LA NACION

EDI­TO­RIA­LES

Con la ex­cu­sa de una pre­ten­di­da pro­tec­ción am­bien­tal, se en­mas­ca­ra un nue­vo y ar­bi­tra­rio avan­ce, a to­das lu­ces con­fis­ca­to­rio

- Disasters · Ecology · Incidents · Fires · Buenos Aires · Cordoba · Como · Máximo Kirchner · Este · Hannibal · Argentina · Parana

Ma­ne­jo del fue­go, otro ata­que a la pro­pie­dad pri­va­da. Con la ex­cu­sa de una pro­tec­ción am­bien­tal, se en­mas­ca­ra un nue­vo y ar­bi­tra­rio avan­ce, a to­das lu­ces con­fis­ca­to­rio.

En los úl­ti­mos días se han pro­du­ci­do múl­ti­ples in­cen­dios que des­tru­ye­ron mi­les de hec­tá­reas en va­rias pro­vin­cias. Se tra­ta de he­chos la­men­ta­bles. En la de Buenos Aires, va­rias re­ser­vas han si­do afec­ta­das. En Cór­do­ba han su­fri­do da­ños nu­me­ro­sas pro­pie­da­des y fue­ron eva­cua­das de­ce­nas de per­so­nas. Los fo­cos se re­pi­tie­ron en las is­las del Del­ta del Pa­ra­ná, en las pro­vin­cias de Buenos Aires y En­tre Ríos. En otras del nor­te ar­gen­tino la si­tua­ción ha si­do si­mi­lar.

Los orí­ge­nes son di­ver­sos: fo­ga­tas, ci­ga­rri­llos mal apa­ga­dos, pre­pa­ra­ción de áreas de pas­to­reo y siem­bra con fue­go y ca­sos en los que la que­ma tie­ne un in­te­rés pu­ra­men­te in­mo­bi­lia­rio. Es cier­to tam­bién que los fac­to­res cli­má­ti­cos –co­mo la es­ca­sa hu­me­dad, la falta de llu­vias, las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das y los vien­tos fuer­tes– han in­ci­di­do ne­ga­ti­va­men­te y han co­la­bo­ra­do con la pro­pa­ga­ción de las lla­mas. Es­tá com­pro­ba­do que la se­quía ac­tual se en­cuen­tra en­tre las más gra­ves de las úl­ti­mas dé­ca­das.

Co­mo res­pues­ta, el dipu­tado Má­xi­mo Kirch­ner, po­si­ble­men­te ase­so­ra­do por per­so­nas que des­co­no­cen el te­ma tan­to co­mo él, pre­sen­tó ve­loz­men­te un pro­yec­to de ley pa­ra mo­di­fi­car la nor­ma exis­ten­te so­bre ma­ne­jo del fue­go. La ini­cia­ti­va no es más que una reac­ción in­tem­pes­ti­va, ca­pri­cho­sa y –no es no­ve­dad– una nue­va pro­vo­ca­ción con­tra el de­re­cho de pro­pie­dad y con­tra el sec­tor agrí­co­la­ga­na­de­ro. Su le­tra es­ta­ble­ce que “en ca­so de in­cen­dios, sean es­tos pro­vo­ca­dos o ac­ci­den­ta­les, se prohí­be por 30 o 60 años”, se­gún la zo­na afec­ta­da, “la rea­li­za­ción de em­pren­di­mien­tos in­mo­bi­lia­rios; cual­quier ac­ti­vi­dad agrí­co­la que sea dis­tin­ta del uso y des­tino que la superficie tu­vie­ra co­mo ha­bi­tual en el mo­men­to del in­cen­dio, y la mo­di­fi­ca­ción de uso de una superficie con el fin de desa­rro­llar prác­ti­cas de agri­cul­tu­ra in­ten­si­va, ex­cep­to en los ca­sos en que di­chas prác­ti­cas an­te­ce­dan al even­to”.

Se tra­ta de un pro­yec­to cla­ra­men­te in­jus­to, in­cons­ti­tu­cio­nal y con­fis­ca­to­rio, que no dis­tin­gue en­tre in­cen­dios in­ten­cio­na­les y ac­ci­den­ta­les, de ma­ne­ra que, sin ra­zón al­gu­na, cri­mi­na­li­za al pro­pie­ta­rio de la tie­rra sin si­quie­ra pro­bar su cul­pa­bi­li­dad ni con­tem­plar dón­de se ini­ció el fue­go y si lue­go se ex­ten­dió des­con­tro­la­do, e im­pi­de la li­bre dis­po­ni­bi­li­dad de la pro­pie­dad por un tiem­po que es tan ar­bi­tra­rio co­mo ex­ce­si­vo. Bas­ta leer el pro­yec­to pa­ra com­pren­der el es­ca­so co­no­ci­mien­to de las nor­mas que re­gu­lan nues­tros bos­ques y pas­ti­za­les. La mí­ni­ma ra­zo­na­bi­li­dad que de­mues­tran al­gu­nos as­pec­tos con­fir­ma que es mu­cho mas el in­te­rés de per­ju­di­car a de­ter­mi­na­dos sectores que el de pro­te­ger el am­bien­te. Los bos­ques na­ti­vos y to­dos los no pro­duc­ti­vos ya cuen­tan con una re­gu­la­ción es­pe­cial que ga­ran­ti­za su pro­tec­ción y que im­pi­de, ca­te­gó­ri­ca­men­te, el cam­bio de uso del sue­lo. La lla­ma­da ley ge­ne­ral del am­bien­te es­ta­ble­ce que quien cau­se el da­ño am­bien­tal se­rá ob­je­ti­va­men­te res­pon­sa­ble de su res­ta­ble­ci­mien­to al es­ta­do an­te­rior a su pro­duc­ción. La de pre­su­pues­tos mí­ni­mos de pro­tec­ción am­bien­tal re­la­ti­vos a las ac­ti­vi­da­des de que­ma en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal tie­ne por ob­je­ti­vo pre­ve­nir in­cen­dios, da­ños am­bien­ta­les y ries­gos pa­ra la sa­lud y la se­gu­ri­dad pú­bli­cas. Y prohí­be to­da ac­ti­vi­dad de que­ma que no cuen­te con la de­bi­da au­to­ri­za­ción ex­pe­di­da por la autoridad lo­cal com­pe­ten­te, la que de­be otor­gar­se en for­ma es­pe­cí­fi­ca. La ley de pre­su­pues­tos mí­ni­mos de bos­ques na­ti­vos es­ta­ble­ce que en los ca­sos en que ha­yan si­do afec­ta­dos por in­cen­dios (na­tu­ra­les o an­tró­pi­cos), co­rres­pon­de a la autoridad de apli­ca­ción la rea­li­za­ción de ta­reas pa­ra su re­cu­pe­ra­ción y res­tau­ra­ción, man­te­nien­do la ca­te­go­ría de cla­si­fi­ca­ción que se hu­bie­re de­fi­ni­do en el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial. La mis­ma nor­ma creó el Fon­do Na­cio­nal pa­ra el En­ri­que­ci­mien­to y la Con­ser­va­ción de los Bos­ques Na­ti­vos con el fin de com­pen­sar a las ju­ris­dic­cio­nes que con­ser­van di­chos bos­ques, por los ser­vi­cios am­bien­ta­les que es­tos brin­dan. Allí se es­ta­ble­ce que las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias que les sean anual­men­te asig­na­das no po­drán ser in­fe­rio­res al 0,3% del pre­su­pues­to na­cio­nal. Es­te fon­do, que en la ges­tión de Aní­bal Fer­nán­dez era bur­da­men­te de­ri­va­do al pro­gra­ma Fútbol pa­ra To­dos, ha si­do sis­te­má­ti­ca­men­te des­fi­nan­cia­do por los su­ce­si­vos go­bier­nos. Es por eso que la con­ser­va­ción de nues­tros bos­ques na­ti­vos no ha re­ci­bi­do la com­pen­sa­ción ade­cua­da lue­go de trans­cu­rri­dos más de diez años de su san­ción. La ley de pre­su­pues­tos mí­ni­mos de in­cen­dios fo­res­ta­les y ru­ra­les es­ta­ble­ce que el res­pon­sa­ble del da­ño am­bien­tal que pro­duz­ca un in­cen­dio ten­drá la obli­ga­ción de re­com­po­ner y adop­tar las me­di­das de re­pa­ra­ción que, en ca­da ca­so, re­sul­ten ne­ce­sa­rias pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de las áreas in­cen­dia­das y que, en ca­so de in­cen­dios de su­per­fi­cies de bos­ques na­ti­vos, cual­quie­ra que sea su ti­tu­lar, no po­drán rea­li­zar­se mo­di­fi­ca­cio­nes en el uso y des­tino que esas su­per­fi­cies poseían con an­te­rio­ri­dad al in­cen­dio.

Fi­nal­men­te, la pro­pia ley de ma­ne­jo del fue­go es­ta­ble­ce que, en ca­so de in­cen­dios de su­per­fi­cies de bos­ques na­ti­vos, cual­quie­ra que sea su ti­tu­lar, no po­drán rea­li­zar­se mo­di­fi­ca­cio­nes en el uso y des­tino que di­chas su­per­fi­cies poseían con an­te­rio­ri­dad al in­cen­dio.

Co­mo se pue­de apre­ciar, el pro­yec­to de ley no crea una ma­yor pro­tec­ción am­bien­tal, ya que los bos­ques na­ti­vos y no pro­duc­ti­vos ya cuen­tan con una re­gu­la­ción es­pe­cial que ga­ran­ti­za su pro­tec­ción y que im­pi­de el cam­bio de uso del sue­lo en los te­rri­to­rios don­de se en­cuen­tran. Tam­bién en es­te te­rreno lo que se de­be pro­pi­ciar es ve­lar por el cum­pli­mien­to de nor­mas ya vi­gen­tes jun­to con la pe­na­li­za­ción de quie­nes pro­ba­da­men­te las vio­lan.

Es ra­zo­na­ble y desea­ble que el Go­bierno ve­le por la pro­tec­ción am­bien­tal, pe­ro no es po­si­ble san­cio­nar a quie­nes en na­da han con­tri­bui­do a la des­truc­ción de los eco­sis­te­mas. Es ab­so­lu­ta­men­te ar­bi­tra­rio no dis­tin­guir en­tre in­cen­dios in­ten­cio­na­les y ac­ci­den­ta­les pa­ra plan­tear una san­ción que pa­re­ce de ín­do­le pe­nal. Ca­re­ce de sen­ti­do in­mo­vi­li­zar zo­nas que pre­via­men­te a un in­cen­dio no te­nían des­tino de con­ser­va­ción y que po­drían te­ner un des­tino pro­duc­ti­vo, que res­pe­te el am­bien­te y que per­mi­ta el desa­rro­llo de obras de in­fra­es­truc­tu­ra, ser­vi­cios e in­clu­so ur­ba­ni­za­cio­nes pa­ra cre­ci­mien­to del país. Si las zo­nas in­cen­dia­das no reúnen las ap­ti­tu­des pa­ra dar­les un des­tino de con­ser­va­ción, no se com­pren­de el mo­ti­vo de pa­ra­li­zar­las por pe­río­dos tan ex­ten­sos que in­vo­lu­cran in­clu­so a más de una ge­ne­ra­ción, sin jus­ti­fi­ca­ción téc­ni­ca y que im­pi­den ge­ne­rar ri­que­za en nues­tro país.

Otra prue­ba elo­cuen­te de que el de­re­cho de pro­pie­dad es­tá en pro­ce­so de de­mo­li­ción en la Argentina. Otra vez una me­di­da que no so­lo no ayu­da a la tan ne­ce­sa­ria re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y so­cial, sino que vuel­ve a aten­tar con­tra la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que re­cla­man quie­nes eva­lúan la con­ve­nien­cia de in­ver­tir en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina