LA NACION

Apro­ban­do alum­nos

-

Soy pro­fe­sor de fi­lo­so­fía des­de ha­ce más de 30 años en el ni­vel su­pe­rior uni­ver­si­ta­rio y no uni­ver­si­ta­rio. La­men­ta­ble­men­te me to­ca pa­de­cer la obli­ga­ción (que de­ja al des­cu­bier­to el au­to­ri­ta­ris­mo y la in­to­le­ran­cia ha­cia cri­te­rios pro­fe­sio­na­les plu­ra­les) de ig­no­rar la di­fe­ren­cia en­tre lo real y lo vir­tual, de­bien­do le­gi­ti­mar y ho­mo­lo­gar co­no­ci­mien­tos que no fue­ron real­men­te im­par­ti­dos con aque­llos que sí lo fue­ron, apro­bar a alum­nos a los que no he vis­to real­men­te, y su­po­ner pro­gre­sos cog­ni­ti­vos y mé­ri­tos aca­dé­mi­cos que no he po­di­do juz­gar con ba­se en ob­ser­va­cio­nes reales (la RAE con­sig­na “reali­dad” co­mo an­tó­ni­mo de “vir­tua­li­dad”). Es la­men­ta­ble que estemos “obli­ga­dos a con­si­de­rar la nue­va mo­ne­da de tan bue­na ley co­mo la an­ti­gua” (Nietzs­che, F.; Con­si­de­ra­ción in­tem­pes­ti­va II, cap. 7). Y, por su­pues­to, es tam­bién la­men­ta­ble que, pa­ra­le­la­men­te a la aper­tu­ra de la ca­si to­ta­li­dad de las ac­ti­vi­da­des que ha­bían si­do sus­pen­di­das en au­xi­lio de la dis­fun­cio­na­li­dad del Go­bierno pa­ra aten­der una si­tua­ción sa­ni­ta­ria, la edu­ca­ción con­ti­núe en ese es­ta­do y sea ma­ne­ja­da dis­cre­cio­nal­men­te, ya que así fa­vo­re­ce la ig­no­ran­cia y la con­ti­nui­dad de sus re­tró­gra­dos ad­mi­nis­tra­do­res.

“Una épo­ca no se pue­de con­fa­bu­lar y con­ju­rar, pa­ra co­lo­car a la si­guien­te en una si­tua­ción en la que le sea com­ple­ta­men­te im­po­si­ble am­pliar sus co­no­ci­mien­tos –tan­to ilus­tres co­mo los más di­li­gen­tes–, des­ha­cer­se de sus erro­res y avan­zar en ge­ne­ral un pa­so más ha­cia la ilus­tra­ción. Eso se­ría un cri­men con­tra la na­tu­ra­le­za hu­ma­na cu­ya determinac­ión ori­gi­na­ria con­sis­te pre­ci­sa­men­te en ese pro­gre­sar”. (Kant, I.; Res­pues­ta a la pre­gun­ta: ¿qué es la ilus­tra­ción?).

Ga­briel Ge­ni­se

DNI 12.927.303

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina