LA NACION

Ce­ci­le Cha­rré. “Mi pe­rri­to Al­fon­so me dio pa­ra pa­gar mu­chas cuen­tas”

Ven­tri­lo­cua y ti­ti­ri­te­ra es aún re­cor­da­da por ser la con­duc­to­ra de Te­le­jue­gos, un fa­mo­so ci­clo in­fan­til de los años 80

- Tex­to Ale­jan­dro Ra­pet­ti Cordoba · Argentina · Buenos Aires · Néstor Kirchner · Santiago · Chile · Santiago de los Caballeros · Santa Rosa City · Este · Peruvian National Television · Villa Rumipal · Santa Rosa de Calamuchita

“An­do con el ce­lu en un bol­si­llo del jar­di­ne­ro, la­bu­ran­do por la quin­ta, así que con el ho­ra­rio no hay pro­ble­ma”, di­ce Ce­ci­le Cha­rré en un audio que lle­ga por what­sapp des­de las afue­ras de Vi­lla Ru­mi­pal, en el Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta, Cór­do­ba, al mo­men­to de coor­di­nar es­ta en­tre­vis­ta.

Ti­ti­ri­te­ra, ar­te­sa­na ju­gue­te­ra, ven­trí­lo­cua, po­li­fo­nis­ta(con la ha­bi­li­dad de emi­tir di­fe­ren­tes so­ni­dos des­de la la­rin­ge), fa­bri­can­te de mu­ñe­cos de ven­tri­lo­quia, Cha­rré mar­có la in­fan­cia de una ge­ne­ra­ción de chi­cos que la se­guían ca­da tar­de en Te­le­jue­gos, pro­gra­ma in­fan­til que con­du­jo jun­to a su pe­rri­to Al­fon­so por ATC en los años 80, don­de pre­sen­ta­ba di­bu­jos ani­ma­dos co­mo Tom y Jerry, Hei­di o El Cha­pu­lín Colorado.

Con­si­de­ra­da la pri­me­ra ven­trí­lo­cua in­fan­til de la Argentina, el en­tra­ña­ble Al­fon­so te­nía co­mo an­te­ce­den­te inmediato a la pe­rri­ta Wendy, “su her­ma­na ma­yor”, con la que la ar­tis­ta ve­nía de ha­cer Ve­rano má­gi­co, otro ci­clo pa­ra chi­cos que sa­lía por Ca­nal 9.

“Te­le­jue­gos fue el pro­gra­ma in­fan­til con ma­yor ra­ting de la te­le­vi­sión argentina. Pen­sá que te­nía­mos un pro­me­dio de 25 pun­tos en­tre las cin­co y las seis de la tar­de. Era tre­men­do. La ab­so­lu­ta no­ve­dad fue que una se­ño­ra ven­trí­lo­cua con­du­cía con su pe­rro y los tí­te­res con­vi­vían con di­bu­jos ani­ma­dos”, re­cuer­da Ce­ci­le al otro la­do de la lí­nea, ma­dre de dos hi­jas y abue­la de cua­tro nie­tos que vi­ven en Buenos Aires.

Te­le­jue­gos sa­lió al ai­re en­tre 1982 y 1986. Lue­go hi­zo dos tem­po­ra­das co­mo ti­ti­ri­te­ra so­lis­ta en el Tea­tro Na­cio­nal Cer­van­tes y gi­ró por to­do el país con el Plan Na­cio­nal de Lec­tu­ra de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Na­ción.

Jun­to a su ma­ri­do, Ti­to Bleu­vi­lle, que tam­bién es ar­te­sano ju­gue­te­ro y fa­bri­can­te de mu­ñe­cos pa­ra ven­tri­lo­quía, un buen día de­ci­dió que que­ría ha­cer un cam­bio y se ra­di­có en el Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta en bus­ca de una vi­da más tran­qui­la.

“Nos fui­mos en no­viem­bre de 2003, cuan­do Nés­tor Kirch­ner ganó las elec­cio­nes. Ve­nía­mos de ha­cer tem­po­ra­da con los her­ma­nos Ko­rol en La otra ver­dad, don­de aten­día­mos to­dos los mu­ñe­cos de los po­lí­ti­cos co­mo Vi­ro­li­ta o Pa­ti­lli­ta, y en el ín­te­rin tam­bién vi­ví un año en San­tia­go de Chi­le. Con Ti­to, con el que va­mos a cum­plir

22 años jun­tos, ele­gi­mos la sa­lud men­tal. Pa­ra dar­les una idea, ha­ce un ra­to me hu­bie­ran en­con­tra­do pre­pa­ran­do una en­sa­la­da de rú­cu­la y ra­di­che­ta de la quin­ta”, cuen­ta Cha­rré.

Du­ran­te va­rios años, la pa­re­ja tu­vo un pues­to per­ma­nen­te en la fe­ria de Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano, don­de ha­cían ar­te­sa­nías, mu­ñe­cos, tí­te­res y ju­gue­tes. Tam­bién hi­cie­ron fun­cio­nes en Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano o San­ta Ro­sa de Ca­la­mu­chi­ta.

“En los úl­ti­mos años lle­va­mos una vi­da muy sim­ple, muy tran­qui­la, co­mo co­rres­pon­de a dos per­so­nas ma­yo­res, aun­que la vie­je­ci­ta tam­bién se man­da sus lin­das bu­rra­das, mo­vien­do ra­mas, bus­can­do le­ña pa­ra la sa­la­man­dra, ca­van­do zan­jas. En ca­sa te­ne­mos una pe­rra, un pe­rro y una ga­ta ca­za­do­ra. Y es un re­fu­gio de pá­ja­ros. Hay dos co­me­de­ros y un be­be­de­ro. Me le­van­to a las sie­te de la ma­ña­na, pongo el agua pa­ra el ca­fé y sal­go al par­que a po­ner­les co­mi­da a los pá­ja­ros. Les sil­bo pa­ra avi­sar­les que ya es­tá y em­pie­zan a ba­jar to­dos, los zor­za­les, los ca­cho­lo­tes, los car­pin­te­ros, los jil­gue­ros, los tor­dos. So­mos ga­so­le­ros, co­ci­na­mos muy bien los dos, nues­tras ne­ce­si­da­des son otras, es ab­so­lu­ta­men­te una elec­ción de vi­da, una vi­da mu­cho más sim­ple, me­nos com­pli­ca­da. Nos gus­ta la paz y el si­len­cio”, des­cri­be.

–¿Y có­mo va la quin­ta?

–Es­te in­vierno es­tu­vo más du­ro, muy, muy frío, en­ton­ces la de­ja­mos un poco aban­do­na­da y aho­ra es­ta­mos re­to­man­do con to­do lo de pri­ma­ve­ra ve­rano: ajíes, to­ma­tes, rú­cu­la, le­chu­ga, pe­re­jil, ra­ba­ni­tos, za­naho­ria, es­ta­mos vien­do de con­se­guir se­mi­llas de maíz. Y ade­más es­tán los fru­ta­les: hay du­raz­nos, da­mas­cos, ci­rue­los, un no­gal enor­me que to­dos los años nos da bol­sas de nue­ces, hay cua­tro mo­re­ras. Ha­ce­mos dul­ces y li­co­res. Y cuan­do me traen le­che de va­ca or­de­ña­da, tam­bién ha­go dul­ce de le­che con cho­co­la­te y nue­ces. Creo que tar­do más en pu­bli­car­lo que en ven­der­lo. Es una lo­cu­ra.

–¿Có­mo em­pe­zas­te con la ven­tri­lo­quia?

–Cre­cí en Ti­gre en es­ta­do se­mi sil­ves­tre, vi­vía a la vuel­ta del Ti­gre Ho­tel, y, gra­cias a Dios, nun­ca me ter­mi­né de ci­vi­li­zar del to­do, por eso acá soy fe­liz. En me­dio de to­do eso, de muy chi­ca des­cu­brí que te­nía al­go en la gar­gan­ta que los de­más no, y me per­mi­tía ha­cer ex­tra­ños so­ni­dos des­de la la­rin­ge. La ca­pa­ci­dad de sil­bar, au­llar, mau­llar des­de la gar­gan­ta. Téc­ni­ca­men­te es­toy fue­ra de ca­te­go­ría en la ven­tri­lo­quia, por­que la ven­tri­lo­quia es una téc­ni­ca que se pue­de apren­der y es­ta ca­pa­ci­dad es ab­so­lu­ta­men­te es­pon­tá­nea y na­tu­ral, es­ta­ba ahí. Des­pués la vi­da me hi­zo ti­ti­ri­te­ra y, su­ma­do a mi ca­pa­ci­dad pa­ra crear per­so­na­jes, una día hi­ce la pri­me­ra pe­rra, que fue Wendy.

–¿Y có­mo na­ció Al­fon­so?

–Un día me en­con­tré a Jo­sé de Zer por la ca­lle, y me di­jo: “Lo­ca, que ha­cés que no te­nés tra­ba­jo, an­da­te a Ca­nal 7 que es­ta un ami­go mío. Así que pe­dí la en­tre­vis­ta y me fui. Me co­nec­ta­ron con un pro­duc­tor de un in­fan­til que es­ta­ba por sa­lir al ai­re y me pi­die­ron si po­día ha­cer un pe­rro nue­vo. En ese en­ton­ces yo era una ma­má so­la con una hi­ja en ca­da mano, y la úni­ca plata que te­nía en mi ca­sa era la de la cuen­ta de la luz. Di­je: “Si Dios quie­re, es­te pe­rro me va a dar pa­ra mu­chas cuen­tas de luz”. En­ton­ces fui a On­ce, com­pré el ma­te­rial, a la se­ma­na me apa­re­cí con Al­fon­so re­cién na­ci­do y me hi­cie­ron el con­tra­to. Así em­pe­zó Te­le­jue­gos. El pri­mer pro­gra­ma se gra­bó el 1° de enero de 1982. No ha­bía na­die en el ca­nal, só­lo bo­te­llas de cham­pag­ne ti­ra­das por los pa­si­llos. El pro­gra­ma lo con­du­cía­mos con Claudia Che­ras­co, y, en una se­ma­na, Al­fon­so era re­con­tra fa­mo­so. –¿Con­ser­vás al Al­fon­so ori­gi­nal? –No, por­que por el ti­po de ma­te­rial que tie­ne, des­pués de pa­sar por mu­chas ma­ni­tos, mu­chos be­sos, mu­chas lim­pie­zas, se de­te­rio­ra. En­ton­ces, ca­da tan­to, ten­go que ha­cer un Al­fon­so nue­vo y el alma trans­mi­gra a ese nue­vo cuer­po. Es un pe­rro Fé­nix. Lo úl­ti­mo que hi­ci­mos jun­tos fue una fun­ción ha­ce dos años en el Pa­seo La Pla­za cuan­do, por se­gun­da vez, me die­ron el pre­mio a la tra­yec­to­ria en el Círcu­lo de Ven­trí­lo­cuos Ar­gen­ti­nos.

–¿Fuis­te la pri­me­ra ven­trí­lo­cua del país?

–Aho­ra so­mos más. Hay una ven­trí­lo­cua que es Lo­li Gon­te­ro y tra­ba­ja con un duen­de, ade­más es cuen­ta­cuen­tos, can­tan­te y com­po­si­to­ra, es ex­ce­len­te. Al co­mien­zo éra­mos muy po­cas, por­que siem­pre fue con­si­de­ra­da una ac­ti­vi­dad de ca­ba­ret, una co­sa de hom­bres, de za­fa­du­rías. Pe­ro cuan­do em­pe­cé era la úni­ca. La ma­yor in­no­va­ción fue que ha­cía ven­tri­lo­quía in­fan­til.

–¿Qué mi­ra­da te­nés so­bre los pro­gra­mas in­fan­ti­les de la TV en la ac­tua­li­dad?

–Me preo­cu­pa la te­le­vi­sión in­fan­til, por­que se­gún los pro­duc­to­res, pa­re­ce ser que a los chi­cos só­lo les in­tere­sa can­tar, bai­lar, sal­tar y una se­ño­ri­ta ves­ti­da de co­lo­res que les ha­bla co­mo si fue­ran to­dos re­tra­sa­dos men­ta­les. Les ha­blan, co­mo di­ría Ma­fal­da, en muy chi­qui­to. “¿Ay, a qué sa­li­ta vas? ¿Vas a jar­din­ci­to? ¿Cuán­tos añi­tos?”.

–¿Te gus­ta­ría vol­ver a la te­le? –Aque­llos chi­cos y ne­nas que nos veían nos pi­den, por fa­vor, que ha­ga­mos al­go. Con El­vi­ra Ro­mei, in­clu­so, te­nía­mos una en­tre­vis­ta en Ca­nal 7 el 14 de abril. Me ha­bían pe­di­do que fue­ra con Al­fon­so y en­ton­ces apa­re­ció la pan­de­mia. Que­dé en stand by, to­do su­pe­di­ta­do a lo que ocu­rra con la pan­de­mia, a no ju­gar­te la vi­da en la pa­tria­da tam­po­co. Vol­ve­ría a la te­le, siem­pre y cuan­do no ten­ga que mu­dar­me a Buenos Aires. Si se pu­die­ra ha­cer con El­vi­ra allá y yo acá se­ría fan­tás­ti­co. Es­to es un pa­raí­so pa­ra mos­trar, có­mo no com­par­tir­lo. –Chas­man fue uno de tus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes. ¿Lle­gas­te a co­no­cer­lo per­so­nal­men­te?

–Sí, ese en­cuen­tro fue pre­ci­sa­men­te el día que fui a Ca­nal 7 por pri­me­ra vez, con Al­fon­so en bra­zos. Al pa­sar por la con­fi­te­ría de ATC, Chas­man es­ta­ba sen­ta­do en una me­sa. Cuan­do me vio se le­van­tó, vino ha­cia mí a ver qué era lo que te­nía, me di­jo que no lo po­día creer, me fe­li­ci­tó y me dio su tar­je­ta. “Pa­ra lo que ne­ce­si­tes, con­tá con­mi­go”, me di­jo. La tar­je­ta es­tá en un mar­qui­to.

–¿Que te gus­ta­ría de­cir­le a los chi­cos y chi­cas que te se­guían en Te­le­jue­gos?

–Que nun­ca de­jen de so­ñar.

 ??  ??
 ?? Ar­chi­vo ?? Ce­ci­le Cha­rré y su pe­rri­to Al­fon­so
Ar­chi­vo Ce­ci­le Cha­rré y su pe­rri­to Al­fon­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina