LA NACION

El em­pre­sa­rio que nun­ca le es­ca­pó al jue­go con los go­bier­nos

Aun­que ini­ció su despegue em­pre­sa­rio con el ra­di­ca­lis­mo, Bri­to se au­to­de­fi­nía co­mo un “ban­que­ro pe­ro­nis­ta”

- Hu­go Al­co­na­da Mon

Jor­ge Ho­ra­cio Bri­to mos­tró siem­pre un ta­len­to no­ta­ble pa­ra vin­cu­lar­se con el po­der po­lí­ti­co. Y esa ha­bi­li­dad pa­ra acer­car­se a re­fe­ren­tes de ca­si to­dos los par­ti­dos ex­pli­ca mu­cho de su cre­ci­mien­to y de su in­fluen­cia im­pa­ra­ble du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das.

Los me­mo­rio­sos re­cuer­dan sus pri­me­ros tiem­pos en una pe­que­ña ofi­ci­na de la City, en ple­na dic­ta­du­ra, has­ta que, ya en el re­torno de la de­mo­cra­cia, ju­gó fuer­te con los ra­di­ca­les y, en par­ti­cu­lar, con la Coor­di­na­do­ra.

Fue­ron tiem­pos, aque­llos, en los que te­jió víncu­los es­tre­chos con En­ri­que “Co­ti” No­si­glia. Tiem­pos en los que el Ban­co Cen­tral au­to­ri­zó a ope­rar co­mo ban­co co­mer­cial a la por en­ton­ces pe­que­ña Ma­cro Com­pa­ñía Fi­nan­cie­ra.

Con el oca­so ra­di­cal, Bri­to vol­vió a ju­gar fuer­te y se alió con el clan Yo­ma. En esos tiem­pos, el Ma­cro re­ci­bió re­des­cuen­tos y la en­ti­dad otor­gó una lí­nea de cré­di­to pa­ra co­mer­cio ex­te­rior a la cur­tiem­bre de la fa­mi­lia po­lí­ti­ca de Car­los Me­nem. Cuan­do la empresa co­lap­só, el úni­co acree­dor que re­co­bró to­da su deu­da fue el Ma­cro.

Bri­to apos­tó a fon­do por Me­nem en los 90, así co­mo tam­bién lo hi­zo en el in­ten­to del rio­jano de vol­ver a la Ca­sa Ro­sa­da en 2003. La Fun­da­ción Argentina So­li­da­ria sir­vió de ca­nal pa­ra el ma­ne­jo fi­nan­cie­ro de aque­lla cam­pa­ña, en una ope­ra­to­ria que lle­gó a ser in­ves­ti­ga­da por la Jus­ti­cia.

Acaso ese víncu­lo tan es­tre­cho en­tre Bri­to y Me­nem ex­pli­que la ti­rria que le te­nía Nés­tor Kirch­ner en sus pri­me­ros tiem­pos co­mo pre­si­den­te, re­sis­ten­cia que Bri­to do­ble­gó a tal pun­to que con el pa­so de los años ter­mi­nó ca­rac­te­ri­za­do co­mo “el ban­que­ro de los Kirch­ner” en los cables de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se que ex­pu­so Wi­ki­leaks.

El víncu­lo que Bri­to te­jió con Kirch­ner acaso en­cuen­tre una ex­pli­ca­ción, de sos­la­yo ape­nas, a tra­vés de Rudy Ulloa. Su dia­rio, El Pe­rió­di­co Aus­tral –don­de los edi­to­ria­les los es­cri­bía Clau­dio Uber­ti–, co­men­zó a re­ci­bir pu­bli­ci­da­des cuan­tio­sas del Ban­co Ma­cro y de otros em­pre­sa­rios que pug­na­ban por acer­car­se a “los pin­güi­nos”.

El Ma­cro mo­vió ade­más di­ne­ro de Lá­za­ro Báez a tra­vés de su su­cur­sal en las Baha­mas. En ese víncu­lo con Báez tam­bién me­dió el fi­nan­cis­ta Er­nes­to Cla­rens, quien lue­go se­ría to­ma­do co­mo arre­pen­ti­do en la cau­sa de los cua­der­nos.

Bri­to di­ver­si­fi­có sus ope­ra­cio­nes du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. Así fue co­mo te­jió víncu­los con po­de­res pro­vin­cia­les –en par­ti­cu­lar con su ama­da Sal­ta– y con una fi­gu­ra as­cen­den­te de aque­llos tiem­pos: Ama­do Bou­dou. Ale­jan­dro Van­den­broe­le, ya co­mo arre­pen­ti­do, lo se­ña­ló co­mo el fi­nan­cis­ta ocul­to de­trás del in­ten­to del ex­vi­ce­pre­si­den­te de que­dar­se con la im­pren­ta Cic­co­ne Cal­co­grá­fi­ca. La Jus­ti­cia no dio na­da de eso por pro­ba­do.

En las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de 2013, sin em­bar­go, ava­ló a Ser­gio Mas­sa. Lo ayu­dó en to­do pa­ra de­rro­tar a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, que des­car­gó su fu­ria por te­le­vi­sión. “Es una bue­na eta­pa pa­ra dis­cu­tir, pe­ro en se­rio, un mo­de­lo de país, pe­ro quie­ro dis­cu­tir con los ti­tu­la­res, no con los su­plen­tes”, lo nin­gu­neó a Mas­sa. ¿Quié­nes se­rían los ti­tu­la­res? Du­ran­te ese dis­cur­so, ella so­lo iden­ti­fi­có a uno por su nom­bre: Bri­to.

Acaso ese con­tex­to po­lí­ti­co ex­pli­ca­ra el con­tra­pun­to en­tre Bou­dou y el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Co­mer­cio In­te­rior, Guillermo Mo­reno. “De­ci­le a tu je­fe que lo voy a me­ter pre­so”, lo con­mi­nó a Bou­dou, y se en­car­gó de que tras­cen­die­ra.

Con Mauricio Ma­cri fue dis­tin­to. Cuan­do lle­gó a la Ca­sa Ro­sa­da, ellos se co­no­cían y lle­va­ban muy mal des­de ha­cía años. Fue al­go que am­bos de­ja­ron cla­ro. Cues­tio­nes per­so­na­les que no le im­pi­die­ron a Bri­to se­guir am­plian­do sus ne­go­cios du­ran­te el go­bierno de Cam­bie­mos.

Bri­to atra­ve­só tiem­pos com­pli­ca­dos cuan­do Ale­jan­dro Van­den­broe­le se aco­gió al ré­gi­men del arre­pen­ti­do y afir­mó que Bri­to le pa­ga­ba su abo­ga­do y le da­ba una men­sua­li­dad a cam­bio de que ce­rra­ra la boca en el ca­so Cic­co­ne. A tal pun­to que de­bió dar un pa­so al cos­ta­do co­mo pre­si­den­te del Ma­cro, don­de lo re­em­pla­zó su cu­ña­do y so­cio prin­ci­pal, Eze­quiel Car­ba­llo.

To­do eso, de to­dos modos, que­dó su­pe­ra­do al poco tiem­po. Bri­to tam­bién su­po cons­truir bue­nas re­la­cio­nes en los tri­bu­na­les, don­de co­no­ció y fre­cuen­tó a jue­ces y fis­ca­les.

Con la lle­ga­da de Al­ber­to Fer­nán­dez a la Ca­sa Ro­sa­da, Bri­to fue an­fi­trión de los en­cuen­tros que jun­to a Mas­sa le or­ga­ni­za­ban a Má­xi­mo Kirch­ner con el es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co. El “ban­que­ro del po­der”, lo lla­ma­ban. Él pre­fe­ría de­fi­nir­se co­mo un “ban­que­ro pe­ro­nis­ta”.

 ?? Ar­chi­vo ?? Jor­ge Bri­to fue siem­pre pro­ta­go­nis­ta
Ar­chi­vo Jor­ge Bri­to fue siem­pre pro­ta­go­nis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina