LA NACION

De­fen­die­ron al cha­vis­mo y aho­ra son sus víc­ti­mas

ve­ne­zue­la. En un es­fuer­zo por con­so­li­dar su po­der, Ma­du­ro re­pri­me a ac­ti­vis­tas de iz­quier­da que al­gu­na vez lo apo­ya­ron y aho­ra lo cri­ti­can

- Ana­toly Kur­ma­naev y otros

GÜIRIA, Ve­ne­zue­la.– El pre­sen­ta­dor de El pue­blo en com­ba­te, un po­pu­lar pro­gra­ma de ra­dio, siem­pre ha­bía elo­gia­do al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, Nicolás Ma­du­ro, in­clu­so cuan­do mi­llo­nes de ciu­da­da­nos se hun­dían en la mi­se­ria ba­jo el go­bierno del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV). Pe­ro es­te ve­rano, cuan­do la es­ca­sez de naf­ta pa­ra­li­zó su re­mo­to pue­blo pes­que­ro, se des­vió de la lí­nea del par­ti­do.

En su pro­gra­ma, el lo­cu­tor Jo­sé Car­me­lo Bis­lick, un so­cia­lis­ta de to­da la vi­da, acu­só a los di­ri­gen­tes lo­ca­les del par­ti­do de ha­ber­se be­ne­fi­cia­do de su ac­ce­so al com­bus­ti­ble, de­jan­do a la ma­yo­ría de la gen­te ha­cien­do fi­las du­ran­te días en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio va­cías.

So­lo trans­cu­rrie­ron unas se­ma­nas des­de la de­nun­cia cuan­do, en la no­che del 17 de agos­to, cua­tro hom­bres en­mas­ca­ra­dos y ar­ma­dos irrum­pie­ron en la ca­sa de Bis­lick y le di­je­ron que “se comió la luz”, una fra­se que in­di­ca que al­guien se ha pa­sa­do un se­má­fo­ro en ro­jo.

Lue­go lo gol­pea­ron y se lo lle­va­ron a ras­tras fren­te a su fa­mi­lia. Ho­ras des­pués lo en­con­tra­ron muer­to con he­ri­das de ba­la y vestido con su re­me­ra fa­vo­ri­ta del Che Gue­va­ra.

Los ase­si­nos de Bis­lick si­guen pró­fu­gos en esa ciu­dad de 30.000 ha­bi­tan­tes, don­de to­dos lo co­no­cían y sa­bían que le ha­bía de­di­ca­do su vi­da a la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na.

La muer­te de Bis­lick pa­re­ce for­mar par­te de una ola de re­pre­sión con­tra los ac­ti­vis­tas de iz­quier­da mar­gi­na­dos por Ma­du­ro, quien pa­re­ce de­ci­di­do a con­so­li­dar su po­der en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de di­ciem­bre. La vo­ta­ción, boi­co­tea­da por la opo­si­ción y de­nun­cia­da por gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos, po­dría lle­var a la que so­lía ser una de las de­mo­cra­cias más con­so­li­da­das de Amé­ri­ca La­ti­na al bor­de de un Es­ta­do de par­ti­do úni­co.

Des­pués de des­man­te­lar a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que se opo­nían a su ver­sión del so­cia­lis­mo, Ma­du­ro ha apun­ta­do a su apa­ra­to de se­gu­ri­dad ha­cia los alia­dos ideo­ló­gi­cos de­silu­sio­na­dos, re­pi­tien­do el ca­mino re­co­rri­do por los au­tó­cra­tas de iz­quier­da des­de la Unión So­vié­ti­ca has­ta Cu­ba.

“Quien ha­ga una crí­ti­ca pri­me­ro te po­nen al la­do de par­ti­dos de opo­si­ción, de de­re­cha, te lla­man trai­dor”, di­jo Ares Di Fa­zio, lí­der del Par­ti­do Tu­pa­ma­ros, de ex­tre­ma iz­quier­da, que fue des­man­te­la­do por el go­bierno en agos­to des­pués de ha­ber ex­pre­sa­do su des­con­ten­to.

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad han re­pri­mi­do a los tra­di­cio­na­les par­ti­da­rios del go­bierno que en los úl­ti­mos me­ses inun­da­ron las ca­lles de las ciu­da­des de pro­vin­cia pa­ra de­nun­ciar el co­lap­so de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Fun­cio­na­rios que de­nun­cian co­rrup­ción son acu­sa­dos de sa­bo­ta­je.

Los in­te­gran­tes de la alian­za elec­to­ral go­ber­nan­te que de­ci­die­ron pos­tu­lar­se co­mo in­de­pen­dien­tes son des­ca­li­fi­ca­dos. Quie­nes per­se­ve­ran son aco­sa­dos por la po­li­cía o acu­sa­dos de de­li­tos es­pu­rios.

En par­te, la re­pre­sión interna es el re­sul­ta­do de la de­ci­sión de Ma­du­ro de aban­do­nar las po­lí­ti­cas de re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za de su di­fun­to pre­de­ce­sor Hu­go Chávez, a fa­vor de lo que equi­va­le a un ca­pi­ta­lis­mo de com­pin­ches pa­ra so­bre­vi­vir al en­du­re­ci­mien­to de las san­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

El cam­bio le­ga­li­zó efec­ti­va­men­te la eco­no­mía de mer­ca­do ne­gro en Ve­ne­zue­la, san­ti­fi­can­do la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da y per­mi­tien­do que Ma­du­ro man­ten­ga la leal­tad de las éli­tes mi­li­ta­res y em­pre­sa­ria­les que se be­ne­fi­cian del nue­vo or­den eco­nó­mi­co.

El re­sul­ta­do ha si­do un abis­mo dis­cor­dan­te en­tre la re­tó­ri­ca ofi­cial, que cul­pa del co­lap­so na­cio­nal a las san­cio­nes del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, y las vi­das ex­tra­va­gan­tes que os­ten­tan las éli­tes go­ber­nan­tes en los su­per­mer­ca­dos y las sa­las de ex­hi­bi­ción de au­tos de lu­jo.

“Hay un blo­queo pa­ra unos y los bo­de­go­nes pa­ra otros”, di­jo en re­fe­ren­cia a las tien­das don­de se ven­den pro­duc­tos im­por­ta­dos de lu­jo Os­wal­do Ri­ve­ro, un des­ta­ca­do ac­ti­vis­ta de iz­quier­da y pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión na­cio­nal.

A quie­nes cues­tio­nan eso, “los vuel­ven le­ña”, di­jo Ri­ve­ro, quien di­ce que aho­ra lo lla­man trai­dor y lo han ame­na­za­do en re­des so­cia­les por ha­blar en con­tra de la co­rrup­ción.

Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, los par­ti­dos de iz­quier­da re­pre­sen­ta­dos por ac­ti­vis­tas co­mo Ri­ve­ro ha­bían ayu­da­do a Chávez, y lue­go a Ma­du­ro, a per­ma­ne­cer en el po­der.

Su men­sa­je de cam­bio ra­di­cal re­so­nó con fuer­za en los ba­rrios mar­gi­na­les y en los asen­ta­mien­tos ru­ra­les de Ve­ne­zue­la har­tos de la arrai­ga­da de­sigual­dad.

Pe­ro es­tos alia­dos se de­silu­sio­na­ron ca­da vez más con el au­to­ri­ta­ris­mo y la co­rrup­ción de Ma­du­ro. Es­te año, por pri­me­ra vez, de­ci­die­ron pre­sen­tar a sus pro­pios can­di­da­tos a la asam­blea.

Ma­du­ro res­pon­dió rá­pi­da­men­te al desafío. En agos­to, los jue­ces del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia ins­ta­la­ron a los lea­les a Ma­du­ro en la di­rec­ti­va de los Tu­pa­ma­ros y otros tres pe­que­ños par­ti­dos di­si­den­tes.

La po­li­cía de­tu­vo al je­fe de los Tu­pa­ma­ros, Jo­sé Pin­to, por car­gos de ase­si­na­to que no han si­do de­mos­tra­dos, hos­ti­gó a los lí­de­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ve­ne­zue­la y de­tu­vo bre­ve­men­te a un ve­te­rano di­si­den­te de iz­quier­da, Ra­fael Uz­cá­te­gui, de 73 años, acu­sa­do de ha­ber vi­si­ta­do un bur­del.

Uz­cá­te­gui afir­ma que 37 miem­bros de su par­ti­do, Pa­tria pa­ra To­dos, han si­do de­te­ni­dos por ha­cer cam­pa­ña con­tra el go­bierno en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Cua­tro de ellos sim­ple­men­te hi­cie­ron una pin­ta­da en una pa­red pú­bli­ca con las pa­la­bras “Sa­la­rio digno ya”, una sú­pli­ca pa­ra au­men­tar el sa­la­rio mí­ni­mo men­sual de 2 dó­la­res.

Des­pués de una ten­sa cal­ma por la pan­de­mia, el des­con­ten­to po­pu­lar con el go­bierno de Ma­du­ro es­ta­lló en más de mil pro­tes­tas re­pen­ti­nas en sep­tiem­bre. Es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes se con­cen­tra­ron en los es­ta­dos ru­ra­les po­bres, que du­ran­te mu­cho tiem­po han for­ma­do la ba­se del par­ti­do go­ber­nan­te.

Ma­du­ro res­pon­dió al des­con­ten­to de esos en­cla­ves so­cia­lis­tas con la mis­ma re­pre­sión que les apli­ca a los opo­si­to­res. Más de 200 ma­ni­fes­tan­tes fue­ron de­te­ni­dos en los dis­tur­bios ru­ra­les de sep­tiem­bre, y las fuer­zas de se­gu­ri­dad ma­ta­ron a ti­ros a una per­so­na, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Ve­ne­zo­lano de Con­flic­ti­vi­dad So­cial, un gru­po sin fi­nes de lu­cro que re­gis­tra los dis­tur­bios.

Se­gún las en­cues­tas, el go­ber­nan­te PSUV cuen­ta con el apo­yo de so­lo uno de ca­da diez ve­ne­zo­la­nos. Mien­tras tan­to en Güiria, la fa­mi­lia de Bis­lick, el lo­cu­tor de ra­dio so­cia­lis­ta, to­da­vía es­pe­ra jus­ti­cia.

 ?? Nyt ?? La es­ta­ción de ra­dio de Os­val­do Ri­ve­ro, que pa­só de ser ofi­cia­lis­ta a per­se­gui­do
Nyt La es­ta­ción de ra­dio de Os­val­do Ri­ve­ro, que pa­só de ser ofi­cia­lis­ta a per­se­gui­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina