LA NACION

¿Dón­de se tra­ba­ja me­jor? La lle­ga­da de los es­pa­cios híbridos

Vi­da pro­fe­sio­nal Des­pués de 8 me­ses de ha­cer ho­me of­fi­ce, la ne­ce­si­dad de nue­vos lu­ga­res pa­ra cum­plir con las ta­reas la­bo­ra­les se im­po­ne; en­tre la ca­sa y la ofi­ci­na, sur­gen op­cio­nes co­mo co­wor­kings al ai­re li­bre, ho­te­les y has­ta vi­vien­das par­ti­cu­la­res con

- Lau­ra Rei­na

Pre­pan­de­mia, Flo­ren­cia Cen­teno iba to­dos los días des­de su ca­sa fa­mi­liar, en Pi­lar, a tra­ba­jar a Puer­to Ma­de­ro. Pe­ro to­do cam­bió cuan­do la empresa de­ci­dió que to­dos los empleados ha­rían ho­me of­fi­ce. “No bien em­pe­zó di­je ‘es­to es la gloria’. La co­mo­di­dad de no te­ner que tras­la­dar­me fue ge­nial –re­co­no­ce–. Pe­ro des­pués em­pe­zás a ex­tra­ñar a tus com­pa­ñe­ros, en­con­trás que en tu ca­sa te dis­traés mu­cho y cues­ta con­cen­trar­se. Pa­ra mí lo ideal se­ría un hí­bri­do. Ir to­dos los días no es pro­duc­ti­vo y es­tar to­do el día en tu ca­sa tam­po­co es­tá bueno. So­bre to­do por lo so­cial”, ad­mi­te Flo­ren­cia, de 26 años, que tra­ba­ja en Cog­ni­zant, una empresa de so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

A ocho me­ses del ho­me of­fi­ce ma­si­vo, son mu­chos los empleados que em­pie­zan a ne­ce­si­tar un es­pa­cio la­bo­ral fue­ra de sus ca­sas. Com­bi­nar tra­ba­jo y fa­mi­lia no es na­da fá­cil y la ne­ce­si­dad de es­tar en un lu­gar dis­tin­to se vuel­ve fun­da­men­tal. Más allá de los be­ne­fi­cios que tie­ne el mo­de­lo y que na­die se atre­ve a dis­cu­tir a es­ta al­tu­ra, te­ner un lu­gar don­de tra­ba­jar fue­ra de ca­sa (y cer­ca de ella) es una de las cues­tio­nes que mu­chos em­pe­za­ron a plan­tear. En es­te sen­ti­do, los lu­ga­res de co­wor­king vol­vie­ron a atraer ya no so­lo a em­pren­de­do­res y tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, sino a empleados de gran­des em­pre­sas que bus­can un lu­gar al­ter­na­ti­vo cer­ca de sus ho­ga­res; mu­chos ho­te­les em­pe­za­ron a ofre­cer room of­fi­ce y has­ta un si­tio, Workn­ma­tes, sur­gió pa­ra dar res­pues­ta a es­ta ne­ce­si­dad co­nec­tan­do due­ños de ca­sas con es­pa­cios dis­po­ni­bles con per­so­nas que bus­can un lu­gar tran­qui­lo pa­ra tra­ba­jar.

En épo­cas en que mu­chas de las ofi­ci­nas to­da­vía per­ma­ne­cen ce­rra­das (al­gu­nas sin fe­cha cier­ta de reaper­tu­ra, otras ya ade­lan­ta­ron que en lo que que­da del 2020 no reabrirán sus es­pa­cios ), mu­chos empleados bus­can al­ter­na­ti­vas pa­ra tra­ba­jar tran­qui­los, le­jos de los dis­trac­to­res que sue­len abun­dar den­tro de ca­sa co­mo pe­leas de los hi­jos, rui­dos mo­les­tos o sim­ple­men­te por­que ne­ce­si­tan sen­tir­se en un en­torno pa­re­ci­do al la­bo­ral.

Bar­bie Rius es di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y ma­má de dos hi­jos de 3 y 8 años. Jus­to an­tes de la pan­de­mia em­pe­zó a tra­ba­jar en una mul­ti­na­cio­nal don­de de­be man­te­ner reunio­nes en in­glés. Con ellos en ca­sa, se ha­cía di­fí­cil con­cen­trar­se: “Al prin­ci­pio me iba a lo de una ami­ga dos ve­ces por se­ma­na co­mo pa­ra te­ner tranquilid­ad, pe­ro sen­tía que la in­va­día. Des­de ha­ce un mes des­cu­brí Workn­ma­tes, una es­pe­cie de Airbnb de lu­ga­res de tra­ba­jo y em­pe­cé a usar un si­tio web (www.workn­ma­tes.com) pa­ra al­qui­lar un es­pa­cio cer­ca de ca­sa –cuen­ta–. Me sir­ve mu­cho ir unos días a otro la­do. En ca­sa me pa­sa que al mis­mo tiem­po que tra­ba­jo co­nec­to a mi hi­jo al Zoom, ayu­do con la ta­rea, pre­pa­ro la co­mi­da... Te­nés la ca­be­za en mu­chos lu­ga­res y no ter­mi­nás de ha­cer na­da bien. Una co­sa es el ho­me of­fi­ce con los chi­cos en el co­le­gio y otra con los chi­cos en ca­sa”. Has­ta aho­ra Bar­bie fue a dis­tin­tos es­pa­cios, pe­ro no se ca­só con nin­guno: “Cuan­do en­cuen­tre uno que me en­can­te, lo adop­ta­ré co­mo al­go fi­jo. Por aho­ra voy va­rian­do”, sos­tie­ne y di­ce que es­te es el mo­de­lo que más le cie­rra: “Yo vi­vo en San Isi­dro y la ofi­ci­na que­da en Re­ti­ro. Pre­fe­ri­ría se­guir sos­te­nien­do es­to cuan­do se nor­ma­li­ce to­do”, ase­gu­ra.

Flo­ren­cia Cen­teno tam­bién pro­bó Workn­ma­tes pa­ra bus­car lu­ga­res al­ter­na­ti­vos. Des­de que se mu­dó con su no­vio ne­ce­si­tó de un lu­gar fue­ra de la ca­sa más que na­da por­que ella es­tá to­do el día ha­cien­do lla­ma­das y su no­vio, ac­tor y DJ, tra­ba­ja re­pa­ran­do má­qui­nas y eso in­ter­fie­re con su la­bor. “En la empresa ya nos di­je­ron que no va­mos a vol­ver en lo que que­da del año. Mi no­vio arre­gla apa­ra­tos y era mu­cho el rui­do que ha­cía, así que no me que­dó otra que ir­me a tra­ba­jar fue­ra de ca­sa –cuen­ta–. Pri­me­ro al­qui­lé por el día un de­par­ta­men­to de un an­fi­trión que no es­ta­ba en su ca­sa, o sea que te­nía el de­par­ta­men­to pa­ra mí y des­pués sa­qué en un co­wor­king, que era un poco más le­jos y ca­ra la jor­na­da pe­ro que­ría es­tar en con­tac­to con gen­te pa­ra no sen­tir­me ais­la­da”.

Vien­do los pro­fun­dos cambios que la pan­de­mia tra­jo a ni­vel la­bo­ral, los so­cios An­ge­li­na Vi­glioc­co y Gon­za­lo Agüe­ro de­ci­die­ron crear una pá­gi­na que co­nec­ta­ra a per­so­nas que quieren al­qui­lar el es­pa­cio dis­po­ni­ble en su ca­sa con otras que ne­ce­si­tan de ese es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar. El in­te­rés fue tal que lo am­plia­ron a co­wor­kings, ofi­ci­nas con es­pa­cio li­bre y ho­te­les. “Nos di­mos cuen­ta de que mu­chos empleados no quieren ha­cer cien­to por cien­to tra­ba­jo ho­me ba­sed por­que no tie­nen el es­pa­cio ade­cua­do, tie­nen ma­la co­ne­xión o les pro­vo­ca un des­ba­lan­ce en­tre la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar. Tam­bién pa­sa que se pier­de el con­tac­to humano. Con Workn­ma­tes los tra­ba­ja­do­res pue­den re­ser­var un es­pa­cio cer­ca de su ca­sa cuan­do quie­ran, lo que les per­mi­te cor­tar una o dos ve­ces por se­ma­na. El ho­me of­fi­ce vino pa­ra que­dar­se, pe­ro muy po­cas per­so­nas lo quieren ha­cer cien­to por cien­to en su ca­sa”, plan­tea Vi­glioc­co.

In­clu­so, des­de el la­do del an­fi­trión al­qui­lar su ca­sa im­pli­ca un di­ne­ro extra: “Yo ten­go va­rios am­bien­tes sin uso y me de­ci­dí a pu­bli­car el sec­tor de ga­le­ría, don­de hay un es­cri­to­rio muy am­plio pa­ra cua­tro per­so­nas, co­mo pa­ra pro­bar. En dos se­ma­nas hi­ce 12 o 13 mil pe­sos”, di­ce María Pau­la Vi­lla, due­ña de la ca­sa en Flo­ri­da. Pe­ro lo eco­nó­mi­co no es el úni­co mo­ti­vo. “Es al­go que nos vie­ne bien pe­ro ade­más me pa­re­ce in­tere­san­te el as­pec­to so­cial. Yo soy ar­qui­tec­ta, tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra y des­de que em­pe­zó la pan­de­mia es­toy en ca­sa. Me gus­ta re­ci­bir gen­te. Me nu­tre, me pa­re­ce in­tere­san­te -des­ta­ca-. Hay al­gu­nos que ya es­tán ca­si fi­jos. En ge­ne­ral son pro­fe­sio­na­les en re­la­ción de de­pen­den­cia que vi­ven cer­ca y tie­nen la ofi­ci­na ce­rra­da. La ga­le­ría es fres­ca, ten­go un lin­do jar­dín, y es­toy en una zo­na sin rui­do. Es in­creí­ble la can­ti­dad de gen­te que bus­ca ais­lar­se de su en­torno fa­mi­liar en un am­bien­te ap­to pa­ra tra­ba­jar.”

En mu­chos ca­sos, son los pro­pios empleados los que pagan los es­pa­cios al­ter­na­ti­vos pe­ro des­de ha­ce un tiem­po las mis­mas em­pre­sas to­ma­ron no­ta de la ne­ce­si­dad y em­pe­za­ron a dar cré­di­tos pa­ra cos­tear es­tos lu­ga­res co­mo We­work, don­de re­ci­ben ca­da vez más es­tos per­fi­les. To­más Ca­lu­sio, di­rec­tor de We­work Argentina, que tie­ne 4 edi­fi­cios en Buenos Aires (dos en mi­cro­cen­tro y dos en zo­na nor­te) cuen­ta que la pan­de­mia cam­bió la com­po­si­ción de los que ha­cen uso de sus ofi­ci­nas: “Más del 80% vie­ne por em­pre­sas gran­des. An­tes era mu­cho me­nor ese por­cen­ta­je. Ocu­rre que las mul­ti­na­cio­na­les to­man me­di­das más es­tric­tas en lo que res­pec­ta al regreso a la ofi­ci­na. Y ven que mu­chos empleados ne­ce­si­tan sa­lir de su ca­sa una o dos ve­ces por se­ma­na por­que o se can­sa­ron de es­tar ahí o ne­ce­si­tan me­jor co­nec­ti­vi­dad –sos­tie­ne–. Es­te tra­ba­jo re­mo­to que lle­gó de un día pa­ra el otro cam­bió la di­ná­mi­ca de to­dos y la ca­sa se trans­for­mó tam­bién en un am­bien­te la­bo­ral, lo que en mu­chos ca­sos crea una con­vi­ven­cia muy com­ple­ja. Por otra par­te, hay una ne­ce­si­dad de en­con­trar­se. To­do va a ten­der a lo hí­bri­do: unos días tra­ba­jo des­de ca­sa y otros des­de un lu­gar dis­tin­to que me que­de cer­ca”.

Me­jor al ai­re li­bre

Ca­lu­sio tam­bién re­sal­tó la im­por­tan­cia de los es­pa­cios abier­tos: “En ge­ne­ral los es­pa­cios al ai­re li­bre que se usa­ban pa­ra el al­muer­zo, co­mo la te­rra­za, aho­ra se usan pa­ra tra­ba­jar. La gen­te se sien­te más se­gu­ra ahí. Nos acos­tum­bra­mos a que la ma­yo­ría de pla­nes y reunio­nes son al ai­re li­bre, y por ese la­do apor­ta tran­quil­dad”.

En Huer­ta, un es­pa­cio de co­wor­king con se­des en Pa­ler­mo y Mi­cro­cen­tro, la ten­den­cia es si­mi­lar: au­ge por el ai­re li­bre y ma­yor pre­sen­cia de tra­ba­ja­do­res de mul­ti­na­cio­na­les que bus­can es­ca­par al­gu­nas ho­ras de su ca­sa. “Te­ne­mos un mon­tón de empleados que les pi­den a sus em­pre­sas que les den un es­pa­cio de tra­ba­jo cer­ca de su ca­sa. Re­ci­bi­mos pa­dres y ma­dres de fa­mi­lia que no pue­den tra­ba­jar des­de su hogar. Y equi­pos que ne­ce­si­tan jun­tar­se. Te­nés el que no tie­ne co­ne­xión, el que se dis­trae, el que tie­ne una obra al la­do y no pue­de tra­ba­jar. Y tam­bién es­tá la par­te so­cial, ver gen­te que es­tá en la mis­ma que vos y eso te po­ten­cia”, des­cri­be Agus­tín De­lio, co­fun­da­dor y CEO de Huer­ta. El cli­ma de no­viem­bre tam­bién fa­ci­li­tó al­gu­nos reencuentr­os de equi­pos: “Hay una al­ta de­man­da de to­do lo que es ex­te­rior, co­mo te­rra­zas y pa­tios. Em­pe­za­mos a ver mu­chos reencuentr­os de ge­ren­tes con sus equi­pos y pi­den que se ha­gan afue­ra por se­gu­ri­dad. Es al­go que es­ta­mos im­pul­san­do mu­cho por­que la gen­te se sien­te más có­mo­da y se­gu­ra. En­con­trar­se con el equi­po de vez en cuan­do trae mu­chos be­ne­fi­cios y no­so­tros le fa­ci­li­ta­mos to­do. En ge­ne­ral son una vez por mes o ca­da 15 días. Es al­go que es­tá pa­san­do mu­cho”.

Los ho­te­les tam­bién se hi­cie­ron eco de es­ta ne­ce­si­dad de con­tar con un es­pa­cio de tra­ba­jo se­pa­ra­do de la ca­sa y readap­ta­ron sus ha­bi­ta­cio­nes ofre­cien­do room of­fi­ce, un con­cep­to sur­gi­do en ple­na pan­de­mia. Los hay en el mi­cro­cen­tro pe­ro tam­bién ale­ja­dos de ca­pi­tal, pa­ra com­bi­nar tra­ba­jo y des­can­so. Por ca­so, el Ho­ward John­son de Chas­co­mús ela­bo­ró un pro­gra­ma pa­ra tra­ba­jar en un en­torno na­tu­ral, con vis­ta a la la­gu­na. “Nos lla­mó la aten­ción el in­te­rés de la gen­te de ca­pi­tal que vie­ne en bus­ca un lu­gar tran­qui­lo pa­ra tra­ba­jar. La idea es que lo to­men co­mo una al­ter­na­ti­va po­si­ble por­que es­ta­mos muy cer­ca y el en­torno es ma­ra­vi­llo­so”, sos­tie­ne el ge­ren­te del ho­tel, Jor­ge Ra­ma­llo.

Más cer­ca de Ca­pi­tal, Ca­sa Cam­pus, un desa­rro­llo que tie­ne edi­fi­cios de co­li­ving, se readap­tó a la nue­va era. Con dos edi­fi­cios en Pi­lar y otros dos en Ca­pi­tal, pa­só de re­ci­bir es­tu­dian­tes a tra­ba­ja­do­res. En los de zo­na nor­te hay una pi­le­ta, un quin­cho vi­dria­do con ai­re y luz pa­ra lle­var la compu­tado­ra y po­ner­se a tra­ba­jar con vis­ta al jar­dín: “En fun­ción del in­cre­men­to de la de­man­da de room of­fi­ce (un 70% más de con­sul­tas res­pec­to de me­ses an­te­rio­res), adap­ta­mos nues­tras ins­ta­la­cio­nes. Hay al­gu­nos que vie­nen a tra­ba­jar por el día, y mu­chos bus­can la com­bi­na­ción vivienda y es­pa­cios de tra­ba­jo en el mis­mo lu­gar. El combo es lo va­lio­so”, ase­gu­ra Karina Ber­susky, ge­ren­te de stays de Ca­sa Cam­pus. La eje­cu­ti­va di­ce que si bien con­ta­ban con un es­pa­cio de tra­ba­jo co­mún lo me­jo­ra­ron. “El co­li­ving tie­ne que ver con esos es­pa­cios com­par­ti­dos, a los que se les dio más uso por­que an­tes la gen­te se iba a la ma­ña­na y vol­vía a la no­che a dor­mir. Hoy es­tán en su ca­sa to­do el día por eso de­ci­di­mos re­va­lo­ri­zar­los y adap­tar­los a un es­pa­cio si­mi­lar al de co­wor­king.”

Sin du­da, la po­si­bi­li­dad de vi­vir y tra­ba­jar en el mis­mo lu­gar pe­ro en es­pa­cios se­pa­ra­dos es un di­fe­ren­cial del co­li­ving. “Es­truc­tu­ral­men­te es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos por­que ya te­nía­mos un área con me­sas gran­des y co­ci­nas que es muy va­lo­ra­do en es­tos mo­men­tos. Hay gen­te que vie­ne des­de Ca­pi­tal a Pi­lar que lla­ma­mos out­wor­kers que lle­gan en bus­ca de ai­re li­bre y tranquilid­ad pa­ra tra­ba­jar por el día”, sos­tie­ne Ber­susky. A 8 me­ses del ho­me of­fi­ce que cam­bió la ru­ti­na de to­dos, es tiem­po de ba­lan­ces. La bús­que­da del equi­li­brio se­rá cla­ve pa­ra em­pe­zar a di­se­ñar la nue­va nor­ma­li­dad la­bo­ral. ●

 ??  ??
 ?? Ricardo pris­tu­pluk ?? El edi­fi­cio de We­work, en Vi­cen­te Ló­pez, se trans­for­mó en un lu­gar de tra­ba­jo al­ter­na­ti­vo pa­ra empleados cu­yas ofi­ci­nas per­ma­ne­cen ce­rra­das
Ricardo pris­tu­pluk El edi­fi­cio de We­work, en Vi­cen­te Ló­pez, se trans­for­mó en un lu­gar de tra­ba­jo al­ter­na­ti­vo pa­ra empleados cu­yas ofi­ci­nas per­ma­ne­cen ce­rra­das
 ?? Mau­ro al­fie­ri ?? María Pau­la Vi­lla alquila la ga­le­ría de su ca­sa, en Flo­ri­da, pa­ra tra­ba­ja­do­res de la zo­na que ne­ce­si­ten tranquilid­ad
Mau­ro al­fie­ri María Pau­la Vi­lla alquila la ga­le­ría de su ca­sa, en Flo­ri­da, pa­ra tra­ba­ja­do­res de la zo­na que ne­ce­si­ten tranquilid­ad
 ?? Ricardo Pris­tu­pluk ?? Mien­tras tra­ba­ja, Mi­cae­la Don­ga­rrá dis­fru­ta de un en­torno na­tu­ral en Ca­sa Cam­pus Arau­ca­rias, en Pi­lar
Ricardo Pris­tu­pluk Mien­tras tra­ba­ja, Mi­cae­la Don­ga­rrá dis­fru­ta de un en­torno na­tu­ral en Ca­sa Cam­pus Arau­ca­rias, en Pi­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina