LA NACION

Mie­do al Covid. El desafío de afron­tar nues­tras pro­pias ba­ta­llas men­ta­les

La an­gus­tia y el es­trés afec­tan la ca­li­dad de vi­da: ¿có­mo do­mi­nar esos sen­ti­mien­tos?

- Lud­mi­la Mos­ca­to Health · Anxiety · Medicine · Mental Health · Health Conditions · Una · Europe · Facebook · World Health Organization

Te­mor al con­ta­gio pro­pio. Te­mor a con­ta­giar a al­guien que­ri­do. Te­mor al re­con­ta­gio. Te­mor a ha­ber­se con­ta­gia­do y te­ner se­cue­las per­ma­nen­tes. Te­mor a que no ha­ya va­cu­na, te­mor a va­cu­nar­se, te­mor a un re­bro­te. “pa­ra mí, yo ya tu­ve co­ro­na­vi­rus co­mo cin­co ve­ces”, les di­ce lau­ra a sus ami­gas. “Yo me hi­so­pé tres”, re­la­ta So­fía. “Yo tu­ve, y nin­gún che­queo fue su­fi­cien­te pa­ra que­dar­me tran­qui­lo con el pos-covid”, cuen­ta lu­ciano. Evi­den­te­men­te, si hay al­go con lo que apren­di­mos a con­vi­vir, ade­más del vi­rus, es con el mie­do al vi­rus.

la ba­ta­lla psi­co­ló­gi­ca se libra día a día y no re­sul­ta sen­ci­lla pa­ra quie­nes la pa­de­cen. Vi­vir con mie­do trae apa­re­ja­dos gran­des ni­ve­les de es­trés, mu­cha an­gus­tia y una sen­sa­ción per­ma­nen­te de aler­ta. la

in­for­ma­ción cam­bia, y la ne­ce­si­dad de che­quear las úl­ti­mas no­ti­cias tam­bién se in­cre­men­ta.

“Yo creo que es una epi­de­mia do­ble: es­tá la epi­de­mia en sí mis­ma y la in­fo­de­mia, la epi­de­mia de in­for­ma­ción que hay y, co­mo nun­ca, la in­for­ma­ción es ab­so­lu­ta­men­te va­ria­ble, con in­ter­pre­ta­cio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas y con hi­pó­te­sis de tra­ta­mien­to y ame­na­zas de to­do ti­po. Es­to ha­ce que la gen­te es­té aprehen­si­va, por­que es­ta­mos vi­vien­do una ame­na­za in­vi­si­ble, que se ins­ta­ló des­de el co­mien­zo co­mo mor­tal, cuan­do es cier­to que hay un ries­go pe­ro no es tan sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo la ame­na­za que se vi­ve, al pun­to de que creo que se desa­rro­lló en mu­cha gen­te más mie­do al co­ro­na­vi­rus que a la muer­te”, sos­tie­ne el doc­tor Harry Cam­pos Cer­ve­ra, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta de APA.

Pre­ci­sa­men­te el ac­ce­so cons­tan­te a la in­for­ma­ción fue una de las cues­tio­nes que más per­ju­di­ca­ron a So­fía, con­ta­do­ra de 35 años, agu­di­zan­do una hi­po­con­dría pre­via, que la lle­vó a hi­so­par­se tres ve­ces y en la que ex­pe­ri­men­tó sín­to­mas de to­do ti­po. “Ten­go mu­cho re­gis­tro del cuer­po, y la idea de un vi­rus mun­dial que nos pue­de ma­tar, me hi­zo en­trar en pá­ni­co. Ade­más, pri­me­ro eran po­cos pe­ro des­pués los sín­to­mas em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar y cual­quier co­sa po­día ser Covid: una dia­rrea, una man­cha en la ca­ra, do­lor de cuer­po. Y yo to­dos los días ex­pe­ri­men­ta­ba, me to­ma­ba la fie­bre ma­ña­na y no­che, de una axi­la y de la otra. Los pri­me­ros dos me­ses mi­ra­ba no­ti­cias to­do el tiem­po, cuán­ta gen­te murió en ca­da país”, re­la­ta. Y es que, co­mo nun­ca, los “pa­cien­tes” ac­ce­di­mos vo­lun­ta­ria e in­vo­lun­ta­ria­men­te a in­for­ma­ción cons­tan­te so­bre un vi­rus que po­dría­mos lle­gar a te­ner has­ta en for­ma si­len­cio­sa, co­mo los asin­to­má­ti­cos. La pre­ven­ción que po­día lle­gar a ge­ne­rar esa in­for­ma­ción se trans­for­mó en pá­ni­co pa­ra mu­chos. “El pro­ble­ma cen­tral en la di­fu­sión ma­si­va de in­for­ma­ción mé­di­ca es la con­fu­sión en­tre da­to y co­no­ci­mien­to. Una no­ti­cia (por ejem­plo, el fa­lle­ci­mien­to de al­guien muy jo­ven) sin su con­tex­to y tras­cen­den­cia es­ta­dís­ti­ca ge­ne­ra alar­ma: to­dos los jó­ve­nes es­tán en pe­li­gro. So­lo el aná­li­sis y ex­pe­rien­cia del es­pe­cia­lis­ta pue­den trans­for­mar el da­to en co­no­ci­mien­to útil pa­ra la to­ma de­ci­sio­nes”, ad­vier­te Pe­dro Hor­vat, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta.

Si bien es­ta pan­de­mia im­pac­tó de lleno en las peo­res fan­ta­sías de per­so­nas hi­po­con­dría­cas, a ni­vel ge­ne­lu­ciano, ral los ex­per­tos pre­fie­ren ha­blar de an­sie­dad. “To­das las per­so­nas es­tán per­ma­nen­te­men­te ex­pues­tas a un mo­sai­co des­or­de­na­do de ru­mo­res, com­pro­ba­cio­nes par­cia­les y po­cos he­chos feha­cien­tes. La inevi­ta­ble con­fu­sión de­ja a to­dos a mer­ced de su pro­pia se­lec­ción e in­ter­pre­ta­ción, orien­ta­das en ge­ne­ral por sus te­mo­res y pre­jui­cios, por­que siem­pre pri­me­ro sen­ti­mos y más tar­de –cuan­do po­de­mos– pen­sa­mos. Es­ta incertidum­bre, en un con­tex­to de ame­na­za real, mul­ti­pli­ca la an­sie­dad”, sos­tie­ne Hor­vat.

Cla­ro que más allá de lo ra­cio­nal, cuan­do se tie­nen sín­to­mas, es muy di­fí­cil evi­tar la an­gus­tia. Es el ca­so de so­ció­lo­go de 37 años, que, a pe­sar de ha­ber si­do le­ve, des­de el mo­men­to que se con­ta­gió co­ro­na­vi­rus vi­vió una pe­sa­di­lla más li­ga­da a los mie­dos que a su cua­dro clí­ni­co. “Por mi tra­ba­jo te­nía que leer mu­cha in­for­ma­ción re­fe­ri­da al te­ma, y co­mo se sa­bía muy poco acá em­pe­za­ban a lle­gar no­tas con to­das las se­cue­las que en Eu­ro­pa es­ta­ban te­nien­do los con­va­le­cien­tes. Yo sen­tía que ca­da tes­ti­mo­nio ha­bla­ba de lo que po­día pa­sar­me”, cuen­ta. Y agre­ga: “Los pri­me­ros me­ses lue­go de re­cu­pe­rar­me es­ta­ba muy cansado, em­pe­cé a sen­tir hor­mi­gueos y un día se me mo­vió un de­do in­vo­lun­ta­ria­men­te. Fui a una neu­ró­lo­ga y me di­jo que te­nía es­trés pos trau­má­ti­co. En­ci­ma leía no­tas que ha­bla­ban de la va­rie­dad y can­ti­dad de sín­to­mas que al­guien cu­ra­do po­día te­ner, de que ar­ma­ban gru­pos en Fa­ce­book y de long Covid, y to­do eso me ha­cía peor. Des­pués em­pe­cé a leer mu­cho so­bre se­cue­las car­día­cas y pul­mo­na­res. Los ex­per­tos en la te­le de­cían que los con­va­le­cien­tes de­bía­mos ob­ser­var nues­tro co­ra­zón: yo ja­más tu­ve na­da, no sa­bía qué era preo­cu­pan­te. Así que fui a un médico clí­ni­co, me hi­cie­ron to­dos los es­tu­dios, y me di­jo que es­ta­ba bien. Pe­ro se­guía con mie­do, así que des­pués fui a un car­dió­lo­go. Con mu­chas con­sul­tas mé­di­cas y se­sio­nes de te­ra­pia pu­de tran­si­tar ese mo­men­to”, re­la­ta.

Un poco hi­po­con­dría­cos

¿Nos vol­vi­mos to­dos un poco hi­po­con­dría­cos? “La preo­cu­pa­ción acer­ca del cuer­po que ge­ne­ra el Covid no es una irrea­li­dad, es pro­duc­to de un es­ta­do de es­trés per­ma­nen­te, que ha­ce que la per­so­na es­té muy hi­per­vi­gi­lan­te so­bre lo que pa­sa, se mag­ni­fi­ca la per­cep­ción de cual­quier sen­sa­ción y pro­du­ce más mie­do”, ex­pli­ca Cam­pos Cer­de­ra.

Por su par­te Hor­vat afir­ma: “Con las di­fe­ren­cias de­ri­va­das de la per­so­na­li­dad de ba­se, na­die en es­ta pan­de­mia ha es­ta­do li­bre de sen­tir­se un tan­to hi­po­con­dría­co y un tan­to pa­ra­noi­co. Los tras­tor­nos de an­sie­dad han si­do muy fre­cuen­tes fren­te a cual­quier sín­to­ma sos­pe­cho­so, ya que, en me­dio de la acu­mu­la­ción de men­sa­jes, to­da se­ñal pue­de ser una ame­na­za”, agre­ga Hor­vat.

Ju­lia­na, abo­ga­da de 42 años, cre­yó que ha­cía lo co­rrec­to la­ván­do­se las manos to­do el tiem­po, ba­ñán­do­se y la­van­do to­da la ro­pa al vol­ver in­clu­so del sú­per y ais­lan­do a su hi­ja de 4 años des­de que co­men­zó la pan­de­mia por te­rror de con­ta­giar­se ella y no te­ner con quién de­jar­la. Lue­go de que le ad­vir­tie­ran que su hi­ja de­bía te­ner al­gún ti­po de in­ter­ac­ción en un pe­río­do tan pro­lon­ga­do la lle­vó a la pla­za, pe­ro si la ne­na to­ca­ba al­go ac­ci­den­tal­men­te la mi­ra­ba ate­rra­da y le po­nía las manos pa­ra arri­ba pa­ra que la ma­dre le pa­sa­ra al­cohol en gel. Tu­vo que em­pe­zar a re­la­jar las me­di­das por­que en­ten­dió me­dian­te te­ra­pia que po­día ge­ne­rar­le un trau­ma.

“La hi­po­con­dría es el te­mor a con­traer una en­fer­me­dad aso­cia­do a un fi­nal ca­tas­tró­fi­co. Es­to pue­de lle­var a con­duc­tas pre­ven­ti­vas que ex­ce­den lo es­ta­ble­ci­do por la OMS, co­mo la­var­se las manos ex­ce­si­va­men­te o evi­tar en­cuen­tros so­cia­les con el dis­tan­cia­mien­to apro­pia­do. Es­to ter­mi­na te­nien­do un im­pac­to en la ca­li­dad de vi­da de la per­so­na, no so­lo por el tiem­po que le in­su­me, sino por el ma­les­tar que pro­vo­ca”, aler­ta María Obi­glio, coor­di­na­do­ra de Psi­co­lo­gía del Cen­tro In­te­gral de Sa­lud Men­tal Ar­gen­tino (Cis­ma). Al pa­re­cer, no son so­la­men­te los sín­to­mas clí­ni­cos los que de­ben aten­der­se. Los ex­per­tos lo advierten, y sal­ta a la vis­ta: el cui­da­do de la sa­lud es im­pres­cin­di­ble. Pe­ro, a es­tar aten­tos: que la sa­lud men­tal y la ca­li­dad de vi­da no sean dos cuen­tas pen­dien­tes du­ran­te es­ta lar­ga pan­de­mia.

“La idea de un vi­rus mun­dial que po­día ma­tar­nos me hi­zo en­trar en pá­ni­co”

“Des­pués de re­cu­pe­rar­me me di­je­ron que te­nía es­trés pos­trau­má­ti­co”

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina