LA NACION

Es­ta­cio­na­mien­to

- Sayyid

Con res­pec­to a la car­ta de lec­to­res del se­ñor Miguel Mar­tín y He­rre­ra re­fe­ren­te al es­ta­cio­na­mien­to en la ciu­dad, qui­sie­ra agre­gar que el go­bierno de la ciu­dad tie­ne dos po­lí­ti­cas con­tra­pues­tas so­bre el te­ma y que, de esa ma­ne­ra, con­tri­bu­ye al ma­les­tar ge­ne­ral. Por un la­do, tie­ne la po­lí­ti­ca, acer­ta­da des­de mi pun­to de vis­ta, de des­alen­tar el uso del au­to­mó­vil, pro­pi­cian­do me­dios al­ter­na­ti­vos. La con­tra­par­ti­da a esa po­lí­ti­ca es que, evi­den­te­men­te, los au­tos que no se usan de­ben de­jar­se en al­gún la­do. En es­te sen­ti­do, se han re­du­ci­do sis­te­má­ti­ca­men­te los es­pa­cios de es­ta­cio­na­mien­to, tan­to pú­bli­cos (bi­ci­sen­das, te­rra­zas pa­ra res­tau­ran­tes, ta­chos de ba­su­ra, lu­ga­res re­ser­va­dos pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos que no son mo­tri­ces, etc.) co­mo pri­va­dos (edi­fi­cios con po­cas co­che­ras, edi­fi­cios de co­che­ras que se de­mue­len, etc.), en don­de tam­bién el go­bierno tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad por au­to­ri­zar las obras. En al­gu­nos ba­rrios po­dría so­lu­cio­nar­se con los es­pa­cios ba­jo los via­duc­tos de re­cien­te cons­truc­ción, pe­ro pa­re­ce que tam­po­co se pen­só en es­to. Se­ría más ho­nes­to que se prohi­bie­ran las agen­cias de ven­ta de au­tos en la ciu­dad, ya que no se po­drán usar ni ha­brá lu­gar pa­ra guar­dar­los.

Eduar­do Urru­tia eu­rru­tia@yahoo.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina