LA NACION

Por su hi­ja en­fer­ma, sor­teó un re­tén po­li­cial

Su­ce­dió en San­tia­go del Es­te­ro cuan­do una fa­mi­lia vol­vía de aten­der de ur­gen­cia en Tu­cu­mán a una ni­ña que pa­de­ce cán­cer; un po­li­cía no los au­to­ri­zó a en­trar por­que no te­nían los per­mi­sos de cir­cu­la­ción

- Leo­nel Ro­drí­guez

SAN­TIA­GO DEL ES­TE­RO.– In­dig­na­ción. Eso fue lo que cau­só la ima­gen de Die­go Jiménez car­gan­do en bra­zos a su hi­ja Abi­gail, de 12 años, que pa­de­ce cán­cer, en un pues­to fron­te­ri­zo. Y la fo­to reavi­vó el de­ba­te so­bre las fuer­tes res­tric­cio­nes li­mí­tro­fes pro­vin­cia­les im­pul­sa­das por el ais­la­mien­to obli­ga­to­rio.

To­do co­men­zó el lu­nes pa­sa­do, des­pués de las 14, cuan­do un Ci­troën Ber­lin­go co­lor gris, que ve­nía de Tu­cu­mán, lle­gó al pues­to ca­mi­ne­ro san­tia­gue­ño en la ru­ta na­cio­nal N° 9, en el pa­ra­je Yu­tu Ya­cu, a 90 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal pro­vin­cial. En el vehícu­lo via­ja­ban el con­duc­tor Luis Hum­ber­to Pé­rez, que fue con­tra­ta­do por la mu­ni­ci­pa­li­dad de Ter­mas de Río Hon­do, y el ma­tri­mo­nio in­te­gra­do por Die­go y Ma­til­de Jiménez y su hi­ja, Abi­gail Mi­la­gros.

Allí, el ofi­cial sub­ins­pec­tor Wi­lliams So­sa, de la po­li­cía de San­tia­go del Es­te­ro, de­tu­vo el au­to y pi­dió la do­cu­men­ta­ción y los per­mi­sos de cir­cu­la­ción, que, se­gún su in­for­me, no fue­ron pre­sen­ta­dos por los ocu­pan­tes. La tensión fue su­bien­do y, en me­dio de la dis­cu­sión, Abi­gail, que re­gre­sa­ba jun­to a sus pa­dres de una con­sul­ta de ur­gen­cia por pa­de­cer un ti­po ra­ro de cán­cer, sar­co­ma de Ewing, en­tró en una fuer­te cri­sis de ner­vios y llan­to.

En ese mo­men­to, Die­go to­mó a la ado­les­cen­te en bra­zos y jun­tos in­gre­sa­ron en te­rri­to­rio san­tia­gue­ño, mien­tras su ma­dre fil­ma­ba la se­cuen­cia, que re­co­rrió el país y que de­ri­vó en una ilus­tra­ción que col­mó las re­des so­cia­les y fue com­par­ti­da por dis­tin­tas per­so­na­li­da­des, en­tre ellas, el ex­pre­si­den­te Mauricio Ma­cri.

El vi­deo se vi­ra­li­zó va­rios días des­pués y pro­vo­có una fuer­te in­dig­na­ción en gran par­te de los ar­gen­ti­nos. En va­rios tuits, se se­ña­ló que Die­go ca­mi­nó, con su hi­ja en bra­zos, cin­co ki­ló­me­tros. En tan­to, las au­to­ri­da­des san­tia­gue­ñas sos­tu­vie­ron que so­lo fue­ron 70 me­tros. “No sé cuán­to ca­mi­né, no me pu­se a con­tar. Ca­mi­né has­ta don­de pu­de y me die­ron las fuer­zas, con mi hi­ja en bra­zos, por­que la que­ría sa­car de ahí”, in­di­có Jiménez.

Abi­gail pa­de­ce sar­co­ma de Ewing, que sue­le co­men­zar en los hue­sos y que en otros ca­sos se pre­sen­ta en los te­ji­dos blan­dos. A los seis años fue so­me­ti­da a un ope­ra­ción en el fé­mur. Des­de en­ton­ces, de­be ir a con­tro­les fre­cuen­tes en Tu­cu­mán. Cin­co años des­pués, el tu­mor re­apa­re­ció, pe­ro “es­ta vez en una par­te blan­da de su pier­na”, con­fir­mó Die­go.

En diá­lo­go con la na­cion, Jiménez afir­mó que el enojo por lo su­ce­di­do es con el ofi­cial So­sa, y des­min­tió que ha­ya ha­bi­do in­sul­tos y ame­na­zas, co­mo el po­li­cía con­sig­nó en el in­for­me que ele­vó a las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les.

“Mien­te el po­li­cía cuan­do di­ce que lo in­sul­ta­mos. Es­tán to­dos los vi­deos, ja­más le fal­té el res­pe­to”, com­ple­tó. Y agre­gó que el tra­to re­ci­bi­do “era pa­ra ha­cer mu­chas más co­sas, pe­ro ja­más le fal­té el res­pe­to.

Si fue­ra otro, me pe­di­ría dis­cul­pas. An­dá a sa­ber qué tu­vo en su ca­be­za en ese mo­men­to”.

Jiménez afir­mó que los pro­pios com­pa­ñe­ros de So­sa le de­cían que los de­ja­ran pa­sar, que co­no­cían la si­tua­ción y que siem­pre cru­za­ban:

“Los mis­mos co­le­gas le de­cían que nos co­no­cen, que sa­ben có­mo la ve­ni­mos pe­lean­do con Abi ha­ce años, que no­so­tros siem­pre va­mos y ve­ni­mos”, re­la­tó.

La fa­mi­lia de Abi­gail des­ta­có el acom­pa­ña­mien­to del mu­ni­ci­pio de Ter­mas. La chi­ca, de 12 años, vi­ve con mu­cha an­gus­tia la si­tua­ción. “Ca­da vez que me es­cu­cha ha­blar del te­ma se po­ne mal. La ten­go que do­par pa­ra que pue­da es­tar tran­qui­la y dor­mir un poco, que­dó con mu­cho mie­do”, con­tó.

Mar­ce­lo Bar­bur, mi­nis­tro de Go­bierno de San­tia­go del Es­te­ro, afir­mó a TN: “No ca­mi­na­ron 5 ki­ló­me­tros, sino 70 me­tros, y se sen­ta­ron en un asien­to de un quios­co que es­ta­ba cer­ca del pues­to”. Y aña­dió que “esa fa­mi­lia ten­dría que ha­ber sa­ca­do el sal­vo­con­duc­to de sa­lud”. La pro­vin­cia tie­ne ese sis­te­ma en ca­so de per­so­nas que se tras­la­dan a otros dis­tri­tos por al­gu­na pa­to­lo­gía. “Es lo que les per­mi­te po­der cir­cu­lar con rapidez pa­ra que no los re­ten­gan, ellos ca­re­cían de es­ta do­cu­men­ta­ción”, con­clu­yó.

Jiménez re­co­no­ció que, en ese mo­men­to, no te­nían el do­cu­men­to de­bi­do a que via­ja­ron de for­ma ur­gen­te. Se­gún con­tó, su hi­ja ha­bía em­pe­za­do el día con fuer­tes do­lo­res en la pier­na. El médico que la atien­de en Tu­cu­mán, lue­go de re­ci­bir fo­tos, pi­dió a los pa­dres que fue­ran con ur­gen­cia pa­ra ser re­vi­sa­da. “Cuan­do va­mos a un con­trol siem­pre sa­ca­mos los per­mi­sos, pe­ro, por to­do es­to del vi­rus, no la lle­vá­ba­mos. Co­mo sa­li­mos de ur­gen­cia, no te­nía­mos los pa­pe­les. Sin em­bar­go, lle­vé su his­to­ria clí­ni­ca”, in­di­có el pa­dre de Abi­gail. E in­sis­tió en la falta de em­pa­tía y hu­ma­ni­dad del po­li­cía: “De­be­ría pe­dir dis­cul­pas al me­nos”.

El in­ten­den­te de Ter­mas de Río Hon­do, Jor­ge Muk­di­se, se­ña­ló que el vi­deo que se vio en to­do el país le cau­só “mu­cha in­dig­na­ción” y afir­mó que lo su­ce­di­do “fue una con­fu­sión, un pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción que ex­plo­tó y que na­die que­ría, por­que des­de el mu­ni­ci­pio acom­pa­ña­mos ha­ce años el pro­ce­so de Abi”.

Des­de prin­ci­pios de agos­to pa­sa­do, cuan­do los ca­sos em­pe­za­ron a su­bir en la pro­vin­cia, des­de el go­bierno se im­pu­sie­ron se­ve­ros con­tro­les fron­te­ri­zos y res­tric­cio­nes ho­ra­rios, que ha­ce unas se­ma­nas se fle­xi­bi­li­za­ron. En el co­nur­bano ca­pi­tal-la Ban­da, las dos ciu­da­des más im­por­tan­tes, so­lo se pue­de cir­cu­lar de 7 a 22, de lu­nes a vier­nes, y de 7 a 18, los sá­ba­dos, los do­min­gos y los fe­ria­dos. Los ba­res fun­cio­nan al 50% de su ca­pa­ci­dad y con pro­to­co­los de dis­tan­cia­mien­to al ai­re li­bre. Otra de las me­di­das im­pues­tas por las au­to­ri­da­des es la prohi­bi­ción del uso de trans­por­te pú­bli­co de pa­sa­je­ros.

La pro­vin­cia su­peró los 14.000 con­ta­gios acu­mu­la­dos y ya re­gis­tra más de 160 muer­tos. Des­de ha­ce unas se­ma­nas, los re­cu­pe­ra­dos em­pe­za­ron a su­pe­rar a los ca­sos ac­ti­vos. Sin em­bar­go, por es­tos días, la curva de po­si­ti­vos va en as­cen­so. Un he­cho que di­fi­cul­ta que pue­da ha­ber nue­vas aper­tu­ras.

El ca­so de Abi­gail, que ex­po­ne las fuer­tes res­tric­cio­nes te­rri­to­ria­les, re­cuer­da al de So­lan­ge Mus­se, cu­yo pa­dre, Pa­blo, que es­ta­ba en Neu­quén, no pu­do in­gre­sar a la pro­vin­cia de Cór­do­ba pa­ra des­pe­dir­se de su hi­ja, que murió de cán­cer en agos­to pa­sa­do. En ese mo­men­to, el he­cho ge­ne­ró el re­pu­dio so­cial.

An­te­ayer, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción or­de­nó al go­ber­na­dor de For­mo­sa, Gil­do Ins­frán, que per­mi­ta el in­gre­so de más de 7000 for­mo­se­ños va­ra­dos des­de ha­ce me­ses en la fron­te­ra.

 ??  ??
 ?? Cap­tu­ra de vi­deo ?? Die­go Jiménez tu­vo que car­gar a su hi­ja pa­ra po­der en­trar a San­tia­go del Es­te­ro
Cap­tu­ra de vi­deo Die­go Jiménez tu­vo que car­gar a su hi­ja pa­ra po­der en­trar a San­tia­go del Es­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina