LA NACION

Ma­ne­jo In­te­gra­do de Pla­gas: cuan­do hay que ser un poco de to­do,

- por Es­te­ban Bil­bao Science · Ecology

El ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas (MIP) es un pi­lar im­por­tan­te de las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, de­be­mos tra­ba­jar y ocu­par­nos pa­ra que no que­de en una sim­ple ex­pre­sión de de­seo. Pa­ra es­to de­be­mos ser pro­fe­sio­na­les y em­pe­zar en­ten­dien­do que to­do lo que apren­de­mos sir­ve si des­pués lo apli­ca­mos, lo que ha­ce­mos sir­ve si tie­ne ló­gi­ca cien­tí­fi­ca, y lo que ha­ce­mos sir­ve si lue­go lo cues­tio­na­mos.

Se­gún la FAO, un MIP es “un sis­te­ma de re­gu­la­ción de las po­bla­cio­nes de los di­fe­ren­tes agen­tes no­ci­vos que, te­nien­do en cuen­ta su me­dio am­bien­te par­ti­cu­lar y la di­ná­mi­ca de las po­bla­cio­nes de las es­pe­cies con­si­de­ra­das, uti­li­za to­das las técnicas y mé­to­dos apro­pia­dos de for­ma com­pa­ti­ble, a fin de man­te­ner las po­bla­cio­nes de es­tos agen­tes no­ci­vos en unos ni­ve­les que no cau­sen da­ños eco­nó­mi­cos”. O sea, ¿có­mo po­de­mos cons­truir un MIP? Ba­sán­do­nos en el co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble y uti­li­zan­do to­das las he­rra­mien­tas fac­ti­bles de uti­li­zar pa­ra re­gu­lar las po­bla­cio­nes de pla­gas en fun­ción al da­ño po­ten­cial que le pue­den cau­sar al cul­ti­vo en cues­tión, te­nien­do en cuen­ta y co­no­cien­do a la pla­ga, el cul­ti­vo, los be­né­fi­cos y el am­bien­te.

¿Có­mo ne­ce­si­ta­mos que sea un MIP? Con ba­se cien­tí­fi­ca, con ob­je­ti­vos cla­ros, fle­xi­ble y adap­ta­ti­vo en el sen­ti­do de que sea una me­jor con­ti­nua.

¿Cuál es el rol del in­ge­nie­ro agró­no­mo? De­be­mos ser lo más pro­fe­sio­na­les po­si­bles, y en es­te rol ju­gar a desem­pe­ñar mu­chos ro­les, de co­sas que apren­di­mos en la fa­cul­tad (eco­lo­gía, bio­lo­gía, etc) y otros que no tan­to (ser hu­ma­nos, mé­di­cos, etc), y apo­yar­nos en un mon­tón de dis­ci­pli­nas que nos en­se­ñan y nos brin­dan su co­no­ci­mien­to. Vea­mos al­gu­nas ca­rac­trís­ti­cas:

● Ser ecó­lo­gos: pen­sar des­de el ar­ma­do del sis­te­ma, qué po­de­mos me­jo­rar, qué pro­ble­mas hay y qué he­rra­mien­tas te­ne­mos pa­ra ma­ne­jar­los en ca­da am­bien­te. Es­to, des­de los cul­ti­vos y la com­bi­na­ción en ca­da am­bien­te, pen­san­do los ser­vi­cios que nos pue­de brin­dar el agroe­co­sis­te­ma y los que no­so­tros de­be­mos brin­dar­le a es­te.

●Ser his­to­ria­do­res: cuan­do co­no­ce­mos la his­to­ria de los cam­pos/ lo­tes te­ne­mos una ven­ta­ja enor­me al sa­ber de ro­ta­cio­nes pre­vias, ad­ver­si­da­des pre­sen­tes (ma­le­zas, pla­gas, en­fer­me­da­des).

●Ser ar­qui­tec­tos: al pla­ni­fi­car las ro­ta­cio­nes de me­diano-lar­go pla­zo y ca­da año al ir vien­do có­mo cons­truir el rendimient­o y ca­li­dad de los ali­men­tos. Co­no­cer có­mo se com­por­ta ca­da ma­te­rial ge­né­ti­co en ca­da am­bien­te y pa­ra ca­da ad­ver­si­dad.

●Ser bió­lo­gos: es­to abar­ca to­das las eta­pas del MIP, pe­ro el he­cho de co­no­cer y en­ten­der la bio­lo­gía tan­to de los cul­ti­vos co­mo de las ad­ver­si­da­des es fun­da­men­tal: ci­clo de vi­da, im­por­tan­cia en ca­da eta­pa, po­ten­cial de da­ño al cul­ti­vo, aso­cia­do a los um­bra­les de ac­ción, enemi­gos na­tu­ra­les, con­di­cio­nes que los fa­vo­re­cen, qué he­rra­mien­tas nos pue­den ayu­dar a con­tro­lar­los si hi­cie­ra falta, có­mo ma­ne­jar­los. En­ten­der que vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos den­tro de la evo­lu­ción, tan­to de la tie­rra, co­mo nues­tra, co­mo de ca­da es­pe­cie de ad­ver­si­da­des y be­né­fi­cos.

●Ser ex­plo­ra­do­res: acá lle­ga el mo­ni­to­reo (se­ría más lin­do lla­mar­lo via­je o aven­tu­ra), que es la la­bor des­ti­na­da a es­ti­mar y re­gis­trar la abun­dan­cia y dis­tri­bu­ción de las pla­gas y sus enemi­gos na­tu­ra­les a tra­vés de mues­treos pe­rió­di­cos. De­be­mos en­ten­der que ca­da ida al cam­po es una aven­tu­ra que sa­be­mos có­mo co­mien­za pe­ro no có­mo ter­mi­na. A la ho­ra de mo­ni­to­rear pre­ci­sa­mos te­ner una idea y un plan pa­ra co­men­zar­lo (plan de mo­ni­to­reo, mu­cho más lin­do que la ho­rri­ble pa­la­bra pro­to­co­lo); te­ner en cuen­ta el tiem­po, con qué pe­rio­di­ci­dad de­be­mos ir a los lo­tes, es­to de­pen­de­rá se­gún ca­da zo­na, mo­men­to del año y con­di­cio­nes am­bien­ta­les; có­mo re­co­rrer el lo­te/am­bien­te: dia­go­nal, w, x, ca­mi­nan­do des­de los bor­des. Es­to va a de­pen­der del plan de ca­da uno, pe­ro es im­por­tan­te que en lo­tes chi­cos ten­ga al me­nos Tres es­ta­cio­nes en las cua­les nos de­ten­ga­mos a ob­ser­var y me­dir.

Mien­tras va­mos re­co­rrien­do hay que ob­ser­var los dis­tin­tos am­bien­tes, las ca­be­ce­ras (lu­gar don­de mu­chas ve­ces em­pie­zan los pro­ble­mas); te­ner pre­sen­te qué ad­ver­si­da­des pue­do en­con­trar­me en ca­da eta­pa del cul­ti­vo o año; con­tem­plar las con­di­cio­nes am­bien­ta­les re­cien­tes; có­mo voy a me­dir, qué he­rra­mien­tas voy a uti­li­zar (pa­ño ver­ti­cal, lu­pa, mar­cos de superficie co­no­ci­da, cu­chi­llo, etc); re­gis­trar, lle­var un dia­rio de via­je es fun­da­men­tal ( en pa­pel, te­lé­fono, Ta­blet, app) pa­ra ver la evo­lu­ción de las si­tua­cio­nes (la pe­lí­cu­la y no la fo­to) y así eva­luar si las ad­ver­si­da­des es­tán avan­zan­do, re­tro­ce­dien­do o es­ta­bles, y pa­ra que la in­for­ma­ción nos sir­va tam­bién otros años, o a otros ex­plo­ra­do­res que ven­gan lue­go.

 ?? Vien­to sur ?? Se re­co­mien­da un plan pa­ra re­co­rrer los lo­tes
Vien­to sur Se re­co­mien­da un plan pa­ra re­co­rrer los lo­tes
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina