LA NACION

“La cul­tu­ra y to­do lo ar­tís­ti­co que­dó muy re­le­ga­do”

En un con­tex­to iné­di­to, la ac­triz vuel­ve a los es­ce­na­rios con Happy­land, ova­cio­na­da es­ta se­ma­na en el San Mar­tín, y Na­da del amor me pro­du­ce en­vi­dia, que se re­es­tre­na hoy

- Tex­to María Eu­ge­nia Mau­re­llo | Fo­to Mau­ro Al­fie­ri Arts · Benito Juarez, Guerrero · Benito Juárez · Buenos Aires · José de San Martín · Santiago de los Caballeros · Lil Xan · Eva Perón · Europe · María Merlino · Libertad Lamarque · Cordoba

“El tea­tro nos da iden­ti­dad acá y en el mun­do, hay que cui­dar­lo”, se­ña­la María Mer­lino, y al­can­za con re­vi­si­tar el pa­ra­te que su­frió la ac­ti­vi­dad du­ran­te los ocho me­ses de cua­ren­te­na pa­ra que esa ex­pre­sión re­co­bre aún más sen­ti­do. Es que la ac­triz –oriun­da de Be­ni­to Juá­rez– vol­vió a su­bir­se a un es­ce­na­rio, en el mar­co del de­no­mi­na­do dis­tan­cia­mien­to so­cial, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, que en­tre otras co­sas au­to­ri­zó la aper­tu­ra de sa­las con un trein­ta por cien­to de afo­ro, al me­nos en la ciu­dad de Buenos Aires. Y a pe­sar del es­cue­to pú­bli­co que per­mi­te el tiem­po de pan­de­mia, la ex­pe­rien­cia iné­di­ta lle­gó con una ova­ción pa­ra Happy­land, la obra es­cri­ta por Gon­za­lo De María, di­ri­gi­da por Alfredo Arias, en el Tea­tro Ge­ne­ral San Mar­tín, y ma­ña­na ha­rá lo pro­pio con el re­es­treno de Na­da del amor me pro­du­ce en­vi­dia, la pie­za de San­tia­go Lo­za, ba­jo la di­rec­ción de Die­go Ler­man, que pre­sen­ta en El Pi­ca­de­ro. Ahí es­tá Mer­lino, de regreso, en­tre am­bas in­ter­pre­ta­cio­nes, la de la cos­tu­re­ra, que se de­ba­te en­tre con­fec­cio­nar un vestido pa­ra Li­ber­tad La­mar­que o en­ga­la­nar a su ar­chi­rri­val, Eva Pe­rón, y la de Cha­ri­to, la mu­ca­ma mul­ti­tas­king, que acom­pa­ñó a Isa­be­li­ta, in­clu­so du­ran­te la pri­sión en la re­si­den­cia El Mes­si­dor. Y aun­que ima­gi­nar­las jun­tas no se­ría más que el re­sul­ta­do de un des­tino de­li­ran­te, se ha­cen pre­sen­tes en el re­la­to de la ar­tis­ta quien no so­lo les da vi­da en es­ce­na, sino que ade­más las in­ter­pe­la, y a par­tir de ellas re­pien­sa el rol y la pro­yec­ción de las mu­je­res, aquí y aho­ra.

–¿Có­mo tran­si­tas­te la abs­ti­nen­cia de no su­bir al es­ce­na­rio? –Cons­cien­te­men­te no ex­tra­ña­ba, ve­nía de ha­cer El por­ve­nir, que se jun­tó con Happy­land y Na­da del amor… No te­nía la sen­sa­ción fí­si­ca de ne­ce­si­tar ac­tuar, aun­que cuan­do hi­ce una pe­que­ña efemérides de Lo­li­ta To­rres pa­ra la TV Pú­bli­ca, vol­ví a re­crear esos ner­vios de an­tes de sa­lir a es­ce­na, pe­ro en ge­ne­ral es­ta­ba muy en­tre­te­ni­da en ca­sa con la fa­mi­lia, mis hi­jos y sus cla­ses on­li­ne, en ese ma­re­mo­to de co­sas nue­vas.

–Aún en los peo­res mo­men­tos del país, in­clu­so en dic­ta­du­ra, hu­bo tea­tro, y fue un bas­tión de re­sis­ten­cia. ¿Pen­sás que aho­ra tar­dó en vol­ver?

–La cul­tu­ra y to­do lo ar­tís­ti­co que­dó muy re­le­ga­do. Soy una afor­tu­na­da por­que fue­ron muy po­cas las obras que vol­vie­ron y jus­to es­toy en dos. Me preo­cu­pa mu­cho el tea­tro in­de­pen­dien­te. ¿Qué ha­ces con una sa­la en la que pue­den en­trar diez per­so­nas? ¿Có­mo se le pa­ga a la téc­ni­ca de ese día? Es in­via­ble, tam­bién es cier­to que aho­ra ten­go la po­si­bi­li­dad de ac­tuar pe­ro es to­do una incertidum­bre. No se sa­be si va a du­rar un mes y tam­bién te­ne­mos el fan­tas­ma de lo que pa­sa en Eu­ro­pa, que va a ce­rrar to­do otra vez. Es­ta­mos en la ne­bu­lo­sa, y qui­zás se po­día ha­ber pre­vis­to an­tes. Fal­tan los ci­nes, un mon­tón de co­sas. No sé có­mo se va a so­lu­cio­nar.

–¿Qué fue lo po­si­ti­vo de la cua­ren­te­na?

–Hi­ce un mon­tón de co­sas que va­lo­ro, tam­bién al es­tar tan­to tiem­po jun­tos, los cua­tro, más las dos mas­co­tas, tu­vo un sal­do muy po­si­ti­vo. Fue un mo­men­to pa­ra com­par­tir inusual, por­que no es lo mis­mo que las va­ca­cio­nes. Siem­pre co­ci­né pe­ro sien­to que aho­ra lo ha­go me­jor (ri­sas). Me pu­se más crea­ti­va o en la bús­que­da de nue­vas co­sas. Em­pe­cé a ha­cer com­pos­ta­je que nun­ca ha­bía he­cho. Lo de com­pos­tar me pa­re­ce ge­nial, y es al­go que se lo de­bo a la cua­ren­te­na.

–Ha­blás de la ne­bu­lo­sa, y al prin­ci­pio no se sa­bía bien có­mo era la en­fer­me­dad, aho­ra no se sa­be si ha­brá re­bro­te, es co­mo un guión in­con­clu­so. Si su­pie­ras có­mo es la his­to­ria, que vie­ne una cua­ren­te­na, ¿có­mo te pre­pa­ra­rías?

–Creo que es fun­da­men­tal en­ten­der que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es im­pres­cin­di­ble. Por suer­te acá te­ne­mos bas­tan­te ver­de, pe­ro mu­cha gen­te que vi­vía en un de­par­ta­men­to y que so­lo iba a dor­mir aho­ra se es­tá re­plan­tean­do ir­se al gran Buenos Aires. Eso no so­lo pa­sa acá, sino tam­bién en otras ciu­da­des del mun­do: dón­de vi­vi­mos o có­mo que­re­mos vi­vir.

–En Na­da del amor…, el per­so­na­je de la cos­tu­re­ra es­tá en su ca­sa-ta­ller y su con­tac­to con el ex­te­rior es­tá me­dia­ti­za­do por lo que le cuen­tan, vi­ve en una es­pe­cie de cua­ren­te­na...

–Sí, to­tal­men­te. Uno pue­de ima­gi­nar­se que sa­le a com­prar pa­ra co­mer y na­da más. Nun­ca lo ha­bía pen­sa­do, pe­ro sí. Es co­mo que vi­ve “en­cua­ren­te­na­da” des­de an­tes. Hay gen­te a la que le vino muy bien la cua­ren­te­na, los más an­ti­so­cia­bles, er­mi­ta­ños, no lo su­frie­ron tan­to. –Y en las dos obras hay si­tua­cio­nes his­tó­ri­cas con­ta­das de una ma­ne­ra muy sin­gu­lar, si bien son per­so­na­jes di­fe­ren­tes, ¿se pue­den vin­cu­lar en al­go?

–Hay una se­me­jan­za, y es que los dos es­tán re­le­ga­dos, más al mar­gen. Cha­ri­to no es de los per­so­na­jes im­por­tan­tes y la cos­tu­re­ra tam­po­co. Es gen­te más gris, que es­tá en la som­bra, cum­plen fun­cio­nes pe­ro no van a de­ci­dir co­sas im­por­tan­tes. A la vez, Cha­ri­to, pue­de de­cir co­sas, am­pa­ra­da en su rol de mu­ca­ma, y a ve­ces pa­re­ce te­ner más lu­mi­no­si­dad que la mis­ma Isa­be­li­ta. Tie­ne ese mo­nó­lo­go fi­nal, don­de re­la­ta lo que pa­sa con Eva y los pe­rros, que es de una sensibilid­ad que qui­zás no hay en otros per­so­na­jes. –Men­cio­nas­te a Lo­li­ta, Li­ber­tad, Eva, ¿te fas­ci­nas­te con esa épo­ca?

–Em­pe­zó con Na­da del amor…, y des­pués de es­tre­nar­la pen­sé que no iba a ha­cer na­da más. No me ima­gi­na­ba que po­día sos­te­ner un uni­per­so­nal, de una ho­ra, ac­tuan­do y can­tan­do. –¿Por qué?

–Por­que no ha­bía tan­tos uni­per­so­na­les. Era co­mo la con­sa­gra­ción de una ac­triz ya gran­de, con mu­cha tra­yec­to­ria, que se da­ba el per­mi­so de ha­cer­lo. In­ten­té arre­pen­tir­me pe­ro Die­go (Ler­man, di­rec­tor de la obra y su pa­re­ja) me em­pu­jo al abis­mo, y por suer­te lo hi­ce. Des­pués, leí una no­ta en un dia­rio en Cór­do­ba, so­bre Fanny Na­va­rro y Juan Duar­te, y pen­sé que era una lin­da his­to­ria. Pa­só un tiem­pi­to y tam­bién lo hi­ce. En ge­ne­ral hay que dar­le bo­la a esas co­sas, ideas, mun­dos, o al­gún cuen­to que vuel­ve.

–Tu mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta ¿so­bre­vino con la ola ver­de y la sa­li­da de las mu­je­res a la ca­lle o es an­te­rior?

–Soy acua­ria­na, así que ten­go ideas que tien­den a re­be­lar­se. La pa­la­bra fe­mi­nis­mo, en mi ca­so, es­tá mu­cho más cons­cien­te en es­ta épo­ca. Hay co­sas que mi hi­ja se da cuen­ta que yo nun­ca an­tes lo hi­ce. Los chi­cos y las chi­cas nos ha­cen ver co­sas que to­ma­mos co­mo nor­ma­les. Cuan­do vol­ví a ha­cer Na­da del amor… es­te año, me cho­có que el pri­mer tan­go que can­ta el per­so­na­je se lla­ma “Vol­vé” y ha­bla de una mu­jer to­tal­men­te su­mi­sa. Pen­sé en có­mo can­tar­lo aho­ra. Tam­bién me acuer­do que a una fun­ción vino Ri­ta Se­ga­to y me dio una de­vo­lu­ción so­bre el po­der de­ci­dir en un rol tan re­le­ga­do co­mo el de una cos­tu­re­ra. En es­ta tem­po­ra­da me hi­zo re­plan­tear te­mas que an­tes no ha­bía vis­to, que la obra ha­bla de al­go tan im­por­tan­te co­mo la to­ma de de­ci­sión que una mu­jer pue­de ha­cer. ●

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina