LA NACION

¿adiós al se­mi­lle­ro? Por qué los fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos pier­den es­pa­cio en la éli­te eu­ro­pea

Una ten­den­cia en au­men­to: ca­da vez hay me­nos ju­ga­do­res na­cio­na­les en los gran­des del ex­te­rior; las ra­zo­nes son di­ver­sas y van des­de el tra­ba­jo en in­fe­rio­res has­ta la des­or­ga­ni­za­ción de nues­tro tor­neo

- Fer­nan­do Ver­ga­ra

La ten­den­cia va en au­men­to en los úl­ti­mos años: hay ca­da vez me­nos fut­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos en los gran­des clu­bes de Eu­ro­pa. Por su­pues­to, la ex­pli­ca­ción a to­do es­to es mul­ti­cau­sal. No hay só­lo un mo­ti­vo. Pe­ro sí exis­ten un combo de ra­zo­nes que in­ter­ac­túan pa­ra lle­gar a es­ta si­tua­ción. Pri­me­ro, la gran aper­tu­ra de los mer­ca­dos a ni­vel mun­dial. Ya no só­lo se apun­ta a los paí­ses tra­di­cio­na­les. Y des­pués hay otras cues­tio­nes: la for­ma­ción de los ju­ve­ni­les; es­ca­sa pre­pa­ra­ción pa­ra dar el sal­to a los gran­des clu­bes; las de­fi­cien­cias en los tor­neos, tan­to en las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res co­mo en la pri­me­ra; las ne­go­cia­cio­nes en­go­rro­sas; las ten­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas en di­ver­sos rin­co­nes del mun­do. Y tam­bién un sal­to de ca­li­dad en los desa­rro­llos de los ju­ve­ni­les de los pro­pios clu­bes eu­ro­peos.

Lo cier­to es que exis­te un nue­vo ma­pa en nues­tro fútbol. Pa­ra Eu­ro­pa el Sur tam­bién exis­te, aun­que pa­re­ce que me­jor es pro­bar en otro la­do, co­mo por ejem­plo Bra­sil. Un re­le­va­mien­to de @Varskys­ports mues­tra que si se bu­cea en­tre los prin­ci­pa­les clu­bes de In­gla­te­rra, Italia, Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ho­lan­da y Por­tu­gal, ape­nas cin­co ar­gen­ti­nos son ca­te­go­ría Sub 23 y for­man par­te del pri­mer equi­po en las en­ti­da­des más re­nom­bra­das: Exe­quiel Pa­la­cios (Ba­yer Le­ver­ku­sen), Li­san­dro Mar­tí­nez (Ajax), Leo­nar­do Ba­ler­di (Olym­pi­que de Mar­se­lla), Cris­tian Ro­me­ro (Ata­lan­ta) y Maximilian­o Ro­me­ro (PSV Eind­ho­ven). Lau­ta­ro Mar­tí­nez (23 años y dos me­ses), en In­ter de Italia, tal vez sea la gran re­fe­ren­cia de los jó­ve­nes al­bi­ce­les­tes en el ex­te­rior.

En la com­pa­ra­ción que se ha­ce con Bra­sil, por ejem­plo, bas­ta con re­vi­sar que en Real Madrid cuen­tan con los jó­ve­nes Vi­ni­cius Jr., Rodry­go y Eder Mi­li­tao. Mien­tras, hay que via­jar a 2014 pa­ra en­con­trar al úl­ti­mo ar­gen­tino asen­ta­do en­tre los me­ren­gues: Án­gel Di María.

Ha­ce una dé­ca­da, 47 ju­ga­do­res na­ci­dos en es­te país fi­gu­ra­ban en la Se­rie A. Es­te año, se­gún el re­cuen­to de AXEM (Ar­gen­ti­nos por el mun­do) el tor­neo cuen­ta con 29. La Argentina es el se­gun­do país con más ex­tran­je­ros en Italia, por de­ba­jo de los 37 que apor­ta Bra­sil. Pe­ro en Es­pa­ña e In­gla­te­rra el nú­me­ro tam­bién dis­mi­nu­yó. En la tem­po­ra­da 2017-2018 ha­bía 39 en La Li­ga, mien­tras que es­te año apa­re­cen 26. En tan­to que en la tem­po­ra­da 20142015 la Pre­mier Lea­gue con­tó con

23. Es­te año, ape­nas 11.

¿Por qué la Argentina de­jó de ven­der a los gran­des clu­bes eu­ro­peos? In­clu­si­ve The New York Ti­mes se ha he­cho eco del te­ma. “Eu­ro­pa, no ha­ce mu­cho, se lle­va­ba a los ju­ga­do­res tan rá­pi­do co­mo Argentina po­día desa­rro­llar­los. Aho­ra, pa­re­ce que la lí­nea de pro­duc­ción se ha pa­ra­li­za­do”, es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Rory Smith. Y aña­dió:

“La caí­da de Argentina no pue­de ser atri­bui­da en­te­ra­men­te a un da­ño au­to­in­fli­gi­do. Exis­te una nue­va reali­dad del mer­ca­do: los ho­ri­zon­tes de los clu­bes se han am­plia­do mu­cho más allá de los mer­ca­dos tra­di­cio­na­les”.

“Siem­pre van a sur­gir ju­ga­do­res”

Dis­tin­tas es­ta­dís­ti­cas van mar­can­do la mu­ta­ción del ma­pa fut­bo­lís­ti­co a ni­vel mun­dial. En los úl­ti­mos tiem­pos, re­sul­ta di­fí­cil que po­ten­cias co­mo Real Madrid, Bar­ce­lo­na, Man­ches­ter City, Man­ches­ter Uni­ted, Li­ver­pool, Ba­yern Mu­nich o PSG pon­gan sus ojos en ex­po­nen­tes de es­te país. Es de­cir, prác­ti­ca­men­te no hay ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos que los se­duz­can pa­ra rea­li­zar una gran in­ver­sión. “Aho­ra, tal vez nues­tros com­pa­trio­tas se ins­ta­lan con fuer­za en Eu­ro­pa más ade­lan­te, es cier­to. Pe­ro no ten­go du­das de que el tra­ba­jo en las se­lec­cio­nes ju­ve­ni­les les da una vis­ta ha­cia el mun­do. Cla­ro, es ese mun­do que an­tes se fi­ja­ba mu­cho en nues­tro país. Sin em­bar­go, creo que siem­pre van a sur­gir ju­ga­do­res en la Argentina. Oja­lá que el tra­ba­jo ac­tual con los ju­ve­ni­les se en­ca­mi­ne una vez más ha­cia el éxi­to” abre el jue­go Hu­go To­ca­lli, en­tre­na­dor y le­gen­da­rio for­ma­dor de fut­bo­lis­tas. To­ca­lli es pa­la­bra ma­yor: bue­na par­te de las es­tre­llas que sur­gie­ron de es­tas tie­rras en los úl­ti­mos 25 años pa­sa­ron por sus manos y las de Jo­sé Pe­ker­man.

Un tra­ba­jo mi­nu­cio­so de Big Da­ta Sports apor­ta más de­ta­lles: en la úl­ti­ma Su­per­li­ga argentina hu­bo 725 fut­bo­lis­tas que dispu­taron al me­nos un mi­nu­to. El 30% fue­ron ju­ve­ni­les me­no­res de 23 años. Al­gu­nos ya sal­ta­ron a va­rios de los paí­ses más fuer­tes de Eu­ro­pa: Ale­xis Mac Allis­ter (Brigh­ton, In­gla­te­rra), Nicolás Domínguez (Bo­log­na, Italia), Juan Bru­net­ta y Lau­ta­ro Va­len­ti (Par­ma, Italia) y Fa­cun­do Medina (Lens, Fran­cia). Otros es­tán en cer­tá­me­nes de me­nor ni­vel, pe­ro tam­bién en Eu­ro­pa: Maximilian­o Lo­ve­ra (Olym­pia­cos, Gre­cia) y Adolfo Gaich (CSKA Mos­cú, Ru­sia). Bruno Amio­ne, de ape­nas 18 años, dis­pu­tó un pu­ña­do de par­ti­dos en Bel­grano de Cór­do­ba y se mar­chó a He­llas Ve­ro­na, de Italia. De Ta­lle­res era otra jo­ya co­mo Nahuel Bus­tos (22 años), que fue ad­qui­ri­do por el City Football Group y ubi­ca­do en Gi­ro­na, de la se­gun­da di­vi­sión es­pa­ño­la. Y San­tia­go Ra­mos Min­go (18), que no lle­gó a de­bu­tar en Boca, se fue al equi­po fi­lial de Bar­ce­lo­na.

“Son mo­men­tos, es cier­to. Pe­ro siem­pre vie­nen a bus­car a los ar­gen­ti­nos. Cuan­do es­ta­mos en los tor­neos los re­clu­ta­do­res van a ver to­dos los par­ti­dos de nues­tro país por­que sa­ben la cul­tu­ra de los fut­bo­lis­tas: son ga­na­do­res y com­pe­ti­ti­vos. Hoy su­ce­de al­go pun­tual y Pau­lo Dy­ba­la es un buen ejem­plo: fue a Pa­ler­mo, un equi­po chi­co, se adap­tó y des­pués lo ter­mi­nó com­pran­do Ju­ven­tus”, re­mar­ca Fer­nan­do Ba­tis­ta, ac­tual en­tre­na­dor del Sub 20 na­cio­nal.

Un in­for­me re­cien­te del pe­rio­dis­ta Roberto Pa­rrot­tino en Tiem­po Ar­gen­tino se­ña­la que si se cuen­ta los fut­bo­lis­tas que no son de los paí­ses de ori­gen en los plan­te­les de Li­ver­pool, Ju­ven­tus, Ba­yern Mu­nich, PSG y Real Madrid, úl­ti­mos cam­peo­nes de li­ga, el po­dio lo com­ple­tan Bra­sil (15), Fran­cia y Es­pa­ña (10). Le si­gue Ho­lan­da (6). Y re­cién des­pués Argentina (4), con Dy­ba­la (Ju­ven­tus), Di María, Lean­dro Pa­re­des y Mau­ro Icar­di (PSG). Da­tos muy in­tere­san­tes pa­ra en­ten­der la co­yun­tu­ra. Ade­más, se­ña­la que en la úl­ti­ma Champions Lea­gue, en­tre los equi­pos que ju­ga­ron los oc­ta­vos de fi­nal, no hu­bo nin­gún fut­bo­lis­ta ar­gen­tino me­nor de 24 años.

Nicolás Bur­dis­so, ex defensor de Boca, tam­bién se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo de la en­ti­dad de la Ri­be­ra. Mun­dia­lis­ta dos ve­ces con la Argentina, tie­ne un víncu­lo muy fuer­te con el fútbol ita­liano, da­do que ju­gó allí ca­si 15 años re­par­ti­dos en­tre In­ter, Ro­ma, Ge­noa y To­rino. “Creo que los clu­bes no vie­nen a bus­car a los ju­ga­do­res a nues­tro país por­que no les dan lo que an­tes sí les da­ban. No lo­gran ha­cer la di­fe­ren­cia co­mo ha­ce al­gu­nos años. En ge­ne­ral no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra la com­pe­ten­cia de elite y les falta un pa­so in­ter­me­dio y a ve­ces dos”, ex­pli­ca a la na­cion.

En un re­por­te ela­bo­ra­do por Big Da­ta Sports, el pe­rio­dis­ta Nicolás Rot­nitzky de­ta­lló que du­ran­te los mer­ca­dos de trans­fe­ren­cias en­tre

2016 y 2019, el pro­me­dio de edad de ven­tas de Argentina directo a las cin­co li­gas top de Eu­ro­pa fue de

21,5 años. La me­dia cam­bió se­gún el cam­peo­na­to: 23 años en Fran­cia,

22,8 en Es­pa­ña, 21,7 en Italia, 20,6 en Ale­ma­nia y 19,5 en In­gla­te­rra. Des­pués de los 23 años, es di­fí­cil que un fut­bo­lis­ta sal­te di­rec­ta­men­te des­de la Argentina a lo que se lla­ma el Big-5: la re­cien­te trans­fe­ren­cia de Lu­cas Mar­tí­nez Quar­ta

(24) a la Fio­ren­ti­na de Italia es una de las ex­cep­cio­nes. Por otro la­do, la reali­dad in­di­ca que no hay ven­tas re­so­nan­tes en cuan­to a lo eco­nó­mi­co por­que mu­chas ve­ces los clu­bes eu­ro­peos se apro­ve­chan de la de­li­ca­da ac­tua­li­dad del fútbol ar­gen­tino. Con in­fla­ción y el dó­lar por las nu­bes, la si­tua­ción es du­ra. Las ins­ti­tu­cio­nes es­tán ago­bia­das por las deu­das y ven en las po­si­bles trans­fe­ren­cias al ex­te­rior el úni­co sal­va­vi­das pa­ra que­dar en ce­ro. “Creo que lo pri­me­ro pa­sa por en­ten­der el lu­gar que ocu­pa­mos hoy en el fútbol mun­dial, y el rol que ocu­pa­mos más que nun­ca co­mo for­ma­do­res de ju­ga­do­res. Hay que for­mar fut­bo­lis­tas pa­ra que en su mo­men­to se los pue­da ven­der y tras eso se pue­da traer a ju­ga­do­res de je­rar­quía. Es una co­sa que lle­va a la otra”, aña­de Bur­dis­so.

Va­rios de los re­cien­tes cam­peo­nes de la Champions Lea­gue, por ca­so Li­ver­pool y Ba­yern Mu­nich, no tu­vie­ron ar­gen­ti­nos en su plan­tel. A tal pun­to que los úl­ti­mos que le­van­ta­ron la “Ore­jo­na” fue­ron Lionel Messi y Ja­vier Mas­che­rano, con Bar­ce­lo­na en 2015. Tiem­pos más le­ja­nos. “Son mo­men­tos, son ca­ma­das, co­mo en su mo­men­to tu­vi­mos a Messi, Di María o Agüe­ro. Hay al­go que es cier­to: hay mu­chos más ar­gen­ti­nos re­par­ti­dos en el mun­do, aun­que no tan­tos en las li­gas más im­por­tan­tes. Pe­ro creo que en al­gún mo­men­to eso vol­ve­rá a em­pa­re­jar­se. Y por su­pues­to no­so­tros de­be­mos ha­cer nues­tro ‘mea cul­pa’. Aun­que yo no veo tan­tos cambios con Eu­ro­pa con res­pec­to a la for­ma de tra­ba­jo y a los for­ma­do­res en sí. Tal vez ellos nos sa­quen ven­ta­jas en al­gu­nos clu­bes con res­pec­to a las es­truc­tu­ras. Te­ne­mos que po­ten­ciar a los chi­cos con edu­ca­ción, bue­na ali­men­ta­ción y me­to­do­lo­gías”, apun­ta Ber­nar­do Romeo, coor­di­na­dor de los se­lec­cio­na­dos ju­ve­ni­les.

La FIFA, a tra­vés de Trans­fer Mat­ching Sys­tem (TMS), rea­li­za in­for­mes del Big-5 que apor­tan in­for­ma­ción so­bre los tras­pa­sos de las cin­co fe­de­ra­cio­nes miem­bro más ac­ti­vas: Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Fran­cia, In­gla­te­rra e Italia. Se pu­bli­can dos ve­ces al año: en fe­bre­ro, con los da­tos de los mer­ca­dos de fi­cha­jes de in­vierno, y en sep­tiem­bre, con los del mer­ca­do de ve­rano eu­ro­peo. Es cier­to que la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus pro­vo­có una cri­sis eco­nó­mi­ca que afec­ta a to­da la in­dus­tria del fútbol. Tan­to, que los ni­ve­les de fac­tu­ra­ción y la can­ti­dad de trans­fe­ren­cias de ju­ga­do­res re­tro­ce­die­ron lue­go de tres años de cre­ci­mien­to y vol­vie­ron a las ci­fras de 2016. Hu­bo un 18% me­nos de pa­ses en el mun­do, mien­tras que en los in­gre­sos ca­ye­ron 32% en re­la­ción con el año pa­sa­do, se­gún un do­cu­men­to di­vul­ga­do. En ese con­tex­to, en tér­mi­nos de vo­lu­men y de in­gre­sos, el fútbol ar­gen­tino si­gue a las som­bras de Bra­sil. Al re­vés de lo que se vi­vió al­gu­nos años atrás.

Un tra­ba­jo de 15 años

To­ca­lli re­cuer­da con una son­ri­sa el tí­tu­lo mun­dial con el Sub 20 en Ca­na­dá 2007. ¿Quié­nes es­ta­ban allí? Na­da me­nos que Ser­gio Ro­me­ro, Ba­ne­ga, Mer­ca­do, Di María y Agüe­ro, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos. Pro­ta­go­nis­tas de una ca­ma­da y un pro­yec­to que to­da­vía si­gue ali­men­tan­do al se­lec­cio­na­do ma­yor.

“Du­ran­te 15 años se hi­zo un gran tra­ba­jo y fue el me­jor mo­men­to en cuan­to a trans­fe­ren­cias al ex­te­rior. A los 20 años ya eran chi­cos muy co­no­ci­dos. Re­cuer­do que a Mau­ro Zá­ra­te y a Ro­me­ro los ven­die­ron an­tes de ir al Mun­dial de Ca­na­dá. En el pro­pio cam­peo­na­to se trans­fi­rió a Di María, Pa­blo Piat­ti, Ma­xi Mo­ra­lez, Ba­ne­ga. Mer­ca­do si­guió el mis­mo ca­mino. Fe­de­ri­co Fa­zio ya es­ta­ba ju­gan­do en Se­vi­lla. Era im­pre­sio­nan­te. El co­no­ci­mien­to de los cam­peo­na­tos y los ju­ve­ni­les da­ba cuen­ta de que los paí­ses ve­nían a com­prar mu­cho más a la Argentina. Y aho­ra, es ver­dad, cues­ta”.

Pa­ra mu­chos pro­ta­go­nis­tas, la ten­ta­ción de ga­nar dó­la­res fron­te­ras afue­ra y re­sig­nan­do pres­ti­gio ya es una ten­den­cia. No im­por­ta dón­de. En Gre­cia, por ca­so, en­cuen­tran una sa­li­da la­bo­ral y me­jor ca­li­dad de vi­da. La Su­per­li­ga de es­te país ha ba­ja­do el per­fil y ya no apues­ta tan­to por las es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les. En Su­da­mé­ri­ca, el 41% de los ex­tran­je­ros que se desem­pe­ñan en las di­ver­sas li­gas son ar­gen­ti­nos. Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos (tie­nen a Eze­quiel Bar­co, de 21 años, y Emanuel Rey­no­so, de 24) y Asia en ge­ne­ral am­plían el es­pec­tro. “An­tes la MLS com­pra­ba a ju­ga­do­res de 35 años pa­ra fo­men­tar la li­ga, pe­ro hoy se lle­va a chi­cos que son muy buenos. Vie­ne a la Argentina el In­ter Mia­mi y te po­ne una mi­llo­na­da por Ju­lián Ca­rran­za y Ma­tías Pe­lle­gri­ni, am­bos de 20 años, y es di­fí­cil de­cir que no. Tan­to el club co­mo el fut­bo­lis­ta lo analizan y no les va a in­tere­sar si la pro­pues­ta es de Es­pa­ña o Es­ta­dos Uni­dos. Eso te abre el aba­ni­co. Y por su­pues­to que lo eco­nó­mi­co tam­bién es im­por­tan­te”, di­ce Ba­tis­ta.

¿Más ra­zo­nes? Exis­ten, cla­ro. Y mu­chos ha­blan de lo en­go­rro­sas que sue­len ser las ne­go­cia­cio­nes con las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro país. Así lo des­cri­bió re­cien­te­men­te en Hernán Lo­sa­da la na­cion (Beers­chot, Bél­gi­ca) uno de los cua­tro en­tre­na­do­res ar­gen­ti­nos en la pri­me­ra di­vi­sión eu­ro­pea, jun­to con Mar­ce­lo Biel­sa, Die­go Si­meo­ne y Jor­ge Al­mi­rón. “Los clu­bes de es­te país re­sig­na­ron la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar o de bus­car en Argentina. Es muy di­fí­cil la ne­go­cia­ción, el te­ma de los re­pre­sen­tan­tes, apa­re­cen dos, tres y has­ta cua­tro due­ños de un mis­mo fut­bo­lis­ta. Eso di­fi­cul­ta las ne­go­cia­cio­nes y acá las co­sas son muy he­chas y de­re­chas. Cuan­do se ve que al­go no es muy cla­ro, se de­ja de la­do y se bus­ca otro ju­ga­dor”, ar­gu­men­tó.

Ha­ce al­gu­nos días, co­mo ca­da año, se co­no­ció la lis­ta de las 20 jo­yas del fútbol mun­dial que son can­di­da­tos al Gol­den Boy (el dia­rio Tut­tos­port otor­ga es­te pre­mio des­de 2003 a los me­jo­res ex­po­nen­tes Sub 21). En­tre los 20 fi­na­lis­tas no hay ar­gen­ti­nos. Y en el lis­ta­do ori­gi­nal de 100 ape­nas apa­re­cie­ron Nehuén Pé­rez y Fa­cun­do Co­li­dio. El mar­ca­dor cen­tral, per­te­ne­cien­te a Atlé­ti­co de Madrid, fue ce­di­do a Gra­na­da. El ex de­lan­te­ro de Boca, fi­cha­do por In­ter, es­tá en Sint Trui­den­se de Bél­gi­ca.

En Su­da­mé­ri­ca, Ve­ne­zue­la es un buen ejem­plo de la aper­tu­ra de los mer­ca­dos. His­tó­ri­ca­men­te apun­ta­da co­mo la se­lec­ción de me­nor ni­vel en las eli­mi­na­to­rias, en la re­cien­te con­vo­ca­to­ria de 30 fut­bo­lis­tas pa­ra me­dir­se an­te Bra­sil y Chi­le hay 25 que jue­gan fue­ra de su país. Los cin­co res­tan­tes son me­no­res de 23 años que mi­li­tan en la li­ga lo­cal. Asi­mis­mo, sie­te de los 11 ti­tu­la­res que sal­ta­ron a la can­cha con­tra el equi­po de Ti­te en el Mo­rum­bi se desem­pe­ñan en el fútbol eu­ro­peo (del res­to, tres en Es­ta­dos Uni­dos y uno en Bra­sil).

Hay más: Gra­na­da, uno de los equi­pos re­ve­la­ción de Es­pa­ña, tie­ne co­mo pi­la­res en su es­truc­tu­ra a Yan­gel He­rre­ra y Dar­win Ma­chís, am­bos ve­ne­zo­la­nos. “Eu­ro­pa se abrió mu­cho ha­cia dis­tin­tos mer­ca­dos, no só­lo a la Argentina, Bra­sil y Uru­guay. Bus­can otra cla­se de ju­ga­do­res e in­clu­si­ve mu­chas ve­ces les sa­le más ba­ra­to y los ter­mi­nan po­ten­cian­do. To­do es­tá mu­cho más abier­to, por­que an­tes se pen­sa­ba ape­nas en Italia, Es­pa­ña o In­gla­te­rra, pe­ro ade­más cre­cie­ron otros paí­ses co­mo Por­tu­gal o Ru­sia”, sos­tie­ne Ba­tis­ta.

En un fútbol ar­gen­tino car­ga­do de incertidum­bre (la Co­pa Li­ga Pro­fe­sio­nal es ape­nas un ejem­plo) mu­chos de los for­ma­do­res con­si­de­ran que un cer­ta­men de 24 o 26 equi­pos en pri­me­ra di­vi­sión es irreal y ba­ja el ni­vel de com­pe­ten­cia. “A es­to le su­mo los cam­peo­na­tos en las in­fe­rio­res. Y lo di­go con co­no­ci­mien­to de cau­sa por­que mi her­mano Ma­teo es­tá en Es­tu­dian­tes de La Plata. Jue­gan po­quí­si­mo en un tor­neo muy poco atrac­ti­vo. Sue­le ha­ber mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los equi­pos. Se de­be­ría mo­di­fi­car el sis­te­ma de com­pe­ten­cia por­que eso ayu­da­ría a que los fut­bo­lis­tas lle­guen me­jor for­ma­dos”, sub­ra­ya Bur­dis­so.

Pa­ra Bur­dis­so, ade­más, es ele­men­tal la ma­ne­ra en la que se cons­tru­yen los equi­pos de pri­me­ra. “Hay que pen­sar­los en ha­cer lo me­jor pa­ra que se po­ten­cie a los jó­ve­nes ju­ga­do­res. Y en ese sen­ti­do hay va­rios clu­bes en nues­tro país que lo ha­cen: de­jan cua­tro o cin­co fut­bo­lis­tas his­tó­ri­cos que les dan sos­tén a los más chi­cos pa­ra que ab­sor­ban las pre­sio­nes y jue­guen tran­qui­los, y los más gran­des se­pan guiar­los y acon­se­jar­los pa­ra mar­car­les las pri­me­ras ar­mas”.

El ex defensor de Boca ha­ce hin­ca­pié per­ma­nen­te­men­te en el tra­ba­jo con los más chi­cos y en los en­car­ga­dos de guiar­los. “Per­so­nal­men­te, creo que hay que re­plan­tear­se la for­ma­ción de los ju­ga­do­res e ir a cam­biar mu­chas co­sas en cuan­to a los téc­ni­cos de esas ca­te­go­rías: con­tro­lar­los, po­ten­ciar­los, ac­tua­li­zar­los. Hay gen­te que hi­zo el cur­so de en­tre­na­dor ha­ce 20 años y no se re­no­vó. Es una reali­dad. Tie­nen ex­pe­rien­cia, sí, pe­ro no la pre­pa­ra­ción que hoy se ne­ce­si­ta”, ana­li­za.

“A mí me pa­re­ce que se mejoró bas­tan­te la ta­rea en las in­fe­rio­res con res­pec­to a lo que era ha­ce un par de años. La ca­li­dad de los en­tre­na­mien­tos es in­tere­san­te y los clu­bes se die­ron cuen­ta de que las can­te­ras son im­por­tan­tes. Hay ejem­plos de buenos tra­ba­jos: Vé­lez, La­nús, Ne­well’s y Ar­gen­ti­nos”, ar­gu­men­ta Ba­tis­ta.

Romeo, por su par­te, de­ta­lla un plan de acom­pa­ña­mien­to que in­vo­lu­cra a los se­lec­cio­na­dos ju­ve­ni­les. “En la AFA te­ne­mos la idea de re­clu­tar a mu­chos chi­cos re­par­ti­dos por el mun­do. En su mo­men­to la bandera fue Messi y aho­ra es­tá Lu­ka Ro­me­ro en Ma­llor­ca. Ha­brá un de­par­ta­men­to de scou­ting con se­de en Madrid pa­ra ha­cer se­gui­mien­tos, es­tar en con­tac­to con los ju­ga­do­res, sus fa­mi­lias, el co­le­gio, ayu­dar en su cre­ci­mien­to y que pue­dan lle­gar a las li­gas más im­por­tan­tes del mun­do. Es un pro­yec­to muy in­tere­san­te a ni­vel mas­cu­lino y fe­me­nino”.

“Hay mu­chos más ar­gen­ti­nos re­par­ti­dos en el mun­do, aun­que no tan­tos en las li­gas más im­por­tan­tes”, re­co­no­ce Romeo, coor­di­na­dor de los se­lec­cio­na­dos ju­ve­ni­les

 ?? Reuters ?? lau­ta­ro Mar­tí­nez (in­ter), el re­fe­ren­te ar­gen­tino en el ex­te­rior pa­ra los más chi­cos
Reuters lau­ta­ro Mar­tí­nez (in­ter), el re­fe­ren­te ar­gen­tino en el ex­te­rior pa­ra los más chi­cos
 ?? Ar­chi­vo ?? otros tiem­pos: Higuaín pa­só de na­po­li a Ju­ven­tus en 90.000.000 de eu­ros en 2016
Ar­chi­vo otros tiem­pos: Higuaín pa­só de na­po­li a Ju­ven­tus en 90.000.000 de eu­ros en 2016
 ?? Ap ?? Exe­quiel pa­la­cios: de ri­ver a Be­yer le­ver­ku­sen, la úl­ti­ma ven­ta im­por­tan­te
Ap Exe­quiel pa­la­cios: de ri­ver a Be­yer le­ver­ku­sen, la úl­ti­ma ven­ta im­por­tan­te
 ??  ?? Leo­nar­do Ba­ler­di, de Boca a Bo­rus­sia Dort­mund (Ale­ma­nia) y, lue­go, a Olym­pi­que de Mar­se­lla (Fran­cia)
Leo­nar­do Ba­ler­di, de Boca a Bo­rus­sia Dort­mund (Ale­ma­nia) y, lue­go, a Olym­pi­que de Mar­se­lla (Fran­cia)
 ?? Ap ?? Li­san­dro Mar­tí­nez, de De­fen­sa a Ajax, en 2019
Ap Li­san­dro Mar­tí­nez, de De­fen­sa a Ajax, en 2019
 ?? Afp ?? Lu­cas Ala­rio, de Ri­ver a Ba­yer Le­ver­ku­sen
Afp Lu­cas Ala­rio, de Ri­ver a Ba­yer Le­ver­ku­sen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina