LA NACION

Un ala del PJ con­di­cio­na a Pe­rot­ti en se­gu­ri­dad

- Ger­mán de los San­tos Una · Justicialist Party · Santa Fe · Rosario

RO­SA­RIO.– Con la mi­ra pues­ta en el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de San­ta Fe, Mar­ce­lo Sain, to­do el ar­co de la opo­si­ción y un sec­tor del pe­ro­nis­mo “tra­di­cio­nal” se unie­ron pa­ra vo­tar dos le­yes “he­chas a me­di­da” con­tra el fun­cio­na­rio y de­ja­ron al go­ber­na­dor, Omar Pe­rot­ti en la dis­yun­ti­va de ve­tar las nor­mas que se apro­ba­ron. To­do an­te la sor­pre­sa del ofi­cia­lis­mo, que des­co­no­cía la es­tra­te­gia.

Si el go­ber­na­dor no ve­ta esas le­yes, es­tá en jue­go la con­ti­nui­dad de Sain, en una pro­vin­cia don­de la vio­len­cia de­rra­ma­da del nar­co­trá­fi­co de­ja san­gre ca­da día en las ca­lles de Ro­sa­rio. Una mues­tra es que ho­ras des­pués de que ter­mi­na­ra la se­sión en la Le­gis­la­tu­ra, es­te vier­nes, a las 8 de la ma­ña­na, fue­ron eje­cu­ta­dos de más de 12 balazos dos hom­bres en Ro­sa­rio. El miér­co­les a la no­che, ata­ca­ron con rá­fa­gas de disparos con una ame­tra­lla­do­ra la co­mi­sa­ría 32 de es­ta ciu­dad.

An­te es­ta com­ple­ja si­tua­ción, con 188 ho­mi­ci­dios en lo que va del año, el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción apos­tó por ins­ta­lar de ma­ne­ra per­ma­nen­te una de­le­ga­ción de esa car­te­ra en Ro­sa­rio pa­ra coor­di­nar in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do. Y la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te en­vió 3000 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra re­for­zar el área que con­du­ce Sain, ex­di­rec­tor de la Po­li­cía de Se­gu­ri­dad Ae­ro­por­tua­ria.

Des­pués de que la pan­de­mia em­pe­za­ra a dar un poco de res­pi­ro en San­ta Fe, los sectores de la opo­si­ción, que in­clu­yen a los se­na­do­res pe­ro­nis­tas, co­men­za­ron a ju­gar fuer­te. La pri­me­ra apues­ta que unió vo­lun­ta­des pa­ra gol­pear a la ac­tual ges­tión fue po­ner en la mi­ra a Sain. Des­de que asu­mió en el car­go, es­te fun­cio­na­rio acu­só a un sec­tor de la di­ri­gen­cia del PJ, en­ca­be­za­da por el se­na­dor Ar­man­do Tra­fe­rri y la vi­ce­go­ber­na­do­ra Ale­jan­dra Ro­de­nas, de ha­ber si­do ges­to­res de tra­mas os­cu­ras, que fue­ron re­ve­la­das en in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les, de jue­go clan­des­tino y nar­co­trá­fi­co. Sus nom­bres apa­re­cie­ron men­cio­na­dos en los le­ga­jos, al­go que ese sec­tor del pe­ro­nis­mo le ad­ju­di­ca a Sain. An­tes de asu­mir co­mo mi­nis­tro, el ex­dipu­tado bo­nae­ren­se ocu­pó el car­go de ti­tu­lar del Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

El desafío de los se­na­do­res pe­ro­nis­tas, con­ver­ti­dos des­de el ini­cio de la ges­tión de Pe­rot­ti en un fo­co de po­der au­tó­no­mo (en par­te gra­cias a un pre­su­pues­to de $2500 mi­llo­nes), es que Sain se vea for­za­do a re­nun­ciar y no pue­da re­gre­sar a su an­ti­guo car­go en el Or­ga­nis­mo de In­ves­ti­ga­ción.

En me­dio de es­ta dis­cu­sión, que exal­tó los áni­mos de uno y otro sec­tor, la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­rot­ti no mos­tró una rá­pi­da reac­ción pa­ra me­dir una es­tra­te­gia que –se­gún coin­ci­die­ron va­rias fuen­tes– se em­pe­zó a ges­tar ha­ce seis me­ses, cuan­do Sain co­men­zó a ge­ne­rar re­pu­dio per­ma­nen­te en dis­tin­tos sectores de la cla­se po­lí­ti­ca san­ta­fe­si­na.

El vier­nes de la se­ma­na pa­sa­da, re­nun­ció el mi­nis­tro de Go­bierno, Es­te­ban Bor­go­no­vo, que a su mo­do pe­gó un por­ta­zo lue­go de que sur­gie­ran fuer­tes ver­sio­nes de que se­ría uno de los re­le­va­dos en el cam­bio de ga­bi­ne­te que pla­nea Pe­rot­ti pa­ra di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina