la opo­si­ción; de la re­duc­ción del Con­gre­so a si­mu­la­cro vir­tual; los im­pues­tos con­fis­ca­to­rios; los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les; las am­bi­güe­da­des res­pec­to de Ve­ne­zue­la; los abu­sos con­tra la pro­pie­dad pri­va­da me­dian­te in­ter­ven­cio­nes, im­pues­tos con­fis­ca­to­rios y usur­pa­cio­nes; la agu­di­za­ción de la tra­ge­dia edu­ca­ti­va y la cri­sis de se­gu­ri­dad desata­da por la li­be­ra­ción de mi­les de de­te­ni­dos; ni de un go­bierno cu­yo úni­co plan eco­nó­mi­co pa­re­ce ser la ex­trac­ción com­pul­si­va de re­cur­sos a quie­nes no los vo­ta­ron con el fin de abas­te­cer a la pro­pia clien­te­la.

Fun­cio­na­rios que no fun­cio­nan y un pre­si­den­te que no pre­si­de. No so­lu­cio­na­ron na­da, sino que em­peo­ra­ron to­do. Los úni­cos mi­nis­te­rios ope­ra­ti­vos del peor go­bierno de la his­to­ria son el de Pro­pa­gan­da y el de Im­pu­ni­dad. Ca­si­nos y fút­bol, abier­tos; edu­ca­ción, Jus­ti­cia y Con­gre­so, con­ge­la­dos has­ta que lle­gue la vacuna. Ta­les son las prio­ri­da­des de Al­ber­to, el con­ci­lia­dor, im­pues­tas al país en me­dio del si­len­cio de gre­mia­lis­tas, go­ber­na­do­res y to­do ti­po de ma­chos pe­ro­nis­tas que le pren­dían ayer fue­go al país y hoy se so­me­ten a los ca­pri­chos de la Rei­na. Pan y cir­co. Y si no hay pan, lo va­mos vien­do.

Tam­po­co hay sor­pre­sa. Ca­da go­bierno kirch­ne­ris­ta ha si­do peor que el an­te­rior. Una pro­gre­sión des­cen­den­te de Nés­tor a Cris­ti­na1, y de Cris­ti­na1 a Cris­ti­na2. ¿Qué otra co­sa que es­te azo­te po­día es­pe­rar­se de la alian­za en­tre el Vi­rrey Al­ber­to, un ope­ra­dor me­dio­cre y sin prin­ci­pios, y una Rei­na en de­ca­den­cia? El peor go­bierno de la his­to­ria era más pre­vi­si­ble que la lle­ga­da del co­ro­na­vi­rus, y con­fir­ma que el pe­ro­nis­mo so­lo pro­mue­ve días fe­li­ces li­qui­dan­do ac­ti­vos acu­mu­la­dos por otros; co­mo los lin­go­tes del Ban­co Cen­tral de Pe­rón, las jo­yas de la abue­la de Me­nem y la abun­dan­cia so­je­ra de Nés­tor. Pe­ro cuan­do le to­ca ad­mi­nis­trar la es­ca­sez –co­mo les to­có a Al­fon­sín, De la Rúa y Ma­cri– ge­ne­ra desas­tres co­mo el Ro­dri­ga­zo de Isa­bel, el ajus­ta­zo de Duhal­de y la ac­tual com­bi­na­ción de desas­tre eco­nó­mi­co y ca­tás­tro­fe sa­ni­ta­ria re­gi­dos por la sa­gra­da tri­ni­dad de Cris­ti­na, Al­ber­to y Ser­gio, ben­de­ci­da des­de Ro­ma.

Ca­si­nos y fút­bol, abier­tos; edu­ca­ción, Jus­ti­cia y Con­gre­so, con­ge­la­dos has­ta que lle­gue la vacuna

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina