LA NACION

Ci­ne. Los im­per­di­bles de la edi­ción vir­tual del Festival de Mar del Plata

Em­pie­za hoy el en­cuen­tro ci­né­fi­lo más im­por­tan­te del país con 150 pe­lí­cu­las que po­drán ver­se a tra­vés de una pla­ta­for­ma con 2000 lo­ca­li­da­des por ex­hi­bi­ción

- Die­go Batlle

No ha­brá co­rri­das pa­ra lle­gar ca­si sin alien­to de una sa­la a otra, tam­po­co en­cuen­tros for­tui­tos en las lar­gas fi­las con las gri­llas de pro­gra­ma­ción mar­ca­das siem­pre en mano ni apu­ra­das char­las ci­né­fi­las en la pea­to­nal San Mar­tín o en los ca­fés con vis­ta al mar. La pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus arra­só con la pre­sen­cia­li­dad y des­te­rró esa ce­re­mo­nia de las pro­yec­cio­nes que tan­to se ex­tra­ña, pe­ro el Festival de Mar del Plata no se rin­de: la 35ª edi­ción que em­pie­za hoy se­rá on­li­ne y du­ran­te nue­ve días es­ta­rán dis­po­ni­bles en strea­ming gra­tui­to pa­ra to­da la Argentina

más de 150 cor­tos y lar­go­me­tra­jes.

Una sín­te­sis un poco más apre­ta­da y aus­te­ra que en en­tre­gas an­te­rio­res, pe­ro que de to­das for­mas re­sul­ta­rá fun­da­men­tal pa­ra des­cu­brir qué fue del ci­ne (y del mun­do) du­ran­te es­te úl­ti­mo año, un 2020 que por demasiados y ob­vios mo­ti­vos ja­más ol­vi­da­re­mos. La ci­ta (vir­tual) se­rá, en­ton­ces, en el si­tio web del festival y pa­ra la que hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nos tips: las fun­cio­nes de las pe­lí­cu­las se ha­bi­li­ta­rán ca­da día a las 10 de la ma­ña­na y tie­nen cu­pos de 2000 vi­sua­li­za­cio­nes que –en el ca­so de los tí­tu­los más bus­ca­dos– pue­den ago­tar­se en po­cos mi­nu­tos.

Los ci­né­fi­los ma­dru­ga­do­res, de to­das for­mas, no es­ta­rán obli­ga­dos a ver los films ape­nas con­si­gan su tic­ket vir­tual, sino que dis­pon­drán de 72 ho­ras pa­ra ha­cer­lo. Es­te tope en la can­ti­dad de “plays” por pe­lí­cu­la no es un ca­pri­cho de es­pí­ri­tu cen­sor por par­te de los or­ga­ni­za­do­res sino una im­po­si­ción de los pro­duc­to­res y agen­tes de ven­tas que ma­ne­jan los de­re­chos in­ter­na­cio­na­les. “Si un film se die­ra tres ve­ces en una sa­la mar­pla­ten­se de 200 bu­ta­cas lo ve­rían, en el ca­so de que se ago­ta­ran las en­tra­das, 600 per­so­nas. Aquí se­rán co­mo mí­ni­mo 2000, ya que hay pe­lí­cu­las que no tie­nen ese lí­mi­te, y en­ci­ma de for­ma gra­tui­ta y pa­ra to­do el país”, in­di­có el pre­si­den­te del festival, Fer­nan­do E. Juan Li­ma.

Más allá del inevi­ta­ble (y en­ten­di­ble) enojo de al­gún ci­né­fi­lo, frustrado por no po­der ac­ce­der a de­ter­mi­na­do film que le ge­ne­ra­ba ilu­sión, lo cier­to es que es­ta 35ª edi­ción de Mar del Plata tie­ne mu­cho y bueno pa­ra ver. Por eso, so­lo co­mo uno de los tan­tos ca­mi­nos po­si­bles, ofre­ce­mos a con­ti­nua­ción una guía con re­co­men­da­cio­nes agru­pa­das por di­rec­tor, ori­gen, te­má­ti­ca o apues­ta ar­tís­ti­ca.

Sei­ze prin­temps. La fran­ce­sa Su­zan­ne Lin­don (hi­ja de los re­co­no­ci­dos in­tér­pre­tes Vin­cent Lin­don y San­dri­ne Ki­ber­lain) es­cri­bió a los 15 años (y di­ri­gió y pro­ta­go­ni­zó a los 20) es­ta tra­gi­co­me­dia so­bre el romance en­tre una ado­les­cen­te de 16 pri­ma­ve­ras a las que alu­de del tí­tu­lo y un ac­tor tea­tral de 35 años.

Una de las cua­tro ópe­ras pri­mas di­ri­gi­das por mu­je­res que par­ti­ci­pan en la Com­pe­ten­cia In­ter­na­cio­nal (las otras son Moving On, de la co­rea­na Yoon Dan-bi; Shi­va Baby, de la ca­na­dien­se Em­ma Se­lig­man, y Sop­hie Jo­nes, de la nor­te­ame­ri­ca­na Jessie Barr), Sei­ze prin­temps se ubi­ca más cer­ca de la sensibilid­ad del ci­ne de Fra­nçois Truf­faut que de la per­ver­sión de Lo­li­ta. Ta­len­to de fa­mi­lia.

Ed­gar­do Co­za­rinsky por dos.

Ya sea con un film en so­li­ta­rio co­mo Me­dium (un re­tra­to de la exi­mia pia­nis­ta Mar­ga­ri­ta Fer­nán­dez) o con una pe­lí­cu­la co­lec­ti­va que tie­ne a la es­cri­tu­ra co­mo eje co­mo Edi­ción ili­mi­ta­da (don­de di­ri­gió el pri­mer e hi­la­ran­te epi­so­dio de una se­rie que se com­ple­ta con cor­tos de San­tia­go Lo­za, Vir­gi­nia Co­sin y Ro­mi­na Pau­la), el ya mí­ti­co Co­za­rinsky no de­ja de sor­pren­der y de rein­ven­tar­se.

Re­la­tos fa­mi­lia­res. Un so­bre­co­ge­dor e im­pla­ca­ble en­sa­yo, ín­ti­mo y po­lí­ti­co a la vez, so­bre una re­la­ción pa­dre-hi­jo y los efec­tos del Alz­hei­mer (Adiós a la memoria, de Nicolás Pri­vi­de­ra), la re­cu­pe­ra­ción de unos vi­deos ca­se­ros fil­ma­dos en ple­na explosión de la fá­bri­ca mi­li­tar de Río Ter­ce­ro por una ni­ña de 12 años, la pro­pia di­rec­to­ra del film, y su re­ela­bo­ra­ción des­de la ac­tua­li­dad (Es­quir­las, de Na­ta­lia Ga­ra­yal­de) y una pe­lí­cu­la de fic­ción so­bre una chi­ca tam­bién de 12 que de­be li­diar con la muer­te de su her­ma­na en un sen­si­ble re­la­to de ini­cia­ción en la pu­ber­tad (Ma­má ma­má ma­má, de Sol Be­rrue­zo Pi­chón Ri­vie­re) son tres apues­tas del ci­ne ar­gen­tino por acer­car­se a his­to­rias fa­mi­lia­res sin fór­mu­las ni pre­jui­cios.

Lo nue­vo y lo no­ta­ble del ci­ne co­reano. Moving On, que­dó di­cho, es el de­but de Yoon Dan-bi con las des­ven­tu­ras de tres ge­ne­ra­cio­nes de una fa­mi­lia (to­dos sus in­te­gran­tes son ver­da­de­ras al­mas en pe­na) que ha ga­na­do ya va­rios pre­mios en fes­ti­va­les co­mo Bu­sán y Rot­ter­dam; mien­tras que The Wo­man Who Ran, es lo más re­cien­te del muy pro­lí­fi­co y acla­ma­do Hong Sang-soo. Un film que en su for­ma y su es­pí­ri­tu se pa­re­ce a mu­chos de sus tra­ba­jos pre­vios, pe­ro que es­ta vez es­tá ha­bi­ta­do com­ple­ta­men­te por mu­je­res y con los hom­bres abandonado­s en el fue­ra de cam­po.

Ci­ne­fi­lia du­ra. No exis­ten trein­ta y seis ma­ne­ras de mos­trar có­mo un hom­bre se sube a un ca­ba­llo es un en­sa­yo de Nicolas Zuc­ker­feld so­bre el cla­si­cis­mo del di­rec­tor Raoul Walsh y un re­gis­tro de la ob­se­sión ci­né­fi­la aquí re­pre­sen­ta­da en la bús­que­da del ori­gen de la fra­se del tí­tu­lo, su­pues­ta­men­te atri­bui­da al rea­li­za­dor de Hé­roes ol­vi­da­dos, La pa­sión man­da, Al­tas sie­rras, Mu­rie­ron con las bo­tas pues­tas, El enemi­go pú­bli­co y Alma ne­gra. Otra de las ex­pe­rien­cias ex­tre­mas que pro­po­ne es­ta edi­ción son los ¡200! mi­nu­tos de El año

del des­cu­bri­mien­to, documental de Luis Ló­pez Ca­rras­co que, a par­tir de unos vio­len­tos he­chos ocu­rri­dos en la Mur­cia de 1992, ofre­ce –con una es­truc­tu­ra de pan­ta­lla par­ti­da– una mi­ra­da crí­ti­ca, des­ga­rra­do­ra, pro­vo­ca­do­ra y bas­tan­te de­s­es­pe­ran­za­da so­bre la Es­pa­ña de las úl­ti­mas tres dé­ca­das.

Ho­me­na­je a Ro­sa­rio Blé­fa­ri. bri­llan­te mú­si­ca y ac­triz, Blé­fa­ri murió en ju­lio úl­ti­mo y el fo­co pro­gra­ma­do per­mi­ti­rá apre­ciar su duc­ti­li­dad co­mo ac­triz (en Sil­via Prie­to, de Mar­tín Rejt­man, y Los due­ños, de Eze­quiel Ra­dusky y Agus­tín Tos­cano) y co­mo com­po­si­to­ra, gui­ta­rris­ta y can­tan­te (en El ar­te mu­si­cal, cor­to­me­tra­je de Nahuel Uga­zio que re­gis­tró la muy ar­te­sa­nal gra­ba­ción de Sec­tor apa­ga­do, que se­ría su úl­ti­mo dis­co co­mo so­lis­ta).

En memoria de Pino So­la­nas.

Cuan­do ya la pro­gra­ma­ción de la 35ª edi­ción es­ta­ba prác­ti­ca­men­te ce­rra­da, fa­lle­ció en Pa­rís a cau­sa del co­ro­na­vi­rus es­ta fi­gu­ra in­sos­la­ya­ble del ci­ne y la po­lí­ti­ca argentina. Rá­pi­dos de re­fle­jos, los pro­gra­ma­do­res su­ma­ron cua­tro tí­tu­los esen­cia­les de su fil­mo­gra­fía: La ho­ra de los hor­nos (film de aper­tu­ra), Sur, Tan­gos - El exi­lio de Gar­del y El via­je. Pre­pa­ren los pa­ñue­los.

 ?? Press­kits ?? Red Post on Es­cher Street, par­te de la com­pe­ten­cia ofi­cial del en­cuen­tro ci­né­fi­lo
Press­kits Red Post on Es­cher Street, par­te de la com­pe­ten­cia ofi­cial del en­cuen­tro ci­né­fi­lo
 ?? Fo­tos Press­kits ?? In­mor­tal, de Fer­nan­do Spi­ner
Fo­tos Press­kits In­mor­tal, de Fer­nan­do Spi­ner
 ??  ?? The Wo­man Who Ran de Hong
The Wo­man Who Ran de Hong
 ??  ?? Sei­ze prin­temps
Sei­ze prin­temps

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina