LA NACION

El chi­co “eléc­tri­co” y que ti­ra­ba al aro en el fon­do de su casa

Bol­ma­ro siem­pre tu­vo fa­ci­li­dad pa­ra los de­por­tes; la in­fan­cia en Las Va­ri­llas y la con­ten­ción de una fa­mi­lia pre­sen­te en su ca­rre­ra

- Die­go Mo­ri­ni

“Pa­só to­do tan rá­pi­do que no ter­mi­nás de caer. Ha­ce tres años es­ta­ba ju­gan­do una fi­nal, el 11 de no­viem­bre, con el In­ti Aso­cia­ti­vo. El 29 de no­viem­bre de ese mis­mo año (2017) de­bu­ta en la Li­ga Na­cio­nal y de ahí fue to­do ver­ti­gi­no­so”.

Os­val­do

“Muy ju­gue­tón. De mu­chos ami­gos, muy so­cia­ble. La casa es­ta­ba siem­pre lle­na de chi­cos que ve­nían a ju­gar. Cuan­do se fue a ju­gar al bás­quet­bol se per­dió to­do ese mo­vi­mien­to. Pri­me­ro fue su her­ma­na con el atletismo, des­pués Lean­dro. Te­nía­mos to­dos los fi­nes de se­ma­na ocu­pa­dos lle­ván­do­los a to­dos la­dos pa­ra com­pe­tir, entrenamie­ntos pa­ra la se­lec­ción, a Cór­do­ba, a Bue­nos Aires”

Adriana

“Un ge­nio, un ge­nio. Co­mo her­mano es un 10, po­bre. No­so­tros nos lle­va­mos 6 años y cuan­do éra­mos muy chi­cos ju­gá­ba­mos a la es­cue­la y él se sen­ta­ba pa­ra que yo le dic­ta­ra cla­ses y se la ban­ca­ba to­das. Siem­pre nos lle­va­mos muy bien y cuan­do fue cre­cien­do tam­bién. Nos con­ta­mos la ma­yo­ría de las cosas, des­de pre­gun­tar­nos có­mo nos que­da la ro­pa has­ta si­tua­cio­nes de la vi­da que nos va­mos apo­yan­do”

Ca­mi­la

Ca­da de­fi­ni­ción per­mi­te com­pren­der quién es el chi­co que do­mi­na la es­ce­na. El pulso exac­to de la in­ti­mi­dad de Lean­dro, de “Ce­bo­llín”, del pi­be eléc­tri­co de Las Va­ri­llas, del enor­me ta­len­to pa­ra el atletismo, de el Lean que se la pa­sa­ba ho­ras ti­ran­do al aro que su pa­pá le pu­so en el fon­do de la casa. No hay mis­te­rios, una fa­mi­lia con­te­ne­do­ra, un amor tre­men­do por el de­por­te, un ca­lor de ho­gar in­cal­cu­la­ble, una ru­ta per­fec­ta pa­ra lle­gar has­ta cual­quier ob­je­ti­vo, un ho­ri­zon­te que tie­ne a Min­ne­so­ta Tim­ber­wol­ves co­mo la fu­tu­ra casa de Lean­dro Bol­ma­ro, de 20 años. Un com­bo per­fec­to, un des­tino de NBA inevi­ta­ble.

No es­ta­ba en el ra­dar de las miradas más se­lec­tas del bás­quet­bol ar­gen­tino. Y eso fue ha­ce no más de ocho años. El atletismo era lo que le gus­ta­ba a Lean­dro, por­que cla­ro, Ca­mi­la, era una des­ta­ca­da atle­ta, es­pe­cia­lis­ta en 400 me­tros. Aun­que pa­ra él to­dos los de­por­tes eran una po­si­bi­li­dad cier­ta pa­ra di­ver­tir­se: “No sa­bés lo que le gus­ta­ba. Se pren­día en to­das. Hand­ball, bás­quet, fút­bol. Era buen ar­que­ro. Tu­ve una aga­rra­di­ta con uno de los pro­fe­so­res, por­que lo que­rían em­pu­jar a ha­cer fút­bol. Le di­je: ‘No lo exi­jo yo, no le va a de­cir otro lo que tie­ne que ha­cer’. Em­pe­zó con atletismo por­que su her­ma­na ha­cía atletismo. A los 9 o 10 años em­pe­zó con el bás­quet. Y sal­tó a prein­fan­til. Fue ha­cien­do las dos cosas en si­mul­tá­neo. A los 14, te­nía con­di­cio­nes pa­ra las dos cosas. En el U15 de atletismo, se pier­de un 3x3 con San Fran­cis­co por­que te­nía prue­bas com­bi­na­das y di­jo: ‘Has­ta acá lle­gué’. La ma­má le di­jo: ‘No vas a co­no­cer lo que co­no­cés con el atletismo en bás­quet”, re­la­tó Os­val­do, con una mue­ca de bro­ma. Las sonrisas bro­tan y Adriana se con­fie­sa: “En el co­le­gio an­da­ba bien. Y a mí me da­ba lás­ti­ma que de­ja­ra el atletismo. Le di­je eso en ese mo­men­to y no sa­bés lo que me car­ga aho­ra”.

Na­tu­ra­le­za to­tal en la fa­mi­lia de Lean­dro y eso lo tie­ne él en su mo­chi­la de va­lo­res. Hu­mil­de, con mu­chas ga­nas de apren­der, no pier­de en nin­gún mo­men­to su ADN de Las Va­ri­llas, don­de pri­me­ro fue “Ce­bo­llín”: “Te­nía los pe­los pa­ra­di­tos, de atrás de la ca­be­za y de arri­ba. Pri­me­ro fue ‘Ce­bo­llín’ y aho­ra es ‘Ce­bo­lla’”, cuen­ta Os­val­do. Y el pa­pá de Bol­ma­ro da un pa­so más y cuen­ta có­mo lo lla­man aho­ra en Bar­ce­lo­na: “El cu­leao”, el se­llo de iden­ti­dad pa­ra que cual­quier cor­do­bés. “En Ba­rça le di­cen ‘cu­leao’, por­que él se la pa­sa di­cién­do­le a to­dos así. En­ton­ces, el otro día veía un vi­deo cuan­do via­ja­ban a Va­len­cia y Mi­ro­tic (Ni­ko­la), le de­cía: ‘da­le cu­leao pa­sa­me las car­tas’”, re­ve­la con una car­ca­ja­da Os­val­do.

El ca­mino de Lean­dro fue atí­pi­co, por­que su re­la­ción tar­día con el bás­quet­bol tie­ne que ver con que ha­ce seis años (2014) era cam­peón na­cio­nal de he­xatlón en la ca­te­go­ría Sub 14 de los Jue­gos Evi­ta y dos años des­pués iba a ga­nar el de­catlón en la Co­pa Na­cio­nal de Prue­bas Com­bi­na­das. “Em­pie­za atletismo por­que mis pa­pás me lle­va­ban a to­dos la­dos y co­mo él an­da­ba me­ti­do en to­dos la­dos, creo que mi en­tre­na­dor lo ano­ta en 60 me­tros lla­nos o en sal­to en lar­go y ahí es co­mo que arran­có. Me acuer­do que en un tor­neo acá, en Las Va­ri­llas, que ga­nó los 80 me­tros con va­llas, pe­ro cuan­do iba pa­san­do esas va­llas, lo ha­cía con una fa­ci­li­dad. Y la verdad que ahí pen­sé, ‘es­te chi­co algo tie­ne’, por­que esa prue­ba re­quie­re de mu­cha coor­di­na­ción, de mu­cha téc­ni­ca. No sé cuán­tos años te­nía, pe­ro cuan­do lo vi pa­sar las va­llas co­mo si fue­ra algo nor­mal, de verdad que me asom­bró. Y des­pués si­guió con las prue­bas com­bi­na­das y las ha­cía bien. Tie­ne con­di­cio­nes pa­ra to­do”, ex­pli­có Ca­mi­la.

Siem­pre te­nía mu­cha ener­gía. Es­ta­ba to­do el tiem­po ac­ti­vo. “Era muy hi­per­ac­ti­vo. Si le sa­cá­ba­mos la pe­lo­ta ha­cía bo­llos de pa­pel y ju­ga­ba con eso. No ha­bía ma­ne­ra. Le da­ba vuelta la casa a la abue­la Lo­la”, re­la­ta Adriana y Os­val­do, en­tre ri­sas, sa­ca una anéc­do­ta que per­mi­te co­no­cer un po­co más el humor y el tem­pe­ra­men­to de Bol­ma­ro: “A los do­ce años, te­nía un aro en el pa­tio y es­ta­ba ho­ras ti­ran­do. Yo di­ri­gía, te­nía una escuelita de bás­quet y le da­ba to­dos ti­pos de fun­da­men­tos. Un día le lla­mé la aten­ción por­que no es­ta­ba ha­cien­do algo bien y me di­jo: ‘qué te creés, que yo soy Gi­nó­bi­li’”.

Es una fa­mi­lia muy uni­da y ca­da pa­so fue ce­le­bra­do, pe­ro el des­arrai­go fue to­do un te­ma. Es que Lean­dro siem­pre ju­gó pa­ra Al­ma­fuer­te y Os­val­do lo acom­pa­ñó a ca­da lu­gar. Des­pués fue una ex­pe­rien­cia cor­ta, muy cor­ta en El Cei­bo, de San Fran­cis­co, en la Li­ga de Cór­do­ba, lo que le per­mi­tía a la fa­mi­lia es­tar cer­ca. Cuan­do dio el sal­to a Bahía Blan­ca, pa­ra ju­gar en We­ber Bahía Bas­ket, tras des­es­ti­mar la idea de ir a la Uni­ver­si­dad en los Es­ta­dos Unidos (una chan­ce que le su­gi­rió Sha­qui­lle O’neal cuan­do lo vio en un NBA Sin Fron­te­ras, en Baha­mas) la puer­ta de Eu­ro­pa se abrió con fuer­za y Bar­ce­lo­na apa­re­ció en es­ce­na. Eso fue to­do un im­pac­to pa­ra la fa­mi­lia: “La ma­má lo di­si­mu­la más, pe­ro yo ya re­cu­rrí al psi­có­lo­go por el te­ma de Bar­ce­lo­na. Era muy le­jos”, re­co­no­ce Os­val­do.

Se di­vier­ten y se res­trie­gan los ojos cuan­do advierten que su hi­jo es­tá en la eli­te y el ape­lli­do Bol­ma­ro es­tá vin­cu­la­do con la NBA: “Es algo lo­co lo que es­tá pa­san­do. La verdad que lo ex­tra­ña­mos. Tu hi­jo pue­de ser Le­bron Ja­mes o no, pe­ro yo lo voy a ver siem­pre co­mo mi hi­jo. Pe­ro a ve­ces veo que lo nom­bran mu­cho en to­dos la­dos y es una lo­cu­ra. La an­sie­dad es com­pli­ca­da de ma­ne­jar. Pe­ro bueno, ve­mos que él es­tá fe­liz y no­so­tros tam­bién”, re­la­ta Os­val­do y Adriana di­ce: “Lo veo siem­pre que pue­do, le veo la ca­ri­ta cuan­do jue­ga. Ve­mos su es­ta­doa­ní­mi­co­cuan­do­jue­ga.es­fe­liz. Me en­can­ta se­guir­lo, des­de chi­qui­to que tra­to de ver­lo. El pa­dre es el que lo si­guió siem­pre por to­dos la­dos, pe­ro no­so­tras, con Ca­mi, siem­pre es­ta­mos aten­tas cuan­do jue­ga el Lean”.

Ca­da pa­so es­tá per­fec­ta­men­te me­di­do y la fa­mi­lia lo acom­pa­ña, aun cuan­do al­gu­na su­ge­ren­cia les pue­da re­sul­tar algo ex­tra­ñas pa­ra los 20 años de Lean­dro. La ali­men­ta­ción pa­só a ser un te­ma im­por­tan­te, así co­mo lo es pa­ra mu­chos bas­quet­bo­lis­tas de eli­te de la Argentina. Si bien su plan de co­mi­das era equi­li­bra­do por­que Os­val­do es dia­bé­ti­co y to­da la fa­mi­lia siem­pre se aco­mo­dó a su estilo de ali­men­ta­ción, cuan­do des­em­bar­có en Bahía Blan­ca cam­bió al­gu­nos há­bi­tos y ya en Bar­ce­lo­na que­dó bajo la lu­pa de Pau­lo Mac­ca­ri, el fi­sio­te­ra­peu­ta que ex­ten­dió la ca­rre­ra de Ma­nu Gi­nó­bi­li y tra­ba­ja con la se­lec­ción argentina. “Es­tá tra­ba­jan­do con Pau­lo Mac­ca­ri. No co­mía pes­ca­do. Y aho­ra co­me pes­ca­do. Ya cam­bió to­dos los há­bi­tos. Yo soy en­fer­me­ra, al prin­ci­pio no es­ta­ba muy de acuer­do con la die­ta. Él me ex­pli­có que to­dos la ha­cen. Pe­ro yo pen­sa­ba que por es­tar en edad de cre­ci­mien­to ne­ce­si­ta­ba otra ali­men­ta­ción. Pe­ro com­pren­dí que era lo ne­ce­sa­rio pa­ra él”.

Un con­tex­to per­fec­to, di­cen los que sa­ben. La na­tu­ra­li­dad del ta­len­to, la pa­sión a flor a piel, la com­pa­ñía ade­cua­da y una fa­mi­lia que lo acom­pa­ña, las pie­zas en­ca­jan a la per­fec­ción, por eso la NBA y en es­pe­cial los Tim­ber­wol­ves, con Pa­blo Pri­gio­ni en el staff téc­ni­co, lo quie­ren den­tro de su uni­ver­so.

 ?? Gen­til­ze­za fa­mi­lia bol­ma­ro ?? Lean­dro Bol­ma­ro, en los 80 me­tros con va­llas; su elec­ción fue el bás­quet­bol
Gen­til­ze­za fa­mi­lia bol­ma­ro Lean­dro Bol­ma­ro, en los 80 me­tros con va­llas; su elec­ción fue el bás­quet­bol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina