LA NACION

Za­pa­ti­llas de ca­lle y pun­tas de pie

- Por Cons­tan­za Ber­to­li­ni Arts · Chicago Transit Authority · Chicago · Memphis · Miami · Santa Monica · Michael Jackson · Fred Astaire · Madonna · Louis Vuitton · Paris · Netflix · Guadalajara · NIKE · Buenos Aires · Jimi Hendrix · Mexico · Dance · Philadelphia · Mikhail Baryshnikov · Louis Vuitton · Venice

Lil Buck es de Chica­go y Jon Boogz, de Fi­la­del­fia. De chi­cos, ape­nas unos ni­ños, am­bos fue­ron tes­ti­gos de la vio­len­cia do­més­ti­ca. En­ton­ces, Lil se mu­dó a Memp­his y Jon a Mia­mi. Sus ma­dres, mu­je­res re­si­lien­tes que con­fia­ron en ellos des­de el co­mien­zo, no po­drían ha­ber he­cho na­da me­jor. Lle­va­ban con­si­go sus his­to­rias de aco­so, de ca­lle, de dro­gas, de pan­di­llas y tam­bién de dan­za, cuan­do los dos se en­con­tra­ron en la tem­po­ra­da de 2009 en Los Án­ge­les. Ca­da uno ha­bía lle­ga­do por su cuen­ta: el pri­me­ro, con vein­te dó­la­res en el bol­si­llo tra­se­ro del pan­ta­lón; el otro, con un par de za­pa­ti­llas de sue­la de go­ma co­mo to­do ca­pi­tal. Iban a bai­lar en la pea­to­nal de San­ta Mo­ni­ca. Lil es cul­tor de un es­ti­lo que en la jer­ga del street dance se co­no­ce co­mo joo­kin; Jon es re­fe­ren­te de otra ver­tien­te, el pop­ping. Sin em­bar­go, cual­quie­ra que los vie­ra aso­cia­ría sus mo­vi­mien­tos a los de Mi­chael Jack­son, lo que es co­rrec­to en par­te, so­lo si en­se­gui­da se su­ma a la lis­ta de in­fluen­cias nom­bres co­mo los de Fred As­tai­re y Mik­hail Barysh­ni­kov.

De Lil Buck –que sa­lió de gi­ra con Ma­don­na y lle­vó el len­gua­je de la ca­lle a la ele­gan­te Fun­da­ción Louis Vuit­ton de Pa­rís, que hi­zo cam­pa­ñas pa­ra Vo­gue y ac­túo en pe­lí­cu­las de Dis­ney– tan­to co­mo de Jon Boogz –ob­se­sio­na­do con el em­pleo de la dan­za co­mo he­rra­mien­ta pa­ra cu­rar he­ri­das pro­fun­das–, de ellos, por se­pa­ra­do y jun­tos en el pro­yec­to MIA, se tra­ta el pri­mer ca­pí­tu­lo de la mi­ni­se­rie documental Mo­ve (En mo­vi­mien­to), con la que Net­flix am­plía la idea de la dan­za y su im­pac­to so­cial, cul­tu­ral y ar­tís­ti­co.

Re­cuer­do el día que los co­no­cí: es­ta­ban de car­ca­ja­das tra­tan­do de des­en­ros­car­se la len­gua por pro­nun­ciar “Guadalajar­a”. Aca­ba­ban de ha­cer su pri­me­ra apa­ri­ción en el festival Des­per­ta­res, con un ta­ller al ai­re li­bre don­de to­dos los pre­sen­tes des­li­za­mos los pies con ve­lo­ci­dad, con­tra­yen­do ca­da múscu­lo del cuer­po –has­ta los que no sa­bía­mos que te­nía­mos– y pro­ba­mos có­mo se sien­te mo­ver un bra­zo des­de la pri­me­ra ar­ti­cu­la­ción en la pun­ta de un de­do, pa­san­do una a una por to­das ellas, has­ta lle­gar el otro ex­tre­mo del cuer­po. “Te­ne­mos una pla­ta­for­ma muy va­lio­sa que po­de­mos usar pa­ra ha­cer cambios en nues­tra so­cie­dad: el mo­vi­mien­to”, me di­ría lue­go Jon. Su te­ma es “el ar­te co­mo pro­duc­tor de cam­bio”. De eso ha­bla­mos aque­lla tar­de, cuan­do caía el sol y to­da­vía fal­ta­ban unas ho­ras pa­ra que los vie­ra pe­gan­do el sal­to de la ca­lle al es­ce­na­rio.

A Lil lo co­no­cía ya de otros es­pec­tácu­los: sue­le com­par­tir car­tel con pri­me­ras fi­gu­ras co­mo Yo­yo Ma. Sin ir más le­jos, tra­jo una muy par­ti­cu­lar ver­sión de La muer­te del cis­ne so­bre un par de im­po­lu­tas bo­ti­tas Nike a una Ga­la In­ter­na­cio­nal de Ba­llet de Buenos Aires ha­ce unos años. Cuen­ta él que, fas­ci­na­do ya por el joo­kin, a los 14 qui­so sa­ber có­mo las bai­la­ri­nas se po­nían en pun­tas de pie y gi­ra­ban, por eso fue a es­tu­diar dan­za clá­si­ca en Memp­his. “Na­da de ma­llas”, di­jo. Sa­lía con pan­di­lle­ros, no era gay, tam­po­co ho­mo­fó­bi­co, pe­ro se cui­da­ba de no echar­le más com­bus­ti­ble al bull­ying. “El ba­llet me dio la ele­gan­cia en la for­ma en que me mo­vía”, eva­lúa aho­ra. Y, co­mo Ji­mi Hen­drix, co­men­zó a ver la mú­si­ca en co­lo­res.

Pe­ro aque­lla sí era la pri­me­ra vez que veía a Jon y me lla­mó la aten­ción más allá de los en­can­ta­do­res tra­jes mo­no­pren­da que cuan­do bai­la, tan irreal, pa­re­cen una ani­ma­ción. “Siem­pre usé la ca­lle co­mo es­ce­na­rio. Cuan­do em­pe­za­mos a ac­tuar jun­tos en Ve­ni­ce Beach, con­vo­cá­ba­mos a unas cua­tro­cien­tas per­so­nas que ha­cían un círcu­lo al­re­de­dor y ali­men­ta­ban la per­for­man­ce con su ener­gía. Aho­ra creo que el es­ce­na­rio pue­de dar­te pres­ti­gio, pe­ro no hay co­mo la pa­sión de la ca­lle”.

Lil y Jon se ex­pre­san con­tra el ra­cis­mo, la bru­ta­li­dad po­li­cial y otras atro­ci­da­des con las que con­vi­ven en su país.

Lil y Jon se ex­pre­san con­tra el ra­cis­mo, la bru­ta­li­dad po­li­cial y otras atro­ci­da­des con las que con­vi­ven des­de que tie­ne memoria. Re­pa­sé esas bre­ves char­las de los días en Mé­xi­co y so­bre to­do sus ac­tua­cio­nes fren­te a mu­ros ima­gi­na­rios que tra­tan de de­rri­bar, cuan­do lue­go vi pa­sar sus posteos en las re­des por el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd. “Lo opues­to de la po­bre­za no es la ri­que­za, es la jus­ti­cia”, di­ce un te­ma que en­sa­yan en la se­rie.

Pá­ra­te, arrás­tra­te, des­lí­za­te, cae, sal­ta; si hu­bie­ra re­ci­bi­do to­dos esos im­pe­ra­ti­vos que pa­san co­mo flash en la pre­sen­ta­ción de Mo­ve tal vez no re­cor­da­ría con un de­jo de ver­güen­za mi pro­pia per­for­man­ce de la úl­ti­ma no­che de Guadalajar­a. En una fies­ta pos­fun­ción, en­tre los mis­mos mag­ní­fi­cos ar­tis­tas que aca­ban de re­ci­bir ca­ta­ra­tas de aplausos y ova­cio­nes, pen­sé en aque­llo de la ener­gía de la gen­te y con un gru­po de nue­vos ami­gos nos ani­ma­mos a bai­lar. En la pis­ta, con Lil, Jon y tan­tos más –in­gle­ses, ru­sos, la­ti­nos– po­día­mos sen­tir que ha­blá­ba­mos el mis­mo idio­ma, aun­que cla­ra­men­te no era así. Ya de ma­dru­ga­da, en el ho­tel, mien­tras ter­mi­na­ba la crónica de aque­lla fun­ción pa­ra en­viar al dia­rio, pen­sé en el fa­mo­so “quién te qui­ta lo bai­la­do”. Nun­ca me­jor usa­do.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina