LA NACION

Usur­pa­cio­nes en Ju­juy

-

Las usur­pa­cio­nes de tie­rras con­ti­núan a la or­den del día en nu­me­ro­sas pro­vin­cias. Re­cien­te­men­te, en Ju­juy, de ma­ne­ra vio­len­ta e ile­gal, per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas pre­ten­die­ron apro­piar­se de tie­rras que fue­ron ad­qui­ri­das le­gí­ti­ma­men­te por pri­va­dos.

En abril de 2019, un hom­bre de ape­lli­do Ma­raz, na­ci­do en Bo­li­via, usur­pó un pre­dio en la ciu­dad de Pal­pa­lá, si­tua­da a 12 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ju­je­ña. Se pre­sen­tó co­mo po­see­dor “an­ces­tral” del lu­gar, jun­to a sus “her­ma­nos abo­rí­ge­nes” de la Co­mu­ni­dad Ma­yu Los Ali­sos –que cu­rio­sa­men­te no fi­gu­ra en los re­gis­tros ofi­cia­les, ni pro­vin­cia­les ni na­cio­na­les–, acom­pa­ña­do por su abo­ga­da de en­ton­ces, Pau­la Ál­va­rez Carreras, co­de­fen­so­ra de Mi­la­gro Sa­la y ac­tual fun­cio­na­ria de la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos de la Na­ción.

Tras la ocu­pa­ción, la empresa Su­cre SRL ra­di­có la de­nun­cia pe­nal y de­mos­tró ser pro­pie­ta­ria de los te­rre­nos en cues­tión des­de ha­ce 52 años, des­min­tien­do tam­bién a Ma­raz con do­cu­men­ta­ción sa­te­li­tal que con­fir­ma que, en los úl­ti­mos años, no se ha rea­li­za­do allí nin­gún ti­po de tra­ba­jo agrí­co­la.

Ma­raz no so­lo no se re­ti­ró pa­cí­fi­ca­men­te, sino que co­men­zó a uti­li­zar co­mo ar­did una su­pues­ta per­te­nen­cia a otro gru­po lla­ma­do Co­mu­ni­dad Abo­ri­gen Tus­ca Pacha, ca­ren­te asi­mis­mo de exis­ten­cia le­gal.

Con or­den de un juez, el des­alo­jo se eje­cu­tó el 20 de oc­tu­bre por la ma­ña­na. Co­mo sue­le ocu­rrir en es­tos ca­sos, per­so­nas sin vin­cu­la­ción con los te­rre­nos ni con la dispu­ta, in­clu­yen­do ni­ños y em­ba­ra­za­das, se pre­sen­ta­ron en el lu­gar pa­ra in­ten­tar im­pe­dir­lo. An­te la re­sis­ten­cia de me­dio cen­te­nar de per­so­nas, la po­li­cía uti­li­zó ba­las de go­ma; hu­bo for­ce­jeos y va­rios de­te­ni­dos, in­clu­yen­do a Anas­ta­sia García, coor­di­na­do­ra pro­vin­cial de la Se­cre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar, Cam­pe­si­na e In­dí­ge­na. García, jun­to con va­rios dipu­tados pro­vin­cia­les del kirch­ne­ris­mo co­mo Ale­jan­dra Ce­jas, Emanuel Pal­mie­ri y Fá­ti­ma Ti­se­ra, en­tre otros di­ri­gen­tes y po­lí­ti­cos, es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el des­alo­jo, ava­lan­do el de­li­to de usur­pa­ción e in­ten­tan­do im­pe­dir el ac­cio­nar ju­di­cial. No es la pri­me­ra vez que fun­cio­na­rios to­man par­ti­do e ignoran las dis­po­si­cio­nes ju­di­cia­les, co­mo ya ocu­rrió en En­tre Ríos.

Min­tie­ron tam­bién res­pec­to de lo in­tem­pes­ti­vo de la me­di­da y en que ha­bía si­do for­za­da por un fun­cio­na­rio del go­bierno de Ge­rar­do Mo­ra­les, li­ga­do a la empresa pro­pie­ta­ria. El des­alo­jo ju­di­cial ha­bía si­do or­de­na­do ya cua­tro ve­ces a lo lar­go de un pro­ce­so pe­nal de un año y me­dio en el que par­ti­ci­pa­ron un fis­cal del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la Acu­sa­ción, un juez de Con­trol y la Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes y Con­trol de Ju­juy, por lo que mal pue­den adu­cir el fac­tor sor­pre­sa. El fa­laz re­la­to kirch­ne­ris­ta al que se su­ma­ron tam­bién al­gu­nos me­dios per­ju­di­có a una empresa con más de me­dio si­glo de tra­yec­to­ria.

Los con­flic­tos por la tie­rra se mul­ti­pli­can y cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas se en­tre­mez­clan con in­tere­ses de quie­nes se apro­ve­chan de los más hu­mil­des pa­ra pro­mo­ver la ile­ga­li­dad. El ac­cio­nar res­pon­sa­ble del go­bierno ju­je­ño –que se ex­pre­só en fa­vor de la pro­pie­dad pri­va­da– y de la Jus­ti­cia son cla­ves pa­ra ga­ran­ti­zar la paz so­cial y evi­tar que es­tos pro­ce­de­res se si­gan ex­ten­dien­do.

Re­sol­ver los pro­ble­mas ha­bi­ta­cio­na­les de vas­tos sectores de nues­tra po­bla­ción es una asig­na­tu­ra pen­dien­te, des­aten­di­da por dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes. Res­ti­tuir su de­re­cho a un te­cho digno de­be ser un im­pe­ra­ti­vo, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra pue­de es­gri­mir­se co­mo ar­gu­men­to pa­ra pi­so­tear de­re­chos ga­ran­ti­za­dos por nues­tra Cons­ti­tu­ción. Ase­gu­rar el mar­co ju­rí­di­co de res­pe­to a las le­yes es fun­da­men­tal pa­ra ge­ne­rar la con­fian­za que el desa­rro­llo nos de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina